Marte Furioso era el dios romano de la ira, la pasión, la destrucción y la guerra, así como el padre de Rómulo y Remo, los míticos fundadores de Roma.

Marte Furioso era el dios romano de la ira, la pasión, la destrucción y la guerra. Como deidad fundacional, Marte tenía una mitología íntimamente entrelazada con la ciudad-estado romana. Marte gobernó a la temprana Roma como parte de la Tríada Arcaica, un triunvirato masculino que también incluía a Júpiter y Quirino (el Rómulo deificado).

Los primeros romanos veneraban a Marte como un gran dios furioso, cuya furia inspiraba el salvajismo de la guerra y producía los impresionantes logros de las armas romanas.

A medida que Roma pasaba de ciudad-estado a imperio y abrazaba abiertamente los valores culturales griegos, Marte perdió su posición preeminente en el panteón romano a favor de Minerva, la diosa de la guerra táctica y estratégica.

La importancia de Marte para el pueblo romano estaba incrustada en la historia mítica de Roma y en los orígenes del estado romano. Según la mitología romana, Marte violó a la inocente Rea Silvia y engendró a Rómulo y Remo, gemelos que continuarían estableciendo la legendaria ciudad.

Marte se basaba en gran medida en el dios griego Ares, el dios griego de la guerra, y compartía gran parte de su mitología.

Sin embargo, las dos deidades diferían en al menos un aspecto: mientras que Ares era una fuente de conflictos destructivos que destrozaban las comunidades, Marte era una fuente de conflictos productivos que traían una paz duradera.

Etimología

Aunque el significado del nombre “Marte” sigue siendo un tanto evasivo, el nombre en sí mismo fue claramente adaptado de los nombres de un par de deidades italianas. Una era una deidad proto-italiana llamada Mavors, una deidad de la que se sabe poco.

La otra influencia más inmediata fue la deidad etrusca Meris, un dios que a menudo se representaba como un bebé y que puede haber sido una contraparte etrusca del griego Heracles (o el romano Hércules).

Marte fue conocido por muchos epítetos, cada uno representando a uno de sus muchos personajes. Como Marte Gradivus , o “Marte en Marcha”, la deidad era reverenciada por su presencia en el campo de batalla.

Generales y soldados por igual juraron a Marte Gradivus , prometiendo luchar furiosamente en su nombre. Como Marte Quirino , o “Marte de los Quirites”, fue celebrado como un portador de la paz a través de la guerra y un defensor del hombre común.

También fue Marte Pater y Marte Pater Víctor , o “Marte el Padre” y “Marte el Padre el Victorioso”, títulos que denotan su alto prestigio en la religión romana y entre el pueblo romano.

Los romanos también lo llamaron Mars Ultor , que significa “Marte el Vengador”. Este título creció en popularidad después de las victorias de Octavio sobre los asesinos de César en la Batalla de Filipos en el 42 a.C.

Esta era sólo una de las formas en que los dioses eran usados con fines políticos. Finalmente, Marte fue Marte Augusto, lo que significa algo así como “Marte que es impresionante”. Este calificativo fue usado más tarde por los emperadores romanos para describir su propia omnipotencia asombrosa.

Atributos

Marte controlaba la guerra y las pasiones que la alimentaban. Fue representado como un hombre maduro con barba y pelo rizado, y como un joven con mejillas suaves.

Se le mostraba a menudo desnudo, tal vez un signo de las fuerzas crudas y sin adornos que se creía que inspiraba. Cuando estaba vestido, llevaba una capa militar, un casco emplumado y una coraza.

Este último artículo era a menudo adornado con la gorgoneion , una cabeza de medusa que se pensaba que protegía del mal.

Su arma era la lanza, que se envolvía en un laurel para simbolizar la paz. Este simbolismo hablaba del estatus de Marte como el dios que trajo la paz a través de la guerra.

Familia

Marte era el hijo de Júpiter y Juno, el rey y la reina de las deidades romanas. Los hermanos de Marte incluían a Bellona, diosa de la guerra, Vulcano, dios de la metalurgia y la forja, y Juventus, diosa de la juventud. Marte también tuvo muchos medio hermanos gracias a las indiscreciones de su padre.

Estos medio hermanos incluían a Mercurio, dios mensajero del comercio y la comunicación, Proserpina, la hija de Ceres famosa por haber sido secuestrada por Plutón, y Minerva, diosa de la sabiduría y defensora del estado romano.

Una figura de la masculinidad primitiva, Marte era deseado por muchos. Sus consortes incluían a Bellona y Nerio, ambas diosas de la guerra asociadas a importantes cultos en la Roma temprana.

