El libro XXII de la Odisea, el clásico poema épico griego de Homero, relatando los viajes de su héroe Odiseo cuando regresa a casa de la guerra de Troya.

Argumento: La muerte de los pretendientes

Ulises comienza la matanza de los pretendientes con la muerte de Antinoo. Se declara, y deja volar sus flechas
en el resto. Telémaco ayuda y trae armas para su padre, él mismo, Eumaeus y Philaetius. Melanthius hace el
lo mismo para los que cortejan. Minerva anima a Ulises en la forma de Mentor. Los pretendientes son todos asesinados, sólo Medon y
Phemius se salvan. Melanthius y los sirvientes infieles son ejecutados. El resto reconoce a su amo con todos
demostraciones de alegría.

Entonces el héroe feroz sobre el umbral de la puerta…
Desnudado de sus trapos, se convirtió en un dios.
Lleno en su cara el arco levantado que llevaba,

Y las muertes de temblor, una formidable tienda…
Antes de sus pies, la ducha de cascabeleo que lanzó,

Y así, estupendo, al equipo de pretendientes:

“Un juego aventurero que esta mano ha ganado hoy,
¡Otro, príncipes! Aún queda por jugar.
Otra marca que nuestra flecha debe alcanzar.

¡Phoebus, asiste! Ni que el trabajo sea en vano.
Rápido como la palabra que canta la flecha de separación,

Y lleva tu destino, Antinoo, en sus alas.
¡Desgraciado que era, de alma poco profética!
En lo alto de sus manos, ha levantado el tazón de oro.
E’en entonces para drenarla alargó su aliento;

Cambió a lo profundo, el amargo trago de la muerte:

Para el destino que teme en medio de una banda festiva…
Y el destino de los números, por una sola mano…
A través de su garganta, el arma de Ulises pasó,

Y le perforó el cuello. Se cae, y respira su último.
El vaso de la copa de la amplia planta fluye,

Un chorro de sangre brotó de su nariz.
Sombrío en agonías convulsivas ser expande:

Antes de que él desdeñe que la mesa cargada caiga,

Y se extiende el pavimento con una inundación mezclada

De carnes flotantes, y vino, y sangre humana.
Asombrado, confundido, como lo vieron caer,

Se levantó y se amontonó tumultuosamente alrededor del salón.
Sobre todo la cúpula que lanzan un ojo demacrado,

Cada uno buscaba armas – en vano; no había brazos cerca.
¿”Apunta a los príncipes”? (todos asombrados dijeron;)

El último de tus juegos infelices has jugado…
Tu eje errante ha hecho sangrar a nuestro más valiente,

Y la muerte, huésped desafortunado, asiste a tu acto.

Los buitres te desgarrarán”. Así indignados hablaron,

Mientras que cada uno al azar atribuyó el maravilloso golpe:

Ciegos como estaban: para la muerte e’en ahora invade

Su presa destinada, y los envuelve a todos en sombras.
Luego, con el ceño fruncido, con una mirada espantosa,

Que marchitó todos sus corazones, Ulises habló:

“¡Perros, ya habéis tenido vuestro día! No teméis más…
Ulises vengativo de la costa de Troya.
Mientras que, para su lujuria y estropear una presa sin garantía,

Nuestra casa, nuestra riqueza, nuestras siervas indefensas yacen…
No tan contentos, con un frenesí más audaz disparado,

E’en a nuestra cama presuntuoso que aspiraba:

Las leyes o lo divino o lo humano no se mueven,

O la vergüenza de los hombres, o el temor a los dioses de arriba…
Sin prestar atención a la infamia o a los elogios…
O la voz eterna de la Fama en los días futuros.
La hora de la venganza, miserables, ha llegado.
El destino inminente es tuyo, y la condena instantánea”.

