Una de las principales deidades del panteón nórdico, la encantadora Freya era una diosa de las bendiciones, el amor, la lujuria y la fertilidad.

Una de las principales deidades del panteón nórdico, la encantadora Freya era una diosa de las bendiciones, el amor, la lujuria y la fertilidad.

Miembro de la tribu de deidades Vanir, Freya compartía la inclinación de su pueblo por las artes mágicas de la adivinación.

Fue Freya quien introdujo a los dioses al seidr , una forma de magia que permitía a los practicantes conocer y cambiar el futuro.

Freya era más gentil y más agradable que las otras deidades nórdicas. Donde Thor logró sus objetivos a través de la agresión y Odín y Loki recurrieron al engaño, Freya logró sus fines con las persuasiones más suaves de los regalos, la belleza y el sexo.

Mientras que Freya era a menudo desinteresada y servicial, tenía un lado más oscuro. Al igual que los dioses masculinos, Freya tenía gusto por la sangre y luchaba ferozmente en la batalla. Se decía que tomó la vida de la mitad de los guerreros que murieron en la batalla.

Freya era conocida por varios epítetos, y las variantes de su nombre (Freja, Freyia, Freyja, Fröja, Frøya, Frøjya y Frua, entre otros) eran tan diferentes como los idiomas y dialectos germánicos de sus muchos adoradores.

Gracias en parte a estas diferencias lingüísticas, algunas interpretaciones de la mitología nórdica creían que Freya era sinónimo de Frigg, la esposa de Odín, y a veces de Gullveig, el völva narrador del Völuspá que relataba la Guerra Aesir-Vanir y predecía el destino de los dioses durante Ragnarök.

Etimología

Significando “la dama”, el nombre Freya ( Freyja en el Nórdico Antiguo) se derivó del Proto-germánico frawjon , un título honorífico usado para una mujer madura de alta posición social.

También era la raíz de la palabra frau en alemán moderno, el título honorífico para las mujeres casadas.

“Freya” fue probablemente usado por primera vez como un epíteto o apodo por una de las tribus germánicas. Sin embargo, con el tiempo ganaría popularidad y se convertiría en un nombre personal.

Freya tenía muchos epítetos, y se la conocía como la Gefn (“la dadora”), Hörn (“lino”, probablemente en referencia a su pelo de lino), Mardöll (“sacudidor de mar”), Sýr (“cerda”, una criatura que representaba la fertilidad como la propia Freya) y Valfreyja (“dama de los muertos”).

Además, “Viernes” probablemente fue nombrado por Freya. Se creía que la palabra era una palabra de moda del “Día de Freya”.

Atributos

Un líder de los dioses de Vanir, Freya fue reconocido como el arquetípico völva , un practicante de seidr cuyo arte y ritual podía ver los eventos antes de que ocurrieran.

El volva podía entonces intentar alterar estos eventos, llevando a los enemigos a su perdición y liberando a los amigos del desastre inminente.

Diosa Nórdica Freya

Freya se instaló en el palacio de Sessrúmnir (“cuarto de asiento”), situado en el campo de Fólkvangr (“campo de la hueste”), donde la mitad de los muertos en batalla iban a pasar la eternidad; la otra mitad iba a la sala de Odín, Valhalla. Como decía el Grímnismál de la Edda poética :

El noveno es Folkvangr, donde Freyja decreta

¿Quién tendrá asientos en la sala?
La mitad de los muertos cada día elige,

Y la mitad la tiene Odín.

Aunque Freya no solía empuñar armas de guerra, poseía muchos accesorios de otro tipo. Uno de ellos era una capa hecha de plumas de halcón que daba el regalo de la huida a cualquiera que la llevara.

Cuando no la usaba ella misma, Freya prestaba la capa a sus compañeros y colaboradores que accedían a hacer su voluntad.

La posesión más preciada de Freya era probablemente el collar, o torco, conocido como Brísingamen (“torco brillante” o “torco ámbar”). El Brísingamen fue hecho por enanos y comprado a un precio muy alto. Freya protegió el collar de todos y cada uno de los posibles ladrones con una pasión ardiente.

Además de su capa y su “torcaza brillante”, Freya montó un brillante carro tirado por dos gatos domésticos negros (o grises).

Usualmente la acompañaba su animal familiar, un cerdo llamado Hildisvíni (que significa “cerdo de batalla”). Uno de sus epítetos comunes, Sýr (“cerda”) probablemente provenía de su familiaridad con Hildisvíni.