Es famoso por su larga e ilegítima relación con Venus, la diosa del amor y el deseo sexual. En una tradición separada, Marte se casó con Anna Perenna, la diosa del tiempo y el cambio de los años.

Demostraron ser una pareja ardiente. La pasión de Marte también podía ser violenta, como cuando violó a la Virgen Vestal, Rhea Silvia, una figura de increíble importancia en la fundación de Roma.

Los hijos de Marte a través de estos asuntos fueron muchos. Con la encantadora Venus, Marte produjo niños asociados con una serie de estados emocionales y psicológicos.

Tuvo a Timor y a Metus, dioses del miedo y del terror abyecto. También tuvo a Concordia, la hermana gemela de Timor, que encarnaba las características de la armonía, la paz y la fraternidad.

Marte también tuvo un grupo de niños conocidos como los Cupidos, criaturas aladas que simbolizaban y controlaban varios aspectos del amor y el deseo erótico.

Marte también fue el padre de Rómulo y Remo, que fueron concebidos a través de su violación de Rhea Silvia. Su paternidad de los fundadores gemelos de Roma hizo de Marte el progenitor del pueblo romano.

Dios romano Marte

Mitología

Nacimiento y orígenes

Aunque Marte era considerado generalmente como el hijo de Júpiter y Juno, otra versión de su mitología lo proyectaba como el hijo de Juno solamente. Según la historia (contada por Ovidio en el Fasti ), Juno resentía el hecho de que Júpiter había dado a luz a Minerva sin necesidad de una madre.

Minerva había sido concebida por Júpiter y el Titán Metis, pero cuando Júpiter se tragó a la Metis embarazada, una Minerva completamente desarrollada salió de su frente.

Buscando venganza contra Júpiter, Juno viajó al reino de Flora, una diosa de las flores, la primavera y la fertilidad. Allí, Juno expuso sus quejas e imploró a la diosa por ayuda:

“Mi dolor”, dice ella, “no debe ser aliviado con palabras”. Si Júpiter se ha convertido en un padre sin el uso de una esposa, y une ambos títulos en su única persona, ¿por qué debería desesperarme por convertirme en una madre sin marido, y por dar a luz sin contacto con un hombre, suponiendo siempre que soy casta? Probaré todas las drogas del mundo y exploraré los mares y las profundidades del Tártaro”.

Flora aceptó, dándole a Juno una flor especial que embarazó a las criaturas femeninas sin necesidad de un macho. Juno la probó en una ternera estéril, que inmediatamente dio a luz a un ternero. Convencida de su poder, usó la flor en sí misma y concibió a Marte.

Lusty Mars

Un tema recurrente en la mitología de Marte fue el asunto que tuvo con Venus. Aunque Vulcano y Venus tuvieron un matrimonio infeliz, Vulcano tomó cualquier aventura que Venus pudiera tener como una gran ofensa.

Cuando Mercurio vio a Venus haciendo el amor con Marte en el lecho matrimonial de Vulcano, rápidamente informó al cornudo dios.

Aunque Vulcano estaba enfurecido, no actuó inmediatamente. Esperó pacientemente, y planeó su venganza. En su taller, Vulcano fabricó una red de material tan fina que no se podía ver a simple vista. Luego puso la trampa colocando la red sobre su cama.

La siguiente vez que Marte y Venus hicieron el amor, quedaron atrapados en la red y no pudieron moverse. Vulcano entonces reunió a los dioses para presenciar la escena, y juntos se burlaron de los amantes desnudos.

Otra historia muy conocida (y similar) también presentaba a Marte en una desafortunada aventura amorosa. La historia (que viene de nuevo del Fasti de Ovidio) comenzó con Marte enamorándose de Minerva, la diosa de la sabiduría y del estado romano, que mantuvo su virginidad.

No es alguien que se desanime por los deseos de una virgen, Marte persiguió a la diosa de todos modos, sin éxito.

Minerva reprendió sus avances, enviando a Marte a buscar la ayuda de Anna Perenna, una diosa del tiempo. Mientras Anna Perenna accedió a ayudar a Marte a ganar el afecto de Minerva, secretamente planeó hacer suyo al atractivo dios de la guerra.

Poniendo su plan en marcha, Anna se disfrazó de Minerva y ofreció su mano en matrimonio a Marte, quien aceptó con entusiasmo. Después de formalizar el matrimonio, Anna se reveló a Marte, que estaba muy disgustado. No sólo había perdido a Minerva, sino que también había sido engañado en un matrimonio no deseado.

