En el principio Dios creó el cielo y la tierra y todas las cosas que están en ellos; y por último, dos de la especie humana, Adán y Eva, de quienes descienden las razas.

Y su descendencia se multiplicó entre ellos y se dispersó por toda la tierra.

Pero con el paso del tiempo, las razas de los hombres se volvieron diferentes en la naturaleza: algunos eran buenos y creían en la derecha; pero muchos más se volvieron tras las lujurias del mundo y despreciaron el mandato de Dios.

Por lo tanto, Dios ahogó al mundo en un mar hinchado, y a todos los seres vivos, excepto a los que estaban en el arca con Noé.

Después del diluvio de Noé, ocho de la humanidad permanecieron vivos, que poblaron la tierra; y las razas descendieron de ellos.

Y fue igual que antes: cuando la tierra estaba llena de gente y habitada por muchos, entonces toda la multitud de la humanidad comenzó a amar la codicia, la riqueza y los honores mundanos, pero descuidó la adoración a Dios.

Ahora, en consecuencia, se produjo un hecho tan malo que no quisieron nombrar a Dios; y ¿quién podría entonces contar a sus hijos las poderosas maravillas de Dios? Así sucedió que perdieron el nombre de Dios; y en toda la amplitud del mundo no se encontró al hombre que pudiera distinguir en nada la huella de su Creador.

Pero no fue menos que Dios les concedió los dones de la tierra: riqueza y felicidad, para su disfrute en el mundo; también aumentó su sabiduría, para que conocieran todos los asuntos terrenales, y cada fase de lo que pudieran ver en el aire y en la tierra.

Una cosa que se preguntaron y reflexionaron: lo que podría significar, que la tierra y las bestias y los pájaros tenían una naturaleza en algunos aspectos, y sin embargo eran diferentes en la forma de

la vida. En esto estaba su naturaleza: que la tierra estaba hendida en altos picos de montaña, donde el agua brotaba, y no era necesario excavar más tiempo para buscar agua allí que en los profundos valles; así es también con las bestias y los pájaros: está igualmente lejos de la sangre en la cabeza y los pies.

Otra cualidad de la tierra es que cada año crecen en ella hierbas y flores, y en el mismo año todo ese crecimiento se cae y se marchita; lo mismo sucede con las bestias y los pájaros: los pelos y las plumas crecen y se caen cada año.

Esta es la tercera naturaleza de la tierra, que cuando se abre y se excava, la hierba crece directamente en el suelo que está más arriba en la tierra. Las rocas y las piedras se asemejan a los dientes y huesos de los seres vivos.

Así reconocieron que la tierra era rápida, y tenía vida con alguna forma de naturaleza propia; y comprendieron que era maravillosa en edad y poderosa en clase: alimentaba todo lo que vivía, y tomaba para sí todo lo que moría.

Por lo tanto, le dieron un nombre, y trazaron el número de sus generaciones a partir de ella. Lo mismo, además, aprendieron de sus parientes ancianos: que muchos cientos de años han sido contados desde que la misma tierra fue, y el mismo sol y las estrellas de los cielos; pero los cursos de estos fueron desiguales, algunos con un curso más largo, y otros más corto.

De cosas como estas, se pensó que podría haber un gobernador de las estrellas del cielo, que podría ordenar su curso según su voluntad, y que debe ser muy fuerte y lleno de fuerza.

Esto también era cierto: que si él movía las cosas principales de la creación, debía estar delante de las estrellas del cielo; y vieron que si él gobernaba los cursos de los cuerpos celestes, también debía gobernar el brillo del sol, el rocío del aire y los frutos de la tierra, todo lo que creciera sobre ella; y de igual manera los vientos del aire y las tormentas del mar.

No sabían aún dónde estaba su reino, pero creían que dominaba todas las cosas en la tierra y en el cielo, las grandes estrellas del cielo y los vientos del mar. Por lo tanto, no sólo para contarlo adecuadamente, sino también para recordarlo, dieron nombres de su propia mente a todas las cosas.

Esta creencia suya ha cambiado de muchas maneras, ya que los pueblos se separaron y sus lenguas se separaron unas de otras. Pero todas las cosas las discernieron con la sabiduría de la tierra, porque no les fue dada la comprensión del espíritu; esto lo percibieron, que todas las cosas fueron formadas de alguna esencia.

