Aquí comienza la protección de Gylfi

I. El Rey Gylfi gobernó la tierra que los hombres ahora llaman Suecia. Se dice que le dio a una mujer errante, a cambio de su alegre trabajo, una tierra de arado en su reino, tanto como cuatro bueyes podrían aparecer en un día y una noche.

Pero esta mujer era pariente del señor, se llamaba Gefjun. Tomó del norte, de Jötunheim, cuatro bueyes que eran la tierra de cierto gigante y, ella misma, los puso delante del arado.

Y el arado cortó tan ancho y tan profundo que desató la tierra; y los bueyes arrastraron la tierra hacia el mar y hacia el oeste, y se detuvieron en un cierto sonido. Allí Gefjun puso la tierra y le dio un nombre, llamándola Selund.

Y desde entonces, el lugar donde la tierra había sido arrancada es el agua: ahora se llama Lögr en Suecia; y las bahías se encuentran en ese lago como los cabos en Selund. Así dice Bragi, el antiguo skald:

Gefjun sacó de Gylfi con gusto el agarre de la ola,
Hasta que desde las bestias que corrían apestaba el sudor, hasta el aumento de Dinamarca;
Los bueyes tenían, además, ocho ojos, brillantes luces en las cejas,
El campo es amplio: botín, y cuatro cabezas en su arado.

II. El Rey Gylfi era un hombre sabio y hábil en la magia; le preocupaba mucho que la gente de Æsir fuera tan astuta que todas las cosas fueran de acuerdo a su voluntad. Se preguntó si esto podría proceder de su propia naturaleza, o

si los poderes divinos a los que adoraban podían ordenar tales cosas. Se puso en camino hacia Ásgard, yendo en secreto, y se vistió como un anciano, con el que disimuló. Pero los Æsir eran más sabios en este asunto, teniendo una segunda visión; y vieron su viaje antes de que viniera, y prepararon contra él engaños del ojo.

Cuando llegó a la ciudad, vio allí una sala tan alta que no podía ver fácilmente la parte superior de la misma: su techo de paja estaba cubierto con escudos de oro a modo de tejas.

Así dice también Thjódólfr de Hvin, que Valhall estaba cubierto de paja con escudos:

En sus espaldas dejaron la viga, golpeada con piedras,
Las tejas de la sala de Odín, los astutos marineros.

En el pasillo Gylfi vio a un hombre haciendo malabares con los anlaces, teniendo siete en el aire a la vez. Este hombre le preguntó su nombre.

Se llamó Gangleri, y dijo que había venido por los caminos de la serpiente, y rezó por un alojamiento para la noche, preguntando: “¿Quién es el dueño del salón?” El otro respondió que era su rey; “y yo te atenderé para verlo; entonces tú mismo le preguntarás su nombre”. El hombre se dirigió a la sala y fue tras él, y enseguida la puerta se cerró en sus talones.

Allí vio una gran sala y mucha gente, algunos con juegos, otros bebiendo, y otros con armas y luchando. Entonces miró a su alrededor y pensó en muchas cosas increíbles que vio, y dijo:

Todas las puertas de entrada antes de que uno salga…
Si se hace un escáner:
Porque no se sabe dónde se encuentran los hostiles…
En el banco que está delante de ti.

Vio tres asientos altos, cada uno sobre el otro, y tres hombres sentados en ellos, uno en cada uno. Y preguntó cuál podría ser el nombre de esos señores.

Él quien le había conducido a él contestó que el que, se sentó en el asiento alto más bajo era un rey, “y su nombre es Hárr;[1] pero el siguiente se llama Janhárr;[2] y él que está arriba se llama Thridi”[3] Entonces Hárr le preguntó al recién llegado si su mandado era más que por la carne y bebida que siempre estaban a su mando, como para cada uno allí en el Salón del Alto.

Él contestó que él deseaba primero aprender si había algún hombre sabio allí dentro. Hárr dijo, que él no debería escapar entero de allí a menos que él fuese más sabio.

Y tú, que estás de pie, que hablas;
El que responda, se sentará.