Así de terrible es él. Confundió a los pretendientes de pie,

De sus pálidas mejillas retrocede la sangre voladora:

Temblando buscaron sus cabezas culpables para esconderlas.
Sólo el audaz Eurymachus respondió:

“Si, como tus palabras importan (así comenzó),

Ulises vive, y tú, el hombre poderoso,

Grandes son tus males, y mucho has sostenido…
En tu palacio despojado, y en tu tierra agotada…
La causa y el autor de esos hechos culpables,

Lo! a tus pies el injusto Antinoo sangra

No el amor, sino la ambición salvaje era su guía.
Para matar a tu hijo, tu reino para dividirlo…
Estos eran sus objetivos; pero Júpiter Júpiter negó.
Desde la fría muerte, el delincuente miente, oh, perdón…
Tu pueblo suplicante, y recibe su oración!
El latón, el oro y los tesoros, el botín será sufragado…
Doscientos bueyes que cada príncipe pagará:

El desperdicio de años reembolsado en un día.
Hasta entonces tu ira es justa”. Ulysses burn’d

Con gran desdén, y severamente por lo tanto regresó:

“Todos, todos los tesoros que enriquecen nuestro trono…
Antes de sus rapiñas, únase con todos los suyos.
Si se ofrece, en vano debería llamar a la misericordia…
Es usted que la oferta, y yo los desprecio a todos.
Su sangre es mi demanda, sus vidas el premio,

Hasta que palidece como aquel miserable en el que yace cada pretendiente.
Por lo tanto con esos términos cobardes; o pelear o volar;

Esta elección te la dejo a ti, para resistir o morir:

Y muere, confío en que lo harás”. Él habló severamente:

Con temores culpables la pálida asamblea se sacudió.
Solo Eurymachus exhorta al tren:

“Yon arquero, camaradas, no disparará en vano;

Pero desde el umbral, sus dardos serán acelerados…
(Whoe’er he be), hasta que cada príncipe yazca muerto?

Tened cuidado con vosotros mismos, sacad vuestras espadas,

Y a sus ejes obtendremos estas amplias tablas…
(Así que la necesidad obliga). Entonces, todos unidos, se esfuerzan…
El invasor audaz de su puesto para conducir:

La ciudad se despertó a nuestra prisa de rescate,

Y este loco arquero pronto ha disparado su último tiro.
Rápido como él habló, sacó su espada traidora,

Y como un león se precipitó contra su señor:

El jefe cauteloso que el enemigo corriendo reprimió,

Que se encontró con el punto y lo forzó en su pecho:

Su mano que cae abandona la espada levantada,

Y propenso a caer extendido sobre la tabla!
Ante él de par en par, en un rollo de efusión mixta…
Las viandas sin sabor, y el tazón jovial.

A través de su hígado pasó la herida mortal.
Con rabia moribunda su frente golpea el suelo.
Él desdeñó el asiento con furia mientras caía,

Y el alma feroz a la oscuridad se sumergió, y el infierno.
El siguiente negrita Amphinomus su brazo se extiende

Para forzar el paso; el hombre divino defiende.
Tu lanza, Telémaco, previene el ataque,

El arma descarada que le atraviesa la espalda.
De ahí que a través de su pecho su sangriento pasaje se desgarró…
Las caídas planas que truenan en el suelo de mármol,

Y su frente aplastada marca la piedra con sangre.
Dejó su jabalina en la muerte, por miedo…
El largo estorbo de la lanza de peso

Para la feroz ventaja del enemigo podría permitirse,

Para precipitarse y usar la espada acortada.
Con un rápido ardor a su padre vuela,

Y, “Brazo, gran padre! brazo (en la prisa que llora).

Lo, por lo tanto, corro para que otros brazos puedan blandir,

Para las jabalinas misivas, y para el timón y el escudo.
Rápido a nuestro lado dejemos a cualquiera de los fieles swain

En las armas nos asisten, y su parte sostiene”.

“Date prisa, y vuelve (Ulises hizo la respuesta)

Mientras que los ejes auxiliares de esta mano suministran…
Para que no se encuentre solo con un anfitrión…
Conducida desde la puerta, el pasado importante se pierde”.