Cap. II

El mundo se dividió en tres partes: desde el sur, extendiéndose hacia el oeste y bordeando el Mar Mediterráneo, toda esta parte se llamó África, cuya parte sur es caliente, por lo que está reseca por el sol.

La segunda parte, de oeste a norte y bordeando el océano, se llama Európá o Eneá; su parte norte es tan fría que no crece hierba en ella, y ningún hombre habita en ella. Desde el norte y en toda la parte oriental, incluso al sur, se llama Asia.

En esa región del mundo está toda la justicia y el orgullo, y los frutos del aumento de la tierra, el oro y las joyas.

También está el centro de la tierra; y así como la tierra es más hermosa y mejor en todos los sentidos que en otros lugares, también los hijos de los hombres de allí fueron los más favorecidos con todos los buenos dones: la sabiduría y la fuerza del cuerpo, la belleza y toda clase de conocimientos.

Cap. III

Cerca del centro de la tierra se hizo el más bueno de los hogares y lugares de interés que jamás haya existido, que se llama Troya, incluso el que llamamos Turkland. Esta morada fue hecha mucho más gloriosamente que otras, y moldeada con más habilidad de artesanía en múltiples saberes, tanto en el lujo como en la riqueza que había en abundancia. Había doce reinos y un Alto Rey, y muchas soberanías pertenecían a cada reino; en la fortaleza había doce caciques.

Estos caciques estaban en cada parte varonil muy por encima de otros hombres que han estado en el mundo. Uno de los reyes se llamaba Múnón o Mennón; y estaba casado con la hija del Alto Rey Príamo, la que se llamaba Tróán; tuvieron un hijo llamado Trór, al que llamamos Thor.

Fue acogido en Tracia por un cierto duque de guerra llamado Lóríkus; pero cuando tenía diez inviernos le llevó las armas de su padre. Era tan bueno para mirar, cuando venía entre otros hombres, como el marfil que se incrusta en el roble; su pelo era más claro que el oro.

A los doce inviernos tuvo toda su fuerza; luego levantó de la tierra diez pieles de oso de una sola vez; y luego mató al duque Lóríkus, su padre adoptivo, y con él a su esposa Lórá, o Glórá, y tomó en sus manos el reino de Tracia, que llamamos Thrúdheim.

Prosa Edda: Prólogo

Luego fue a lo largo y ancho de las tierras, y buscó cada cuarto de la tierra, superando solo a todos los berracos y gigantes, y a un dragón, el más grande de todos los dragones, y a muchas bestias.

En la mitad norte de su reino encontró a la profetisa que se llama Síbil, a la que llamamos Sif, y se casó con ella. No puedo decir el linaje de Sif; era la más bella de todas las mujeres,

y su pelo era como el oro. Su hijo era Lóridi, que se parecía a su padre; su hijo era Einridi, su hijo Vingethor, su hijo Vingener, su hijo Móda, su hijo Magi, su hijo Seskef, su hijo Bedvig, su hijo Athra (a quien llamamos Annarr), su hijo Ítermann, su hijo Heremód, su hijo Skjaldun (a quien llamamos Skjöld), su hijo Bjáf (a quien llamamos Bjárr), su hijo Ját, su hijo Gudólfr, su hijo Finn, su hijo Fríallaf (a quien llamamos Fridleifr); su hijo era el que se llama Vóden, al que llamamos Odín: era un hombre famoso por su sabiduría y sus logros. Su esposa era Frígídá, a quien llamamos Frigg.

Cap. IV

Odín tuvo una segunda visión, y su esposa también; y de su conocimiento previo encontró que su nombre debía ser exaltado en la parte norte del mundo y glorificado por encima de la fama de todos los demás reyes. Por lo tanto, se preparó para viajar fuera de Turkland, y fue acompañado por una gran multitud de personas, jóvenes y viejos, hombres y mujeres; y tenían con ellos muchos bienes de gran valor.

Y dondequiera que iban por las tierras de la tierra, se hablaba de ellos muchas cosas gloriosas, de modo que se les consideraba más como dioses que como hombres.

No terminaron su viaje hasta que llegaron al norte, a la tierra que ahora se llama Saxland; allí Odín se detuvo por un largo espacio y tomó la tierra en sus manos, a lo largo y ancho.

