Un parangón de fuerza y virilidad masculina, Thor era el dios nórdico del trueno y el rayo. Blandiendo el martillo Mjölnir, era el más feroz de los guerreros.

Un parangón de fuerza y virilidad masculina, el dios de la tormenta Thor era la más feroz de las deidades nórdicas. Era hijo de Odín, el “todopadre”, y miembro de la tribu de dioses de Aesir.

Entre sus muchas habilidades, Thor comandaba las tormentas y la lluvia, y traía relámpagos y truenos.

Debido a su prodigioso apetito sexual y su aptitud para embarazar mujeres, Thor también fue asociado con la fertilidad.

Empuñaba un martillo de guerra llamado Mjölnir, y se creía que era pelirrojo y con barba roja.

Valiente, poderoso y justo, Thor encarnó plenamente el arquetipo de héroe. Donde Odín y Loki se escabullían y maquinaban, Thor enfrentaba sus problemas con un martillo en la mano y violencia en el corazón. Cuando una bestia temible o un astuto jötunn amenazaba su paz, los dioses generalmente acudían a Thor para que interviniera.

Thor era una figura extremadamente popular y una de las primeras deidades atestiguadas en el panteón nórdico. Se encontraron referencias a Thor que se remontan al siglo I d.C., cuando los escritos romanos se referían a él como Júpiter.

Las reliquias que representaban a Thor y su martillo estaban entre los artefactos arqueológicos más comunes encontrados en el norte de Europa.

Su culto prosperó durante el período vikingo de la historia del norte de Europa (ca. 800 a 1100 CE), y su tradición sobrevivió en las tradiciones populares de los modernos hablantes de lengua germánica.

Etimología

El nombre “Thor” ( Þórr en el nórdico antiguo, thunar en sajón antiguo) significaba “trueno”, y era una referencia obvia al supuesto control del dios sobre el fenómeno.

Cuando los pueblos germánicos adoptaron el calendario romano en los primeros siglos de la Era Común, reemplazaron el día llamado dies Iovis (“el día de Júpiter”) por Þonares dagaz , o el día de Thor. En el inglés moderno, este nombre sobrevive como “jueves”.

Entre los muchos epítetos que describían a Thor estaban Atli (“el terrible”), Björn (“el oso”), Einriði (“el que cabalga solo”), ” una referencia a la tendencia de Thor a actuar por su cuenta), Harðhugaðr (“corazón valiente” o “alma feroz”) y Vingthor (“el lanzador de truenos”).

Atributos

Por encima de todo, Thor era valiente, fuerte y feroz. Thor, en verdad, amaba la lucha y rara vez pasaba la oportunidad de participar en ella.

Thor llevaba un cinturón mágico llamado Megingjörd (literalmente “cinturón de poder”) que se decía que doblaba su ya considerable fuerza.

El arma principal de Thor era el Mjölnir (“molino” o “triturador”), un terrible martillo de guerra fabricado por los enanos en sus cavernas subterráneas. Además de escupir rayos y arrasar con obstáculos y enemigos, Mjölnir también podía resucitar a los muertos, aunque aparentemente sólo en ciertos casos.

Para poder empuñar su poderoso martillo, Thor usaba guantes de hierro llamados Járngreipr (“pinzas de hierro”).

Aunque estos tres artículos eran los más asociados con el dios del trueno, Thor también poseía un bastón conocido como Grídarvölr; sin embargo, rara vez lo usaba.

Thor se hizo compañía de sus dos sirvientes, los gemelos Thjálfi y Röskva. Montaba en un carro tirado por las cabras Tanngrisnir y Tanngnjóstr. Sorprendentemente, Thor sacrificaba regularmente las cabras y se las comía, sólo para resucitarlas con Mjölnir y así poder seguir tirando de su carro y llenar su estómago.

El reino de Thor era el campo Þrúðvangr en Asgard, donde construyó su salón de roble, Bilskirnir. Se decía que el edificio era el más grande jamás construido y contaba con un total de quinientas cuarenta habitaciones.

Dios Thor

Familia

Thor era el hijo de Odín, el jefe de las deidades de Aesir y el más alto de todos los dioses. Aunque su madre era conocida como Jord (“tierra”), Hlödyn, o Fjörgyn, en todos los casos se la identificaba como un gigante, haciendo a Thor medio jötunn. La herencia de Thor proporcionó un interesante contraste con su notoria enemistad con los jötnar.