Familia

Freya era la hija de Njord (también Njordr), un dios de los Vanir asociado con el mar, la navegación, la pesca, la riqueza y la fertilidad de los cultivos.

Aunque la identidad de su madre era finalmente desconocida, algunos especularon que Freya era la hija de Nerthus, una antigua deidad germánica conocida como la diosa de la “paz y la abundancia”.

Nerthus fue atada a un ritual arcaico que incluía una procesión de carros y la simbólica entrega de armas.

El hermano de Freya (y posible gemelo) era Freyr, un dios asociado con la riqueza, la prosperidad, el clima saludable y la virilidad masculina.

A menudo se le representaba con el falo que era típico de los dioses de la fertilidad.

Más tarde, Freya tomó a Odr como su esposo. Odr era un dios misterioso cuyo nombre significaba “furioso y apasionado”, así como “mente y sentido”. A menudo se ausentaba en largos viajes, y se decía que su frecuente ausencia hacía que Freya llorara lágrimas de oro. Con Odr, Freya tuvo dos hijas: Hnoss y Gersemi, cuyos nombres significaban “tesoro”.

Había mucha incertidumbre sobre las identidades de Freya y Odr. Era probable que Freya fuera otra versión de Frigg (la esposa de Odín), y como tal parece que Odr podría haber sido en realidad Odín.

Los diversos nombres e identidades de las deidades reflejaban diferencias lingüísticas, culturales y mitológicas entre los grupos germánicos que contaban historias de estos dioses y diosas.

La mitología nórdica que resurgió en los tiempos modernos no era canónica en el sentido de que no existía una versión autorizada de ella.

Más bien, existían simultáneamente tradiciones separadas, y las fuentes míticas como el Edda poético a menudo transponían estas diferentes tradiciones entre sí.

Mitología sobre Freya

Guerra Aesir-Vanir

Como con la mayoría de los dioses y diosas nórdicos, poco se sabía de la infancia y el desarrollo temprano de Freya. En la saga Ynglinga , un libro de Heimskringla de Snorri Sturluson, Freya fue presentada como una deidad líder de los Vanir y un jugador en la Guerra Aesir-Vanir.

Era la esposa de Odr, con quien tuvo a las hijas Hnoss y Gersemi, que “eran tan hermosas, que después las joyas más preciosas fueron llamadas por sus nombres”.

Cuando ambas partes llegaron a un acuerdo de paz, Odín le pidió a Freya que supervisara la ofrenda de los sacrificios.

En este papel, Freya preservó la paz entre los dioses y mantuvo los ciclos de fertilidad que mantenían al mundo en movimiento. Fue alabada y celebrada, tanto que su nombre personal se aplicó a todas las “damas” de buena posición social.

La saga Ynglinga también afirmó que Freya introdujo a los dioses en la práctica del seidr , el arte de la adivinación que predijo la destrucción de los dioses.

Según la saga, se decía que Freya era el último de los dioses, pero esta afirmación no aparecía en ninguna otra parte de la tradición nórdica.

Freya, la útil

La personalidad de Freya se desarrolló más en otras tradiciones míticas como el poema Hyndluljód de la Edda poética donde la generosidad de Freya estaba en pleno despliegue. El poema presentaba a Ottar, el sirviente favorito de Freya, queriendo saber su ascendencia para poder resolver una apuesta.

Prestando su ayuda, Freya transformó a Ottar en Hildisvíni, su cerdo familiar, y lo llevó a ver a una sabia mujer llamada Hyndla.

Cuando la mujer sabia se recobró, Freya la amenazó con matarla. Hyndla entonces comenzó a recitar una complicada genealogía e identificó el lugar de Ottar dentro de ella.

Freya, preocupada de que el Ottar no pudiera recordar la detallada genealogía, ordenó a Hyndla que sirviera la cerveza de la memoria. En palabras de Freya:

A mi jabalí ahora trae la cerveza de la memoria,

De modo que todas tus palabras, que bien has hablado,

La tercera mañana, por lo tanto, puede tener en cuenta…
Cuando sus razas, Ottar y Angantyr, lo dicen.

Diosa Freya

Freya, la lujuriosa

Las historias de Freya a menudo destacaban su atractivo sexual y su atractivo. Una de estas historias fue contada en Gylfaginning de la Prosa Edda de Sturluson, donde Freya se convirtió en un peón en un peligroso negocio.

El episodio comenzó cuando un gigante de la colina se acercó a los dioses y ofreció construir una fortaleza inexpugnable que protegería a los dioses del enemigo Jötnar.

