El poderoso Júpiter era la suprema deidad del panteón romano, un dios de cielos y los truenos, y el campeón del pueblo romano. Sus símbolos eran el roble y el águila.

La suprema deidad del panteón romano, el poderoso Júpiter era un dios del cielo y del trueno cuyos símbolos eran el roble y el águila. Gobernaba como miembro dominante de un triunvirato llamado la Triada Capitolina, que incluía a su consorte Juno y a su hija Minerva.

Júpiter tenía muchas similitudes con Zeus, el rey de las deidades griegas de las que estaba adaptado.

A diferencia de Zeus, sin embargo, Júpiter estaba explícitamente ligado a una entidad política específica: Roma. Desde el gran templo erigido en su honor en la Colina Capitolina de Roma, Júpiter presidía el estado y su imperio en constante expansión.

Como resultado, los romanos enfatizaron la adoración de Júpiter por encima de todos los demás dioses. Se pensaba que las bendiciones de Júpiter aseguraban sus victorias y mantenían la hegemonía sobre sus rivales.

La adoración de Júpiter fue formalizada por el estado romano a lo largo de su existencia.

Lo que se sabe del mito de Júpiter no vino a través de las narraciones en las que juega un papel, sino de las formas en que su culto fue observado por los romanos. Como otras figuras de la mitología romana, se creía que Júpiter era un actor crítico en la historia romana.

En consecuencia, su naturaleza y sus atributos se transformaron a fin de mantenerse al día con los cambios históricos más amplios en el estado romano.

A finales del siglo I a.C., la centralidad de Júpiter en el estado fue eclipsada por los cultos dedicados a la adoración de emperadores deificados.

Etimología

En latín, el nombre “Júpiter” se solía traducir como Iūpiter o Iuppiter (el carácter “j” no formaba parte del antiguo alfabeto latino y se añadió en la Edad Media). El nombre surgió de dos raíces.

Una era la palabra protoindoeuropea dyeu- (la misma raíz del nombre “Zeus”!) , que significa “cosa brillante”, “cielo” o “día” (como en el latín para día muere ); la otra era pater , una palabra compartida por el griego y el latín que significa “padre”.

De acuerdo con estas convenciones de nombres, Júpiter fue a veces llamado Diespiter o Dispiter .

Además, Zeus se llamaba Zeu Pater en griego, y los hablantes de sánscrito usaban el término Dyaus pitar (padre de los cielos) para referirse al dios del cielo. Todo esto apunta a un arquetípico “padre del cielo” en lo profundo de la historia de los pueblos de habla indoeuropea, cuya identidad fue localizada por las culturas que se escindieron con el tiempo.

Júpiter era conocido por varios epítetos. Por traer la victoria, era Iuppiter Elicius , o “Júpiter que trae”, y por invocar el rayo, era Iuppiter Fulgur , o “Júpiter relámpago”.

Para traer luz e iluminación a todas las cosas, era Iuppiter Lucetius , o “Júpiter de la luz”, así como Iuppiter Caelestis , o “Júpiter de los cielos”.

Sobre todo, era Iuppiter Optimus Maximus : “Júpiter, el mejor y más grande”.

Atributos

Como dios del cielo, Júpiter ordenaba relámpagos, truenos y tormentas. Como Zeus, empuñaba los rayos como armas. Como corresponde a su papel de rey de los dioses, Júpiter era comúnmente representado sentado en un trono y sosteniendo un cetro real y un bastón.

Sin embargo, en lugar de tomar parte activa en las batallas, se imaginaba que Júpiter las supervisaría y controlaría.

Más que cualquier otra deidad, Júpiter mantenía el destino del estado romano en la balanza. Para apaciguarlo, los romanos ofrecían sacrificios y hacían juramentos sagrados en su honor. La fidelidad con la que hacían las ofrendas de sacrificio y mantenían sus juramentos informaba el porte de Júpiter.

Los romanos llegaron a creer que el éxito de su imperio mediterráneo podía ser atribuido a su devoción única a Júpiter.

A través del águila, Júpiter también guió la toma de los auspicios, la práctica de adivinación por la cual los augures trataban de descifrar los presagios y predecir el futuro observando el vuelo de los pájaros (palabras como “auspicioso” y “desfavorable” provienen de esta práctica).

Debido a que el águila era el animal sagrado de Júpiter, los romanos creían que el comportamiento del pájaro comunicaba su voluntad.

Los presagios adivinados a través del comportamiento de las águilas se consideraban los más reveladores.

Familia

Júpiter era el hijo de Saturno, el dios del cielo que precedió a Júpiter, y Ops (u Opis), diosa de la tierra y el crecimiento. Sus hermanos eran Neptuno, dios del mar, y Plutón, dios del inframundo y la riqueza (los metales, la base de la moneda y la riqueza romana, se encontraban bajo tierra).