Con la velocidad Telémaco obedece, y vuela

Donde se amontonan las armaduras reales…
Cuatro cascos descarados, ocho lanzas refulgentes…
Y cuatro broches anchos para su padre que lleva…
A la vez en panoplia descarada brillaron.

De inmediato, cada sirviente se puso su armadura…
Alrededor de su rey, una fiel guardia se mantiene en pie.

Mientras que cada asta volaba mortalmente de su mano…
Jefe tras jefe expiró en cada herida,

Y se hinchó la montaña sangrante en el suelo.
Tan pronto como se gastó su reserva de destinos voladores…
Contra la pared él puso el arco desdoblado;

Y ahora sus hombros llevan el escudo de la masa,

Y ahora sus manos, dos jabalinas brillantes, blanden…
Él frunce el ceño bajo su penacho cabecero, ese play’d

Sobre la alta cresta, y proyecta una sombra espantosa.

Había una ventana cerca, desde la cual se miraba hacia abajo.
Desde el porche apareció el pueblo sujeto.
Una doble fuerza de válvulas aseguró el lugar,

Un alto y estrecho; pero el único paso:

El cauteloso rey, con cuidado de evitar todo,…
Para proteger esa salida, colocó a Eumaeus allí…
Cuando Agelao así: “No tiene el sentido

Para montar la ventana, y la alarma desde allí…
El vecindario? la ciudad debe forzar la puerta,

Y este audaz arquero pronto no disparará más.
Melanthius entonces: “Esa salida a la puerta

Tan cerca de las colindancias, que uno puede vigilar el estrecho.
Pero otros métodos de defensa permanecen…
Yo con las armas puedo equipar todo el tren.
Tiendas de la revista real que traigo,

Y sus propios dardos atravesarán al príncipe y al rey”.

Dijo; y subiendo las altas escaleras,

Doce escudos, doce lanzas, y doce cascos de oso:

Todo el brazo, y de repente alrededor de la sala aparece

Un fuego de brocas y una madera de lanzas.

El héroe se encuentra oprimido con una poderosa desgracia…
En cada lado él ve el trabajo crecer;

“¡Oh, maldito evento!” y “¡Oh, no buscaba ayuda!
Melanthius o las mujeres han traicionado…
¡Oh, mi querido hijo!” – El padre con un suspiro.
Luego cesó; la virtud filial hizo la respuesta;

“La falsedad es una locura, y es sólo para poseer…
La culpa cometida: esto era sólo mío;

Mi prisa descuidó aquella puerta del bar…
Y por lo tanto el villano ha suministrado su guerra.
Corre, buen Eumaeus, entonces, y (lo que antes

Yo sin pensar erraba en) bien asegurar esa puerta:

Aprende, si por fraude femenino se hizo este acto,

O (como mi pensamiento lo duda) por el hijo de Dolius”.

Mientras que aún hablaban, en busca de armas de nuevo…
A la cámara alta robó el Swain infiel,

No sin ser observado. Eumaeus ojos vigilantes,

Y así se dirigió a Ulises cerca de su lado:

“El malhechor que sospechábamos toma ese camino;

A él, si este brazo es poderoso, lo mataré?
O llevarlo aquí, para recibir el meed

de tu propia mano, de este detestado hecho?”

“No es así (respondió Ulises); déjalo ahí,

Para nosotros es suficiente con otro cuidado.
Dentro de la estructura de esta pared del palacio…
Para mantener encerrados a sus amos hasta que caigan.

Ve tú, y agarra al delincuente; bind
retrocede
Sus brazos y piernas, y fijar un tablón detrás:

En esto su cuerpo por fuertes cuerdas se extiende,

Y en una columna cerca del tejado suspender:

Torturas tan estudiadas que sus viles días terminarán.”