A través de Odín, Thor tuvo muchos medio-hermanos prominentes incluyendo a Baldur, Váli y Vidarr. Otros medio hermanos incluían a Tyr, Heimdall, Bragi y Hodr.

En la plenitud de su hombría, Thor se casó con Sif de pelo dorado, una diosa asociada con la fe, la familia y la fertilidad.

Con Sif, Thor tuvo una hija conocida como Thudr, que puede haberse convertido en valkryie. Fuera de su matrimonio, Thor tenía una amante habitual, Járnsaxa.

Con su amante Jötunn, Thor tuvo un hijo llamado Magni (“fuerza”). También tuvo muchos amantes casuales y aventuras de una noche. Al menos uno de estos encuentros produjo un hijo, Módi (“coraje”), aunque la madre del chico no fue identificada en ningún texto nórdico superviviente.

Mitología

Probablemente la más aventurera de las deidades nórdicas, Thor tenía una mitología llena de hazañas y aventuras. Tales aventuras incluían la lucha con monstruos asquerosos, el viaje a tierras lejanas, e incluso vestirse de mujer.

Orígenes

La mitología nórdica rara vez proporcionó detalles sobre la infancia y las primeras vidas de sus principales deidades. Thor siguió este patrón, y emergió en las fuentes como un dios completo con todo su repertorio de poderes a su disposición.

Sin embargo, algunos detalles históricos sirvieron para iluminar el surgimiento de Thor como un dios del pueblo germano.

Las primeras menciones de Thor fueron encontradas en fuentes romanas. Allí, Thor fue identificado como Júpiter o Júpiter, el dios romano de la fuerza que lanzaba rayos (Júpiter estaba, a su vez, basado en el dios griego Zeus).

Los romanos se referían comúnmente a los dioses de los extranjeros por los nombres de las deidades romanas que más se aproximaban a sus características.

Los romanos tenían razón al notar las similitudes. Una mirada más profunda a las religiones europeas, del Cercano Oriente e incluso del Asia meridional ha revelado notables similitudes entre Thor y otras deidades que se agitan con el trueno, como el dios celta Taranis y la deidad védica Indra.

Cualquiera que sea su origen en el mito nórdico, Thor apareció históricamente como una variante local de una deidad indoeuropea arquetípica cuyos orígenes se remontan al segundo milenio antes de Cristo.

Mjölnir, el Martillo de Thor

La historia de cómo Thor consiguió su martillo fue contada en el Skáldskaparmál de Snorri Sturluson de la Prosa Edda, y comenzó con las típicas payasadas de Loki, que maliciosamente le cortó todo el pelo dorado a Sif.

Comprensiblemente enfadado por este desaire, Thor “se apoderó de Loki, y le habría roto todos los huesos”.

Sin embargo, Loki prometió hacer las paces viajando a Svartalfheim, el hogar de los enanos situado en las cavernas bajo tierra (los enanos perecían a la luz del sol, y por lo tanto siempre se escondían bajo tierra). Allí, Loki encontraría a los maestros constructores de los enanos y les pediría que construyeran una nueva cabellera para Sif.

Fiel a su palabra, Loki viajó a la casa de los enanos y encontró a los hijos de Ivaldi, maestros artesanos que le hicieron el pelo a Sif y otras dos obras maestras: el barco irrompible Skidbladnir, y la lanza mortal Gungnir.

Sin embargo, Loki no regresó a los dioses todavía, porque vio una oportunidad e ideó un plan inteligente.

Buscó a los hermanos enanos Brokkr y Sindri y se burló de ellos, afirmando que nunca podrían crear algo tan perfecto como las creaciones de los hijos de Ivaldi.

Mordiendo el anzuelo, los hermanos se pusieron a trabajar y volvieron con tres obras maestras propias. Estaba Gullinbursti, un jabalí de pelo dorado que podía brillar en la oscuridad, correr a través de cualquier sustancia y viajar más rápido que los caballos.

Estaba Draupnir, un anillo de oro que brotaba ocho anillos idénticos cada nueve noches.

Por último, pero no menos importante, estaba Mjölnir, la trituradora. Cuando Loki regresó a Asgard, le dio el nuevo cabello de Sif y Mjölnir a Thor. El martillo era pesado, y sólo el dios del trueno tenía la fuerza para blandirlo. Los otros premios que Loki repartió entre Odín y Freya.

