Libro XXIII de la Odisea, el clásico poema épico griego de Homero, relatando los viajes de su héroe Odiseo al regresar a casa de la guerra de Troya.

Argumento: Euryclea despierta a Penélope con la noticia del regreso de Ulises y la muerte de los pretendientes.

Penélope apenas da crédito
ella; pero supone que algún dios los ha castigado, y desciende de su departamento en la duda. En la primera entrevista de
Ulises y Penélope, está bastante insatisfecha. Minerva le devuelve la belleza de su juventud; pero la reina
continúa incrédula, hasta que por alguna circunstancia se convence, y cae en todos los transportes de la pasión y
ternura. Se cuentan el uno al otro todo lo que ha pasado durante su larga separación. A la mañana siguiente, Ulises,
armándose a sí mismo y a sus amigos, va de la ciudad a visitar a su padre.

Entonces a la reina, como en el reposo ella se puso,

La enfermera con el éxtasis ansioso acelera su camino:

Los transportes de su fiel corazón suministro

Una juventud repentina, y darle alas para volar.

“¿Y duerme mi niño? (la reverenda matrona llora)

¡Ulysses vive! ¡Levántate, hija mía, levántate!
Al final aparece la hora tan esperada!

¡Ulises viene! ¡Los pretendientes ya no están!
Ya no ven la luz dorada del día.
Levántate, y te bendigo con la alegre encuesta?”

Tocada por sus palabras, la triste reina se reincorporó…
“¡Ah! ¿Por dónde anda tu mente destemplada?
Los poderes justos, que pisan los cielos estrellados,

El débil ilumina, y confunde al sabio,

Y el pensamiento humano, con un balanceo sin resistencia,

Deprimir o levantar, ampliar o quitar:

La verdad, por su alto decreto, tu voz abandona,

Y la locura con la lengua de la sabiduría habla.
¡Una cruel ilusión de imponer!
¿Fue para halagar o burlarse de mis problemas?
Nunca he dormido tan bien como para disfrutar,

Desde que mi querido señor dejó Ítaca por Troya.
¿Por qué debo despertarme para llorar y maldecir tu costa?
¿O Troy? – ¡Que la lengua nunca te pronuncie más!
¡Vete! Otro podría haber sentido nuestra rabia.
Pero la edad es sagrada, y te perdonamos la edad”.

A quien con calidez: “Mi alma una mentira desprecia;

Ulises vive, tu propio Ulises reina.
Ese extraño, paciente de los errores de los pretendientes,

¡Y la grosera licencia de lenguas no gobernadas!
¡Él, él es tuyo! Tu hijo es su huésped latente.
Lo supo durante mucho tiempo, pero guardó el secreto en su pecho.
Con un arte bien concertado para acabar con sus males,

Y estallar de inmediato en venganza contra los enemigos”.

Mientras que aún hablaba, la reina en el transporte saltó…
Rápido desde el sofá, y alrededor de la matrona colgado;

Rápidamente de su ojo desciende la lágrima rodante:

“Digamos, una vez más digamos, ¿está mi Ulises aquí?

¿Cómo podría esa numerosa y escandalosa banda

Por uno ser asesinado, aunque por la mano de un héroe?”

“No la vi (llora), sino que la oí sola,

Cuando la muerte estaba ocupada, un fuerte gemido moribundo…
El tren de las damas se ponía pálido en cada herida.
Inmediatamente nos sentamos, y captamos cada sonido que pasa.
Cuando la muerte se ha apoderado de su presa, tu hijo asiste,

Y con su inclinación de cabeza el tren de las damas desciende…
Allí terrible en los brazos Ulises se paró,

Y los pretendientes muertos casi nadaron en sangre.
Tu corazón había saltado el héroe para la encuesta,

Stern como el león hosco de su presa,

Glorioso en gore, ahora con fuego sulfuroso

La cúpula que él purga, ahora la llama aspira;

Heap’d lie the dead without the palace walls –

¡Apúrate, hija, apúrate, tu propio Ulises te llama!
Todos los deseos que los dioses generosos conceden…
Disfruta del bien presente, y del mal pasado.
Ulises vive, sus enemigos derrotados para ver…
¡Vive para tu Telémaco y para ti!”