III. Gangleri comenzó su interrogatorio así: “¿Quién es el más importante o el más antiguo de todos los dioses?” Hárr respondió: “Se le llama en nuestro discurso el Padre de todos, pero en el Antiguo Ásgard tenía doce nombres: uno es el Padre de todos; el segundo es el Señor de los ejércitos; el tercero es Nikarr, o Señor de la lanza; el cuarto es Nikudr, o Huelguista; el quinto es el Conocedor de muchas cosas; el sexto, el Cumplidor de deseos; el séptimo, el Lejano de miras; el octavo, el Agitador o el que pone en fuga a los ejércitos; el noveno, el Quemador; el décimo, el Destructor; el undécimo, el Protector; el duodécimo, el Castrado. ”

Gylfaginning

Entonces preguntó a Gangleri: “¿Dónde está este dios, o qué poder tiene, o qué ha hecho que sea una acción gloriosa?” Hárr respondió: “Él vive a través de todas las edades y gobierna todo su reino, y dirige todas las cosas, grandes

y pequeño.” Entonces dijo Jafnhárr: “Él formó el cielo y la tierra y el aire, y todas las cosas que están en ellos.

” Entonces. dijo Thridi: “Lo más grande de todo es esto: que él hizo al hombre, y le dio el espíritu, el cual vivirá y nunca perecerá, aunque la estructura de la carne se pudra para moldear, o se queme hasta convertirse en cenizas; y todos los hombres vivirán, como son justos en acción, y estarán con él en el lugar llamado Gimlé.

Pero los hombres malvados van a Hel y de allí al Misty Hel; y eso es en el noveno mundo.” Entonces dijo Gangleri: “¿Qué hizo antes de que el cielo y la tierra fueran hechos?” Y Hárr respondió: “Él estaba entonces con los Gigantes de la Frontera”.

IV. Gangleri dijo: “¿Cuál fue el comienzo, o cómo empezó, o qué hubo antes?” Hárr respondió: “Como se cuenta en Völuspá:

Erst era la edad en la que nada era:
Ni la arena, ni el mar, ni las escalofriantes olas de los arroyos;
No se encontró la Tierra, ni el cielo del éter…
Un bostezo, pero la hierba no era nada”.

Entonces dijo Jafnhárr: “Pasaron muchas edades antes de que la tierra se formara que el Mundo de la Niebla se hizo; y en medio de él se encuentra el pozo que se llama Hvergelmir, del que brotan los ríos llamados Svöl, Gunnthrá, Fjörm, Fimbulthul, Slídr y Hríd, Sylgr e Ylgr, Víd, Leiptr; Gjöll es duro por las puertas del Hel.”

Y Thridi dijo: “Sin embargo, primero fue el mundo en la región del sur, que se llamó Múspell; es ligera y caliente; esa región es brillante y ardiente, y es intransitable para los que son forasteros y no tienen sus propiedades allí. El que se sienta allí al final de la tierra, para defender la tierra, se llama Surtr; blande una llama

espada, y al final del mundo saldrá y acosará, y vencerá a todos los dioses, y quemará todo el mundo con fuego; así se dice en Völuspá:

Los pasajes del sur con una llama que se alimenta de un interruptor…
En su espada brilla el sol de los dioses de la guerra;
Los escombros se estrellan, los demonios se tambalean;
Los héroes pisan el camino del infierno. El cielo está hendido”.

V. Gangleri preguntó: “¿Cómo se hicieron las cosas antes de que las razas y las tribus de los hombres se incrementaran?” Entonces dijo Hárr: “Los arroyos llamados Olas de Hielo, los que fueron tan largos de las fuentes que el veneno de levadura sobre ellos se había endurecido como la escoria que sale del fuego, –estos entonces se convirtieron en hielo; y cuando el hielo se detuvo y dejó de correr, entonces se congeló por encima.

Pero la llovizna que se elevó del veneno se congeló en el rimmel, y el rimmel aumentó, helada sobre helada, cada una sobre la otra, incluso en Ginnungagap, el Vacío Bostezo”. Entonces habló Jafnhárr: “Ginnungagap, que miraba hacia el barrio norte, se llenó de pesadez, y masas de hielo y escarcha, y desde dentro, lluvia y ráfagas de lluvia; pero la parte sur del Vacío de Bostezo se iluminó con esas chispas y masas brillantes que salieron volando de Múspellheim.”

Y Thridi dijo: “Así como el frío surgió de Niflheim, y todas las cosas terribles, también todo lo que miraba hacia Múspellheim se volvió caliente y brillante; pero Ginnungagap era tan suave como el aire sin viento, y cuando el aliento de calor se encontraba con el escarcha, de modo que se derretía y goteaba, la vida se aceleraba a partir de las gotas de levadura, por el poder de lo que enviaba el calor, y se convertía en la forma de un hombre. Y ese hombre se llama Ymir, pero los Gigantes de la Rima lo llaman Aurgelimir;

…y de ahí vienen las razas de los Gigantes de la Frontera, como dice en Völuspá el Menos:

Todas las brujas provienen de Witolf,
Todos los hechiceros son de Willharm,
Y los cantantes de hechizos vienen de Swarthead;
Todos los ogros de Ymir vienen.

