La más bella y deseable de todas las deidades romanas, la sensual Venus era la diosa del amor, el sexo y la pasión erótica.

Venus era la diosa romana del amor, el cuidado maternal, la reproducción sexual y el deseo erótico.

La más bella de todas las deidades, Venus deseaba, y era deseada tanto por los mortales como por los dioses. Como el Apolo griego, Venus tenía una sexualidad fluida y abrazaba a los amantes masculinos y femeninos por igual. También era la guardiana de los amantes y las prostitutas, y una figura importante en la religión romana. Venus fue adaptada de la diosa griega Afrodita, con quien compartía una tradición mitológica.

Venus fue formalmente incorporada y adoptada en el panteón romano en el siglo III a.C. Durante las guerras púnicas de los siglos II y III A.C., se pensó que Venus prestaba su ayuda a los romanos y aseguraba sus victorias sobre los cartagineses.

Su importancia como figura de culto alcanzó su punto máximo poco después, aunque continuó siendo venerada hasta el surgimiento del cristianismo en el siglo IV AEC.

Venerada por haber traído la victoria a los romanos, Venus también fue celebrada como la madre de Eneas, el antepasado de Rómulo, el fundador de Roma.

En años posteriores, Julio César vinculó públicamente la herencia de su familia con la línea materna de la diosa, convirtiendo a Venus en la progenitora de la primera dinastía imperial.

Etimología

El nombre “Venus” vino directamente del sustantivo latino clásico venus , que significa “amor”. Este sustantivo se usaba a menudo para indicar particularmente el amor o el deseo sexual.

También estaba directamente relacionado con la forma verbal venerari , que significa “amar o venerar”, también la raíz de la palabra inglesa “venerate”.

Algunos han especulado que “Venus” estaba relacionado con la palabra latina venenum , un sustantivo que significa “veneno”, “poción”, “encanto” o quizás incluso “afrodisíaco”, una referencia a su supuesto control sobre la intoxicación amorosa.

Diosa Romana Venus

Venus fue identificado por un número de epítetos, cada uno indicando una persona distinta de la diosa. Se la conocía como Venus Caelestis , o “Venus de los Cielos”, y Venus Erycina , o “Venus de Eryx”, su encarnación cartaginesa.

Fue llamada Venus Félix , la “Venus Afortunada”, por su papel en el cambio de las mareas de la batalla, como lo hizo durante la Segunda Guerra Púnica.

También fue Venus Genitrix , o “Venus la Creadora”, un título promovido nada menos que por Julio César, basado en el papel de la diosa en la creación del estado romano.

En un sentido más ligero, ella era Venus Murcia , “Venus del Mirto”, y por ser una protectora amorosa de Roma, era a la vez Venus Obsequens , “Venus que duerme”, y Venus Victrix , o “Venus que trae la victoria”.

Atributos

Como diosa del amor y el sexo, Venus poseía la habilidad de hacer que los mortales y los dioses se enamoraran locamente. Las principales armas de Venus eran su encanto y su atractivo erótico, y en su tradición mitológica, muchos cayeron víctimas de ellos.

Las representaciones de Venus se encontraban a menudo en entornos domésticos. En muchas de sus apariciones, iba acompañada de símbolos como la rosa, símbolo de la fertilidad, la pasión sexual y los genitales femeninos.

Además, a menudo se la representaba con una corona de mirto (un arbusto de hoja perenne con flores blancas).

Esta corona se convirtió rápidamente en uno de sus principales símbolos. Las conchas marinas eran otro motivo común; estas conchas servían como referencia al nacimiento de Venus en el mar y como otro de los muchos símbolos eróticos de Venus.

Familia

Debido a las inusuales circunstancias de su nacimiento, Venus no tuvo padres en el sentido tradicional. Técnicamente, el padre de Venus era Urano, el padre de Saturno y abuelo de Júpiter. Su madre era el mar, que encarnaba el principio femenino pasivo en el pensamiento romano.

En su madurez, Venus se casó con Vulcano, el dios del horno y maestro de la metalurgia. Su matrimonio, cargado de desconfianza e infidelidad, no produjo hijos.

El amante frecuente de Venus era Marte, el ardiente y furioso dios de la guerra, la pasión y la ira.

Los hijos de Venus con Marte incluían a Timor, la encarnación divina del miedo, y los gemelos Concordia y Metus, diosa de la armonía y dios del terror, respectivamente. Venus y Marte también tuvieron un grupo de niños conocidos como los Cupidos, criaturas con alas que simbolizaban el amor en todas sus formas.

Con Mercurio, Venus tuvo a Hermafroditos, un niño andrógino con órganos sexuales masculinos y femeninos. Con Anquises, Venus tuvo un niño de gran importancia para Roma: el héroe guerrero Eneas.

