El dios romano de los muertos y señor del inframundo, Plutón era una figura mitológica envuelta en el misterio. También era el maestro de la riqueza extraída del reino ctónico (“subterráneo”).

La más importante de las deidades ctónicas romanas (“subterráneas”), Plutón era el dios de los muertos y el señor del inframundo.

Una figura de enorme temor y terrible poderío, Plutón dispensaba suerte y controlaba el destino de todos los mortales.

Como comandante de los reinos subterráneos, era el amo de los minerales, metales y las piedras preciosas que se encontraban en ellos. Por esta razón, fue celebrado por muchos como el portador de la riqueza. Plutón era la contraparte romana de Hades, la deidad griega que gobernaba el inframundo del mismo nombre.

La cristalización de la identidad de Plutón como el dios romano de los muertos, del inframundo y de la riqueza reflejó un complejo desarrollo histórico.

La identidad de Plutón estaba compuesta en gran parte por elementos tomados de dos entidades distintas: Hades, una deidad griega, y Plutón , el señor de la riqueza.

Este último era un Dīs Pater , una deidad adorada por los primeros romanos por su poder sobre el inframundo y la riqueza mineral. En algunas tradiciones mitológicas e historiográficas, el nombre Dīs Pater se utilizaba en lugar del nombre Plutón; las pruebas sugieren que los romanos utilizaban estos identificadores indistintamente.

Etimología

El nombre “Plutón”, traducido como Plūtō en el latín, se derivó del nombre griego Plouton , que significa “el rico”. Este nombre era un aspecto de la deidad Hades, uno que destacaba su control sobre las fuentes subterráneas de riqueza mineral.

El nombre también tenía sus raíces en el antiguo sustantivo griego ploutos , que significa “riqueza” o “riquezas”.

Dīs Pater , otro de los nombres de Plutón utilizado ampliamente por los primeros romanos, se derivó en última instancia de las palabras indoeuropeas Proto que significan “dios” y “padre”. En latín, las palabras eran deus (dios) y pater (padre).

Se dieron nombres extremadamente similares ( Diespiter y Dispiter ) a Júpiter, el mayor de los dioses romanos; la similitud de estos títulos sugería que Dīs Pater (es decir, Plutón) era originalmente un aspecto de Júpiter. Con el tiempo, este aspecto se independizó de Júpiter y finalmente se fusionó con el dios helénico Hades.

Atributos

Plutón era el señor del inframundo subterráneo, que en la mitología romana servía como lugar de descanso de las almas difuntas. Vivía bajo tierra en un palacio sombrío, y parecía tener poco interés en el mundo de los hombres.

De la misma manera, Plutón rara vez se involucraba en asuntos piadosos. Montaba un carro, llevaba un bastón, y a menudo se le representaba con el yelmo de un guerrero. Plutón solía ir acompañado por Cerbero, un sabueso de tres cabezas que servía como su mascota y guardián del inframundo.

Familia

Los padres de Plutón eran Ops, diosa de la tierra, y Saturno, gobernante del cosmos. Su hermano Júpiter, el más poderoso de todos los dioses, liberó a Plutón y a sus hermanos de la ira de su padre.

Estos hermanos incluían a Neptuno, señor de todas las aguas, Juno, la diosa matrona, Vesta, guardiana del hogar y la casa, y Ceres, una diosa de la fertilidad asociada con la agricultura.

Aunque Plutón vivió solo en los lugares sombríos bajo la tierra durante gran parte de su vida, finalmente llegó a compartir su reino con otra-Proserpina, la hija de Ceres y Júpiter.

Aunque las tradiciones griegas y romanas insistían en que Plutón tenía hijos, había poco consenso sobre quiénes podían ser.

Entre las candidatas más populares estaban las diosas conocidas como las Eumenidas (o Furias), deidades de la venganza que vivían en la oscuridad ctónica.

Mitología

Plutón y la violación de Proserpina

Uno de los mitos más famosos de Plutón se centraba en el secuestro de Proserpina y el dolor que desató sobre su madre, Ceres.

Plutón era una deidad solitaria que vivía en el sombrío submundo y rara vez se encontraba con otros. Compadeciéndose de él, Venus le dijo a su hijo Cupido que disparara una de sus flechas de amor a Plutón para que se enamorara de la siguiente mujer que viera.