Pero con respecto a esto dice Vafthrúdnir el gigante:

Fuera de las olas de hielo, se emitieron gotas de veneno,
Encerando hasta que un gigante lo hizo;
De ahí que nuestra familia se reúna…
Así es, son salvajes para siempre”.

Entonces dijo Gangleri: “¿Cómo crecieron las razas de allí, o de qué manera se hizo que nacieran más hombres? ¿O es que lo consideráis Dios, de quien sólo habéis hablado ahora?” Y Jafnhárr respondió: “De ninguna manera lo reconocemos como Dios; él era malo y todos sus parientes: los llamamos Gigantes de la Raya.

Ahora se dice que cuando él durmió, un sudor vino sobre él, y crecieron bajo su mano izquierda un hombre y una mujer, y uno de sus pies engendró un hijo con el otro; y así las razas han venido; estos son los Gigantes de Raya. El viejo Gigante del Borde, al que llamamos Ymir.”

VI. Entonces dijo Gangleri: “¿Dónde vivía Ymir, o dónde encontró sustento?” Hárr respondió: “Inmediatamente después de que el escarcha goteó, surgió de ella la vaca llamada Audumla; cuatro corrientes de leche salieron de sus ubres, y ella alimentó a Imir”. Entonces preguntó a Gangleri: “¿Con qué se alimentó la vaca?”

Gylfaginning

Y Hárr respondió:

“Lamió los bloques de hielo, que estaban salados; y el primer día que lamió los bloques, salió de los bloques por la tarde un pelo de hombre; el segundo día, una cabeza de hombre; el tercer día todo el hombre estaba allí.

Se llama Búri: era de aspecto justo, grande y poderoso. Tuvo un hijo llamado Borr, que se casó con la mujer llamada Bestla, hija del gigante Bölthorn; y tuvieron tres hijos: uno era Odín, el segundo Vili, el tercero Vé.

Y esta es mi creencia, que él, Odín, con sus hermanos, debe ser el gobernante del cielo y de la tierra; sostenemos que debe ser llamado así; así es ese hombre llamado que sabemos que es el más poderoso y el más digno de honor, y hacéis bien en dejarle ser llamado así”.

VII. Entonces dijo Gangleri: “¿Qué pacto había entre ellos, o cuál era el más fuerte?” Y Hárr respondió: “Los hijos de Borr mataron a Imir el gigante; he aquí, donde él cayó allí brotó tanta sangre de sus heridas que con ella ellos ahogaron a toda la raza de los Gigantes del Llanero, excepto aquel, quien los gigantes llaman Bergelmir, escapó con su casa; él se subió a su barco,[1] y su esposa con él, y ellos estaban seguros allí. Y de ellos provienen las razas de los Gigantes del Borde, como se dice aquí:

Edades sin precedentes antes de que la tierra se formara,
Entonces nació Bergelmir;
Lo primero que recuerdo es que el famoso gigante sabio
En la cubierta de la nave se colocó”.

VIII. Entonces dijo Gangleri: “¿Qué hicieron entonces los hijos de Borr, si crees que son dioses?” Hárr respondió: “En este asunto no hay poco que decir. Ellos tomaron

[1. Literalmente, banco de molino o mortero.]

Ymir y lo llevó al centro del Vacío del Bostezo, e hizo de él la tierra: de su sangre el mar y las aguas; la tierra fue hecha de su carne, y los peñascos de sus huesos; grava y piedras formaron de sus dientes y de sus molinillos y de los huesos que se rompieron”.

Y Jafnhárr dijo: “De la sangre, que corría y brotaba libremente de sus heridas, ellos hicieron el mar, cuando ellos habían formado y hecho firme la tierra juntos, y pusieron el mar en un anillo alrededor de ella; y bien puede parecer una cosa difícil para la mayoría de los hombres cruzarlo.”

Entonces dijo Thridi: “Tomaron también su cráneo, e hicieron de él el cielo, y lo levantaron sobre la tierra con cuatro esquinas; y debajo de cada esquina pusieron un enano: los nombres de estos son Este, Oeste, Norte y Sur.

Luego tomaron las brasas y las chispas brillantes que brotaron y que habían sido arrojadas de Múspellheim, y las pusieron en medio del Vacío del Bostezo, en el cielo, tanto arriba como abajo, para iluminar el cielo y la tierra.