Los zagueros listos obedecen con alegre prisa,

Detrás del delincuente sin ser percibido pasan,

Alrededor de la sala en busca de armas va

(La puerta medio cerrada ocultaba a sus enemigos acechantes):

Una mano sostiene el timón, y la otra el escudo.
Que el viejo Laertes solía esgrimir en su juventud,

Cubierto de polvo, con la sequedad agrietada y desgastada,

El latón corroído, y el cuero desgarrado.
Así cargado, sobre el umbral mientras pisaba,

Fieros en el villano de cada lado que saltan,

Detrás del pelo el tembloroso bastardo dibujó,

Y abajo reticente en el pavimento arrojó.

Activos y complacidos los zagueros celosos cumplen

En cada momento la rígida voluntad de su amo…
Primero, rápidamente detrás, sus manos y pies se ataron,

Entonces las cuerdas enderezadas involucraron su cuerpo alrededor…
Así que dibujado en lo alto, a través de la columna atada,

El criminal aullador se balanceaba de un lado a otro.

Eumaeus se burla entonces con un agudo desdén:

“Pasa tu agradable noche, oh gentil Swain!
En esa suave almohada, desde esa envidiable altura…
Primero puedes ver el amanecer de la luz.
Tan oportuno es el levantamiento, cuando la mañana se ve en el este,

Para llevar a tus víctimas al festín de los pretendientes”.

Dicho esto, ellos, lo dejaron, torturado mientras yacía,

Aseguré la puerta, y me alejé apresuradamente.
Cada uno, respirando la muerte, reanudó su peligroso post

Cerca del gran Ulises; cuatro contra un anfitrión,

Cuando lo! descendiendo a la ayuda de su héroe,

La hija de Júpiter, Pallas, la doncella triunfante de la guerra.
En la forma amistosa de Mentor ella se unió a su lado.
Ulises vio, y así con el transporte lloró:

“Venid, siempre bienvenidos, y vuestro socorro prestad;

¡Oh, cada nombre sagrado en uno, mi amigo!
Temprano amamos, y por mucho tiempo nuestros amores han crecido…
Lo que sea que haya hecho a través de toda la serie de la vida,

O bueno, o agradecido, ahora para recordar,

Y, ayudando a esta hora, pague todo.”

Así él; pero complaciente espera que su pecho se caliente…
De Pallas latente en la forma amigable.

El huésped adverso el guerrero fantasma con ojos,

Y primero, amenazador, Agelao lloró:

“Mentor, ten cuidado, ni dejes que esa lengua persuada

Tu brazo frenético para prestar ayuda a Ulises.
Si nuestra fuerza tiene éxito, nuestra amenaza se cumplirá.
Y con el señor y el hijo mezcla tu sangre.
¿Qué esperas aquí? Primero la espada matará,

Entonces, arranca a toda tu posteridad.
Lejos de aquí tu consorte desterrada enviaremos…
Con su pérdida, las tierras y los tesoros se mezclan…
Así, y sólo así, te unirás a tu amigo”.

Su bárbaro insulto incluso a la diosa de los fuegos,

A quien así el guerrero a la venganza inspira:

“¿Eres Ulises? ¿Dónde encontraremos entonces…?
El cuerpo del paciente y la mente constante…
Ese coraje, una vez que el temor diario de los troyanos,

Conocido nueve largos años, y sentido por los héroes muertos…
Y donde esa conducta, que vengó la lujuria…
de la carrera de Príamo, y puso al orgulloso Troya en el polvo…
Si esto, cuando Helen fue la causa, se hizo…
¿Qué pasa con tu país ahora, tu reina, tu hijo?
Levántate entonces en el combate, a mi lado asiste;

Observa qué vigor puede dar la gratitud,

Y los enemigos son tan débiles, que se oponen a un amigo.”

Ella habló; pero deseando más tiempo para estudiar…
Los grandes actos del padre y el hijo ocultaron el día.
Por más lejos los trabajos decretaron que los valientes intentaran,

Y el nivel preparó las alas de la victoria…
Entonces con un cambio de forma elude su vista,

Perch’d como una golondrina a la altura de una viga,

Y sin ser percibido disfruta de la creciente lucha.

