El dios romano del vino y la viticultura, Baco era conocido como el inductor de la embriaguez, el éxtasis religioso y los estados frenéticos de creatividad.

El dios romano del vino y la viticultura, Baco era el portador del éxtasis e inductor de estados frenéticos como la creatividad y la devoción religiosa.

También conocido como Eleutherios (“liberador”, en griego), Baco representaba los aspectos espontáneos y desenfrenados de la vida. Los romanos creían que Baco operaba induciendo un estado de embriaguez en sus vasos; este estado liberaba a los embriagados de las convenciones sociales y permitía nuevas formas de pensar y actuar.

La figura de Baco surgió de la mezcla de dos deidades distintas: Dionisio, una deidad griega que prestó su mitología a Baco en el siglo II A.C., y Liber (“El Libre”), un dios italiano del vino que más tarde aparecería como parte de la tríada “plebeya” del Aventino.

En última instancia, la versión romana de Baco era un amante desenfrenado de la juerga que daba vino y concedía la embriaguez a todos los que lo deseaban.

Etimología

El nombre latino “Baco” descendía de la palabra griega Bakkhos , un epíteto del dios Dionisio. Esa palabra Bakkhos se derivaba a su vez del término bakkheia, una palabra griega utilizada para describir el estado frenético y extático que el dios producía en las personas.

Al apropiarse del nombre “Baco”, entonces, los latinos reclamaban un aspecto de Dionisio para su propio dios.

“Baco” también podría estar relacionado con la palabra latina bacca , que significa “una baya” o “el fruto de un árbol o arbusto”. En este contexto, tal palabra podría referirse a las uvas, el ingrediente clave del vino.

Atributos

El dios del vino, el gran juerguista, y el parangón de la embriaguez (entre otros títulos), Baco era la deidad que otorgaba los dones de la embriaguez y los estados alterados a la humanidad.

Controló el crecimiento de las vides y guió a los viticultores a través del proceso de elaboración del vino.

Baco siempre fue representado como un joven que normalmente no tenía barba y a menudo estaba borracho. A veces llevaba un tirso – una vara herida con hiedra y cubierta de miel.

Familia

En las tradiciones mitológicas que lo rodean, Baco nació dos veces. Su primer padre fue Júpiter, y su primera madre fue Proserpina, la hija de Ceres que fue famosa por haber sido secuestrada por Plutón. Baco renació más tarde con la ayuda de Júpiter y Sémele, una mujer a menudo descrita como su segunda madre.

Como hijo de Júpiter, Baco estaba directamente relacionado con muchas deidades romanas. Sus tías y tíos incluían a Ceres, Juno, Vesta, Plutón y Neptuno, mientras que sus hermanos incluían a Mercurio, Vulcano, Minerva e incluso su madre Proserpina.

Mitología

En la mitología romana, las historias de Baco no eran tan comunes ni tan ricamente contadas como las de Dionisio en las tradiciones griegas.

El nacimiento y el renacimiento de Baco

La mitología de Baco se centra en su nacimiento, muerte y su improbable renacimiento a través de la figura del mortal Sémele. El primer nacimiento ocurrió de manera convencional para los dioses.

Júpiter se enamoró de Proserpina, que era presentada como la hija del gran rey de los dioses.

Asumiendo la forma de una serpiente, Júpiter se deslizó al Inframundo e hizo el amor con Proserpina. Durante este encuentro, concibieron un niño:

Baco. En la tradición romana, esta primera encarnación del dios se llamaba Liber.

Este detalle era un reconocimiento al dios italiano del vino al que los romanos adoraban antes de adoptar el culto a Dionisio.

Baco (o Liber) fue uno de los primeros dioses romanos que luchó en la catastrófica lucha conocida como la Titanomacía. Esta lucha enfrentó a los parientes de Júpiter contra los defensores de este padre, Saturno. En una de las batallas épicas del conflicto, Baco fue asesinado y su cuerpo fue hecho pedazos.

Con un corazón pesado, Júpiter recogió los restos de su hijo y puso el corazón destrozado de Baco en una poción. Júpiter entonces le dio la mezcla a Semele, la esposa mortal del rey de Tebas, quien rápidamente la bebió y quedó embarazada.

