Ninigi es una deidad japonesa, nieto de Amaterasu y bisabuelo del primer Emperador de Japón. Acreditado con la introducción del arroz, Ninigi estableció el orden y el gobierno en Japón.

En la mitología japonesa, Ninigi (瓊瓊) es el nieto de Amaterasu, la diosa del sol y la Reina de los Cielos.

Enviado a Japón para cultivar la primera cosecha de arroz, trajo la civilización tanto a los kami (un tipo de dios o espíritu en la religión sintoísta) como a los humanos, y es el bisabuelo del emperador Jimmu, el primer emperador de Japón.

Ninigi es, por lo tanto, el honorable antepasado y progenitor de la actual Familia Imperial de Japón.

Etimología

Ninigi es la abreviatura de Ninigi-no-Mikoto (瓊瓊杵尊), que significa “El Gran Dios Ninigi”. Ninigi podría traducirse como “amado mazo de joyas”.

Una variante de su nombre es Ame-nigishi-kuni-nigishi-amatsuhiko-hiko-ho-no-ninigi-no-Mikoto (天邇岐志国邇岐志天津日高日子番能邇邇芸命) o “El Gran Dios Ninigi, del Estado Imperial, El Hijo del Sol de Muchos Talentos”.

Atributos

Elegido por encima de su propio padre como emisario de Amaterasu en Japón, Ninigi, mediante la plantación de la primera semilla de arroz, trajo la civilización, la justicia y la agricultura al país.

Esta historia podría ser vista como la representación de la inmigración del pueblo Yayoi del continente asiático a Japón (1000 AEC-300 CE).

A diferencia de los cazadores-recolectores que poblaban el Japón durante ese período, los Yayoi eran agricultores, y su llegada coincidió con el auge del arroz cultivado.

Ninigi también vincula a la Familia Imperial Japonesa con los dioses, actuando como una especie de puente entre la clase dirigente y lo divino.

Aunque todavía era un dios, Ninigi se convirtió en mortal y murió. Sin embargo, esto no le resta valor a su divinidad de ninguna manera.

Un túmulo funerario asociado a Ninigi está situado en E no Goriyo en Hyuga.

Regalia imperial

Amaterasu le dio a Ninigi el Regalo Imperial de Japón, encargándole que bajara el Regalo del Cielo. Los tres artículos que componían las insignias se convirtieron en símbolos de la conexión de Amaterasu con la Familia Imperial, que todavía usan estos símbolos hoy en día.

Se dice que estos objetos míticos aún existen, pero la Familia Imperial vigila de cerca su ubicación.

  • Yata-no-Kagami (八咫鏡), el Espejo de Ocho Espesores, es el espejo que Ame-no-Uzume (la diosa del amanecer) usó para atraer a Amaterasu de la cueva en la que se escondió, y representa la pureza.
  • Yasakani-no-Magatama, la Gran Joya, es un magatama , un collar curvo de cuentas o joyas común durante el período prehistórico japonés (antes del siglo IV), destinado a representar el poder celestial detrás del trono. Se cree que la Gran Joya se perdió durante la Guerra de los Gentiles (1180-1185).
  • Kusanagi-no-Tsurugi (草薙の剣), la Espada Cortadora de Hierba (también conocida como Ame-no-Murakumo-no-Tsurugi [天叢雲剣], la Espada Celestial de las Nubes Reunidas) fue una vez propiedad del hermano de Amaterasu, Susanoo, y representa la virtud.

Familia

Ninigi es el hijo de Ame no Oshihomimi no Mikoto, hijo de Amaterasu, y su esposa Takuhadachiji-hime no Mikoto.

Después de casarse con la princesa Konohanasakuya, Ninigi tuvo varios hijos: Hoderi, Hosuseri y Hoori.

Los textos antiguos mencionan otro hijo, Hikohohodemi, pero no está claro si es un cuarto hijo o simplemente una referencia a Hoori, ya que los dos nombres pueden ser variantes el uno del otro.

