La sagaz Minerva del panteón romano estimulaba todo el pensamiento y la sabiduría y era la diosa de la inteligencia, la filosofía, la artesanía, el arte y la inspiración.

La más sabia de las deidades romanas, Minerva era una diosa de la inteligencia, la filosofía, la artesanía, el arte y la inspiración. Desde su posición en los cielos, supervisaba todas las cosas que requerían previsión y cálculo.

En encarnaciones posteriores, Minerva también fue vista como una figura militar, así como la fuente a través de la cual todo el pensamiento estratégico y táctico fluía.

Minerva gobernó con Júpiter y Juno como parte del triunvirato divino conocido como la Tríada Capitolina.

Minerva bien puede ser la más quintaesencialmente romana de todas las deidades romanas. A diferencia de Júpiter y Neptuno, que fueron prestados al por mayor de las deidades griegas, Minerva evolucionó a partir de una deidad etrusca conocida como Menrva.

Fue gradualmente helenizada en los siglos IV y III A.C., y adquirió más características de Atenea a medida que los romanos adquirían más rasgos de la civilización griega.

Durante el mismo período, Minerva superó la posición de Marte en la Tríada Arcaica (compuesta por Júpiter, Quirino y Marte), formando la nueva Tríada Capitolina. Su desplazamiento del furioso dios de la guerra Marte sugirió un cambio significativo en la autocomprensión de los romanos y subrayó su transición desde el poder provincial italiano a la superpotencia mediterránea.

Venerada por artesanos, comerciantes, estadistas, líderes militares, artistas y filósofos por igual, Minerva fue una figura central en el mito romano. Los templos dedicados a Minerva eran abundantes en todo el Imperio Romano, y se celebraban varios festivales cada año en su honor.

Como con otras deidades romanas, el culto a Minerva fue eclipsado por el surgimiento del cristianismo, que llegó a dominar los corazones y las mentes romanas en el siglo IV DC.

Etimología

El nombre romano “Minerva” se inspiró en la deidad etrusca Menrva, o quizás Menerwā. El nombre etrusco se tomó prestado de una antigua deidad itálica llamada Meneswā o Menes-wo, que significa “la que recuerda”, “la que sabe” o “la que mide”.

El nombre de Minerva compartía su raíz con Manasvini, una deidad hindú asociada con la virtud, la inteligencia y la luna.

Atributos

El más sabio de todos los dioses y diosas, Minerva tenía una mente calculadora que usaba para lograr sus objetivos. La más casta de las deidades romanas, Minerva rechazaba los avances de hombres y dioses por igual para mantener su pureza virginal.

Como diosa de la paz y las artes civilizadas, Minerva a veces llevaba un chitón -un conjunto de largas túnicas usadas hasta el suelo por una dama y hasta las rodillas por los hombres- y una corona de laureles.

Como la feroz diosa de la guerra, Minerva también empuñaba una lanza y se ponía la armadura de un general romano, con un yelmo de soldado y un pequeño escudo. La mayoría de las representaciones de la diosa la mostraban con este último atuendo.

Diosa de la sabiduría romana, Minerva

Familia

En su forma helénica, Minerva era la hija de Júpiter, el rey de los dioses, y Metis, un gigante o Titán. A través del lujurioso Júpiter, Minerva tuvo muchos medio hermanos, incluyendo a Marte, Bellona, Vulcano y Juventus.

Otros medios hermanos incluían a Mercurio, el dios mensajero del comercio, la navegación y los viajes, Venus, la diosa del amor y el deseo sexual, y Proserpina, la diosa doncella secuestrada por Plutón.

Como diosa virginal, Minerva nunca tuvo hijos propios. Tampoco se casó.

Mitología

Nacimiento de Minerva

Más tarde los romanos se apropiaron de los mitos de la diosa griega Atenea y los aplicaron a Minerva; así, la historia romana del nacimiento de Minerva es idéntica a la historia griega del nacimiento de Atenea. Comenzó, como a menudo lo hacían las historias que involucraban a Júpiter, con su promiscuidad sexual.

En este caso, Júpiter tuvo una aventura con una mujer llamada Metis, que en la tradición griega era descrita como un Titán.