Asignaron lugares a todos los fuegos: a algunos en el cielo, otros vagaban libres bajo los cielos; sin embargo, a éstos también les dieron un lugar, y les formaron rumbos. Se dice en las viejas “canciones, que desde entonces se contaban los días, y la historia de los años, como se dice en Völuspá:

El sol no sabía dónde tenía la vivienda;
La luna no sabía qué podría tener;
Las estrellas no sabían dónde estaban sus lugares.
Así fue como se formó la tierra”.

Entonces dijo Gangleri: Estas son las grandes noticias que ahora escucho; es una maravillosa y gran pieza de artesanía, y hecha con astucia. ¿Cómo fue concebida la tierra?” Y Hárr respondió: “Tiene forma de anillo por fuera, y alrededor

ella sin el mar profundo; y a lo largo de la orilla de ese mar dieron tierras a las razas de los gigantes para que las habiten. Pero en la tierra interior hicieron una ciudadela alrededor del mundo contra la hostilidad de los gigantes, y para su ciudadela levantaron las cejas del gigante Ymir, y llamaron a ese lugar Midgard. Tomaron también su cerebro y lo lanzaron al aire, e hicieron de él las nubes, como se dice aquí:

De la carne de Ymir se formó la tierra,
Y de su sudor el mar;
Los huesos de sus huesos, los árboles de su pelo,
Y de su cráneo el cielo.
Luego de sus cejas, los alegres dioses hicieron
Midgard para los hijos de los hombres;
Y de su cerebro, el de ánimo amargo…
Todas las nubes fueron creadas”.

IX. Entonces dijo Gangleri: “Mucho es lo que habían logrado entonces, me parece, cuando la tierra y el cielo fueron hechos, y el sol y las constelaciones del cielo fueron fijados, y la división fue hecha de días; ahora, ¿de dónde vienen los hombres que pueblan el mundo?” Y Hárr contestó: ‘Cuando los hijos de Borr estaban caminando a lo largo de la orilla del mar, ellos encontraron dos árboles, y tomaron los árboles y formaron hombres de ellos: el primero les dio espíritu y vida; el segundo, ingenio y sentimiento; el tercero, forma, habla, oído y vista.

Les dieron ropa y nombres: el hombre se llamaba Askr, y la mujer Embla, y de ellos fue engendrada la humanidad, que recibió una morada bajo Midgard.

Luego hicieron para sí mismos en medio del mundo una ciudad que se llama Ásgard; los hombres la llaman Troya. Allí vivían los dioses y su parentela; y muchas noticias y cuentos de ella han

…que se producen tanto en la tierra como en el aire. Hay una morada llamada Hlidskjálf, y cuando El Padre se sentó en el asiento alto, miró al mundo entero y vio los actos de cada hombre, y supo todas las cosas que vio. Su esposa se llamaba Frigg, hija de Fjörgvinn; y de su sangre procede esa estirpe que llamamos las razas de los Æsir, que han poblado al Anciano Ásgard, y esos reinos que le pertenecen; y esa es una raza divina.

Por eso debe llamarse Padre de todos: porque es padre de todos los dioses y hombres, y de todo lo que se cumplió de él y de su poder. La Tierra fue su hija y su esposa; en ella engendró el primer hijo, que es Ása-Thor: la fuerza y la destreza le acompañan, con lo que supera a todos los seres vivos.

X. “Nörfi” o “Narfi” es el nombre de un gigante que vivía en Jötunheim: tenía una hija llamada Night; era morena y oscura, como correspondía a su raza. Fue entregada al hombre llamado Naglfari; su hijo era Audr.

Después se casó con el que se llamaba Annarr; Jörd[1] era su hija. La última de todas las primaveras la tuvo, y él era de la raza de los Æsir; su hijo era Day: era radiante y hermoso después de su padre.

Entonces el Padre de Todos tomó a su hijo Noche y Día, y les dio dos caballos y dos carros, y los envió a los cielos, para que cabalgaran alrededor de la tierra cada dos medios días. La noche cabalga antes con el caballo llamado Frosty-Mane, y cada mañana él rocía la tierra con la espuma de su bocado. El caballo que tiene el día se llama Sheen-Mane, e ilumina todo el aire y la tierra desde su crin.”

[1. Tierra.]