Esa mujer era Proserpina, que estaba retozando en los campos de Nysa.

Agarrado con un deseo irrefrenable, Plutón voló sobre su carro, secuestró a Proserpina y se la llevó, sin dejar nada más que un arco que la chica había usado como cinturón.

La escena, una de las más famosas de la literatura antigua, fue bellamente representada por el poeta Ovidio en su obra maestra las Metamorfosis:

Aquí, mientras la joven Proserpina, entre las criadas,

Se desvía en estos deliciosos tonos.
Mientras que como un niño con la velocidad y el cuidado ocupado

Ella recoge lirios aquí, y los deja allí.
Mientras que el primero en llenar su pequeño regazo se esfuerza,

Llega el monarca del infierno a la sombra.
La ve así, deportiva, en el verde de la corriente…
Y ama a la floreciente doncella, tan pronto como la veamos.
Su llama urgente impaciente de retraso,

Rápido como su pensamiento, se apoderó de la hermosa presa,

Y la llevó en su coche de hollín.
La diosa asustada de su madre llora,

Pero todo en vano, por ahora lejos ella vuela…

Las colinas O’er, el ravisher, y las velocidades de los valles,

Por nombre animando a sus corceles espumosos;

Él traquetea sobre sus cuellos las riendas oxidadas,

Y se arruga con el golpe de sus melenas peludas.
En los lagos, hace girar sus ruedas voladoras, y viene…
A los Palici que respiran vapores sulfurosos.

Después del secuestro de Proserpina, Ceres buscó por todas partes a su hija desaparecida. Sin embargo, su búsqueda fue en vano, ya que no sabía que Proserpina había sido llevada a los “reinos de la noche” de Plutón. Allí se convirtió en la novia involuntaria de Plutón, que se negó a reconocer el secuestro.

A medida que continuaba su búsqueda, Ceres comenzó a consumirse. En su dolor, descuidó su supervisión del crecimiento de los cultivos y la fertilidad de los animales domésticos. Cuando el mundo se volvió estéril, los otros dioses decidieron que debían intervenir.

El dios mensajero Mercurio, que podía viajar libremente entre los mundos de los vivos y los muertos, espió a Proserpina en posesión de Plutón e informó rápidamente a Júpiter.

El rey de los dioses se acercó a su hermano y le ordenó que liberara a Proserpina de inmediato, para que no sufriera la ira de Júpiter.

Viendo que no tenía elección, Plutón consintió en devolver a la chica, siempre y cuando ella hubiera rechazado todo sustento en el inframundo.

Cuando se descubrió que Proserpina había consumido unas pocas semillas de granada, Plutón exigió que Proserpina permaneciera con él durante algún tiempo cada año. Júpiter accedió, ordenando que la chica pasara la mitad del tiempo con Ceres en la superficie y la otra mitad con Plutón en el inframundo.

Sus ausencias de Ceres corresponden a las estaciones anuales: cuando Proserpina se va a principios de otoño, Ceres está de luto y los seres vivos dejan de crecer; cuando regresa a principios de la primavera, Ceres resplandece y el mundo florece.

Como dijo Ovidio:

Júpiter, algunas enmiendas para Ceres perdidas para hacer,

Sin embargo, Plutón deseoso de participar en la alegría…
Les da a los de Proserpina una parte igual,

Que, reclamada por ambos, con ambos divide el año.

La diosa ahora en cualquier imperio se balancea,

Seis lunas en el infierno, y seis con estancias de Ceres.

Su mal genio ha cambiado; esa mente hosca,

Lo que hizo que todo el infierno fuera incómodo, ahora es amable…
Su voz se refina, su mein más dulce aparece,

Su frente libre de ceños fruncidos, sus ojos de lágrimas,

Como cuando, con la luz dorada, el día de la conquista…
Las exhalaciones oscuras “Thro” despejan un camino.
Ceres la violación de su hija ya no está de luto,

Pero volviendo al regreso de Arethusa en primavera…
Y sentada en el margen, le dijo que dijera…
De dónde vino, y por qué un pozo sagrado.

