Libro XXIV de la Odisea, poema clásico griego escrito por Homero, relatando los viajes de su héroe Odiseo al regresar a casa de la guerra de Troya.

Argumento: Las almas de los pretendientes son llevadas por Mercurio a las sombras infernales.

Ulises en el país va a la
retiro de su padre, Laertes; lo encuentra ocupado en su jardín, solo; la forma de su descubrimiento para él es
bellamente descrito. Regresan juntos a su logia, y el rey es reconocido por Dolius y los sirvientes. El
Los itacenos, liderados por Eupithes, el padre de Antinoo, se levantan contra Ulises, que les da la batalla en la que Eupithes está
asesinados por Laertes: y la diosa Palas hace una paz duradera entre Ulises y sus súbditos, lo que concluye la
Odisea.

Cylenius ahora al triste reino de Plutón.
Transporta a los muertos, ¡un tren lamentable!
La varita dorada, que hace que el sueño vuele,

O en un suave sueño sella el ojo despierto,

Eso lleva a los fantasmas a reinos de la noche o del día,

Señala el largo e incómodo camino.
Temblando los espectros se deslizan, y el llanto se ventila…
Gritos delgados y huecos, a lo largo del profundo descenso.

Como en la caverna de una guarida con rifles…
Donde los murciélagos nocturnos de la bandada, y las aves obscenas;

Cluster’d que cuelgan, hasta que en algún choque repentino

Se mueven, y los murmullos corren a través de toda la roca.
Así que encogidos huyeron de los montones de fantasmas,

Y tal grito llenó todas las lúgubres costas.
Y ahora llegan a los extremos más remotos de la Tierra.
Y ahora las puertas donde el Sol del atardecer desciende,

Y la roca de Leucas, y los arroyos más lejanos del océano,

Y ahora invade la oscura tierra de los sueños,

Y descansa al fin, donde las almas sin cuerpo habitan…
En los siempre florecientes aguamieles de asfódelo.
Las formas vacías de los hombres habitan allí,

Semblanza impasible, imágenes de aire!
Nada más es todo lo que brilló en la tierra antes:

¡Ayax y el gran Aquiles ya no están!
Sin embargo, todavía es un fantasma maestro, el resto lo asombró,

El resto lo adoraba, se elevaba mientras caminaba…
Todavía a su lado está el hijo de Néstor, que fue encuestado…
Y el amado Patroclo aún asiste a su sombra.

Nuevo como eran a esa orilla infernal,

Los pretendientes se detuvieron, y miraron al héroe o’er.

Cuando, moviéndose despacio, la forma real que ven

De los grandes Atrides: él en pompa perseguido

Y la tristeza solemne a través de las tinieblas del infierno,

El tren de los que por AEgysthus cayeron:

“¡Oh, poderoso jefe! (Pelides comenzó así)

¡Honrado por Júpiter por encima de todos los hombres!
Rey de cien reyes! a quien renunciar’d

El más fuerte, valiente, más grande de la humanidad…
¿Vienes tú el primero, a ver este triste estado?
Y fue el más noble, la primera marca del destino,

Condenado a pagar el gran atraso tan pronto,

El lote, que todos se lamentan, y ninguno puede evitar!

¡Oh! Mejor que te hayas hundido en tierra troyana,

Con todos tus honores en toda regla, cubre todo…
Entonces la agradecida Grecia con ojos brillantes podría levantar…
Canicas históricas para registrar tu alabanza.
Tu alabanza eterna sobre la piedra fiel

Tenía con las glorias transmisivas agraciadas a tu hijo.
Pero destinos más pesados estaban destinados a asistir:

¿Qué hombre es feliz, hasta que conoce su final?”

“¡Oh hijo de Peleo! ¡Más grande que la humanidad!
(Así la sombra real de Agamenón se reincorpora)

Tres veces feliz de presionar la llanura marcial…
“Montones de héroes en tu lucha asesinados…
En las nubes de humo levantadas por la noble refriega,

Gran y estupendo e’en en la muerte que usted pone,

Y un diluvio de sangre te rodeaba por todos lados.
Ni cesó la lucha hasta que el mismo Júpiter se opuso,

Y todo en Tempestades, la noche de la muerte se cerró.
Entonces a la flota que llevamos tu honor cargamos,

Y decente en la cama funeraria otorgada;

Entonces ungüentos dulces y tibios arroyos que derramamos;

