Uno de los Siete Dioses de la Suerte, Ebisu es el kami de la suerte y la prosperidad. Con su gran sonrisa y su risa bulliciosa, representa la abundancia del mar.

Ebisu es un dios japonés de la suerte, la riqueza y la prosperidad, en particular en lo que respecta al mar; también es el dios patrón de los pescadores.

Perpetuamente sonriente y a menudo vestido de pescador, Ebisu es uno de los Siete Dioses de la Suerte, y de hecho es el único original de Japón.

Su imagen ha sido ampliamente utilizada en todo el Japón debido a su estrecha asociación tanto con la riqueza del mar como con la prosperidad de los negocios.

Etimología

Ebisu está representado por muchos Kanji, entre ellos 恵比須, 恵比寿, 夷 y 戎. Los dos primeros se pueden traducir como “un rendimiento favorable (a perpetuidad)”. Curiosamente, 夷 y 戎 son kanjis usados por los ainu, la población indígena de Japón.

Ebisu también es conocido por varios otros nombres. Su nombre original en la mayoría de los mitos era Hiruko (蛭子, “niño sanguijuela”), y a veces se le conoce como Kotoshiro-nushi-no-kami (事代主神), que significa “deidad principal del tiempo de los negocios”.

Debido a su naturaleza jovial y a las muchas representaciones de los mismos, también se le llama a veces Ebisu Riendo o Ebisu Sonriente.

Atributos de Ebisu

A menudo representado como un rotundo pescador con un gran sombrero, Ebisu se asocia con la abundancia del mar y la suerte que se necesita para traer dicha abundancia a casa.

Siempre está sonriendo y riendo, y lleva una caña de pescar y un gran pez – generalmente un rayo rojo o una lubina roja – con él la mayor parte del tiempo.

Como patrón de los marineros y de los que viven de la abundancia del mar, Ebisu está representado en forma animal por las ballenas, medusas y tiburones ballena.

Ebisu también es sordo y parcialmente incapaz de caminar debido a su falta de huesos de niño.

A pesar de su naturaleza lisiada (o quizás debido a ella), todavía se las arregla para ser un dios bondadoso que comparte su riqueza libremente.

La incapacidad de Ebisu para responder a la llamada anual para volver al Gran Santuario de Izumo (en el décimo mes del calendario japonés) le da ciertas propiedades de las que carecen otras deidades japonesas.

De estas propiedades, la más notable es su capacidad de ser venerado en cualquier lugar. Esta cualidad hace que Ebisu sea una deidad muy popular entre los restaurantes, corporaciones y pesquerías.

Ebisu es uno de los Shichifukujin, los Siete Dioses Afortunados que traen riqueza y abundancia a las almas dignas de Japón.

De estos siete, es el único que no es originario de la India. Ebisu suele ser emparejado con Daikokuten; junto con Fukurokuhu, forman los Tres Dioses de la Buena Fortuna, un subconjunto de los Siete Dioses de la Suerte.

Familia de Ebisu

Aunque su parentesco varía según su origen, se cree que Ebisu es el primer hijo de Izanagi e Izanami. Aunque fue el primer kami en ser traído al mundo, Ebisu fue rechazado por sus padres por ser imperfecto.

Otros orígenes sugieren que es hijo de Okuninushi, kami de la magia, o Daikokuten, otro de los Siete Dioses de la Suerte que a veces es catalogado como la deidad “gemela” de Ebisu.

Independientemente de su parentesco, la mayoría de las fuentes coinciden en que fue criado por la deidad Ainu Ebisu Saburo.

Mitología

Ebisu tiene muchos orígenes, todos los cuales le han llevado a su actual estatus como uno de los Siete Dioses Afortunados.

Orígenes de Hiruko

A este niño lo pusieron en una barca de cañas, y lo dejaron flotar. – Kojiki , traducido por Basil Hall Chamberlain

El origen más común de Ebisu es como Hiruko, el primer hijo de Izanagi e Izanami. Los dos dioses habían realizado sus rituales matrimoniales y la subsiguiente consumación de forma incorrecta, y así produjeron un niño sin huesos al que llamaron Hiruko, el Niño Sanguijuela.

Horrorizados por las desfiguraciones del niño, Izanagi e Izanami lo repudiaron y lo arrojaron al mar, donde Hiruko flotó durante un tiempo antes de llegar a una orilla desconocida (algunos sugieren que estas eran las costas de Hokkaido).

Fue acogido por un amable grupo de ainu y criado por Ebisu Saburo.

Aunque Hiruko era inicialmente un niño enfermizo, le crecieron piernas, y probablemente todo su esqueleto, cuando alcanzó los tres años. Ahora que se encuentra mucho más capacitado, Hiruko aprendió a caminar y comenzó su transformación en el sonriente y feliz dios que es hoy.

Eternamente agradecido por la generosidad y la suerte que le había salvado la vida, Hiruko, que ahora se hace llamar Ebisu, empezó a esparcir alegría y suerte a todos los que encontraba. Sin perder nunca su afinidad con el mar, Ebisu siempre estuvo seguro de mirar favorablemente a los pescadores.

Con el tiempo, Ebisu se convirtió en uno de los Siete Dioses de la Suerte.

Otros orígenes sugieren que es hijo de Okuninushi, el kami de la magia, o Daikokuten, que puede ser el mismo kami .

Otra mitología relacionada con Ebisu

Algunos han sugerido que Ebisu representa a una deidad anterior de los pescadores en Kansai o en sus alrededores, o incluso potencialmente a una deidad Ainu.

Debido a que se originó completamente en Japón, Ebisu no se basa en ninguna deidad anterior de China o India.

Sus orígenes no son diferentes a los del dios griego Hefesto, que nació deforme y expulsado del Olimpo por su madre, Hera.

Cultura pop

Ebisu y los Siete Dioses de la Suerte son populares en los medios de comunicación de todo Japón:

  • La Cerveza Yebisu, ahora elaborada por la Cervecería Sapporo, toma su nombre e imagen de Ebisu;
  • Evisu, una marca de ropa de diseño en Japón, también saca su nombre de Ebisu;
  • En el anime Noragami , Ebisu aparece junto a varios de los Siete Dioses de la Suerte; en esta apariencia, sin embargo, es guapo, bien vestido y muy poco ético.

Referencias

Bibliografía

  1. Ono, Sokyo. Shinto: El camino de Kami . Traducido por William Woodard. Rutland: Compañía Charles E. Tuttle, 1962.
  2. Jansen, Marius B. The Making of Modern Japan . Cambridge: Harvard University Press, 2000.
  3. Chambelán, Basil Hall, trans. Kojiki . 1919. Accedido el 15 de agosto de 2019, https://www.sacred-texts.com/shi/kj/index.htm.