El ardiente Vulcano era el dios romano de la fragua. Un maestro de la metalurgia y la artesanía, también sirvió como el patrón de los artesanos y herreros.

Maestro de la metalurgia y la artesanía, Vulcano era el dios romano del fuego y la forja, así como el patrón de los artesanos y los herreros. Conocido como el más feo de los dioses, Vulcano sufrió una cojera en una pierna debido a una herida que sufrió de niño.

El patrón de los artesanos era extremadamente astuto y usó su astucia para casarse con Venus, la diosa del amor y el deseo sexual.

Como muchas de las deidades romanas, Vulcano era una copia casi idéntica de su equivalente griego: Hefesto.

Un miembro histórico del panteón romano, Vulcano fue originalmente adaptado de una deidad etrusca conocida como Sethlans. Esta versión de Vulcano fue posteriormente helenizada y se le dio la mayoría de los adornos de Hefesto; la tradición mitológica de Vulcano era en gran parte similar a la de su contraparte griega.

Etimología

El nombre “Vulcano” o Vulcanus en el latín antiguo, fue tomado directamente del sustantivo latino vulcanus que significa “fuego” y “volcán”.

Esta etimología era probablemente un reflejo de la asociación de Vulcano con los fuegos de la fragua, pero también podía hacer referencia a su mítica crianza bajo el Monte Etna, un volcán activo en la isla de Sicilia.

Atributos

Desde la metalurgia y la herrería hasta la fabricación de armas y joyas, Vulcano fue un maestro de la forja. Se creía que había creado los artículos más fuertes y sofisticados de la antigua tradición, incluyendo los rayos de Júpiter y el timón alado de Mercurio.

La pierna deforme de Vulcano lo convirtió en una especie de paria entre los dioses. Fue esta imperfección la que obligó a Vulcano a buscar la perfección en su arte.

El clasicista Robert Graves sugirió que la deformidad de Vulcano se relacionaba con una antigua práctica entre los pueblos del norte de África y del Mediterráneo, según la cual los esclavos eran entrenados como herreros y luego mutilados para evitar su fuga.

Según esta interpretación, Vulcano fue deformado porque, en la imaginación popular, los herreros eran deformados.

Familia

Vulcano era el hijo de Juno y Júpiter, la pareja gobernante del panteón romano. Sus hermanos y hermanas de pleno derecho incluían a Bellona, Marte y Juventus. A través de Júpiter, Vulcano también tuvo muchos medio hermanos.

Entre ellos estaban el dios mensajero Mercurio, Proserpina, la hija de Ceres, famosa por haber sido secuestrada por Plutón, y Minerva, diosa de la sabiduría y defensora del estado romano.

Vulcano se casó con Venus, la diosa del sexo, la lujuria y el amor, que proporcionó un bello contraste con el notorio poco atractivo de Vulcano. El suyo fue un matrimonio sin amor y sin sexo que no produjo hijos.

En la Eneida el poeta romano Virgilio afirmó que Vulcano era el padre de Cáculo, el fundador de Praeneste (la moderna Palestrina) en Italia. No se mencionó a la madre.

Mitología

Orígenes

Cuando Juno miró por primera vez a su hijo Vulcano, lo encontró tan feo que lo arrojó desde la cima del Monte Etna. La caída hirió gravemente a Vulcano, dejándole con la pierna coja que pronto se convertiría en su marca registrada.

En otros relatos, la cojera de Vulcano fue en sí misma la razón por la que Juno lo arrojó de la montaña. Su rechazo a la mano de Juno dejó a Vulcano con un rencor que llevaría el resto de su vida.

Criado por ninfas, Vulcano llegó a la mayoría de edad en una caverna bajo el volcán Etna en Sicilia. A medida que crecía, adquirió el conocimiento y las habilidades que finalmente lo convertirían en un maestro herrero.

Las cavernas proporcionaron todo lo que Vulcano necesitaba para aprender su oficio. Recogía las brasas ardientes del núcleo fundido del volcán, y las calentaba en un fuelle de su propio diseño.

Después, calentaría los minerales que había extraído de sus alrededores subterráneos. Vulcano pronto descubrió que los minerales calentados producían excelentes materiales de artesanía, como hierro, cobre, oro y plata. Una vez enfriados, estos metales se podían convertir en armas, armaduras, joyas y más.

Trabajando en su taller subterráneo, Vulcano dominaba el arte de la forja. Se corrió la voz sobre el maestro artesano, y sus servicios finalmente fueron deseados por los dioses.

Vulcano elaboró el cetro de Júpiter, el égida, e incluso sus famosos rayos.

Entre otras innovaciones, también creó el yelmo alado de Mercurio y un ejército de autómatas. También ayudó en el nacimiento de su media hermana Minerva, a quien Vulcano sacó de la frente de Júpiter usando un hacha y unas pinzas.