XI. Entonces dijo Gangleri: “¿Cómo gobierna el curso del sol o de la luna?” Hárr respondió: “Cierto hombre se llamaba Mundilfari, que tenía dos hijos; eran tan guapos y hermosos que llamó a su hijo Luna, y a su hija Sol, y la casó con el hombre llamado Glenr. Pero los dioses se indignaron ante esa insolencia, y tomaron al hermano y a la hermana y los pusieron en los cielos; hicieron que Sun condujese los caballos que arrastraban el carro del sol, que los dioses habían fabricado, para la iluminación del mundo, de esa cosa brillante que salía de Múspellheim.

Esos caballos se llaman así: Early-Wake y All-Strong; y bajo los hombros de los caballos los dioses pusieron dos bolsas de viento para enfriarlos, pero en algunos registros eso se llama “iron-coolness”. La luna dirige el curso de la luna, y determina su crecimiento y declive.

Tomó de la tierra dos niños, llamados Bil y Hjúki, los que salieron del pozo llamado Byrgir, llevando sobre sus hombros el barril llamado Sægr, y el poste Simul. Su padre se llama Vidfinnr. Estos niños siguen a la Luna, como se puede ver desde la tierra.”

XII. Entonces dijo Gangleri: “El sol se mueve rápidamente, y casi como si tuviera miedo: no podría acelerar su curso más si temiera su destrucción.” Entonces Hárr respondió: “No es una maravilla que se apresure furiosamente: se acerca el que la busca, y no tiene escapatoria salvo para huir”. Entonces dijo Gangleri: “¿Quién es el que le causa esta inquietud?”

Hárr respondió: “Son dos lobos; y el que corre tras ella se llama Skoll; ella le teme, y él la cogerá. Pero el que salta delante de ella se llama Hati Hródvitnisson. Está ansioso por apoderarse de la luna; y así debe ser.” Entonces dijo Gangleri: “¿Cuál es la raza del

lobos?” Hárr respondió: “Una bruja habita al este de Midgard, en el bosque llamado Ironwood: en ese bosque habitan las mujeres troll, que son conocidas como Ironwood-Women. La vieja bruja tiene muchos gigantes por hijos, y todos en forma de lobos; y de esta fuente han brotado estos lobos.

El refrán dice así: de esta raza saldrá uno que será el más poderoso de todos, el que se llama Hierro-Luna; se llenará de la carne de todos esos hombres que mueren, y se tragará la luna, y rociará con sangre los cielos y toda la guarida; allí el sol perderá su brillo, y los vientos de ese día estarán inquietos y rugirán por todas partes. Así dice en Völuspá:

Hacia el este habita el Viejo en Ironwood,
Y allí da a luz a los hermanos de Fenrir;
De todos ellos surgirá uno determinado,
El tomador de la luna, a semejanza del troll.

Está lleno de carne de hombres feos.
Enrojece los asientos de los dioses con malditas gotas de sangre;
El Swart se convierte en un sol radiante en los veranos posteriores,
El clima es muy inestable. | “¿Ya te has dado cuenta, o qué?”

XIII. Entonces dijo Gangleri: “¿Cuál es el camino al cielo desde la tierra?” Entonces Hárr respondió, y se rió en voz alta: “Ahora, eso no se pregunta sabiamente; ¿no se te ha dicho, que los dioses hicieron un puente de la tierra, al cielo, llamado Bifröst? Debes haberlo visto; puede ser que lo llames “arco iris”.

Es de tres colores, y muy fuerte, y hecho con astucia y con más arte mágico que otras obras de artesanía. Pero por fuerte que sea, debe romperse cuando los hijos de Múspell salgan a acosar

…y montarlo, y nadar sus caballos sobre grandes ríos; así procederán.” Entonces dijo Gangleri: “En mi opinión, los dioses no construyeron el puente honestamente, viendo que podía romperse, y que podían hacerlo como lo harían.”

Entonces Hárr respondió: “Los dioses no merecen ser reprendidos por este trabajo de habilidad: un buen puente es Bifröst, pero nada en este mundo es de tal naturaleza como para que se pueda confiar en él cuando los hijos de Múspell se van a casar.”

XIV. Entonces dijo Gangleri: “¿Qué hizo entonces el Padrino cuando se hizo Ásgard?” Hárr respondió: “Al principio estableció gobernantes, y les ordenó que ordenaran destinos con él, y que dieran consejos sobre el planeamiento de la ciudad; eso fue en el lugar que se llama Ida-field, en medio de la ciudad. Fue su primer trabajo hacer ese tribunal en el que se encuentran sus doce asientos, y otro, el asiento alto que tiene el propio Padre.