Dios Marte

Marte y la fundación de Roma

Según los relatos mito-históricos de la fundación de Roma, Marte fue el padre de los gemelos Rómulo y Remo. Mientras que esta historia tenía innumerables variaciones, su núcleo siempre fue el mismo.

Después de que Eneas y su banda de refugiados llegaran a las costas italianas, estableció una comunidad que eventualmente llegó a ser conocida como el reino de Alba Longa. Uno

de los reyes de Alba Longa fue Numitor, un monarca sabio y justo. Sin embargo, su reinado se interrumpió cuando fue derrocado por su malvado hermano Amulio.

Con la esperanza de romper el linaje real de Numitor, Amulio obligó a la hija de su hermano, la bella y virtuosa Rhea Silvia, a convertirse en virgen vestal; esta posición conllevó un voto de abstinencia.

Ya sea por lujuria o por el deseo de perpetuar el linaje de Numitor, Marte visitó a Rhea Silvia cuando estaba durmiendo y la violó. Durmiendo profundamente, Rhea Silvia soñó que plantaba semillas que crecían en dos árboles.

Con el tiempo, estos árboles crecieron lo suficiente para cubrir el mundo entero. Cuando despertó, Rhea Silvia descubrió que estaba embarazada de gemelos, que serían conocidos como Remus y Rómulo.

Temiendo que los gemelos pudieran desafiar su reclamo de Alba Longa, Amulio ordenó que fueran ejecutados inmediatamente.

Cuando el verdugo se puso a trabajar, se apiadó de los gemelos y los envió al río Tíber en una cesta. Los gemelos finalmente descansaron en un lugar que se convertiría en Roma y fueron cuidados por una loba.

Marte y la religión del estado romano

Marte fue un accesorio de la religión romana y una figura clave en el panteón romano. En los primeros días del estado romano, Marte era considerado como una especie de segundo al mando de Júpiter y ocupaba un lugar formal en la Tríada Arcaica (de Marte, Júpiter y Quirino), que se pensaba que supervisaba la prosperidad romana.

Con el tiempo, la posición de Marte en el triunvirato gobernante fue suplantada por Minerva, que encarnaba un aspecto muy diferente de la guerra. Donde Marte inspiró el coraje varonil y la sed de sangre en la batalla, Minerva inspiró el pensamiento táctico y estratégico necesario para conquistar las poderosas potencias mediterráneas como Cartago, Macedonia y Epiro.

Todas estas potencias cayeron ante Roma en los primeros siglos antes de Cristo.

A Marte se le concedió el respeto debido a una deidad de su alto cargo. Se celebraron festivales en su honor en marzo y octubre, que marcaron, respectivamente, el comienzo y el final de la campaña.

Fue honrado especialmente en marzo (un mes que lleva su nombre) con una serie de festivales, incluyendo el “dies natales” de Marte (“cumpleaños”) el 1 de marzo, el Equirria del 14 de marzo, el Mamuralia del 15 de marzo, el Agonium Martiale del 17 de marzo, y el Tubilustrium del 23 de marzo.

En este último festival, los ejércitos que partían eran limpiados ritualmente para sus próximas batallas.

Marte era festejado en todas las ocasiones militares y celebraciones de la victoria. El botín de guerra también se le presentaba durante las procesiones militares de celebración que se abrían paso por las calles de Roma.

Los romanos típicamente ofrecían carneros y toros a Marte como sacrificios, o hostiae . En ocasiones especiales, Marte fue honrado con suovetaurilia – una ofrenda triple de sacrificio de cerdo, carnero y toro. También se le conocía por recibir sacrificios de caballos, y fue la única deidad romana que fue honrada así.

Cultura pop

Marte ha sobrevivido en el léxico popular gracias a los diversos elementos culturales que llevan su nombre. Los romanos le dieron su nombre al cuarto planeta desde el Sol-Marte.

El gran planeta rojo simbolizaba acertadamente la ardiente pasión del dios. Marte fue también la fuente del nombre de Marzo, que en latín se conocía como Martius.

Durante muchos siglos, marzo fue el primer mes del año lunar romano. Sin embargo, esto terminó con las reformas calendrales del siglo II a.C., cuando se convirtió en el tercer mes del año (posición que aún mantiene).

Mientras que el homólogo griego de Marte, Ares, ha sido destacado en los medios de comunicación populares, Marte ha permanecido en gran medida sin representación.

Referencias

Notas a pie de página

  1. Ovidio, Fasti, traducido por James Frazer, Libro V: 229-261.