A través de Hoderi, Ninigi es el ancestro del pueblo Hayato, mientras que a través de Hoori es el ancestro del Clan Yamato, y por extensión de la Familia Imperial Japonesa a través del Primer Emperador, Jimmu.

Mitología

La historia de Ninigi se cuenta en el Nihon Shoki , una historia mítica de Japón compilada en el 720 CE.

El descenso del cielo

Entonces Amaterasu no Okami les ordenó, diciendo, “Si ese es el caso, entonces enviaré a mi hijo”. Mientras estaba a punto de enviarlo, nació un augusto nieto, llamado Amatsuhikohikohononinigi. Entonces ella dijo, “Deseo enviar a este augusto nieto en su lugar.
Nihon Shoki , Pergamino 2: La Edad de los Dioses

Aunque originalmente había planeado enviar a su hijo a Japón, Amaterasu, la Reina del Cielo, vio que su nieto, Ninigi, era más adecuado para el trabajo.

Le dijo a Ninigi que debía descender a la Tierra, a las islas de Japón, y allí plantar la primera cosecha de arroz, llevando así la civilización y la justicia a la tierra.

Un nieto obediente, aceptó, incluso sabiendo que nunca volvería al Cielo.

Antes de irse, Amaterasu le impartió la Regalia Imperial, para representar su mandato divino.

Ninigi aterrizó en Takachiho-gawara, en la prefectura de Kagoshima en Kyushu. Poco después de su llegada, visitó la casa de un rey local, donde conoció a la princesa Konohanasakuya, que le gustó al instante.

Pero después de dejarla embarazada, Ninigi se asustó de que los niños no fueran suyos, de que algún kami de la tierra la hubiera dejado embarazada y de que él fuera simplemente un marido conveniente. Enfurecida, la princesa Konohanasakuya ideó un plan para probar su inocencia.

Cuando llegó el momento de dar a luz, prendió fuego a la cabaña, prometiendo que si sobrevivía, probaría que había sido fiel a Ninigi.

Cuando la cabaña fue engullida, dio a luz a sus hijos. Ella y los niños sobrevivieron, y Ninigi le pidió a la princesa que le perdonara por dudar de ella. Se casaron y criaron a sus hijos juntos.

En algún momento, Ninigi le dio a su hijo Hoderi un anzuelo mágico, convirtiéndolo en un maestro de la pesca, y a su hijo Hoori un arco mágico, convirtiéndolo en un maestro de la caza.

Esto prepararía el escenario para la famosa pelea de los dos hermanos.

Con el tiempo, Hoori actuaría como heredero de su padre, asumiendo la cabeza de la familia imperial; su nieto sería el emperador Jimmu (771-585 a.C.).

Finalmente, después de un tiempo, murió y fue enterrado en E no Goriyo. Al hacerlo, había establecido una línea que duraría las edades: la Familia Imperial Japonesa.

Otra mitología

El cuento de Ninigi sobre el descenso divino y la mortalidad resultante no es diferente al cuento de Abraham sobre el descenso de Satanás del cielo o la caída de Adán y Eva en el Jardín del Edén.

Sin embargo, ambos relatos implican el concepto de pecado, que no existe en la religión sintoísta japonesa.

Y debido a que Ninigi bajó a la Tierra no como un castigo (como Satanás) sino más bien con la misión de ayudar a la gente, podría ser mejor comparado con el griego Prometeo, a quien también se le atribuye el inicio de la civilización, aunque a través del don del fuego en lugar del arroz.

Las cualidades físicas y los atributos de carácter atribuidos a Ninigi implican una mezcla de hazañas de estilo inmortal y cualidades mortales como la muerte final (a menudo después de más de cien años de reinado), que es similar a los primeros emperadores divinos del período pre-dinástico en China.

Referencias

Bibliografía

  1. Jansen, Marius B. The Making of Modern Japan . Cambridge: Harvard University Press, 2000.
  2. La wiki de Nihon Shoki . Accedido el 18 de septiembre de 2019. http://nihonshoki.wikidot.com/.
  3. Ono, Sokyo. Shinto: El camino de Kami . Traducido por William Woodard. Rutland: Compañía Charles E. Tuttle, 1962.