Según Virgilio, Eneas estableció un linaje real que incluía a los gens (clan) de los Julios, los antepasados de Julio César (cabe señalar que el hijo adoptivo de César, Augusto, era el principal mecenas de Virgilio).

Mitología

Nacimiento

Venus fue creado en circunstancias bastante inusuales. Su padre, Urano, fue el gobernante original del cosmos, y creó el mundo con Terra, la “tierra”.

Cuando el hijo de Urano, Saturno, derrocó a su padre (un hecho que luego repitió el propio hijo de Saturno), el usurpador cortó los genitales de su padre y los arrojó al mar.

Allí, el pene y los testículos cortados se mezclaron con espuma de mar arremolinada y produjeron a Venus. En el arte, esta escena a menudo tomó la forma de Venus emergiendo de una almeja u otro molusco.

Maridos y amantes

Aunque estaba casada con el dios herrero Vulcano, Venus tenía un voraz apetito sexual que no podía ser satisfecho por un solo hombre. Un famoso cuento mostraba la infidelidad de Venus así como su infeliz matrimonio.

Venus y Marte dormían juntos regularmente. Durante una de sus muchas citas, el dios mensajero Mercurio descubrió su aventura.

Siempre deseoso de causar daño, Mercurio informó a Vulcano de la aventura. Al recibir esta noticia, Vulcano inmediatamente se puso a trabajar en su taller. Pronto, había hecho una red de material tan fino que era casi indetectable; la colocó sobre su cama matrimonial y esperó.

Cuando Venus y Marte intentaron usar la cama, quedaron atrapados por la red. Vulcano entonces reunió a los dioses para burlarse de los amantes desnudos que habían caído en su trampa.

En Las metamorfosis de Ovidio, Venus tuvo un romance con Adonis, un macho mortal conocido por su inigualable belleza. Como el poeta explicó, Venus fue mellada con la flecha de Cupido, uno de sus hijos, mientras se inclinaba para besar al niño.

La herida penetró profundamente en su corazón y causó que se enamorara del mortal Adonis. Los dos eran muy felices juntos:

Ella lo sostiene y es su compañera, y aunque está acostumbrada a estar siempre a la sombra, y, al cultivarla, realzando su belleza, vaga por las crestas de las montañas, y los bosques, y las laderas de los acantilados espinosos, su ropa le llega hasta la rodilla, como Diana.

Con Adonis, Venus adoptó un estilo de vida más rústico, aunque siguió siendo cautelosa. Advirtió a Adonis que evitara los animales salvajes peligrosos, afirmando que “ni la juventud, ni la belleza, ni los encantos que afectan a Venus, afectan a los leones o a los jabalíes erizados o a los ojos y mentes de otras criaturas salvajes”.

Pero Adonis no prestó atención a estas sabias palabras. Estaba cazando jabalíes cuando una de las bestias de colmillos lo corneó en la ingle, matándolo. Cuando Venus vio lo que pasó, se sintió abrumada por el dolor:

Cuando, desde las alturas, vio el cuerpo sin vida, yaciendo en su propia sangre, saltó hacia abajo, rasgando sus ropas, y rasgando también sus cabellos, y golpeó sus pechos con manos feroces, quejándose al destino.

Recogiendo la sangre de Adonis y mezclándola con néctar, Venus creó una flor roja en memoria de su amante. Como Adonis, la flor era hermosa pero de corta duración, ya que perdió sus hermosos pétalos a los pocos días de brotar. La flor era conocida como la flor de viento, o anémona .

Venus, Eneas y la Eneida

En la tradición mítica de la Eneida de Virgilio, Venus fue elegida como la amante de Anquises, un miembro de la familia real de Troya.

Según esta tradición, Venus se disfrazó de virgen atractiva y sedujo a Anquises, revelando su verdadera identidad sólo después de quedar embarazada. Pronto dio a luz a Eneas, que se convirtió en un poderoso héroe troyano.

Tras la caída de Troya, Eneas se aventuró en el Mediterráneo para cumplir la profecía de que un día encontraría un gran imperio italiano.

En la Eneida, Venus sirvió como el principal impulsor de los acontecimientos, así como un incesante defensor de su hijo en conflicto. Venus acudió en ayuda de Eneas tras descubrir que Juno había enviado una gran tormenta para evitar que su flota llegara a Italia.

Venus apeló a Júpiter, quien intercedió para sofocar la tormenta, antes de guiar a su hijo a salvo a Cartago.

Disfrazada de anciana, guió a Eneas y sus seguidores hasta la encantadora Reina Dido. Mientras se dirigían a la reina, Venus protegió al grupo de su hijo de ojos hostiles:

Pero Venus los envolvió, mientras iban, con aire oscuro, y los envolvió, diosa como era, en un grueso manto de nubes, para que nadie los viera o los tocara, nadie retrasara o buscara la causa de su llegada.