Thor, el travestido

Una de las aventuras más embarazosas de Thor fue precipitada por el robo de Mjölnir. En el Thrymskvitha del Edda poético , Thor despertó para encontrar a Mjölnir desaparecido:

Wild era Vingthor cuando se despertó,

Y cuando su poderoso martillo falló…
Se sacudió la barba, su pelo estaba erizado.

Desconcertado, Thor fue a los otros dioses y pidió ayuda. Aceptaron ayudar a Thor en su búsqueda, y Loki, tomando prestada la capa de halcón de Freya, voló para encontrar el martillo perdido. Por fin, Loki lo descubrió en posesión de Thrym, el rey de los jötnar y señor de Jötunheimr.

A cambio del retorno seguro de Mjölnir, Thrym exigió la mano de Freya en matrimonio. Esta fue una propuesta que los dioses encontraron insostenible.

De vuelta en Asgard, Heimdall urdió un plan: los dioses vestirían a Thor como Freya y a Loki como su sirviente. Una vez que estuvieran disfrazados, los dos dioses ganarían el paso a Jötunheimr donde reclamarían Mjölnir.

El orgulloso Thor se opuso a este plan:

“Me gustaría que los dioses llamaran a los hombres…
Si dejo atar el velo nupcial”.

Loki, por otro lado, amaba la idea y finalmente persuadió a Thor para que la aceptara. Los dioses vistieron a Thor con un vestido con gemas, lo adornaron con el preciado collar de Freya, Brísingamen, y cubrieron su rostro con un velo nupcial.

Una vez que todo estuvo listo, Thor y Loki viajaron a Jötunheimr y accedieron al salón de Thrym. Creyendo que Thor era su novia, Thrym le dio la bienvenida a la sala y lo agasajó con comida y bebida.

Vestido como Freya, Thor devoró un buey entero, ocho salmones y tres barriles enteros de aguamiel. Encontrando este burdo comportamiento bastante extraño para la encantadora Freya, Thrym exclamó:

“¿Quién ha visto a una novia que muerde con más fuerza?
Nunca vi una novia con una mordida más amplia.
¡Ni una doncella que bebiera más aguamiel que esto!”

Para entonces, la bebida había hecho a Thrym lujurioso, y se metió bajo el velo para un beso:

Thrym miró bajo el velo, porque anhelaba besar…
Pero atrás saltó a lo largo del pasillo.
“¿Por qué son tan temerosos los ojos de Freyja?

El fuego, me parece, de sus ojos arde.”

Loki, vestido como el sirviente de Freya, saltó para sofocar las sospechas de Thrym. Afirmó que Freya no había dormido en ocho días, tan ansiosa estaba de llegar a la sala del rey. Finalmente, la hermana de Thrym llamó para que la ceremonia de matrimonio comenzara.

Thrym entonces fue a buscar a Mjölnir y lo puso en el regazo de Freya para santificar el matrimonio. Riendo, el “duro” Thor levantó el martillo y asesinó a toda la fiesta de la boda, incluyendo a la hermana mayor de Thrym:

Primero Thrym, el rey de los gigantes, mató,

Entonces toda la gente de los gigantes que él derribó.

la hermana del gigante que él mató.

Thor, el Cazador Jötunn

Como demostró la sombría historia del Thrymskvitha, Thor despreciaba a los jötnar, y a los gigantes sobre todo. Thor desató este odio de nuevo en el Skáldskaparmál cuando se enredó con un gigante llamado Hrungnir.

La historia comenzó cuando Thor estaba lejos en el este matando trolls, uno de sus pasatiempos favoritos.

Odín se encontró con Hrungnir en Jotunheimr y lo desafió a una carrera, cuyo recorrido llevó a los rivales y sus corceles hasta las puertas de Asgard.

Una vez allí, los dioses invitaron a Hrungnir a tomar una copa. Bebió hasta hartarse y se jactó de que derribaría a Valhalla, arrasaría Asgard hasta el suelo, mataría a los dioses y se llevaría a Freya para ser su esposa.

Los dioses pronto se cansaron de sus burlas:

Pero cuando su insolencia dominante se volvió fastidiosa para el señor, llamaron al nombre de Thor. Inmediatamente Thor entró en el salón, blandiendo su martillo, y estaba muy enojado, y preguntó quién había aconsejado que a estos perros de gigantes se les permitiera beber allí.