A cambio, el gigante quería el sol, la luna y la mano de Freya en matrimonio. Después de una corta deliberación, los dioses consintieron en el trato con la condición de que el constructor debía haber completado la fortaleza para el primer día del verano.

El constructor respondió con una condición propia: construiría la muralla en el tiempo asignado siempre que pudiera obtener ayuda de su semental, Svadilfari.

Los dioses aceptaron sus términos, y el gigante comenzó su tarea.

A medida que se acercaba el verano, el constructor, confiando en el trabajo de Svadilfari, se acercaba peligrosamente a terminar la fortaleza.

Preocupados por perder Freya para siempre en manos de Jötunheimr (la tierra de los jötnar y uno de los Nueve Reinos de la cosmología nórdica), los dioses decidieron sabotear los esfuerzos del gigante de la colina. Wily Loki, el arquetípico embaucador de los dioses nórdicos, se transformó en una yegua y distrajo al semental. Al darse cuenta de que no podría completar la fortaleza a tiempo, el gigante de la colina se enfureció. Buscando protección, los dioses pidieron ayuda a Thor:

Y enseguida el martillo Mjöllnir se levantó en el aire; pagó el salario de los wright, y no con el sol y la luna.

Así fue como Freya se salvó de un matrimonio no deseado con el gigante de la colina. Los dioses también ganaron una fortaleza, aunque bastante traicionera, y un nuevo potro.

Mientras Loki tenía la forma de una yegua, Svadilfari lo impregnó exitosamente con Sleipnir, el caballo de ocho patas que eventualmente se convirtió en el poderoso corcel de Odín.

En una historia similar, relatada en el Þrymskviða (anglicizada como Thrymskvitha ) de la Edda poética , Freya fue codiciada por Thrym, el rey del jötnar y maestro de Jötunheimr. El Thrymskvitha comenzó con el despertar de Thor para encontrar su martillo, Mjölnir, desaparecido. Para encontrarlo, Loki le pidió a Freya su capa hecha de plumas de halcón. Ella se la dio libremente:

Entonces Loki voló, y el vestido de plumas zumbaba,

Hasta que dejó atrás el hogar de los dioses.
Y llegó por fin al reino de los gigantes.

Loki descubrió que Mjölnir había sido reclamado por Thrym, quien exigió que se le diera a Freya a cambio de él. Cuando Loki se acercó a Freya con la noticia, reaccionó con tal furia que el palacio de los dioses se estremeció en sus cimientos y su torco, Brísingamen, cayó al suelo:

Furiosa era Freyja, y ferozmente resopló,

Y la gran morada de los dioses fue sacudida,

Y estalló el poderoso collar de los Brisings:

“La más lujuriosa de hecho debería mirar a todos

Si viajara contigo a la casa de los gigantes”.

Con el fin de recuperar el martillo, los dioses tramaron un plan hilarante. Vistieron a Thor como Freya, adornándolo con su preciado collar y un velo nupcial, para que pudiera entrar en la sala de Thrym sin ser detectado. Loki lo acompañó vestido como la sirvienta de Freya, y juntos encontraron a Mjölnir y lo arrebataron por la fuerza de la posesión de Thrym.

Freya, la Lujuriosa

La historia del robo de Mjölnir por parte de Thrym mostró los celos que Freya tenía por su propia reputación. “La más lujuriosa de todas debería mirar a todos si viajara contigo a la casa de los gigantes”, afirmó en su ira.

Sin embargo, Freya era conocida por su promiscuidad, una reputación que se ganó usando su belleza y su sexo como armas.

El Sörla þáttr , una narración del siglo XIV escrita (de forma reveladora) por sacerdotes cristianos, contenía un relato particularmente escabroso de la lascivia de Freya (uno que, admitámoslo, fue contado a través de la lente moralizadora de los cristianos, que no se sentían cómodos con las costumbres y comportamientos del nórdico pagano).

La narración presentaba a Freya como la concubina de Odín, que estaba profundamente encaprichada con la encantadora diosa.

Escabulléndose un día, Freya se encontró con una cueva donde cuatro enanos estaban trabajando en la elaboración de un collar (aunque la historia no lo identifica específicamente, este collar era sin duda Brísingamen).

Freya, que amaba las cosas finas, deseaba mucho el collar. Los enanos accedieron a dárselo, pero sólo si ella consentía en tener sexo con cada uno de ellos. Freya estuvo de acuerdo.

