Inari es el kami japonés de la prosperidad, el arroz y el té, y protector de los zorros. Una compleja deidad ampliamente adorada en todo Japón, Inari es representada de forma variada como hombre, mujer y andrógino.

Inari es el kami japonés kami (un tipo de dios o espíritu en la religión sintoísta) de la prosperidad, el té, la agricultura (especialmente el arroz), la industria y la herrería.

Una deidad compleja con muchas caras, Inari se denomina de forma variada como masculino, femenino y andrógino, dependiendo del contexto.

Aunque el papel de Inari ha cambiado con el tiempo, han sido populares en todo Japón durante más de mil años.

El Inari es quizás más conocido debido a su asociación con los zorros, llamados kitsune , que actúan como mensajeros del Inari y reciben protección a cambio.

Etimología

Inari, una forma abreviada de Ine Nari o Ine ni Naru, se deriva del Kanji 稲荷, donde 稲 representa “arroz” y 荷 representa “carga”, “flete” o “transportar”. El nombre completo de Inari es Inari Okami, o 稲荷大神, que puede ser traducido como “el Gran Dios Inari”.

A veces se abrevia como O-Inari, o 大稲荷. Otro nombre es Ta-no-Kami (田の神), o “Dios de los arrozales”.

Cuando se hace referencia a él en un contexto budista, Inari puede estar asociado con una persona en particular en el camino hacia la iluminación (conocido como bodhisattva), en cuyo caso Inari puede tomar nombres secundarios relacionados con ese bodhisattva.

Atributos

Inari es una deidad increíblemente popular que tiene más santuarios dedicados a ellos que cualquier otro kami en Japón; un tercio de todos los santuarios del país son santuarios Inari.

Esto se debe en gran medida a que los numerosos atributos de Inari le han dado a la deidad un gran significado para la sociedad japonesa y han ayudado a Inari a resistir el paso del tiempo.

A lo largo de los siglos, a medida que la sociedad japonesa ha ido cambiando y evolucionando sus prioridades, Inari ha ido cambiando junto con la cultura para asumir nuevos papeles.

En los últimos siglos, esos cambios han estado determinados en gran medida por las nuevas definiciones de “éxito” que se derivan de la era Meiji (1868-1912) y del auge del capitalismo a principios del siglo XX.

Debido a que Inari se hizo prominente en el Japón premoderno cuando las creencias no eran uniformes, los adoradores llegaron a ver a la deidad de manera diferente en diferentes contextos. Esto ayuda a explicar por qué la gente ha visto a Inari de manera diferente como hombre, mujer y andrógino.

Del mismo modo, la vasta identidad de Inari ha permitido a personas de diferentes creencias y prácticas abrazar a la deidad, incluyendo a los budistas, que conectaron a Inari con diferentes sectas y bodhisattvas.

Por ejemplo, en el budismo Shingon, el concepto de lo divino femenino, daikiniten, está conectado con el poder de los zorros y por lo tanto con Inari, dándole poderes adicionales del budismo, como la luz purificadora, de la que carece en las representaciones sintoístas tradicionales.

Prosperidad e Industria

Inari es el dios de la prosperidad y el éxito, lo que resulta en un atractivo universal que ayuda a explicar la popularidad de Inari en todo Japón.

Esta prosperidad se aplica a partes iguales a la agricultura y a la industria, dada la importancia de Inari para los artesanos y los herreros durante el período Edo (1600-1868), ya que durante este período los herreros se convirtieron en una parte importante de la industria japonesa y de la cultura de los samuráis.

Esto continúa en el período moderno, con muchas empresas que dan importancia a Inari; la empresa japonesa de cosméticos Shiseido, fundada hace casi 150 años y una de las empresas de belleza más antiguas del mundo, cuenta con Inari como su deidad protectora.

Agricultura

La asociación más común con el Inari es su relación con la agricultura, y especialmente con el arroz.

En este contexto, la gente ve a Inari como una diosa femenina cuyas bendiciones traen prosperidad a la cosecha del año.

Esto se extiende a los productos hechos de las cosechas, como el sake, el alcohol japonés producido a partir de arroz fermentado. Una popular bola de arroz, llamada Inarizushi, se llama así por Inari. Además del arroz, Inari también se asocia con el té, un importante alimento básico de la sociedad japonesa desde hace al menos mil años, lo que la sitúa en el centro de algunas de las costumbres más conocidas de Japón.