Esa casa es la mejor hecha de la tierra, y la más grande; por fuera y por dentro, es como una pieza de oro; los hombres la llaman Gladsheim. Hicieron también una segunda sala: era un santuario que tenían las diosas, y era una casa muy hermosa; los hombres la llaman Vingólf. Luego construyeron una casa, en la que colocaron una fragua, y fabricaron además un martillo, unas pinzas y un yunque, y con ellos, todas las demás herramientas.

Después de esto herraron metal, piedra y madera, y trabajaron tan abundantemente ese metal que se llama oro, que tuvieron todos sus enseres domésticos y todos los platos de oro; y ese tiempo se llama la Edad de Oro, antes de que se estropeara por la llegada de las Mujeres, incluso las que salieron de Jötunheim. Después de esto, los dioses se entronizaron en sus asientos y juzgaron, y recordaron de dónde habían brotado los enanos en el molde y debajo en el

tierra, al igual que los gusanos en la carne. Los enanos habían recibido primero la forma y la vida en la carne de Ymir, y luego eran gusanos; pero por decreto de los dioses se habían hecho conscientes con la inteligencia de los hombres, y tenían forma humana. Y sin embargo habitan en la tierra y en las piedras. Módsognir fue el primero, y Durinn el segundo; así dice en Völuspá.

Luego, todos los poderosos se dirigieron a los asientos del juicio,
Los dioses más sagrados, y juntos celebraron un consejo,
¿Quién debería de los enanos dar forma a los pueblos
De la oleada sangrienta y los huesos del Azul. Hicieron muchos a semejanza del hombre, enanos en la tierra, como dijo Durinn.

Y estos, dice la Sibila, son sus nombres:

Nýi y Nidi, | Nordri y Sudri,
Austri, Vestri, Althjófr, Dvalinn;
Nár, Náinn, Nípingr, Dáinn,
Bifurr, Báfurr, | Bömburr, Nóri,
Óri, Ónarr, | Óinn, Mjödvitnir,
Viggr y Gandálfr, | Vindálfr, Thorinn,
Fili, Kili, Fundinn, Váli;
Thrór, Thróinn, Thekkr, Litr y Vitr,
Nýr, Nýrádr, | Rekkr, Rádsvidr.

Y estos también son enanos y habitan en las piedras, pero los primeros en el moho:

Draupnir, Dólgthvari,

Hörr, Hugstari, | Hledjólfr, Glóinn;
Dóri, Óri, Dúfr, Andvari,
Heptifíli, | Hárr, Svíarr.

Y estos proceden de Svarinshaugr a Aurvangar en Jöruplain, y de ahí viene Lovarr; estos son sus nombres:

Skirfir, Virfir | Skáfidr, Ái,
Álfr, Yngvi, | Eikinskjaldi,
Falr, Frosti, Fidr, Ginnarr.”

XV. Entonces dijo Gangleri: “¿Dónde está la principal morada o lugar santo de los dioses?” Hárr respondió: “Eso es en las cenizas de Yggdrasill; allí los dioses deben juzgar todos los días.” Entonces Gangleri preguntó: “¿Qué hay que decir sobre ese lugar?” Entonces dijo Jafnhárr: “El fresno es el más grande de todos los árboles y el mejor: sus ramas se extienden por todo el mundo y están por encima del cielo.

Tres raíces del árbol lo sostienen y se mantienen muy anchas: una está entre los Æsir; otra entre los Gigantes del Borde, en ese lugar donde antes estaba el Vacío de Bostezo; la tercera está sobre Niflheim, y bajo esa raíz está Hvergelmir, y Nídhöggr roe la raíz desde abajo.

Pero bajo esa raíz que se vuelve hacia los Gigantes del Borde está el Pozo de Mímir, donde se almacenan la sabiduría y el entendimiento; y se le llama Mímir, que guarda el pozo. Está lleno de antiguas tradiciones, ya que bebe del pozo del Cuerno de Gjallar. Allí llegó el Padre de Todos y deseó un trago del pozo; pero no lo consiguió hasta que puso su ojo en la prenda. Así dice Völuspá:

Todos saben que yo, Odín, sé dónde está el ojo que escondiste,
En el famoso pozo de Mímir;
Mímir bebe aguamiel todas las mañanas.
Del salario de Valfather. | ¿Ya te has enterado, o qué?

La tercera raíz de la ceniza está en el cielo; y debajo

esa raíz es el pozo que es muy sagrado, que se llama el Pozo de Urdr; allí los dioses tienen su tribunal. Cada día los Æsir suben por Bifröst, que también se llama el Puente de los Æsir.