Thor crió a Mjölnir para que matara a Hrungnir, como no lo haría, pero Hrungnir lo llamó cobarde por golpear a un hombre desarmado. Sintiendo algo de verdad en las palabras del gigante, Thor mostró misericordia y permitió que Hrungnir regresara a Jotunheimr, donde se armó con una enorme piedra de afilar.

En “una ira como la de un dios”, Thors siguió a Hrungnir y lanzó su martillo al gigante desde lejos. En respuesta, Hrungnir lanzó su piedra de afilar a Thor.

Sin embargo, la piedra golpeó a Mjölnir en pleno vuelo y se hizo añicos. Aunque fue golpeada, Mjölnir siguió volando y golpeó al gigante en la cabeza:

Pero el martillo Mjöllnir golpeó a Hrungnir en el medio de la cabeza, y rompió su cráneo en pequeñas migajas.

Aunque Thor golpeó a su oponente, no escapó del encuentro sin sufrir heridas: parte de la piedra de afilar se alojó en su cráneo. Los dioses convocaron a un curandero llamado Gróa, la esposa de Aurvandill “el Valiente”, quien comenzó a extraer la piedra de la cabeza de Thor con éxito.

Para animarla, Thor le contó un cuento sobre su marido Aurvandill. Sin embargo, en lugar de animarla, la historia la entristeció, haciéndola incapaz de completar la obra. Así, la piedra de Hrungnir, según se decía, permaneció en el cráneo de Thor hasta Ragnarök.

En el libro de Gylfaginning de la Prosa Edda , Thor nuevamente evidenció su extremo desagrado por los gigantes, esta vez en el cuento del nacimiento de Sleipnir. Una vez más, Thor estaba en el este cazando trolls cuando un gigante se acercó a los dioses y ofreció construir un palacio capaz de soportar cualquier ataque de los jötnar.

Todo lo que pidió a cambio fue el sol, la luna y la mano de Freya en matrimonio.

Los dioses llegaron a un acuerdo con el gigante en el que se le concedería todo lo que pidiera siempre y cuando terminara la construcción para el primer día del verano. Sin embargo, los dioses nunca tuvieron la intención de conceder los deseos del gigante.

Al acercarse el primer día del verano y el trabajo del gigante se acercaba a su fin, Loki se transformó en una yegua y sedujo al semental del gigante, una bestia magníficamente fuerte cuya ayuda era vital para el trabajo del gigante. Justificadamente enfurecido, el gigante atacó a los dioses, quienes de manera típica apelaron a Thor para que los protegiera.

Sin dejar pasar la oportunidad de matar a los gigantes, Thor se apresuró a ayudarlos e hirió al constructor:

Y enseguida el martillo Mjöllnir se levantó en el aire; pagó el salario de los wright, y no con el sol y la luna.

Jörmungandr, la Némesis

Thor odiaba muchas criaturas, pero ninguna tanto como Jörmungandr, la serpiente marina de Midgard (uno de los Nueve Mundos y el hogar de los humanos). Jörmungandr era uno de los tres monstruosos descendientes de Loki y de la gigantesca Angrboda, siendo los otros el lobo, Fenrir y Hel, que presidía una especie de inframundo, también llamado Hel, donde se reunían las almas de los muertos.

Después del nacimiento de Jörmungandr, Odín arrojó la monstruosidad a los mares que rodean Midgard.

El monstruo eventualmente creció tanto que rodeó completamente Midgard y mantuvo su propia cola en su boca.

Thor y Jörmungandr se enredaron varias veces, pero la historia más famosa se desarrolló a través de múltiples fuentes, incluyendo el Gylfaginning y un poema llamado el Hymiskvida en el Edda Poético.

El encuentro fue parte de una larga y desordenada historia sobre la búsqueda de Thor de un caldero lo suficientemente grande como para fabricar cerveza para todos los dioses. Sabiendo que el gigante Hymir poseía un caldero tan bestial, Thor se dispuso a encontrarlo.

Cuando Thor encontró al gigante, los dos fueron a pescar con Thor usando la cabeza del mejor buey de Hymir como cebo (Hymir lo permitió a regañadientes). Una vez en el mar, Hymir capturó varias ballenas mientras que Thor atrapó nada menos que a la serpiente de Midgard, Jörmungandr. Extático, Thor lanzó la serpiente sobre la cubierta del barco y la aplastó con Mjölnir.