“¡Ah, no! (con suspiros Penélope se reincorpora,)

El exceso de alegría perturba tu mente errante.
Cuán bendita sea esta hora feliz, si aparece,

Querido para todos nosotros, para mí supremamente querido;

¡Ah, no! Algún dios que la muerte de los pretendientes decretó,

Algún dios desciende, y por su mano sangran;

¡Ciego! para despreciar la causa justa del extranjero,

¡Y violar todas las leyes de hospitalidad!
El bien que odiaban, y los poderes desafiados!

Pero el cielo es justo, y por un dios murieron.
Porque nunca debe Ulises ver esta costa.
¡Nunca! ¡El amado Ulises ya no está!”

“¿Qué palabras (la matrona llora) han llegado a mis oídos?
¡Dudamos de su presencia, cuando ahora aparece!
Entonces oiga la convicción: Antes del día fatal…
Eso forzó a Ulises a salir de la vía acuática…
Un jabalí, corriendo ferozmente en la guerra de Sylvan,

Arado la mitad de su muslo; vi, vi la cicatriz,

Y el transporte salvaje había revelado la herida.
Pero antes de que yo hablara, se levantó, y comprobó el sonido.
Entonces, hija, ¡apúrate! y si una mentira…
Fluye de esta lengua, y luego deja que tu sirviente muera!”

A quien con dudosa alegría la reina responde:

“Sabia es tu alma, pero los errores se apoderan de los sabios”.
Las obras de los dioses que los mortales pueden estudiar…
¿Quién conoce sus motivos, quién trazará su camino?
Pero aprendemos instantáneamente cómo los pretendientes pisan…
Los caminos de la muerte, por el hombre, o por un dios.”
Así habla la reina, y ninguna respuesta asiste,

Pero con la alegría y el miedo alternos desciende;

A cada paso debate su señor para probar que…
O, corriendo a sus brazos, ¡confiesa su amor!
Entonces deslizándose a través de las válvulas de mármol, en el estado

Opuesto, ante el brillante semental ella sate.

El monarca, por una columna en lo alto entronizado,

Su ojo se retiró, y lo fijó en el suelo.
Curioso escuchar a su reina romper el silencio:

Sorprendida de que esté sentada, e impotente para hablar…
Sobre todo el hombre, sus ojos se ponen en blanco en vano,

Ahora las esperanzas, ahora los miedos, ahora sabe, luego las dudas de nuevo.
Al final Telémaco: “Oh, ¿quién puede encontrar

Una mujer como Penélope no es amable…
¿Por qué así en silencio? ¿Por qué con encantos ganadores?
Así lento para volar con el éxtasis en sus brazos…
El pecho obstinado que sin transporte brilla,

Cuando dos veces diez años han pasado de poderosos problemas…
A la suavidad perdida, al amor conyugal desconocido,

¡Los dioses han formado ese rígido corazón de piedra!
“¡Oh mi Telémaco! (la reina se reincorpora,)

Los miedos que me distraen confunden mi mente trabajadora.
Impotente para hablar. Apenas levanto mis ojos,

Ni se atreven a cuestionar; surgen dudas sobre las dudas.

Oh, que se digne, si Ulises, a quitar

Estos pensamientos corporales, y lo que él es, para probar!”

Complacido con sus virtuosos temores, el rey responde:

“Complacer, hijo mío, las precauciones de los sabios;

El tiempo traerá la verdad a la memoria segura:

Esta vestimenta de pobreza desmiente al rey.
No más. Este día nuestro cuidado más profundo requiere,

Cautela para actuar lo que la madurez del pensamiento inspira.

Si la sangre de un hombre, aunque sea mezquina, nos impide tener las manos…
El homicidio se retira a tierras extranjeras.
Por nosotros, en montones, la ilustre nobleza cae,

El hecho importante que llama toda nuestra atención”.