Artesanía

A partir del período Edo, los japoneses comenzaron a asociar a Inari con diferentes artesanías, incluyendo la carpintería, los textiles y especialmente la herrería y la espadería.

En este contexto, la gente suele hablar de Inari como un dios masculino.

Él guía el espíritu de los fabricantes de espadas, clavando su martillo en el metal caliente. Esta expansión del dominio de Inari puede deberse en parte a que el Shogunato Tokugawa, el gobierno militar de Japón durante el período Edo, cambió la forma primaria de riqueza de los impuestos sobre el arroz a un estándar de oro, y las ideas japonesas de “éxito” siguieron su ejemplo.

En virtud de su asociación con el éxito, Inari siguió este cambio cultural, expandiendo su dominio al reino del oro y otros metales.

El símbolo del Zorro

El símbolo más común y conocido de Inari es el zorro, o kitsune . Kitsune es una de las criaturas sobrenaturales más populares (llamada yokai ) en el folclore japonés.

Son espíritus femeninos que usan sus artimañas y astucia para ayudar o dañar a los humanos que los rodean.

Debido a que Inari es visto como benevolente, sólo los útiles kitsune son considerados sus verdaderos sirvientes, y actúan como mensajeros y protectores de Inari. Dañar a uno de estos zorros es una afrenta para Inari.

Muchos santuarios dedicados a Inari tienen estatuas de zorros a sus puertas ( torii ) o en otros lugares fuera de los santuarios, reemplazando las estatuas del perro-león komainu . En este contexto, Inari es casi siempre mujer.

Santuarios

Los santuarios Inari (稲荷神社, Inari jinja ) se distinguen de otros santuarios japoneses por sus puertas bermellón ( torii ), estatuas estilizadas de zorros, techos rojos, paredes de estuco blanco y a menudo muchos torii en fila.

Si bien estos son los rasgos más comunes, la presencia de estatuas de zorro es el marcador más consistente de los santuarios Inari, donde los adoradores a menudo hacen ofrendas de arroz y sake.

En total, hay por lo menos 2.970 santuarios Inari reconocidos en Japón hoy en día, lo que los convierte en el santuario más común del país. El más antiguo y prominente de estos santuarios es el Fushimi Inari-taisha, que se encuentra en Kyoto.

Familia

Dado que Inari es muchas cosas a la vez, incluyendo múltiples deidades, es difícil precisar la familia u orígenes de Inari.

En algunos cuentos, Inari estaba casado con la diosa de la agricultura, Uke Mochi, cuyo papel asumieron tras la muerte de Uke Mochi.

Sin embargo, Inari no aparece en las fuentes clásicas del folclore y la mitología japonesa, lo que hace que los orígenes de Inari sean poco claros.

Mitología

A pesar de no aparecer en la mitología clásica japonesa, Inari es una de las deidades más prominentes de la historia de Japón.

Antes del período Edo

Los orígenes exactos de Inari son desconocidos, pero los historiadores creen que son anteriores a la llegada del budismo a Japón en el siglo VI. Casi tan pronto como llegó, el budismo se asoció rápidamente con Inari y los santuarios de Inari en un momento en que Inari estaba estrechamente relacionado con el arroz, la agricultura y el té.

Dada la importancia de estos artículos para la cultura y la economía de Japón, Inari llegó a ser conocido como el dios de la prosperidad y el éxito.

Durante este período temprano, se estableció el culto en Fushimi en Kyoto.

Algunas figuras legendarias, como el mago ( onmyoji ) llamado Abe no Seimei, se decía que descendía de kitsune y por lo tanto bendecido por Inari.

Las sectas budistas japonesas como Shingon han considerado a Inari como su deidad patrona desde su creación. Durante el período Heian (794-1185), el festival de Inari en Fushimi se convirtió en un festival prominente, rivalizando incluso con el Festival Gion, que se remonta al año 800 y es hoy en día el festival más famoso de Japón.

El patrocinio imperial de Inari y los santuarios de Inari durante este tiempo condujo a su prominencia en todo el Japón, y esta prominencia permaneció incluso cuando el poder político cambió de manos.

Período Edo hasta el presente

Durante el período Edo, el culto a Inari comenzó a cambiar de manera que mantuvo su popularidad. Aunque los samuráis habían reinado en Japón durante aproximadamente los cinco siglos anteriores, el surgimiento de herreros y espadachines durante el shogunato de Tokugawa hizo que las industrias metalúrgicas se volvieran poderosas.