Las lágrimas fluyen de cada ojo, y sobre los muertos…
Cada recorte de los honores de curling de su cabeza.
Golpeado por las noticias, tu madre azul vino,

Las hermanas de Sea Green esperaban a la dama…
Una voz de fuerte lamento a través de todo el main

Se escuchó, y el terror se apoderó del tren griego.
De vuelta a sus naves, el asustado anfitrión había huido…
Pero Néstor habló, ellos escuchan y obedecen.
(De la vieja experiencia surge el consejo de Néstor,

Y las largas vicisitudes de las cosas humanas):

“Abandona tu vuelo: justo Thetis de la principal”.
Para llorar a Aquiles lleva su tren azul.
Alrededor de ti están las hijas de las profundidades.
Vístete con chalecos celestiales, y a tu alrededor llora.
Alrededor de ti, las Musas, con una tensión alterna,

En verso siempre consagrados, quéjese.
Cada griego guerrero que escucha la música en movimiento,

Y los héroes de corazón de hierro se derriten en lágrimas.
Hasta que diecisiete noches y diecisiete días regresen.
Todo lo que fue mortal o inmortal está de luto.
A las llamas que te dimos, el día siguiente,

Y las ovejas gordas y los bueyes de marta cibelina matan…
Con los aceites y la miel se encendieron los fuegos aumentados,

Y, como un dios adornado, tu parte terrenal expira.
Innumerables guerreros alrededor de la pila ardiente…
Insta a los corredores de la flota o al trabajo de los corredores…
Gruesas nubes de polvo sobre todo el círculo se elevan,

Y la mezcla clamaría truenos en los cielos.
Tan pronto como se absorba en la llama que todo lo abarca…
Hundido lo que era mortal de tu poderoso nombre,

Entonces recogemos tus huesos nevados, y colocamos…
Con vinos y ungüentos en un jarrón dorado.
(El jarrón que Thetis Baco dio de antiguo,

Y el arte de Vulcano enriqueció el oro esculpido.
Allí, nosotros tus reliquias, ¡gran Aquiles! blend

Con el querido Patroclo, tu difunto amigo…
En la misma urna un espacio separado contiene

Los restos de tu próximo amado, Antilochus.
Ahora todos los hijos de la Grecia guerrera rodean…
Tu tumba destinada y arroja un poderoso montículo;

En lo alto de la orilla la creciente colina que levantamos,

Así de amplias son las encuestas extendidas de Hellespont;

Donde todos, de edad en edad, que pasan la costa,

Puede señalar la tumba de Aquiles, y saludar al poderoso fantasma.
La misma Thetis a todos nuestros compañeros proclama

Premios heroicos y juegos exequiales;

Los dioses aceptaron; y alrededor de ti yacía…
Ricos botines y regalos que ardían contra el día.
A menudo he visto con juegos funerarios solemnes…
Héroes y reyes comprometidos con las llamas;

Pero la fuerza de la juventud, o el valor de los valientes,

Con un concurso más noble, nunca se ha conocido una tumba.
Tales fueron los juegos de Azure Thetis dados,

Y tales honores, ¡oh amado del cielo!
Querido a la humanidad tu fama sobrevive, ni se desvanece…
Su florecimiento es eterno en los tonos de Estigia.
Pero lo que a mí me sirve mis honores se ha ido,

Trabajos exitosos, y batallas valientemente ganadas…
Condenado por el severo Júpiter en casa para acabar con mi vida,

Por el maldito Egisto, y una esposa infiel! “

Así que ellos: mientras Hermes sobre la lúgubre llanura…
Dirigió los tristes números de Ulises asesinado.
En cada forma majestuosa ellos proyectan una vista,

Y el timorato pasó, y se retiró terriblemente.
Pero Agamenón, a través de la sombra sombría…
Su antiguo huésped Amphimedon survey’d:

“¡Hijo de Melanthius! O say!

¿Qué causa obligó a tantos, y tan gay,

Para recorrer el camino hacia abajo, melancólico…
Digamos, ¿podría una ciudad ceder una tropa tan justa?
¿Eran todos estos socios de un aire nativo?
O la furia de la tormenta de Neptuno barrió…
Vuestras vidas a la vez, y respiran bajo las profundidades…
¿Ladrones nocturnos, o bandas crueles de piratas…
Empapa con tu sangre las arenas de tu país saqueado…
O bien, defendiendo bien algún muro asediado,

Diga – para el público, ¿ustedes cayeron enormemente?
Informa a tu huésped: para tales yo era de antaño…
Cuando nuestras armadas triunfantes tocaron su costa…
Obligado a un largo mes los mares invernales para soportar,

Para llevar al gran Ulises a la guerra”.