Entre sus hermanas se encontraban Ceres, diosa de la fertilidad que controlaba el crecimiento de los granos, Vesta, diosa del hogar y la casa, y Juno, diosa materna asociada al matrimonio, la familia, la tranquilidad doméstica y la luna.

Júpiter estaba casado con su hermana Juno, quien sirvió como la contraparte romana de Hera. Entre sus hijos estaban Marte, el dios de la guerra que jugó un papel importante en la fundación de Roma, y Bellona, una diosa de la guerra.

Otros niños eran Vulcano, el dios del fuego, la metalurgia y la forja, y Juventus, una diosa joven que supervisaba la transición de la infancia a la edad adulta y que estaba asociada con la vigorización y el rejuvenecimiento.

Aunque el corpus mítico romano carecía de las historias de lucha marital que tan a menudo definían la relación de Zeus y Hera, estaba claro que Júpiter le era infiel a Juno. Las historias anecdóticas contaban las muchas infidelidades de Júpiter y los niños que resultaron de ellas.

Con Maia, la diosa de la tierra y la fertilidad (que puede haber prestado su nombre al mes romano Maius , o mayo), Júpiter tenía a Mercurio, el dios mensajero del comercio, los comerciantes, la navegación y los viajes.

Con Dione, engendró a Venus, diosa del amor y del deseo sexual (aunque otras historias la tenían emergiendo de la espuma del mar, como la griega Afrodita).

Con su hermana Ceres, Júpiter tuvo a Proserpina, una importante figura culta asociada a los ciclos de decadencia y renacimiento, tal como Perséfone lo fue para los griegos. Finalmente, con Metis, a quien violó, Júpiter tuvo a Minerva.

Dios Romano Júpiter

Mitología

En general, la mitología romana carecía de una rica tradición narrativa. Como tal, poco existe en el camino de las historias épicas que explican el orden del universo y los orígenes de la humanidad.

Esto también es cierto para Júpiter, cuyo mito se construyó no en torno a las historias que lo presentaban como personaje principal, sino en torno a las formas en que los romanos observaban a su deidad principal y explicaban su lugar en su historia.

Orígenes

Los orígenes de Júpiter fueron en gran parte idénticos a los cuentos de la creación de Zeus. Antes de Júpiter, Saturno reinaba supremo como el dios del cielo y del universo. Por supuesto, no siempre había sido así.

Antes de Saturno, su padre Caelus (que significa “cielo”) gobernaba, pero Saturno derrocó a su padre y tomó el control de los cielos para sí mismo.

Después de que Saturno se casó con Ops y la embarazó, se enteró de una profecía que predijo su caída a manos de uno de sus hijos. Para evitar que el usurpador viera la vida, se tragó los primeros cinco hijos que salieron del vientre de Ops.

Cuando el último niño finalmente salió, Ops lo escondió y le dio a Saturno una roca vestida con pañales en su lugar. Un desprevenido Saturno devoró toda la roca.

Lo que siguió fue el peor caso de indigestión en la historia de la mitología. Incapaz de digerir la roca, Saturno la regurgitó, junto con los cinco niños que se había tragado: Ceres, Juno, Neptuno, Plutón y Vesta.

Júpiter, mientras tanto, había estado planeando la inminente muerte de su padre. Con la ayuda de sus hermanos y hermanas, derrotó a Saturno y tomó el control del cosmos.

Júpiter se encontraría más tarde en la misma posición que su padre, Saturno. Después de violar e impregnar a Metis, Júpiter fue presa del temor de que su propio hijo no nacido pudiera derrocarlo.

Para evitar tal destino, Júpiter se tragó a Metis junto con su hijo no nacido. Para sorpresa de Júpiter, el niño no murió, sino que continuó creciendo hasta que se desprendió de su frente y salió al mundo.

Ese niño era Minerva, la diosa de la sabiduría, la previsión y la guerra estratégica; finalmente se convirtió en parte de la Tríada Capitolina gobernante.

Júpiter, Numa y la fundación de Roma

Según la historia mitológica de la fundación de Roma, Numa Pompilio, el segundo rey de Roma, presentó Júpiter a los romanos y estableció los parámetros de su culto.

En los primeros días de Roma, Júpiter gobernó como parte de la Tríada Arcaica, que también incluía a Marte y Quirino, una versión deificada del fundador de la ciudad: Rómulo.

Según las historias de Livio y Plutarco, Numa se enfrentaba a dificultades y coaccionó a dos deidades menores, Picus y Faunas, para que convocasen a Júpiter a la colina del Aventino.

Allí, Numa consultó con el poderoso dios, quien emitió sus demandas con respecto a la ofrenda de sacrificios, conocidas como hostiae .

A cambio de asegurar el culto del pueblo romano, Júpiter enseñó a Numa cómo evitar los rayos, según las exigencias de Numa. La lección sobre rayos de Júpiter probablemente sirvió como una metáfora que simbolizaba su oferta más amplia de protección y apoyo al pueblo romano.