Debido a que la moneda de Japón pasó de basarse en el arroz a basarse en el oro durante este período, el papel de Inari como kami de la prosperidad y el éxito significó que su influencia y su culto se transfirieron al dinero, la prosperidad y la herrería.

Por lo tanto, Inari se convirtió en la deidad patrona de los herreros y espadachines, un protector de los guerreros y los comerciantes por igual.

Sin embargo, su relación con la agricultura y el té no cambió, lo que llevó a Inari a convertirse en el kami asociado tanto a estos antiguos dominios como a los nuevos.

Después de que la Restauración Meiji reordenara la cosmología japonesa para favorecer el sintoísmo estatal y, por lo tanto, los kami tradicionales como Inari, el surgimiento del capitalismo y las corporaciones significó que Inari se convirtió en una deidad increíblemente popular durante los períodos Meiji, Taisho y Showa de preguerra (1868-1945).

A medida que Japón se convertía en una potencia económica mundial, el auge de los intereses económicos japoneses significó que Inari (junto con sus santuarios y sacerdotes) se hizo importante para la dedicación de nuevas empresas, nuevos edificios corporativos y para las corporaciones en general.

Desde el final de la Segunda Guerra Mundial, Inari ha seguido siendo una deidad increíblemente popular. Aunque el Estado Shinto se disolvió en 1945, los santuarios Inari han sobrevivido y siguen siendo el tipo de santuario más común de Japón.

Las corporaciones todavía buscan las bendiciones de Inari cuando abren nuevos caminos, e Inari se asocia no sólo con el éxito corporativo sino con la prosperidad general de los individuos, las comunidades y el país en su conjunto.

Otra mitología

La prominencia de Inari durante un período tan largo ha hecho de ellas una confusa mezcla de deidades.

Inari es a menudo una deidad singular, pero a veces se representan como tres deidades diferentes ( Inari sanza ) o incluso cinco deidades diferentes ( Inari goza ).

La identidad de estas otras deidades es muy variable dependiendo del santuario, pero incluyen a deidades como Uke Mochi, Izanagi, Izanami y otras deidades de la agricultura, la prosperidad, la creación y el orden. Esto ha llevado a que la gente llame a Inari con muchos nombres diferentes.

En el budismo, Inari está más estrechamente asociado con Dakiniten (la Dakini india, un espíritu femenino divino en el budismo Vajrayana) y Benzaiten (una versión japonesa del Saraswati indio), uno de los Siete Dioses de la Suerte. En estas formas, Inari es femenino.

Como dios (des) de la agricultura, Inari es similar tanto a Deméter como a Dionisio de la mitología griega y a la diosa nórdica Freya.

Cultura pop

Inari y su conexión con kitsune los convierten en una deidad prominente en la cultura popular japonesa:

  • En la serie Persona , un derivado de la serie de videojuegos más grande Megami Tensei , Inari es un personaje de Yusuke Kitagawa, que aparece con una máscara y cola de zorro.
  • En los universos de juegos de rol World of Darkness , kitsune aparecen tanto en el clásico World of Darkness como en el siguiente Chronicles of Darkness . En este último, están cambiando las razas cuyas habilidades provienen de Inari y que todas sirven a Inari de diferentes maneras.
  • En la serie de manga Hyper Police , Sakura Bokuseiinmonzeninari es un kitsune oficial de policía.
  • Kuzunoha, un destacado personaje del folclore japonés, es un sirviente de Inari y la madre de Abe no Seimei (921-1005), el famoso mago ( onmyoji ) del período Heian.
  • El final: Inari’s Quest es un videojuego en el que uno de los últimos zorros lucha por sobrevivir en un mundo ciberpunk.
  • El manga Inari, Konkon, Koi Iroha involucra a una chica llamada Fushimi Inari que adquiere la habilidad de cambiar de forma como un kitsune y que hace la voluntad de los dioses.

Referencias

Bibliografía

  1. Cartwright, Mark. “Inari”. Enciclopedia de Historia Antigua . Accedido el 10 de agosto de 2019. https://www.ancient.eu/Inari/.
  2. Jansen, Marius B. The Making of Modern Japan . Cambridge: Harvard University Press, 2000.
  3. Ono, Sokyo. Shinto: El camino de Kami . Traducido por William Woodard. Rutland: Compañía Charles E. Tuttle, 1962.