“¡Oh, rey de los hombres! Yo fielmente me relacionaré

(Respondió Amphimedon) nuestro desafortunado destino.

Ulises ausente, nuestro ambicioso objetivo…
Con amores rivales persiguió a su dama real;

Su reserva tímida, y la prudencia se mezclan con el orgullo.
Nuestro traje común ni concedido, ni negado;

Pero cerca con el odio interior nuestras muertes diseñaron…
Versado en todas las artes de la mujer astuta.
Su mano, laboriosa, en el engaño se extendió…
Un telar espacioso, y mezcló los diferentes hilos.
“Vosotros, compañeros (ella lloró) que presionáis para ganar mi corazón,

Donde el muerto Ulises no reclama más una parte,

Sin embargo, un corto espacio de su traje rival suspender,

Hasta que esta telaraña fúnebre mis labores terminen:

Cese, hasta que al buen Laertes le legue

Una tarea de dolor, sus adornos de muerte:

No sea que cuando el destino reclame sus cenizas reales…
Las matronas griegas manchan mi fama inmaculada.
Si él, largamente honrado con el mando supremo,

Quiere los últimos deberes de la mano de una hija’.

“La ficción complacida, nuestro generoso tren cumple,

Ni el fraude desconfía en el justo disfraz de la virtud.
El trabajo que hizo, pero estudioso de la demora…
Cada noche siguiente invertía los esfuerzos del día.
Sin escuchar, sin ver, durante tres años sus artes prevalecen…
El cuarto, su criada reveló el asombroso cuento…
Y mostramos como imperceptibles que tomamos nuestra posición,

Los trabajos atrasados de su mano infiel.
Forzado ella lo completa; y ante nosotros yacía

La telaraña mezclada, cuyo rayo de oro y plata

Mostrando el resplandor de la noche y el día.

“Así como ella terminó su ilustre trabajo,

La mala suerte llevó a Ulises a nuestra isla.
Lejos en un rincón solitario, al lado del mar,

En una vieja cabaña rural de un porquero, él se encontraba…
Allí su hijo de Sandy Pyle repara,

Y tierras rápidas, y secretamente confiere.

Ellos planean nuestra futura ruina, y el resort

Confederado a la ciudad y a la corte.

Primero vino el hijo; el nido del padre tiene éxito,

Vestido como un mendigo, a quien Eumaeus guía…
Se apoya en un bastón, se deforma con la edad y el cuidado…
Y colgado con trapos que revolotean en el aire.
¿Quién podría Ulises en esa forma contemplar?
Despreciado por los jóvenes, olvidado por los viejos.
¡Mal utilizado por todos! a todos los mal resignados,

Paciente que sufrió con una mente constante.

Pero cuando, levantándose en su cólera para obedecer

La voluntad de Júpiter, dio el camino de la venganza:

Los brazos dispersos que colgaban alrededor de la cúpula…
Cuidado que él atesoró en una habitación privada.
Entonces a sus pretendientes le pidió a su reina que le propusiera matrimonio.
La lucha del arquero, la fuente de futuros problemas…
¡Y un presagio de nuestra muerte! En vano dibujamos

La cuerda titilante, e intentó el obstinado tejo:

A nadie cede sino a las manos del gran Ulises.
En vano amenazamos; Telémaco ordena:

El arco que arrebató, y en un instante se dobló…
A través de cada anillo la flecha del vencedor se fue.
Feroz en el umbral y luego en los brazos se paró.
Derramó los dardos que tenían sed de nuestra sangre,

Y frunció el ceño ante nosotros, ¡terrible como un dios!
Primeras hemorragias Antinoo: gruesos los ejes resuenan,

Y montones en montones los miserables esparcen el suelo;

De esta manera, y de esa manera, giramos, volamos, caemos…
Algún dios nos ayudó, y nos desarmaron a todos.
Los gritos innobles preceden a los gemidos de los moribundos.
Y los cerebros maltratados y la sangre manchan las piedras.