Las fuentes no estaban de acuerdo con lo que pasó después, con el Hymiskvida afirmando que el monstruo se liberó y escapó de nuevo al océano, y el Gylfaginning afirmando que Hymir liberó a Jörmungandr.

De cualquier manera, la serpiente vivió para luchar otro día. La historia concluyó con Hymir atacando a Thor y Thor matándolo a su vez.

La Serpiente en Ragnarök

Thor y Jörmungandr estaban destinados a encontrarse de nuevo durante el Ragnarök, el “destino de los dioses” y el fin de los días para los nórdicos.

Según las predicciones ofrecidas por el völva narrador del Völuspá (también en el Edda poético ), los eventos de Ragnarök comenzarían cuando la serpiente de Midgard soltara su cola de su boca y se retorciera en tierra firme.

Allí se uniría a su hermano Fenrir, quien incendiaría el mundo mientras Jörmungandr llenaba el aire con veneno.

Thor y Jörmungandr se encontrarían por última vez, y mientras Thor estaba destinado a matar a su enemigo, sufriría heridas mortales en el proceso. Thor daría nueve pasos después de derribar la serpiente antes de sucumbir al veneno de la serpiente y morir:

Nueve pasos lleva el hijo de Fjorgyn,

Y, asesinado por la serpiente, sin miedo se hunde.

Cultura pop

En muchos sentidos, la popularidad de Thor persistió desde la era pre-vikinga hasta la actual. Según Joseph Grimm, el folclorista del siglo XIX que popularizó varios mitos germánicos y cuentos de hadas, el folclore sobre Thor era común entre los escandinavos contemporáneos, que creían que su rayo asustaba a los trolls y otras criaturas del jötnar.

Durante el siglo XIX, cuando el mito germánico y escandinavo resurgió para reforzar las agendas nacionalistas, Thor se puso al frente de las culturas nacionales emergentes en los países de Europa occidental y septentrional.

Era comúnmente representado en las pinturas de la época, y escritores y poetas que iban desde Adam Gottlob Oehlenschläger (un danés), a Henry Wadsworth Longfellow (un americano), a Rudyard Kipling (un inglés) utilizaron a Thor como personaje en su literatura.

La popularidad de Thor aumentó en los siglos XX y XXI con la aparición de la franquicia de cómics Marvel y el subsiguiente Universo Cinematográfico Marvel.

Las obras de Marvel se tomaron ciertas libertades para adaptar al dios del trueno a sus mundos ficticios.

Thor, por ejemplo, siempre se destacó por tener el pelo rojo y la barba roja en la mitología nórdica.

En los cómics, Thor fue retratado con pelo y barba rubios, y este aspecto se mantuvo para las adaptaciones cinematográficas del personaje. Además, mientras que Loki fue retratado como el hermano adoptivo de Thor en los productos de Marvel, su relación era menos segura en el mito.

Loki era a menudo retratado como el tío de Thor en la mitología nórdica tradicional, aunque había momentos en que su papel era más ambiguo.

Sin embargo, en muchos sentidos, los cómics y las películas de Marvel se mantuvieron fieles al mítico Thor: era valiente, poderoso y violento. Así también, estaba lleno de cariño por su martillo y enamorado de la cerveza. En otras palabras, Thor mantuvo su estatus de perfecto héroe nórdico.

Referencias

Bibliografía

  1. Sturluson, Snorri. “Gylfaginning”. Prosa Edda . Traducido por Arthur Gilchrist Brodeur. Archivo de textos sagrados de Internet. https://www.sacred-texts.com/neu/pre/pre04.htm.
  2. Sturluson, Snorri. “Skáldskaparmál”. Prosa Edda . Traducido por Arthur Gilchrist Brodeur. Archivo de textos sagrados de Internet. https://www.sacred-texts.com/neu/pre/pre05.htm.
  3. “Thrymskvitha”. Edda poética . Traducido por Henry Adams Bellows. Archivo de textos sagrados de Internet. https://www.sacred-texts.com/neu/poe/poe11.htm.
  4. “Völuspá”. Edda poética . Traducido por Henry Adams Bellows. Archivo de textos sagrados de Internet. https://www.sacred-texts.com/neu/poe/poe03.htm.