El hijo de Dámastor, el audaz Agelao, lleva,

La guerra culpable, Eurynomus tiene éxito.
Con estos, Pisander, el gran hijo de Politon,

El sabio Polibus, y el severo Amphimedon,

Con Demoptolemus: estos seis sobreviven:

El mejor de todos los pozos había quedado vivo.
En medio de la carnicería, desesperados como están,

Así Agelao despertó a la banda rezagada:

“La hora ha llegado, cuando el hombre feroz ya no es más…
Con la sangre de los príncipes, lo mejor será tirar el suelo…
¡Lo! Mentor lo deja con un alarde vacío;

Los cuatro permanecen, pero cuatro contra un anfitrión.
Que cada uno de ellos descargue el dardo mortal,

Uno seguro de seis alcanzará el corazón de Ulises.
El resto debe perecer, su gran líder asesinado.
Así se recuperará de un golpe la gloria perdida”.

Entonces, de repente, sus lanzas mezcladas lanzaron…
Y sedientos de la sangre de un hombre, volaron…
¡En vano! Minerva los convirtió con su aliento,

Y dispersos a corto o largo plazo, los puntos de la muerte!
Con un sonido amortiguado, uno en el umbral de la caída,

Uno golpea la puerta, uno suena contra los muros.
La tormenta pasó inocente. El hombre divino

Ahora más elevado, y terriblemente comenzado.
“Ahora es nuestro turno (valientes amigos), para lanzar, a la vez,

Nuestras jabalinas en el enemigo.
Esa carrera impía a todas sus fechorías pasadas

añadiría nuestra sangre, la injusticia aún procede”.

Habló: de inmediato sus lanzas ardientes volaron:

Gran Demoptolemus Ulysses slew;

Eurídice recibió el dardo del príncipe.
El cabrero se estremeció en el corazón de Pisander.
El Elato Feroz por el tuyo, Eumaeus, cae;

Su caída en el trueno hace eco alrededor de las paredes.
El resto se retira: los vencedores ahora avanzan,

Cada uno de los muertos reanuda su lanza sangrienta.
De nuevo el enemigo descarga la ducha de acero.
De nuevo frustrado por el poder virgen.
Algunos, convertidos por Pallas, en el umbral de la caída,

Algunos hieren la puerta, otros la anulan contra la pared.
Algunos débiles, o pesados con la cabeza descarada,

Caída inofensiva en el pavimento, sonando a muerto.

Entonces el audaz Amphimedon su lanzamiento de jabalina:

Tu mano, Telémaco, se arrastró ligeramente…
Y del brazo de Ctesippus la lanza se elevó…
En el buen escudo de Eumaeus y el hombro miró;

No disminuyen su fuerza (así que aligera la herida)

Cada uno cantó y se dejó caer al suelo.
El destino te condenó a ti, Eurídamo, a soportar…
Tu muerte ennoblecida por la lanza de Ulises.
Por el audaz hijo Amphimedon fue asesinado,

Y Polybus renombrado, el fiel swain.

Atravesado por el pecho, el grosero Ctesippus sangró,

Y así Philaetius glorificó a los muertos:

“Ahí termina tu pomposa jactancia y tu alto desdén…
O afilado en el escándalo, voluble y vano!

¡Qué débil es el orgullo mortal! Sólo al Cielo.
El acontecimiento de las acciones y nuestros destinos son conocidos:

Burlón, mira qué gratitud tenemos.
El talón de la víctima se responde con esta lanza”.

Ulises blandió su acero vengativo.
Y Damastorides ese instante cayó:

Rápido por Leocrito expirando la lay,

La jabalina del príncipe se rompió en su camino sangriento

A través de todos sus intestinos: hacia abajo se cayó propenso,

Su frente de bateo y sus cerebros embadurnan la piedra.