Plutón y Orfeo

Otra historia prominente en el mythos de Plutón involucraba la figura de Orfeo, un músico y místico conocido en el mundo griego por fundar un culto conocido como los Misterios Órficos. En la mayoría de las tradiciones, Orfeo era el hijo mortal de Apolo (una deidad que los romanos compartían con los griegos).

Como músico de gran renombre, Orfeo podía seducir y persuadir a otros con el poder de su música.

A menudo se le retrataba como un maestro de la lira, que utilizaba para poner a los oyentes en estados de trance.

Un día, la amante de Orfeo, Eurídice, pisó una víbora y murió. En su desesperación, Orfeo tocó música tan hermosa que hizo llorar a los dioses. Inspirado por este giro de los acontecimientos, Orfeo resolvió recuperar a Eurídice tocando su música para Plutón y Proserpina en el inframundo.

Dios romano Plutón

Así viajó a los “reinos de la noche” de Plutón y buscó una audiencia con el rey y la reina de la oscuridad. Plutón y Proserpina se conmovieron tanto con la música de Orfeo que consintieron en devolverle a Eurídice con una condición.

Al salir del inframundo con Eurídice, debía caminar delante de ella, sin volverse nunca para ver a su amante hasta que hubieran salido a la superficie.

Sin embargo, justo cuando estaban a punto de cruzar el umbral, Orfeo fue presa del temor de que Plutón lo hubiera engañado y se dio vuelta para confirmar la presencia de Eurídice.

Al darse vuelta para ver su rostro, Orfeo rompió su contrato con Plutón y condenó a su amante a las tinieblas del inframundo para toda la eternidad.

En virtud de su centralidad en el mito de Orfeo, Plutón se consagró en los Misterios Órficos. Fue celebrado en los Himnos Órficos (escritos anónimamente en los siglos I y II EC), donde fue presentado como una deidad principal, el “Júpiter terrestre” – es decir, el Júpiter de la tierra – cuya bondad y generosidad alimentó a la humanidad:

PLUTO, magnánimo, cuyos reinos profundos

Están fijados bajo la tierra firme y sólida,

En las llanuras de Tartania, alejadas de la lucha…
Y se envuelve para siempre en las profundidades de la noche.
Júpiter Terrestre, tu sagrada oreja se inclina,

Y, por favor, acepta el himno divino de tu místico.
Las llaves de la Tierra para ti, ilustre rey, pertenecen…
Sus puertas secretas se abren, profundas y fuertes.
Son tuyos, abundantes frutos anuales para dar,

Para los mortales necesitados son su cuidado constante.

Plutón y la religión romana

Debido a su naturaleza misteriosa y a su asociación con la muerte, Plutón no era una figura central de culto en la religión estatal romana. No se celebraron festivales estatales en su honor.

Aunque esto parece una extraña omisión, puede haber representado una concesión a las religiones de misterio, como los Misterios Órficos discutidos anteriormente, que ponían al dios en alta estima.

Cultura pop

El nombre del dios romano del inframundo resuena hoy en día en el nombre del objeto planetario, Plutón, anteriormente el noveno y último planeta del sistema solar (ahora degradado a la categoría de planeta enano).

Descubierto en 1930 por el astrónomo estadounidense Clyde Tombaugh, Plutón reside en el Cinturón de Kuiper, en el borde del sistema solar más allá de Neptuno.

El nombre “Plutón” fue sugerido por Venetia Burney, una mitología romana de once años de antigüedad.

Los miembros de la junta del Observatorio Lowell lo seleccionaron de una lista de nombres que también incluía a Minerva y Cronos.

El nombre fue usado más tarde por el animador Walt Disney, que se lo dio al perro mascota de Mickey Mouse, Pluto.

Referencias

Bibliografía

  1. Los Himnos Órficos . Traducido por Thomas Taylor. Archivo de Texto Sagrado de Internet. Accedido el 15 de noviembre de 2019. https://www.sacred-texts.com/cla/hoo/hoo22.htm
  2. Ovidio. Metamorfosis . Traducido por Samuel Garth, John Dryden, et al. El Archivo de Clásicos de Internet. Accedido el 15 de noviembre de 2019. http://classics.mit.edu/Ovid/metam.5.fifth.html