Júpiter, de hecho, selló el pacto con Numa y los romanos enviando desde los cielos un escudo perfectamente redondo, llamado el ancile , un símbolo de protección si alguna vez hubo una.

A su vez, Numa mandó hacer once copias casi idénticas del ancile . Estos doce escudos -conocidos colectivamente como la ancilia – se convirtieron en un símbolo sagrado de la ciudad y un recordatorio duradero del pacto entre Júpiter y Roma.

Júpiter y la Religión del Estado Romano

Con el tiempo, el culto a Júpiter se convirtió en parte de los rituales bien establecidos organizados y supervisados por el estado. Los romanos construyeron un gran templo a Júpiter Optimus Maximus en la Colina Capitolina; una vez completado, fue el más grande de todos los templos romanos.

Según la mitología romana, fue el legendario quinto rey de Roma, Tarquinius Priscus, quien comenzó la construcción del templo, y el último rey romano, Tarquinius Superbus, quien lo terminó en el 509 a.C.

Aunque el templo fue destruido mucho antes de la era moderna, en su época el templo se elevaba sobre el Capitolio.

Una estatua de Júpiter conduciendo un carro de cuatro caballos se podía encontrar en el vértice del templo. Una estatua de Júpiter, pintada de rojo durante las celebraciones, y un altar de piedra llamado Iuppiter Lapis (“la Piedra de Júpiter”), donde los juramentados hacían sus votos sagrados, ambos yacían dentro del templo.

El templo de Júpiter Optimus Maximus sirvió como un lugar de sacrificio donde los romanos ofrecían animales sacrificados (conocido como hostiae ) al poderoso dios. Las hostiae para Júpiter eran el buey, el cordero (ofrecido anualmente en los Idus de Marzo), y la cabra wether o castrada, que se ofrecía en los Idus de Enero.

Para supervisar estas ofrendas, los romanos crearon la posición eclesiástica Flamen Dialis , el sumo sacerdote de Júpiter.

El Flamen Dialis también sirvió como miembro de rango del colegio de Flamencos , un cuerpo de quince sacerdotes que presidían los asuntos de la religión del estado.

Tan reverente era el oficio de Flamen Dialis que sólo los de nacimiento aristocrático, los patricios, podían ocuparlo (los plebeyos, o los de baja cuna, estaban prohibidos).

El Templo de Júpiter Optimus Maximus fue también el destino final de las procesiones militares de celebración conocidas como triunfos. Liderando tales procesiones estaba un triunfador , o general victorioso.

La procesión en sí consistiría en el ejército del triunfador, los prisioneros y el botín, que serpentearía por las calles de Roma antes de terminar en el gran templo.

Allí, la procesión ofrecía sacrificios y dejaba una parte de su botín para Júpiter.

A lo largo de estas festividades, el triunfador llevaría los adornos del propio Júpiter. Cabalgaba en una carroza de cuatro caballos, llevaba una toga púrpura, se pintaba la cara de rojo e incluso llevaba el cetro de Júpiter.

Como escribió Maurus Servius Honoratus en su Comentario sobre las Églogas de Virgilio , “Los generales triunfantes llevan la insignia de Júpiter, el cetro y la toga ‘ palmata,’ también conocida como “en el abrigo de Júpiter”, mientras miran con el color rojo de la tierra embadurnado en su cara”.

Se pensaba que el triunfador encarnaba literalmente al dios mientras cabalgaba hacia el templo de Júpiter.

El Culto de Júpiter prosperó en Roma desde su fundación, popularmente fechada en el siglo VIII a.C., hasta al menos el siglo I a.C. El culto se desvaneció con la caída de la República y el ascenso del Imperio.

Durante este tiempo, el estado redirigió el entusiasmo religioso popular de los antiguos dioses a los emperadores romanos deificados. Para cuando los primeros emperadores abrazaron el cristianismo en el siglo IV DC, la mitología de Júpiter y el panteón romano habían caído totalmente en desgracia.

Cultura pop

En tiempos modernos, Júpiter era más conocido por prestar su nombre al quinto planeta del sol, el más grande de nuestro sistema solar.

Los lectores también pueden haber canalizado involuntariamente a Júpiter pronunciando la popular exclamación “¡Por Júpiter!”

Otra versión del nombre de Júpiter, Júpiter fue visto como una exclamación más aceptable para los cristianos piadosos, que temían usar el nombre de su propio dios en vano.

Sin embargo, en la mayoría de las culturas populares se ha preferido a Zeus en lugar de Júpiter, en consonancia con la preferencia cultural más amplia de las deidades griegas sobre las romanas.

Referencias

Bibliografía

  1. “Júpiter”. Diccionario de Etimología en línea . www.etymonline.com/word/jupiter.
  2. Colaboradores de Wikipedia. “Júpiter (mitología)”. Wikipedia . https://es.wikipedia.org/wiki/Jupiter_(mitología).