“Sé que tu cuidado (Telémaco responde)

El mundo conspira para hablar con sabiduría de Ulises.
Por la sabiduría todo es tuyo! he aquí, yo obedezco,

Y no te atrevas a seguir el camino que te has trazado.
Ni tampoco encontrarás en el día del peligro…
Tu hijo cobarde y degenerado se queda atrás”.

“Entonces instantáneamente al baño (el monarca llora),

Pida a la juventud gay y a las vírgenes vivaces que se levanten…
De ahí que todos desciendan con pompa y orgullo,

Y hacer que la cúpula resuene con la alegre puesta…
Mientras que los dulces aires líricos del éxtasis cantan,

Y forma la danza sensible a las cuerdas,

Que por lo tanto los pasajeros eludidos pueden decir,

¡’Lo! ¡La reina se casa! ¡Escuchamos a la esposa acostarse!
La muerte del pretendiente, desconocida, hasta que eliminemos…
Lejos de la corte, y actuar inspirado por Júpiter”.

Así habló el rey: el tren observante obedece,

De inmediato se bañan, y se visten con orgullo:

El lírico golpea la cuerda; los jóvenes gays avanzan,

Y las damiselas de la zona de la feria forman el baile de la primavera.
La voz, sintonizada con los sonidos instrumentales,

Sube al techo, el techo abovedado rebota;

No sin ser observado: los griegos eludieron decir,

“Lo! la reina se casa, oímos el latido conyugal!

¡Inconstante! para admitir la hora nupcial.”

Así ellos – pero noblemente casta ella no se casa más.

Mientras tanto el rey cansado el baño asciende;

Con fieles cuidados, Eurynome asiste,

Sobre cada miembro una lluvia de fragancias…
Luego, vestido con pompa, magnífico que pisa.
La diosa guerrera da su marco para brillar…
Con la majestad ampliada, y la gracia divina.
De vuelta de sus cejas en rizos ondulados volar

Sus gruesos y grandes mechones de tinte de jacinto.
Como por algún artista al que Vulcano le da

Su habilidad celestial, una imagen que respira vive;

Por la enseñanza de Pallas, enmarca el maravilloso molde,

Y la plata pálida brilla con el oro fusilado:

Así que Pallas su forma heroica mejora

Con flor divina, y como un dios se mueve!
Más alto pisa, y emitiendo en estado,

Radiante ante su mirada consorte sate.

“Y, ¡Oh mi reina! (grita) qué poder sobre

¿Tiene acero ese corazón, averso al amor conyugal?
¿Podrás tú, Penélope, cuando el cielo restaure…
Tu perdido Ulises a sus costas nativas,

¿Puedes tú, oh cruel, despreocuparte de la encuesta?
Tu perdido Ulises, en este día de señal…
Rápido, Eurícea, y la dispersión despachante…
Para mí, y sólo para mí, la cama imperial…
Mi naturaleza cansada anhela el bálsamo del descanso.
Pero el Cielo con firmeza se ha armado de su pecho.”

“¡Ah no! (llora) un corazón tierno que llevo,

Un enemigo del orgullo: no hay ningún firmeza.
Y ahora, e’en ahora se derrite! seguro que veo

¡Una vez más Ulises, mi amado en ti!
Fijado en mi alma, como cuando navegó a Troya,

Su imagen se encuentra: entonces apresura el lecho de alegría,

Rápido, desde la cama nupcial la cama se traduce,

¡Encuadrado por su mano y vestido en estado!”

Así habla la reina, todavía dudosa, con disfraz

Tocado por sus palabras, el rey con calidez responde…
“¡Ay de esto! ¿Qué fuerza mortal puede moverse?
La enorme carga, ¿quién sino el Cielo arriba?
Se burla de los débiles intentos de las manos humanas!
Pero la tierra entera debe moverse si el Cielo ordena…
Entonces oiga la evidencia segura, mientras mostramos

Las palabras selladas con la verdad sagrada y la verdad obedecen…
Esta mano la maravilla enmarcada; una aceituna untada

Lleno en la corte su cabeza siempre verde.