Estos son los nombres de los corceles de Æsir: Sleipnir[1] es el mejor, que tiene Odín; tiene ocho pies. El segundo es Gladr,[2] el tercero Gyllir,[3] el cuarto Glenr,[4] el quinto Skeidbrimir,[5] el sexto Silfrintoppr,[6] el séptimo Sinir,[7] el octavo Gisl,[8] el noveno Falhófnir,[9] el décimo. Gulltoppr,[10] el undécimo Léttfeti.[11] El caballo de Baldr se quemó con él; y Thor camina hacia el juicio, y vadea esos ríos que se llaman así:

Körmt y Örmt | y los Kerlaugs twain,
Ellos deben Thor vadear…
Todos los días, cuando va a la perdición…
En Ash Yggdrasill;
Porque el Puente de Æsir arde todo con las llamas,
Y las aguas sagradas aúllan”.

Luego dijo Gangleri: “¿Arde el fuego sobre Bifröst?” Hárr respondió: “Lo que ves rojo en el arco es fuego ardiente; los Gigantes de las Colinas podrían subir al cielo, si el paso por Bifröst estuviera abierto a todos los que cruzaran. Hay muchos lugares hermosos en el cielo, y sobre todo allí se mantiene una guardia divina.

Una sala se encuentra allí, hermosa, bajo la ceniza junto al pozo, y de esa sala salen tres doncellas, que son llamadas así: Urdr,[12] Verdandi,[13] Skuld;[14] estas doncellas determinan el período de la vida de los hombres: las llamamos

  1. [1. La zapatilla.
  2. Brillante o alegre.
  3. Dorado.
  4. El Starer.
  5. Fleet Courser.
  6. 6 Silver-top.
  7. 7 Sinewy.
  8. Hazlo, Ray.
  9. Pelota.
  10. La tapa de oro.
  11. Paso ligero.
  12. Pasado.
  13. Presente.
  14. Futuro.

Los noruegos; pero hay muchos noruegos: los que vienen a cada niño que nace, para designar su vida; estos son de la raza de los dioses, pero los segundos son de los elfos, y los terceros son de la estirpe de los enanos, como se dice aquí:

La mayoría de los muertos de nacimiento. Yo digo que los Norns lo son;
Ellos no reclaman ningún pariente común:
Algunos son de su familia, otros son de la clase de los elfos,
Algunas son las hijas de Dvalinn”.

Entonces dijo Gangleri: “Si los noruegos determinan las rarezas de los hombres, entonces las reparten de forma muy desigual, ya que algunos tienen una vida agradable y lujosa, pero otros tienen pocos bienes mundanos o fama; algunos tienen larga vida, otros corta”. Hárr dijo: “Los buenos y los de raza honorable designan la buena vida; pero aquellos hombres que sufren malas fortunas son gobernados por los malos.”

 

XVI. Entonces dijo Gangleri: “¿Qué más maravillas poderosas hay que decir del Ash?” Hárr respondió: “Hay mucho que contar de él. Un águila se sienta en las extremidades de la ceniza, y tiene entendimiento de muchas cosas; y entre sus ojos se encuentra el halcón que se llama Vedrfölnir.

La ardilla llamada Ratatöskr corre a lo largo de la ceniza, llevando palabras de envidia entre el águila y Nídhöggr; y cuatro arpas corren por los miembros de la ceniza y muerden las hojas. Se llaman así: Dáinn, Dvalinn, Duneyrr, Durathrór. Además, hay tantas serpientes en Hvergelmir con Nídhöggr, que ninguna lengua puede decirles, como se dice aquí:

Ash Yggdrasill sufre angustia,
Más de lo que los hombres saben:

El ciervo muerde por encima; por el lado en que se pudre,
Y Nídhöggr roe desde abajo.

Y se dice además:

Más serpientes yacen bajo las acciones de Yggdrasill.
de lo que todo simio imprudente puede pensar:
Góinn y Móinn | (son los hijos de Grafvitnir),
Grábakr y Grafvölludr;
Ófnir y Sváfnir. Creo que sí.
Rompe las ramitas del tronco.

Se dice además que estos noruegos que habitan junto al pozo de Urdr toman agua del pozo todos los días, y con ella la arcilla que se encuentra alrededor del pozo, y la rocían sobre la ceniza, con el fin de que sus miembros no se marchiten ni se pudran; porque esa agua es tan santa que todas las cosas que entran en el pozo se vuelven tan blancas como la película que se encuentra dentro de la cáscara del huevo, – como se dice aquí:

Conozco a un Ash de pie llamado Yggdrasill,
Un árbol alto salpicado con arcilla blanca como la nieve;
De ahí vienen los rocíos en el valle que cae…
Está siempre verde sobre el pozo de Urdr.