Sin embargo, antes de que pudiera dar a luz, Semele fue asesinada por la traición de Juno. La siempre celosa esposa de Júpiter se las arregló para atraer a Semele a desear sexualmente a Júpiter. Como Cayo Julio Hyginus escribió en su Fabulae :

Liber, hijo de Júpiter y Proserpina, fue desmembrado por los Titanes, y Júpiter le dio su corazón, hecho pedazos, a Sémele en un trago. Cuando quedó embarazada por esto, Juno, cambiándose para parecerse a la enfermera de Semele, Beroe, le dijo: “Hija, pídele a Júpiter que venga a ti como viene a Juno, para que sepas qué placer es dormir con un dios. A sugerencia suya, Semele hizo esta petición a Júpiter, y fue golpeada por un rayo. Tomó a Liber de su vientre, y se lo dio a Nysus para que lo cuidara.

El giro de Ovidio

Una variante de este mito se encontró en las Metamorfosis de OvidioEn esta versión, Juno engañó de manera similar a Sémele para que quisiera a Júpiter.

Sin embargo, cuando Júpiter vino a satisfacer a Semele, el mortal no pudo soportar los abrazos del dios:

La dama mortal, demasiado débil para comprometerse…
Los relámpagos y la furia de los truenos…
Consum’d en medio de las glorias que deseaba,

Y en el terrible abrazo expirado.

Cuando Semele murió, Júpiter tomó el creciente Baco de su vientre y cosió al niño en su muslo, donde fue alimentado para el resto de su desarrollo.

El bebé emergió algún tiempo después y fue criado en compañía de ninfas cerca del Monte Nysa. Ovidio describió estos eventos en detalle:

Pero, para preservar su descendencia de la tumba…
Júpiter lo llevó a fumar desde el maldito vientre:

Y, si en los cuentos antiguos podemos confiar,

Encerrado el bebé abortivo en su muslo.
Aquí cuando el bebé tenía todo su tiempo cumplido,

Ino primero lo tomó como su hijo adoptivo.
Entonces los Niseos, en su morada oscura,

Las enfermeras secretamente ordeñaron al próspero Dios.

Dios Baco

Baco y la Religión del Estado Romano

Baco se inauguró en la religión estatal romana con la adopción del culto al misterio de Dionisio (o el griego Bakkhos ) a finales del siglo III a.C. La iteración romana de Baco fue una consecuencia y reencarnación de Liber, un antiguo dios romano del vino.

Liber era miembro de la Tríada del Aventino, un trío de culto popular entre los romanos de bajo nivel social.

La muerte y el renacimiento de Dionisio resultaron convenientes, ya que permitieron a los romanos explicar el derrocamiento de Liber y la importación de Baco de una manera que se ajustaba a la mitología establecida.

El principal festival celebrado en honor a Baco fue la infame Bacchanalia . Aunque los detalles específicos que rodean a la Bacanalía son escasos – en parte debido a la falta de fuentes, y en parte debido a las distorsiones de los antiguos autores como Livy, que escandalizó los cultos báquicos – los festivales eran conocidos por presentar la bebida, los jolgorios y las fiestas, entre otras actividades.

Los festivales de la bacanal se celebraban a menudo en el campo, lejos de la vida antinatural y dura de la ciudad.

Se celebraban varias veces al año versiones del festival en el sur de Italia y, tras su conquista, en el Cercano Oriente y en las regiones griegas del Imperio Romano.

Cultura pop

Aunque Baco rara vez ha aparecido en la cultura popular moderna, su reputación ha sobrevivido gracias a su asociación con las bacanales y las fiestas del corredor de bacalao que llevan el nombre del dios del vino.

Referencias

Bibliografía

  1. Hyginus, Gaius Julius. Fabuloso . Traducido por Mary Grant. Texto de Topos. Accedido el 3 de noviembre de 2019. https://topostext.org/work/206.
  2. Ovidio. Metamorfosis . Traducido por Samuel Garth, John Dryden, et al. El Archivo de Clásicos de Internet. Accedido el 4 de noviembre de 2019. http://classics.mit.edu/Ovid/metam.3.third.html.