Tan vasto como el volumen de una poderosa columna, en lo alto…
El enorme tronco se levantó, y se elevó hacia el cielo.
Alrededor del árbol levanté un emparrado nupcial,

Y el techo se defendió de la tormenta y la lluvia.
La válvula espaciosa, con arte en las uniones…
Y la hermosa cúpula con mármol pulido brilla.
Le corté la cabeza de la rama: arriba en dos…
Cortar el tronco, y alisar el grano brillante.
Entonces los postes, capacitados por el marco, yo levanto,

Y lo llevaba, regular, de espacio a espacio:

Athwart el marco, a igual distancia lie

Tangas de pieles duras, que tienen un tinte púrpura.
Luego de pulir el conjunto, el molde terminado…
Con plata brillante, con elefante, y oro.
Pero si O’erturn tiene manos rudas y sin gobierno…
O todavía inviolan los puestos de aceitunas,

Es tuyo, oh reina, decir, y ahora impartir,

Si los temores permanecen, o las dudas distraen tu corazón”.

Mientras que él habla, sus poderes de vida decaen…
Se enferma, tiembla, cae y se desmaya.
Al final, recuperándose, a sus brazos ella voló,

Y lo forzó a acercarse, como a su pecho que creció.
Las lágrimas cayeron sobre Amain, y “O (ella llora)

No dejes que tu ira se eleve contra tu cónyuge!
O versado en cada, giro del arte humano,

¡Perdonar la debilidad del corazón de una mujer!
Los poderes justos, que la suerte de los mortales dispone,

Decreta que nos mantengamos a flote.
Y de la flor de la vida la felicidad niega

Para florecer juntos, desvanecerse y morir.
Oh, déjame, no me dejes mover tu ira,

Que yo prohibo, así, así hablar mi amor:

Así en los besos cariñosos, mientras el transporte se calienta…
¡Derrama mi alma y muere en tus brazos!
¡Temía el fraude! Los hombres, los hombres sin fe, traicionan…
Nuestra fe fácil, y hacer de nuestro sexo su presa:

Contra el cariño de mi corazón me esforcé…
Era la precaución, oh mi señor! no falta de amor.

Como yo le temía a Helen, con encantos sin sentido…
Antes de que la justa travesura pusiera en armas a dos mundos…
Grecia se levantó terriblemente en el día de la venganza.
Así que si hubiera temido, no se habría extraviado.
Pero el Cielo, avergonzado de Grecia, en la ira decretada

Que ella debería vagar, y que Grecia debería sangrar:

Ciego a los males que de la injusticia fluyen,

Ella coloreó todas nuestras desdichadas vidas con la tristeza.
¿Pero por qué estas penas cuando mi señor llega?
¡Me rindo, me rindo! ¡Mi propio Ulises vive!
Los secretos del lecho nupcial son conocidos…
A ti, a mí, a Actoris solo

(Mi padre está presente a la hora de la boda,

El único asistente en nuestro genial emparrado).

Ya que lo que ningún ojo ha visto revelar tu lengua,

Duro y desconfiado como soy, me rindo.”

Tocado al alma, el rey con el éxtasis escucha,

Cuelga alrededor de su cuello, y habla de su alegría con lágrimas.
En cuanto al naufragio del marinero, las costas…
Deliciosa subida, cuando el enojado Neptuno ruge:

Entonces, cuando la oleada de truenos sube al cielo…
Y se abrieron paso entre las multitudes a la vez que los marineros morían.
Si uno, más feliz, mientras la tempestad ruge,

Sobrevive al tumulto de las olas conflictivas,

Todo pálido, con el rezumo deformado, ve la hebra,

Y lanzándose con el transporte se agarra a la tierra:

La reina violenta con igual rapto brilla,

Se agarra a su amado señor, y a su pecho crece.
Ni tampoco habían terminado hasta el rayo de la mañana,

Pero Pallas, al revés, sostuvo el día del ascenso…
Las ruedas de la noche retrasando, para detener

La alegre Aurora en la principal ondulante…
Cuyos corceles en llamas, emergiendo a través de la noche.