Ahora Pallas brilla confesando; en lo alto ella se extiende

El brazo de la venganza sobre sus cabezas culpables.
La espantosa égida brilla en sus ojos:

Sorprendidos ven, tiemblan, y vuelan:

Confundidos, distraídos, a través de las habitaciones que lanzan…
Como bueyes enloquecidos por el aguijón de la brisa,

Cuando los días bochornosos, y largos, suceden a la suave primavera,

No tan entusiasmados los buitres feroces de la persecución

Se agachan de las montañas en la carrera de las plumas,

Cuando, el amplio campo extendido de trampas acecha,

Con consciente temor evitan la temblorosa red:

Sin ayuda, no hay vuelo; pero heridos en todos los sentidos,

De cabeza caen; los pájaros se apoderan de sus presas.
En todos los lados, por lo tanto, doblemente herida sobre herida,

En montones postrados los miserables golpean el suelo,

Chillidos impúdicos preceden a cada gemido moribundo,

Y un diluvio rojo hace flotar la piedra de cocción.

Leiodes primero antes de que el vencedor caiga:

El desdichado augurio de la misericordia llama…
“Oh, Dios mío, no dejes que tu suplente sangre…
Aún sin deshonra, o por palabra o acción,

Tu casa, para mí permanece; por mí reprimido.
A menudo se comprobaba la injusticia del resto.
Me oyeron cuando aconsejé bien…
Sus corazones se endurecieron, y justamente cayeron.
Oh, perdonad la cabeza consagrada de un augurio,

Ni añadir los intachables a los muertos culpables”.

“¡Sacerdote como eres! para esa detestable banda

Tus profecías mentirosas engañaron a la tierra.
Contra Ulises se han hecho tus votos,

Para ellos tus oraciones diarias fueron pagadas.
Aún más, e’en a nuestra cama tu orgullo aspira:

Un crimen común, un destino común requiere”.

Así hablando, desde el suelo la espada que tomó

Que la mano moribunda de Agelao abandonó…
Lleno a través de su cuello el pesado falchion sped;

A lo largo del pavimento rodaba la cabeza murmuradora.

Phemius solo la mano de la venganza se salvó,

Phemius el dulce, el bardo instruido por el cielo.
Al lado de la puerta se encuentra el reverendo juglar.
La lira ahora silenciosa temblando en sus manos.
Dudoso de suplicar al jefe, o volar

Al altar inviolable de Júpiter cerca,

Donde a menudo los votos sagrados de Laertes habían pagado,

Y a menudo las víctimas de Ulises que fuman se acuestan.
Su honor arpa con cuidado que primero se puso,

Entre el lavamanos y el trono de plata…
Luego, postrada, se estiró ante el terrible hombre…
Persuasivo así, con acento suave comenzó:

“¡Oh rey! A la misericordia sea tu alma inclinada,

Y evitar el tipo siempre amable del poeta.
Un acto como este tu futura fama estaría mal,

Para los dioses y los hombres es una canción sagrada.
Autodidacta canto; por el Cielo, y sólo por el Cielo,

Las semillas genuinas de la poesía se siembran…
Y (lo que los dioses otorgan) el alto laico

Sólo a los dioses y a los valores divinos les pagamos.
Salva entonces al poeta, y te recompensas a ti mismo.
Es tuyo para merecer, el mío es para grabar.
Que aquí canté, fue la fuerza, y no el deseo;

Esta mano renuente tocó el cable de la cuerda.
Y que tu hijo dé fe, ni pague sórdidamente,

Ni los halagos serviles, mancharon la moral.”

Las conmovedoras palabras a las que asiste Telémaco,

Su padre se acerca, y el bardo lo defiende.
“Oh, no se mezcle, padre, con esos impíos muertos”.
¡El hombre divino! Olvida esa cabeza sagrada.
Medon, el heraldo, también, nuestras armas pueden perdonar,

Medon, que hizo de mi infancia su cuidado.
Si aún respira, permite que tu hijo dé

Hasta aquí la gratitud, y le pido que viva”.