El rocío que cae sobre la tierra es llamado por los hombres “rocío de miel”, y en él se alimentan las abejas. Dos aves son alimentadas en el Pozo de Urdr: se llaman cisnes, y de esas aves ha surgido la raza de pájaros que se llama así.”

XVII. Entonces dijo Gangleri: “Sabes muchas cosas que contar sobre el cielo. ¿Qué moradas principales hay más que en el Pozo de Urdr?” Hárr dijo: “Hay muchos lugares allí,

y glorioso. Lo que se llama Álfheimr[1] es uno, donde habitan los pueblos llamados elfos de la luz; pero los elfos de las tinieblas habitan en la tierra, y son diferentes en apariencia, pero mucho más diferentes en la naturaleza.

Los elfos de la luz son más justos que el sol, pero los elfos de las tinieblas son más negros que la brea. También está en ese lugar la morada llamada Breidablik,[2] y no hay en el cielo una morada más hermosa. Allí también está el llamado Glitnir,[3] cuyos muros, y todos sus postes y pilares, son de oro rojo, pero su techo es de plata.

También está la morada llamada Himinbjörg,[4] que se encuentra al final del cielo por la cabeza del puente, en el lugar donde Bifröst se une al cielo.

Otra gran morada está allí, que se llama Valaskjálf;[5] Odín posee esa morada; los dioses la hicieron y la techaron con plata pura, y en esta sala está el Hlidskjálf,[6] el asiento alto así llamado. Siempre que el Padre de Todos se sienta en ese asiento, observa todas las tierras. En el extremo sur del cielo está la sala más hermosa y brillante que el sol, se llama Gimlé[7]. Se mantendrá en pie cuando el cielo y la tierra se hayan ido, y los hombres buenos y de recta conducta vivirán en ella: así se dice en Völuspá.–

Un salón que conozco de pie, que el sol más justo,
Paja con oro en Gimlé brillante;
Allí morarán los hacedores de la justicia.
Y siempre y siempre disfrutaré del placer”.

Entonces dijo Gangleri: “¿Qué guardará este lugar, cuando la llama de Surtr consuma el cielo y la tierra?” Hárr

  1. Casa de los elfos.
  2. A lo grande.
  3. Brillante.
  4. El peñasco del cielo.
  5. Asiento o estante del Caído.
  6. Asiento de la puerta.
  7. O bien dativo de Himill = Cielo (?) (Cl.-Vig.), o cubierto de gemas (Bugge).]

contestado: “Es triste que otro cielo esté al sur y arriba de éste, y se llama Andlangr;[1] pero el tercer cielo está todavía por encima de ése, y se llama Vídbláinn,[2] y en ese cielo creemos que está esta morada. Pero creemos que sólo los duendes de la luz habitan estas mansiones ahora.”

XVIII. Entonces dijo Gangleri: “¿De dónde viene el viento? Es fuerte, de modo que agita los grandes mares e hincha el fuego; pero, por fuerte que sea, nadie puede verlo, porque está maravillosamente formado”. Entonces dijo Hárr: “Eso es algo que yo puedo decirte. En el extremo norte del cielo se sienta el gigante llamado Hárr: él tiene las plumas de un águila, y cuando él estira sus alas para volar, entonces el viento se levanta de debajo de sus alas, como se dice aquí:

Hræsvelgr hight él que se sienta en el final del cielo,
Gigante con abrigo de águila;
De sus alas, dicen, viene el viento
Todos los hombres han terminado.”

XIX. Entonces dijo Gangleri: “¿Por qué hay tanta diferencia, que el verano debe ser caliente, pero el invierno frío?” Hárr respondió: “Un hombre sabio no preguntaría así, viendo que todos son capaces de decir esto; pero si tú solo te vuelves tan ligero de entendimiento como para no haberlo oído, entonces yo aún permitiré que tú preguntes tontamente una vez, que te mantengas más tiempo en la ignorancia de una cosa que es apropiado saber.

Se llama Svásudr[3] que es el padre del verano; y es de naturaleza agradable, de modo que de su nombre se llama “dulce” a todo lo que es agradable.

[1. Amplio alcance, extenso. 2 Wide-blue. 3 Encantador.]


Libro: Prosa Edda

Give a Comment