Transporta las colinas del este con una luz que fluye.

Al final Ulises con un suspiro responde:

“Sin embargo, el destino, aunque cruel, el reposo del destino niega…
Un largo y duro trabajo de parto queda atrás.
Por el cielo arriba, por el infierno abajo.
Para a Tiresias a través de las puertas eternas

Del infierno me encuentro, para aprender mi futuro destino.
Pero aquí terminamos – la noche exige reposo,

¡Descansen en el sofá! ¡Y un poco de paz, mis males!”

A quien la reina: “Tu palabra obedeceremos,

Y cubrir el sofá; lejos de aquí estarían los problemas.
Ya que los dioses justos, que pisan las llanuras estrelladas,

Restablecerte a salvo, ya que mi Ulises reina.

Pero lo que esos peligros que el cielo decreta, imparte…
El conocimiento puede afligirse, pero el miedo distrae el corazón”.

A esto el rey: “Ah, ¿por qué debo revelar

Una historia terrible de acercarse a los problemas…
¿Por qué en esta hora de transporte te hieres los oídos?
Cuando debes aprender lo que debo hablar con lágrimas…
Cielo, por el fantasma de Tebas, tu esposa decreta,

Arrancado de tus brazos, para navegar a lo largo de los mares.
De reino a reino, una nación para explorar…
¿Quién no conocía la sal, o escuchó el rugido de las olas?
Ni vio el barco gay asaltar la llanura surcada,

Una maravilla pintada, volando en la principal:

Un remo que mi mano debe llevar; un pastor ojos

El instrumento desconocido con extraña sorpresa,

Y llama a una furgoneta de maíz; esto en la llanura…
Arreglo, y saludo al monarca de la principal;

Luego baña sus altares con la mezcla de sangre…
De las víctimas juradas, un carnero, un toro, un jabalí;

De allí, un rápido viaje en barco a mis costas natales…
Las víctimas debidas matan a todos los poderes etéreos.
Entonces el Cielo decreta, en paz, que termine mis días…
Y me robo a mí mismo de la vida por los decaimientos lentos!

Desconocido para el dolor, en la edad renunciar a mi aliento,

Cuando la popa de Neptuno apunta el eje de la muerte…
A la tumba oscura retirándose como para descansar;

Mi pueblo bendiciendo, por mi pueblo bendecido.
Tales escenas futuras que los poderes todopoderosos muestran…
Por su temible vidente, y así mi futuro día”.

A quien así firme de alma: “Si está maduro para la muerte,

Y lleno de días, suavemente das tu aliento…
Mientras que el Cielo una amable liberación de los males presagia,

¿Triunfo, feliz vencedor de tus penas?”

Pero Euryclea, con un cuidado despachante…
Y el sabio Eurinome, el sofá se prepara…
En el momento en que se ofrece la antorcha ardiente, se despliega…
Alrededor de la cúpula y el día artificial…
Luego para descansar sus pasos la matrona se inclina,

Y a la reina desciende Eurinomio…
Una antorcha que lleva, para iluminar con fuegos de guía…
La pareja real; ella los guía, y se retira.
En el instante en que su bella esposa Ulises llevó a cabo…
A los castos ritos amorosos del lecho nupcial.

Y ahora los jóvenes florecientes y los jóvenes de la feria…
Cese el baile gay, y a su descanso repare;

Pero en el discurso, el rey y la consorte se ponen,

Mientras que las horas suaves se robaron sin ser percibidas…
La intención es que escuche a Penélope revelar…
Una triste historia de problemas domésticos.
Los insultos de sus sirvientes, su cama invadida…
Cómo sus rebaños y manadas enteras se desangraron,

Sus generosos vinos deshonorizados se derramaron en vano.
Y los salvajes disturbios del tren de los pretendientes.
El rey alterna un cuento nefasto relata,

De guerras, de triunfos y destinos desastrosos.
Todo lo que se despliega; su esposa que escucha se vuelve pálida.
Con un agradable horror a la horrible historia…
El insomnio devora cada palabra; y oye cómo se mata…
Cicones sobre Cicones hinchan la llanura ensangrentada;

Cómo a la tierra de Lote sin bendecir navega;

Y las imágenes de los arroyos y los valles floridos!