En esa tierra, Odín estableció tres de sus hijos para que se ocuparan de la tierra. Uno se llamaba Vegdeg: era un rey poderoso y gobernaba en Saxland Oriental; su hijo era Vitgils; sus hijos eran Vitta, el padre de Heingistr, y Sigarr, padre de Svebdeg, a quien llamamos Svipdagr. El segundo hijo de Odín fue

Beldeg, a quien llamamos Baldr: tenía la tierra que ahora se llama Westfalia. Su hijo era Brandr, su hijo Frjódigar, (a quien llamamos Fródi), su hijo Freóvin, su hijo Uvigg, su hijo Gevis (a quien llamamos Gave). El tercer hijo de Odín se llama Sigi, su hijo Rerir. Estos antepasados gobernaron sobre lo que ahora se llama Frankland; y de ahí desciende la casa conocida como Völsungs. De todas ellas surgieron muchas y grandes casas.

Entonces Odín comenzó su camino hacia el norte y llegó a la tierra que llamaban Reidgothland, y en esa tierra tomó posesión de todo lo que le agradaba.

Estableció sobre la tierra a su hijo llamado Skjöldr, cuyo hijo era Fridleifr; y de ahí desciende la casa de los Skjöldungs: estos son los reyes de los daneses.

Y lo que entonces se llamaba Reidgothland se llama ahora Jutlandia.

Cap. V

Después de eso fue hacia el norte, donde la tierra se llama Suecia; el rey de allí se llamaba Gylfi. Cuando el rey se enteró de la llegada de esos hombres de Asia, que se llamaban Æsir, fue a su encuentro, y les ofreció que Odín tuviera en su reino el poder que él mismo ejercía. Y tal bienestar siguió siempre sus pasos, que en todas las tierras que habitaban había buenas estaciones y paz; y todos creyeron que ellos causaron estas cosas, porque los señores de la tierra percibieron que eran diferentes a otros hombres que habían visto, tanto en justicia como en sabiduría.

Los campos y las tierras elegidas en ese lugar le parecieron justos a Odín, y eligió para sí mismo el sitio de una ciudad que ahora se llama Sigtún. Allí estableció caciques en el

la moda que había prevalecido en Troya; estableció también doce jefes de tribu para que fueran los condenados del pueblo y juzgaran las leyes de la tierra; y ordenó también todas las leyes como había habido antes, en Troya, y según las costumbres de los turcos.

Después de eso se fue al norte, hasta que fue detenido por el mar, que los hombres pensaban que rodeaba todas las tierras de la tierra; y allí puso a su hijo sobre este reino, que ahora se llama Noruega.

Este rey era Sæmingr; los reyes de Noruega trazan su linaje a partir de él, y también las tinajas y los otros hombres poderosos, como se dice en el Háleygjatal . Odín tenía con él a uno de sus hijos llamado Yngvi, que fue rey en Suecia después de él; y esas casas vienen de él que se llaman Ynglings.

Los Æsir tomaron esposas de la tierra para ellos mismos, y algunas también para sus hijos; y estos parientes llegaron a ser muchos en número, de modo que en toda Saxland, y de ahí en adelante en toda la región del norte, se extendieron hasta que su lengua, incluso el habla de los hombres de Asia, fue la lengua nativa en todas estas tierras.

Por lo tanto, los hombres piensan que pueden percibir, a partir de los nombres de sus antepasados que están escritos, que esos nombres pertenecían a esta lengua, y que el Æsir trajo la lengua aquí a la región del norte, a Noruega y a Suecia, a Dinamarca y a Saxland. Pero en Inglaterra hay antiguas listas de nombres de tierras y lugares que pueden mostrar que estos nombres vinieron de otra lengua que esta.

Referencias

  • Sturlson, Snorri. “Prólogo”. Prosa Edda . Traducido por Arthur Gilchrist Brodeur. Mitología. Accedido el 17 de septiembre de 2020. https://mythopedia.com/norse-mythology/texts/prose-edda/prologue/.
  • Sturlson, Snorri. “Prólogo”. Prosa Edda . Traducido por Arthur Gilchrist Brodeur. Mythopedia, https://mythopedia.com/norse-mythology/texts/prose-edda/prologue/. Accedido el 17 de septiembre de 2020.
  • Sturlson, Snorri. (n.d.). Prólogo. Prosa Edda (Arthur Gilchrist Brodeur, Trans.). Obtenido de https://mythopedia.com/norse-mythology/texts/prose-edda/prologue/

Libro: Prosa Edda

Give a Comment