“Así, los grandes Atrides, así Ulises condujo

Las sombras que ves en los hermosos reinos de arriba…
Nuestros cuerpos destrozados ahora se deforman con gore,

Frío y descuidado, esparce el piso de mármol.
Ningún amigo para bañar nuestras heridas, o lágrimas para derramar…
Sobre el pálido cadáver, los honores de los muertos”.

“¡Oh, bendito sea Ulises! (así el rey expresa’d

Su repentino arrebato) en tu consorte bendice!

No brilló más tu sabiduría que su virtud.
No más tu paciencia que su mente constante.
La hija de Icario, gloria del pasado,

Y el modelo para la era futura, durará:

Los dioses, para honrar su hermosa fama, se levantarán…
(Su gran recompensa) un poeta en su alabanza.

¡No es así, oh Tyndarus! La obra de tu hija,

Por cuya mano terrible sangraron su rey y su marido.
Ella será la Musa de la infamia prolongar,

Ejemplo de temor, y tema de la canción trágica!

El sexo en general sufrirá en su vergüenza,

Y e’en el mejor que lleva el nombre de una mujer”.

Así, en las regiones de sombra eterna…
Conferir los lúgubres fantasmas de los muertos…
Mientras que de la ciudad, Ulises y su banda

Pasó a la tierra cultivada de Laertes.
El suelo que él mismo había comprado con su dolor,

Y la mano de obra hizo del suelo accidentado una llanura,

Allí estaba su mansión de tipo rural,

Con edificios útiles alrededor de la humilde corte…
Donde los pocos sirvientes que dividen su cuidado

Tomaron su laborioso descanso, y su comida casera.
Y una matrona siciliana, vieja y sabia,

Con el deber constante tiende a su edad de caída.

Aquí, ahora llegando, a su banda rústica

Y el hijo marcial, Ulises dio la orden:

“Entra en la casa, y de los cerdos erizados

Seleccione el más grande de los poderes divinos.
Sola y desatendida, déjame intentarlo.
Si todavía comparto la memoria del viejo:

Si esos ojos oscuros aún pueden Ulysses saber…
(Su luz y el objeto más querido hace mucho tiempo),

Ahora cambió con el tiempo, con la ausencia y con el dolor.
Luego a su tren le da su lanza y su escudo.
La casa en la que entran; y él busca el campo,

A través de filas de sombra, con varias coronas de frutas,…
Y escenas de trabajo de la más rica vegetación alrededor.
Ni Dolius envejeció; ni sus hijos, estuvieron allí,

Ni los sirvientes, ausentes en otro cuidado;

Para buscar en el bosque conjuntos de espinas florales…
Su huerta se une para fortalecer y adornar.

Pero solo el viejo rey que encontró…
Su curso de hábito, pero envuelto cálidamente alrededor…
Su cabeza, que se inclinó con muchos cuidados pensativos,

Cercado con un doble gorro de pelo de cabra:

Su buskins viejo, en el antiguo servicio desgarrado,

Pero la reparación de la hinchazón; y los guantes contra la espina.
En este arreglo el jardinero real se paró,

Y despejó una planta, cargada con su madera.

Debajo de un árbol vecino, el jefe divino…
Miró a su señor, siguiendo cada línea…
Las ruinas de sí mismo, ahora desgastado

Con la edad, pero aún majestuoso en decadencia!
De repente sus ojos soltaron su tienda acuosa;

El hombre muy duradero no podía soportar más.

Dudoso de que estuviera de pie, si el instante de abrazar

Sus miembros envejecidos, para besar su cara de reverendo,

Con ansioso transporte para revelar el conjunto,

Y vierte de inmediato el torrente de su alma.-

No es así: su juicio toma el camino sinuoso

De pregunta distante, y de ensayo suave;

Métodos más suaves para la edad débil emplean:

Y mueve las penas para mejorar las alegrías.
Entonces, a su señor con el corazón que late se mueve,

Y con una tierna y agradable reprimenda…
¿Quién cavando alrededor de la planta todavía cuelga su cuenta,

Ni nada remite el trabajo, mientras que así dijo:

“¡Grandiosa es tu habilidad, oh padre! Gran tu trabajo,

Tu cuidadosa mano está estampada en todo el suelo.
Tu escuadrón de viñedos bien tu arte declara,

El verde oliva, el higo azul, y la pera colgante;

Y ni un solo lugar vacío escapa a tu cuidado.
En cada planta y árbol se muestran tus cuidados,

Nada descuidado, pero tú solo.
Perdóneme, padre, si esta falta es culpa mía…
La edad tan avanzada, puede que algunos reclamen indulgencia.