Como le gustaría a los perros, sus amigos el cíclope se lo llevaron.
(No sin revolver), y se bebió el chorro de sangre…
Cómo las tormentas fuertes en la prisión atada, él navega

Desde el amistoso Eolo con vendavales prósperos…
Sin embargo, el destino resiste! una repentina tempestad ruge,

Y lo hace girar gimiendo desde sus orillas nativas:

¿Cómo en la bárbara costa Laestrigoniana,

En manos salvajes su flota y sus amigos están perdidos.
Cuán poco sobrevivió él mismo: pinta el emparrado,

Los hechizos de Circe, y su poder mágico…
Su terrible viaje a los reinos de abajo…
Buscar a Tiresias en los valles de la muerte;

¿Cómo en las mansiones de la tristeza encuesta’d

Su madre real, la pálida sombra de Anticlea…
Y amigos en la batalla asesinados, fantasmas heroicos!
Entonces, ¿cómo, sin daño, pasó las costas de Syren…
Las rocas que crujen donde la feroz Caribdis delira,

Y la aullante Scylla gira sus estruendosas olas,

¡La cueva de la muerte! Cómo sus compañeros matan…
Los bueyes sagrados para el dios del día.
Hasta que Júpiter en la ira, el traqueteo de las guías de la tempestad,

Y los delincuentes en las rugientes mareas:

Cómo luchando a través de la oleada se llegó a las costas…
De la bella Ogygia y los arqueros de Calipso…
Donde la ninfa floreciente de la bahía restringió su estadía,

Con dulce, renuente, amoroso retraso;

Y prometió, prometido en vano, para otorgar

La vida inmortal, exenta de edad y de aflicción:

Cómo se salvó de las tormentas la costa de Phaeacia que pisó,

Por el gran honor de Alcinous como un dios,

¿Quién le dio el último de su país para contemplar,

Con cambio de vestimenta, latón y montones de oro

Terminó, hundiéndose en el sueño, y comparte

Un dulce olvido de todas sus preocupaciones.

Tan pronto como el sueño suave aliviaba las fatigas del día,…
Minerva se apresura a través del camino aéreo,

Y le pide a Aurora con sus ruedas de oro…
La llama del océano sobre las colinas del este…
Uprose Ulises de la cama genial,

Y así con el pensamiento maduro el monarca dijo:

“Mi reina, mi consorte! a través de una longitud de años

Bebimos la copa de la pena mezclada con lágrimas.
Tú, por tu señor; mientras que yo los poderes inmortales

Detenido a regañadientes de mis costas natales.
Ahora, bendecido de nuevo por el Cielo, el despliegue de la reina,

Y gobernar nuestro palacio con una influencia igual.
Ya sea a mi cargo, por préstamos, o trabajos marciales,

Para llenar mis pliegues vacíos con regalos o botines.
Pero ahora me apresuro a bendecir los ojos de Laertes.
Con la vista de su Ulises antes de morir…
El buen viejo, para desperdiciar una presa,

Llora una vida triste en soledad lejos.
Pero escucha, aunque sea sabio! Esta mañana se desplegará…
La escena mortal, en Héroes Héroes roll’d.

Tú y tus doncellas dentro del palacio, permaneced,

¡De toda la escena del tumulto a lo lejos!”

Habló, y se envainó en los brazos de las moscas incesantes.
Para despertar a su hijo, y pedir a sus amigos que se levanten.
“¡A las armas!” grita en voz alta; sus amigos obedecen,

Con brazos brillantes sus varoniles miembros,

Y pasa la puerta de la ciudad; Ulises lidera el camino.

Ahora arde el rosado amanecer, pero Pallas se envuelve en un sudario…
Los guerreros latentes en un velo de nubes.


Libro: Odisea

Give a Comment