Cuando Metis quedó embarazada, Júpiter, que había tomado el control del universo derrocando a su padre Saturno, se enteró de una profecía que predijo su caída a manos de su propio hijo. Temiendo que el hijo no nacido de Metis cumpliera esta profecía, Júpiter se tragó a Metis y a su hijo entero, al igual que Saturno se había tragado a los hermanos y hermanas de Júpiter.

Esperando su tiempo, la no nacida Minerva planeó su salida del útero. Por fin, salió de la frente de Júpiter, completamente crecida y lista para la batalla.

Algunos relatos afirmaban que Vulcano, el dios de la metalurgia, sirvió como una especie de partera al abrir la cabeza de Júpiter con un hacha y entregar a Minerva; el momento ha sido objeto de representaciones artísticas tanto antiguas como modernas.

A pesar de este comienzo poco propicio en la relación con su padre, Minerva se convirtió en la niña favorita de Júpiter.

Minerva, la Eneida, y la fundación de Roma

Según la Eneida de Virgilio, Minerva se opuso inicialmente a la fundación de Roma y despreció a su héroe fundador, el guerrero troyano Eneas. En la obra maestra de Virgilio en el siglo I a.C., Minerva tomó el lugar de Atenea, la diosa griega despreciada por el París de Troya.

El rencor de Minerva contra los troyanos era tremendo y su venganza severa.

Virgilio indicó que Minerva urdió el plan que finalmente llevó al saqueo de Troya. Usando su don de inspiración estratégica, implantó la idea del caballo de Troya en la mente de Ulises (Odiseo en el griego), quien luego dirigió la creación del famoso regalo. Virgilio lo llamó “el regalo de la muerte de Minerva”.

Cuando el disidente troyano Laocoon dio la alarma, afirmando que el caballo era un truco que significaba la perdición para Troya, Minerva envió dos serpientes marinas para matar a los hijos de Laocoon y devorar al padre.

Sin embargo, cuando Eneas escapó de la ciudad devastada, se llevó una pequeña estatuilla de la diosa. Minerva todavía perseguía a Eneas, pero el héroe troyano eludió la ira de la diosa y llevó la estatuilla a dondequiera que fue.

Con el tiempo, la custodia del objeto por parte de Eneas aplacó a Minerva, que lo leyó como un signo de la devoción de Eneas por ella.

Eneas trajo la estatuilla a Italia, y finalmente llegó a residir en el Templo de Vesta. Según la leyenda, mientras la ficha de Minerva residiera en los salones del templo, la ciudad de Roma nunca sería conquistada.

Minerva y los arácnidos

Un cuento mucho más estrafalario contenido en las Metamorfosis de Ovidio de principios del siglo I d.C. hablaba de Minerva y la creación de las arañas.

El cuento era una clásica historia de arrogancia ante los dioses y sus consecuencias.

Comenzó cuando Arachne, una joven y talentosa tejedora, se jactó de que su dominio del oficio superaba incluso al de Minerva.

Cuando Minerva escuchó de este alarde, se transformó en una anciana y aconsejó a Arachne que anulara su reclamo. Cuando Arachne repitió desafiantemente su engreimiento, la anciana la retó a un concurso.

Minerva tejió un bello tapiz que representaba el triunfo de ganar el patrocinio de Atenas mientras los otros dioses miraban.

Aunque hermoso y bien elaborado, el tapiz de Aracne representaba muchos episodios famosos en los que los dioses masculinos se transformaban en humanos y seducían a las mujeres mortales.

Tales representaciones eran tabú, ya que era profundamente ofensivo mostrar a los dioses en medio de tal locura.

No se quedó de brazos cruzados y dejó que Aracne se burlara de los dioses, Minerva golpeó a la chica “tres o cuatro veces” en la cabeza.

El dolor y la vergüenza de los golpes dejaron a Arachne sin esperanza, y ella procedió a ponerle una soga alrededor del cuello y colgarse.