No por tu pereza, considero que tu señor no es amable.
Ni habla tu forma una mente mezquina o servil;

Leí un monarca en ese aire principesco,

El mismo aspecto, si el mismo cuidado…
El sueño suave, la ropa justa, y las alegrías del vino,

Estos son los derechos de la edad, y deben ser tuyos.
¿Quién, entonces, tu amo, dice? y de quién es la tierra…
Así que vestido y manejado por tu hábil mano…
Pero jefe, ¡dígame! (lo que más cuestiono)

¿Esta es la famosa costa Ítaca?
Por lo tanto, el primer hombre que veo es el primer hombre…
(Algún isleño malhumorado, de modales rudos),

Ni la conferencia más lejana garantizó que se quedara…
Sin prestar atención, silbó, y siguió su camino.
Pero tú, a quien los años han enseñado a entender,

Escuchar humanamente, y responder a mi demanda:

Un amigo que busco, un sabio y un valiente.
Digamos, ¿vive él todavía, o los moldeadores en la tumba?
El tiempo fue (mi fortuna entonces estaba en lo mejor)

Cuando en mi casa alojé a este huésped extranjero…
Él dijo, de la isla de la feria de Ítaca él vino,

Y el viejo Laertes era el nombre de su padre.
A él, lo que sea que se le deba a un huésped…
Yo pagué, y los regalos hospitalarios otorgados:

A él siete talentos de mineral puro le dije,

Doce capas, doce chalecos, doce túnicas rígidas de oro.
Un tazón, tan rico en llamas de plata pulida,

Y la habilidad en trabajos femeninos, cuatro encantadoras damas”.

En esto el padre, con los miedos de un padre…
(Sus venerables ojos se llenan de lágrimas):

“Esta es la tierra; pero ah! tus dones se han perdido,

Para los hombres ateos, y los rudos poseen la costa:

Hundido es la gloria de esta costa que una vez fue famosa.
Tu antiguo amigo, oh extraño, ya no está!
La recompensa completa que tu recompensa había dado:

Por cada buen hombre que da un justo retorno:

Así que la demanda de los derechos civiles; y quién empieza

El camino de la amistad, no de la persecución, los pecados.
Pero dime, forastero, sé la verdad confesada,

¿Qué años han pasado desde que viste a ese invitado?
Ese desafortunado huésped, ¡ay! ¡Se ha ido para siempre!
¡Desgraciado que era! ¡Y que soy yo! ¡Mi hijo!
Si alguna vez el hombre a la miseria nació,

Era el suyo para sufrir, y es el mío para llorar.
Lejos de sus amigos, y de su reino natal,

Él miente una presa a los monstruos de la principal;

O bestias salvajes que desgarran sus reliquias destrozadas,

O los buitres gritones se dispersan por el aire.
Ni su madre pudo derramar los ungüentos funerarios.
Ni tampoco lloró su padre por la muerte prematura.
Ni su triste consorte, en el féretro triste,

¡Sellar sus fríos ojos, o dejar caer una tierna lágrima!

“Pero, dime quién eres? y cuál es tu raza?
Tu pueblo, tus padres, y tu lugar de origen…
O, si un comerciante en busca de ganancias,

¿Qué puerto recibió su barco del principal?
¿O vienes solo, o vas a tu tren?”

Entonces así el hijo: “De Alybas vine,

Mi palacio allí; Eperitus mi nombre

No nacido vulgar: de Afidas, el rey

De la línea real de Polifemo, yo salto.
Algún demonio adverso de Sicania bore

Nuestro curso errante, y nos condujo a su orilla…
Lejos de la ciudad, una bahía no frecuentada…
Liberó nuestro cansado barco del mar.
Cinco años han pasado desde que estos ojos persiguieron…
Ulises partiendo a través de la inundación de marta:

Próspero que navegó, con los augurios de Dexter,

Y todas las alas son buenos augurios de los cielos.
Bueno, esperaba que nos encontráramos en esta orilla de la feria…
A quien el Cielo, ¡ay!, decretó que no se reuniera más.”