Vulcano, el Dios con un Complejo Materno

En muchos sentidos, el rechazo de Vulcano por parte de Juno fue el momento decisivo de su vida. Después de guardarle rencor toda su vida, Vulcano finalmente decidió reclamar su venganza. Un día, Vulcano creó una silla especial con un mecanismo oculto diseñado para atrapar a la persona que se sentara en ella.

La hizo especialmente para Juno, quien se sentó en la silla e inmediatamente quedó atrapado en su lugar. Vulcano se negó a liberar a su madre hasta que se le prometió la mano de Venus en matrimonio.

Finalmente, Júpiter intervino. Sólo él tenía el poder de obligar a los otros dioses y diosas a actuar, y ordenó a Venus que aceptara la petición de Vulcano. Luego envió a Dionisio, el dios del vino y el éxtasis, a buscar a Vulcano.

Después de emborrachar a Vulcano, Dionisio lo llevó a casa de los dioses. Una vez sobrio, Vulcano liberó a Juno de la silla y aceptó a la encantadora Venus como su esposa.

Dios Vulcano

Vulcano y Venus

El matrimonio de Vulcano y Venus no fue feliz. Repelida por la pierna de su marido y disgustada por las circunstancias de su unión, Venus a menudo buscaba intimidad con otros.

Una de sus relaciones más notorias fue con Marte, un dios admirado por sus poderes primarios que también era el hermano de Vulcano.

Cuando Mercurio vio por casualidad a los amantes teniendo relaciones sexuales en la cama de Vulcano, inmediatamente le dijo al herrero lo que había presenciado. Enfurecido, Vulcano golpeó los metales al rojo vivo de su forja con tanta violencia que las chispas salieron de la cima del Etna.

Vulcano prefirió la mente a la fuerza, sin embargo, y dedicó su tiempo a preparar una trampa para los amantes, como lo había hecho con Juno.

Creó una red de material indetectable a simple vista, y luego construyó trampas que encajaban perfectamente dentro de ella. El poeta romano Ovidio describió la escena con un detalle exquisito:

El pobre Vulcano pronto deseó no escuchar más…
Dejó caer su martillo, y se sacudió todo el día.
Entonces el coraje toma, y lleno de ira vengativa…
Él hace sonar los fuelles, y sopla con fuerza el fuego:

De latón líquido, seguro, pero con trampas sutiles.
Se forma, y a continuación una red de maravillas se prepara,

Dibujado con un arte tan curioso, tan agradablemente astuto,

Los purés invisibles engañan al ojo que los busca.
No tan delgadas sus telarañas las arañas tejen,

Que las presas más cautelosas y zumbadoras engañan.
Estas cadenas, obedientes al tacto, se extendió

En los pliegues secretos de la cama consciente.

Cuando Venus y Marte buscaron el placer de la cama, se encontraron bastante atascados. Mientras Vulcano estallaba en risa, llamó a los otros dioses y diosas para que vinieran a presenciar la escena:

La cama consciente de nuevo fue rápidamente prest

Por la pareja cariñosa, en arrebatos sin ley bendita.
Marte se maravilló de los encantos de su Cytherea.
Más rápido que nunca encerrado en sus brazos.
Mientras Vulcano las puertas de la casa se abren con cuidado…
Luego llamó a los dioses para ver la pareja deportiva.
Los dioses se agolparon, y vieron en la jornada de puertas abiertas,

Donde yacía Marte, y la reina de la belleza, toda desnuda.

Vulcano y la religión del estado romano

El primer caso registrado de culto a Vulcano se remonta al siglo VIII A.C., cuando los romanos construyeron un santuario para él. En el siglo III A.C., los romanos construirían un templo para Vulcano en el Campus Martius.

Sin embargo, el templo no duró mucho tiempo, ya que fue alcanzado por un rayo y posteriormente destruido.

El principal festival celebrado en honor de Vulcano fue la Vulcanalia . Celebrado cada año el 23 de agosto, la Vulcanalia se centraba en la asociación del dios con el fuego. Los celebrantes encendían velas y encendían hogueras en las que arrojaban peces y pequeños animales vivos. Se pensaba que estos sacrificios propiciaban al dios y evitaban los incendios durante la estación árida.

Cultura pop

En Star Trek , el nombre Vulcano fue dado a una raza de humanoides extraterrestres (de los cuales Spock era el más conocido). Como el dios Vulcano, los vulcanos creían en la mente por encima de la materia.

Los extraterrestres a menudo silenciaban sus reacciones emocionales, y siempre usaban la lógica como su principio rector.

La influencia de Vulcano también ha sobrevivido en la palabra “volcán”. El término se utiliza para describir los respiraderos en la corteza terrestre que permiten que la lava y los gases calientes escapen.

Referencias

Bibliografía

  1. Graves, Robert. Los mitos griegos . Edición completa. Nueva York: Penguin Books, 1992.
  2. Ovidio. Metamorfosis . Traducido por Samuel Garth, John Dryden, et al. El Archivo de Clásicos de Internet. Accedido el 22 de octubre de 2019. http://classics.mit.edu/Ovid/metam.4.fourth.html