Loki eventualmente descubrió el asunto -Loki siempre se enteraba de esas cosas- y fue a Odín con la noticia. Cuando Odín lo animó a robar el collar, Loki se transformó en una pulga y se deslizó a la torre sellada del dormitorio de Freya.

Al descubrir que Freya estaba durmiendo sobre el collar, Loki la mordió en la mejilla y la hizo voltearse. Aprovechando su oportunidad, Loki robó el collar y se lo llevó a Odín.

Cuando Freya se acercó a Odín sobre el robo, reveló su conocimiento de su promiscuidad con los enanos.

Le dijo que sólo le devolvería el collar si ella realizaba una tarea bastante extraña: tenía que obligar a dos reyes, cada uno gobernando a veinte reyes, a luchar una guerra interminable.

Cada vez que los reyes se mataban entre sí, se levantaban de nuevo para luchar. Esto sucedería por toda la eternidad hasta que un verdadero cristiano (que resultó ser Olaf Tryggvason, el rey cristiano de Noruega del 995 al 1000 EC) llegara a poner fin a la guerra. Una vez más, Freya estuvo de acuerdo.

El Sörla þáttr era una pieza de desprestigio diseñada para desacreditar la religión pagana nórdica y degradar a Freya como una puta.

Sin embargo, la pieza hablaba de un aspecto de Freya que había sido insinuado en fuentes nórdicas más antiguas. En el Lokasenna del Edda poético, Loki acusó a Freya de haberse acostado con todos los dioses y jötnar:

¡Cállate, Freyja! Porque te conozco plenamente,

Sin pecado no eres tú mismo;

De los dioses y los elfos que están reunidos aquí,

Cada uno como tu amante ha yacido.

Sin embargo, el contexto aquí era importante. El escenario del poema era una cena en la que Loki, en lo profundo de sus copas, acusó a todas las mujeres (incluyendo a Frigg) de haberse acostado con otras promiscuamente.

Incluso acusó a Freya de acostarse con su hermano, Freyr.

La lección más profunda de todo esto, y probablemente familiar, podría ser que las mujeres en las sociedades nórdicas y germánicas eran juzgadas más duramente que los hombres por sus percibidas impropiedades sexuales.

Cultura pop

La popularidad cultural de Freya fue testigo de un resurgimiento con el auge del nacionalismo germánico en el siglo XIX. Se la mencionó en el himno nacional danés, “Der er et yndigt land” (“Hay una tierra encantadora”) de Adam Oehlenschläger, que decía “se llama la vieja Dinamarca y es la sala de Freya”.

También apareció como personaje en el ciclo épico operístico de Richard Wagner, Der Ring des Nibelungen.

La obra fue una producción artística fundamental del siglo XIX y un grito de guerra del nacionalismo alemán en toda Europa occidental y septentrional.

En las representaciones modernas más populares de la mitología nórdica, los cómics y películas de Marvel, Freya estaba notablemente ausente. Sin embargo, la versión de Marvel de Frigga incorporaba algo de la personalidad de Freya.

Referencias

Bibliografía

  1. McCoy, Daniel. “Nerthus”. Mitología nórdica para gente inteligente . https://norse-mythology.org/gods-and-creatures/the-vanir-gods-and-goddesses/nerthus/.
  2. “Grímnismál”. Edda poética . Traducido por Henry Adams Bellows. Archivo de textos sagrados de Internet. https://www.sacred-texts.com/neu/poe/poe06.htm.
  3. “Hyndluljód”. Edda poética . Traducido por Henry Adams Bellows. Archivo de textos sagrados de Internet. https://www.sacred-texts.com/neu/poe/poe15.htm.
  4. “Lokasenna”. Edda poética . Traducido por Henry Adams Bellows. Archivo de textos sagrados de Internet. https://www.sacred-texts.com/neu/poe/poe10.htm.
  5. Sturluson, Snorri. “Gylfaginning”. Prosa Edda . Traducido por Arthur Gilchrist Brodeur. Archivo de textos sagrados de Internet. https://www.sacred-texts.com/neu/pre/pre04.htm.
  6. Sturluson, Snorri. “La saga Ynglinga”. Heimskringla . Traducido por Samuel Laing. Archivo de textos sagrados de Internet. https://www.sacred-texts.com/neu/heim/02ynglga.htm.
  7. “Thrymskvitha”. Edda poética . Traducido por Henry Adams Bellows. Archivo de textos sagrados de Internet. https://www.sacred-texts.com/neu/poe/poe11.htm.
  8. Colaboradores de Wikipedia. “Freya”. Wikipedia . https://es.wikipedia.org/wiki/Freyja.