Rápido a través del corazón del padre estos acentos corrieron;

El dolor se apoderó de inmediato, y envolvió a todo el hombre.
En lo profundo de su alma yacía un suspiro, y el dolor se extendía…
Una nube de cenizas en su cabeza canosa.
Temblando con agonías de fuerte deleite

Detuvo al gran hijo, herido en el corazón con la vista…
Corrió, lo agarró con un abrazo estricto,

Con miles de besos deambulando por su cara.
“Yo, yo soy él; ¡oh padre, levántate! mira

Tu hijo, con veinte inviernos ahora envejecido…
Tu hijo, tanto tiempo deseado, tanto tiempo detenido,

Restaurado, y respirando en su tierra natal:

Estas inundaciones de dolor, oh mi señor, ¡retenga!
La venganza está completa; el tren de los pretendientes,

Estirado en nuestro palacio, por estas manos yace asesinado”.

Sorprendido, Laertes: “Da cierta señal

(Si eres así) para manifestarte el mío”.

“He aquí la herida (llora) recibida de antaño,

La cicatriz marcada por el jabalí de colmillo,

Cuando, por ti mismo, y por Anticlea enviado,

A los reinos del viejo Autólicus fui.
Sin embargo, por otra señal que tu descendencia conoce…
Los varios árboles que me diste hace mucho tiempo…
Cuando todavía era un niño, estos campos que me gustaba rastrear,

Y seguir tus pasos con paso desigual…
A cada planta en orden como vinimos,

Bien complacido, usted dijo su naturaleza y su nombre…
Lo que mi fantasía infantil me pidió, se lo concedí…
Doce perales, inclinándose con su carga pendiente,

Y diez, ese rojo con manzanas ruborizadas brillando…
Cincuenta higos púrpura completos; y muchas hileras…
De varias vides que luego comenzaron a soplar,

¡Una cosecha futura! cuando las Horas produzcan

Sus brotes latentes, y Sol exalta el jugo”.

Hiere con los signos que todas sus dudas explican,

Su corazón dentro de él se derrite; sus rodillas sostienen

Su peso débil ya no es más: sus brazos solos

Apóyalo, alrededor del amado Ulises lanzado;

Se desmaya, se hunde, con poderosas alegrías oprimidas:

Ulises lo sujeta a su ansioso pecho.
Tan pronto como la vida que regresa recupera su asiento,

Y su aliento se alarga, y sus pulsos laten…
“Sí, creo que (llora) el todopoderoso Jove!

El cielo nos gobierna todavía, y los dioses están arriba.
Así es – los pretendientes por sus errores han pagado –

¿Pero qué nos protegerá, si el pueblo invade?
Si, mientras las noticias a través de cada ciudad vuelan,

¿Toda Ítaca y Cefalea se elevan?
Por este Ulises: “Como los dioses lo quieran…
Sé todo el resto: y pon tu alma a gusto.

Date prisa a la casa de campo al lado de este huerto,

Y tomar el banquete que nuestros cuidados proveen…
Allí espera tu fiel banda de amigos rurales,

Y allí asiste el joven Telémaco”.

Por lo tanto, habiendo dicho, trazaron el jardín o’er

Y entrando en la humilde puerta.
Los zagueros y el joven Telémaco que encontraron.
La parte de la víctima y la corona de la copa.
El viejo rey, su vieja doncella siciliana…
Perfumado y lavado, y magníficamente arreglado.
Pallas asistente da su marco para brillar

Con un puerto horrible y una majestad divina.
Su hijo que mira fijamente admira la gracia de Dios…
Y el aire celestial amaneciendo en su cara.
“¡Qué Dios (lloró) la forma de mi padre mejora!

¡Cuánta altura pisa y cuánta extensión mueve!”

“¡Oh! le daría a todos los poderes inmortales en las alturas,

Pallas y Júpiter, y el que dora el cielo!
(Respondió el rey eufórico con sus elogios)

Mis fuerzas estaban quietas, como una vez en días mejores:

Cuando el audaz Cephalens la liga se forma d.

Y el orgulloso Nericus tembló mientras yo irrumpía.
Tal era yo ahora, no ausente de tu obra.
Cuando el último sol vio a los pretendientes sangrar,

Este brazo había ayudado al tuyo, esta mano destruida…
Nuestras costas con la muerte, y empujó la matanza en;

Ni el padre se había separado del hijo.”