De repente, compadeciéndose de la chica, Minerva salvó a Arachne de la muerte transformándola en una araña. Como Ovidio lo describió:

Pallas [Minerva], por lástima, la levantó, mientras estaba colgada, y dijo estas palabras: “Vive entonces, y aún así cuelga, condenado, pero, para que no te descuides en el futuro, esta misma condición se declara, en castigo, contra tus descendientes, hasta la última generación! Después de decir esto, la roció con el jugo de la hierba de Hécate, e inmediatamente al toque de este oscuro veneno, el cabello de Arachne se cayó. Con ello se le cayeron la nariz y las orejas, su cabeza se encogió hasta el tamaño más pequeño, y todo su cuerpo se volvió diminuto. Sus delgados dedos se pegaron a sus lados como patas, el resto es el vientre, del cual aún gira un hilo, y, como una araña, teje su antigua red.

Minerva y la Religión del Estado Romano

Minerva era un objeto central de culto entre los romanos, que veían a la diosa como una fuente de sabiduría, inspiración y éxito militar. Los romanos adoraban a Minerva en varios lugares de la ciudad.

En el Templo de Minerva Medica en la Colina Esquilino en Roma, Minerva fue observada como una patrona de la curación.

Minerva también tenía un templo en el Mons Caelius, otra de las siete colinas de Roma. Su principal templo romano, sin embargo, estaba situado en la colina del Aventino, cerca de las salas del gremio de actores, escritores y otros artesanos.

Como “Minerva del Aventino” era celebrada como la portadora de habilidad e inspiración. Fuera de la ciudad, los templos a Minerva se extendieron hasta los confines del Imperio Romano.

Los romanos dedicaron varios festivales a Minerva y festejaron a la diosa durante todo el año. Su principal festival, conocido como el Quinquatria, tenía cinco días de celebración que comenzaban el cinco después de los idus de marzo, o el 19 de marzo.

La celebración marcó el comienzo de la temporada de campaña, cuando los ejércitos romanos marcharon a la guerra.

Asegurar la buena voluntad de Minerva en un momento tan auspicioso se pensó para asegurar la victoria de los ejércitos romanos en el extranjero.

Otra versión del festival, llamada la Minusculae Quinquatria (o “Quinquatria Menor”) se celebró en los Idus de Junio.

El Quinquatria había sido previamente el dominio de Marte, que también sirvió como miembro de la Tríada Arcaica. El cambio a Minerva marcó la evolución de la cultura e ideología romanas.

A medida que los valores e ideas helénicas se filtraban en el pensamiento romano, los romanos comenzaron a verse cada vez más como los administradores de un vasto imperio mediterráneo cuyo mantenimiento requería la paciente previsión de Minerva, en lugar de la violenta furia de Marte.

Cultura pop

Minerva ha mantenido una viva presencia en la cultura popular, aunque a través de medios no convencionales. Hay, por ejemplo, una profusión de estatuas de Minerva en lugares del mundo.

Una estatua de Minerva adornó la estación de trenes en Pavia, Italia, mientras que otra residía en el centro de la llamada “Glorieta de Minerva”, en Guadalajara, México.

También hay estatuas de Minerva en Chester, Inglaterra, Portland, Maine y Ballarat, Australia. Esta última estatua se encuentra (apropiadamente) encima del Instituto de Mecánica de Ballarat.

Como fuente de sabiduría y símbolo de paciencia, Minerva ha servido como una insignia adecuada para muchos colegios y universidades. Minerva adornó el sello de la Universidad de Carolina del Norte en Greensboro, así como el de la Universidad Estatal de Nueva York en Albany.

El Wells College de Nueva York también incluyó a Minerva en su sello, y fue el hogar de una estatua de Minerva, que los estudiantes decoraron ceremoniosamente cada otoño para inaugurar el próximo año escolar.

Finalmente, Minerva ha sido exhibida prominentemente en el sello del estado de California desde 1849. En el sello, se la representaba vestida de militar y con vistas a la bahía de San Francisco mientras los barcos surcan sus aguas y los mineros cercanos excavan en busca de oro.

Referencias

Notas a pie de página

  1. Véase la entrada de “Minerva” en el Diccionario Etimológico en línea, https://www.etymonline.com/word/Minerva.
  2. Virgilio, Eneida , traducido por Fairclough, Libro II: 21-40. https://www.theoi.com/Text/VirgilAeneid2.html
  3. Ovidio, Metamorfosis , traducido por A.S. Kline, Libro VI: 129-145. http://ovid.lib.virginia.edu/trans/Metamorph6.htm.