Más tarde, cuando Eneas navegó desde Cartago a Italia, Venus le rogó a Neptuno que le permitiera cruzar el Mediterráneo. Neptuno aceptó con el argumento de que el desafortunado capitán, Palinurus, fuera sacrificado.

A la llegada de Eneas a Roma, Venus le suministró armas y armaduras que habían sido fabricadas por Vulcano.

Estas armas se usarían en la próxima guerra contra los latinos. En el escudo de Eneas, Vulcano representaba los futuros triunfos de los romanos, como la victoria de Augusto sobre sus enemigos en la batalla de Actium en el 31 a.C. (como contemporáneo y superviviente de la sangrienta guerra civil que terminó en Actium, Virgilio tenía todas las razones para apaciguar a Augusto y presentar su triunfo como un momento fundamental en la historia romana).

Finalmente, en los penúltimos momentos de la Eneida, Venus intervino y curó a Eneas después de que fuera alcanzado por una flecha.

Venus y la religión del estado romano

Venus fue traída formalmente a la religión estatal romana a principios del siglo III A.C., cuando el cónsul Quinto Fabio Gurgo dedicó un templo a Venus Obsequens , o “Venus la Doter”. Durante la Segunda Guerra Púnica, a finales del siglo III a.C., los romanos apelaron a Venus -que en ese momento era reconocida como patrona de Cartago- para que les ayudara.

Le pidieron que cambiara de bando, e incluso saquearon a Eryx, una fortaleza cartaginesa que sostenía uno de sus templos, en un esfuerzo por ganarse su favor.

Los romanos tomaron una reliquia sagrada del templo y la llevaron de vuelta a Roma, donde fue guardada en el Templo de Venus Obsequens.

Se pensaba que la intercesión de Venus cambiaría el rumbo de la guerra a favor de los romanos.

En el primer siglo antes de Cristo, Julio César afirmó ser un descendiente real de Venus a través del clan que estableció a través de Eneas; esta afirmación fue posteriormente corroborada por el poeta Virgilio, quien presentó a Venus como el fundador de la familia de Julio.

César tenía motivos políticos, al igual que su rival Pompeyo, que también afirmaba ser favorecido por Venus. César más tarde estableció un templo en honor de Venus Genitrix , o “Venus el Creador”.

Los romanos celebraban tres festivales en honor a Venus cada año. Celebrado el 1 de abril, Veneralia fue dedicado a Venus Verticordia , o “Venus que cambia de corazón”.

Vinalia Urbana, celebrada el 23 de abril, era un festival del vino compartido con Júpiter en el que las prostitutas se reunían ante el Templo de Venus, ofreciendo mirto y menta y recibiendo bendiciones a cambio.

Celebrado el 19 de agosto, la Vinalia Rustica era otro festival del vino y celebración de la fertilidad en el que los piadosos adoradores de Venus ofrecían un cordero hembra para el sacrificio.

Cultura pop

Venus ha seguido siendo relevante en la cultura pop moderna, y es la cultura como un símbolo de amor y erotismo. Gracias a sus asociaciones con la belleza y la sexualidad, Venus ha sido apropiada por varias marcas de cosméticos notables.

Una de ellas, Gillette, creó una línea de productos de afeitado para mujeres que lleva el nombre de la diosa. Otra compañía, Venus Skin Care, también usó el nombre de la diosa como táctica de marketing.

El nombre de Venus ha sido usado en varios títulos de películas también. Una película francesa, Venus (1984), se centró en las aventuras de dos hombres de negocios estadounidenses que viajaban en busca de un modelo para su línea de cosméticos (llamada, por supuesto, “Venus”). Otras tres películas han utilizado el título Venus .

Una de estas películas más recientes se centró en la vida de una mujer transexual que se abre sobre su identidad sexual.

Venus también ha aparecido en canciones, incluyendo el lanzamiento de Miles Davis en 1957, “Venus de Milo”, y el éxito de 1969 de Shocking Blue “Venus”. Esta última canción es famosa por sus letras: “Bueno, soy tu Venus, soy tu fuego, tu deseo”.

La canción de 2013 de Lady Gaga “Venus” invocaba directamente a la diosa y su capacidad de inspirar una sexualidad irrefrenable: “No puedo evitar la forma en que me siento/Diosa del amor, por favor llévame con tu líder/No puedo evitarlo, sigo bailando/Diosa del amor! Diosa del amor”.

Finalmente, Venus también prestó su nombre al segundo planeta del sol. Como corresponde a su nombre, Venus es el planeta más brillante del sistema solar.

Referencias

  1. Ovidio, Metamorfosis, traducido por A.S. Kline, Libro X: 503-559. http://ovid.lib.virginia.edu/trans/Metamorph10.htm#484521427.
  2. Ibíd., 708-739. http://ovid.lib.virginia.edu/trans/Metamorph10.htm#484521427.
  3. Virgilio, Eneida, traducido por Fairclough, Libro I: 402-418.