Ellos comulgaron así; mientras que en casa se inclinaban hacia el camino

Los zagueros, fatigados por los trabajos del día…
Dolius, el primero, el venerable hombre…
Y a continuación sus hijos, un largo y exitoso tren.
Para la debida reflexión al emparrado vinieron,

Llamado por la cuidadosa dama siciliana,

Quien cuidó a los niños, y ahora atiende al señor…
Ellos ven a su señor, miran, y admiran.

En las sillas y camas en orden sentado alrededor,

Comparten la tabla de gladiadores; los techos resuenan,

Mientras que así Ulises a su antiguo amigo:

“Dejad vuestro asombro, y que la fiesta asista:

Los ritos han esperado mucho tiempo.” El jefe ordena

Su amor en vano; el viejo Dolius extiende sus manos,

Salta a su maestro con un cálido abrazo,

Y le da besos en las manos y en la cara.
Entonces, así estalló: “¡Oh largo, oh luto diario!
Más allá de nuestras esperanzas, y a nuestro deseo de regresar…
¡Conducido seguro por el Cielo! Sólo por el Cielo.
Podría funcionar esta maravilla: ¡bienvenido a la tuya!
Y las alegrías y la felicidad asisten a tu trono!
¿Quién sabe si tu bendición, tu deseo, volvería? Oh, di,

A la casta reina le daremos la noticia…
O la oye, y con bendiciones carga el día?”

“Descarta ese cuidado, porque a la novia real

Ya se sabe” (el rey respondió,

Y derecho reanudó su asiento); mientras que alrededor de él se inclina

Cada fiel joven, y exhala votos ardientes:

Entonces todos los que están por debajo de su padre toman su lugar,

Clasificados por sus edades, y la gracia del banquete.

Ahora volando Fama el informe rápido se había extendido

A través de toda la ciudad, de los pretendientes muertos,

En multitudes se levantan, y a la multitud del palacio…
Sus suspiros eran muchos y el tumulto fuerte.

Llorando llevan los montones destrozados de muertos.
Inhumar a los nativos en su llanura nativa,

El resto en los barcos se llevan en la mayoría de los casos.
Entonces triste en el consejo de todo el estado mayor,

Frecuente y completo, reunido para debatir:

En medio del círculo, la primera rosa de Eupithes,

Grande era su ojo con lágrimas, su corazón con penas:

El atrevido Antinoo era el orgullo de su época.
El primero que por la flecha de Ulises murió.

Por su mejilla pálida corrió el torrente que goteaba…
Como mezclando palabras con suspiros comenzó así:

“¡Grandes hechos, oh amigos! Este hombre maravilloso ha hecho,

Y las poderosas bendiciones para su país trajeron!

Con los barcos se separó, y un numeroso tren,

Esos, y sus barcos, los enterró en la mayor parte.
Ahora él regresa, y primero ensaya su mano…
En la mejor sangre de toda su tierra natal.
Apresúrate, entonces, y antes de que el vecino Pyle vuele…
O el sagrado Elis, para conseguir suministros.
¡Levántate (o caerás para siempre), levántate!
¡Qué vergüenza para esta época, y todo lo que tendrá éxito!
Si no se recupera, tus hijos y hermanos sangran.
Pruebe que vivimos, por la venganza en su cabeza,

O se hunden de una vez olvidados con los muertos.”

Aquí cesó él, pero las lágrimas indignadas dejaron caer

Habló cuando dejó de hacerlo: la tonta pena los tocó a todos.

Cuando desde el palacio a la maravillosa multitud…
El sabio Medon vino, y Phemius vino

(Inquietos y las bandas suaves del sueño temprano se rompieron);

Y Medon primero los jefes reunidos a medida;

“Escuchadme, compañeros y ancianos de la tierra,

Que consideran este acto como el trabajo de una mano mortal…
Como sobre los montones de la muerte que Ulises caminó,

Estos ojos, estos ojos vieron a un dios presente…
Quien ahora antes de él, ahora a su lado estaba,

Luchó como él luchó, y marcó su camino con sangre.
En vano la vieja forma de Mentor el dios creyó;

Era el cielo que golpeaba, y el cielo estaba de su lado.”

Un horror repentino todo el montaje se sacudió,

Cuando se elevaba lentamente, Halitherses hablaba…
(Reverendo y sabio, cuya visión integral

A la vez el presente y el futuro sabían):

“Yo también, padres, ¡oigan! de ustedes proc…


Libro: Odisea

Give a Comment