Debajo de una mesa, temblando con consternación,

El sofá cerca de la tierra, el infeliz Medon yacía,

Envuelto en una amplia piel de buey recién cortada.
Rápido a la palabra que él lanzó su pantalla a un lado,

Saltó al príncipe, abrazó su rodilla con lágrimas,

Y así con voz agradecida se dirigió a sus oídos

“¡Oh, príncipe! ¡Oh amigo! Aquí está tu Medon.
Ah detener las manos sin resistencia del héroe,

Inquietos demasiado justamente por esa impía cría,

Cuyas glorias culpables están ahora en la sangre.”
A quien Ulises con un ojo agradable:

“Sé audaz, en la amistad y mi hijo confía;

Vive, un ejemplo para que el mundo lo lea,

¿Cuánto más seguro es el bien que el mal?
Tú, con el bardo celestial, en el centro turístico de la paz…
De la sangre y la carnicería a la cancha abierta:

Mi otro trabajo requiere.” Con el temor temeroso…
De la terrible escena, los dos exentos se retiran,

Escasamente seguro de la vida, mira alrededor, y tembloroso se mueve

A los brillantes altares del Protector Júpiter.

Mientras tanto Ulises buscó en la cúpula, para encontrar…
Si todavía hay vida de todo el tipo de ofensas.
¡Ni uno! Completa el maldito cuento que encontró,

Todos empapados en sangre, todos jadeando en el suelo.
Así que, cuando por las orillas huecas el tren de pesca

Barren con sus redes de arco la rugiente cañería principal,

Y escasos los trabajos de malla que contiene el copioso calado,

Todos desnudos de su elemento, y desnudos,

Los peces jadean y jadean en un aire más fino.
A lo ancho de las arenas se extienden las presas de la rigidez,

Hasta que el cálido sol exhale su alma.

Y ahora el rey ordena a su hijo que llame a

La vieja Euríclica a la sala de la muerte:

El hijo observante no se queda ni un momento;

La anciana institutriz con velocidad obedece;

Los portales de sonido al instante que se muestran;

La matrona se mueve, el príncipe dirige el camino.
En los montones de la muerte el severo Ulises se paró,

Todo negro con polvo, y cubierto de sangre.
Así que el sombrío león de la matanza viene,

Terribles resplandores de mentira, y terriblemente él hace espuma,

Su pecho con marcas de carnicería pintadas sobre el suelo…
Sus mandíbulas están cayendo con el negro gore del toro.

Tan pronto como sus ojos se encontraron con el objeto de bienvenida,

La caída del culpable, el poderoso acto completo…
Un grito de alegría su débil voz de ensayo’d;

El héroe la revisó, y dijo tranquilamente.

“Mujer, experimentada como eres, control

Alegría indecente, y festín para tu alma secreta.
Insultar a los muertos es cruel e injusto.
El destino y su crimen los han hundido en el polvo.
Ni tampoco presta atención a la censura de la humanidad.
El bien y el mal eran iguales en su mente.
Justamente el precio de la inutilidad que pagaron,

Y ahora cada uno llora una sombra sin lamentar.
¡Pero tú eres sincero! Oh, Euryclea, di,

¿Qué sirvientas nos deshonran y cuáles obedecen?”

Entonces ella: “En estos muros reales permanecen tus muros reales…
(Mi hijo) cincuenta completos del tren de la sirvienta,

Enseñado por mi cuidado para seleccionar el vellón o el tejido,

Y la servidumbre con tareas placenteras engañan;

De estos, dos veces seis persiguen su malvado camino,

Ni yo, ni la casta Penélope obedecen.
Tampoco encaja que Telémaco comanda

(Joven como él) la banda femenina de su madre.

Por lo tanto, a las cámaras altas me dejaron volar…
Donde el sueño es suave ahora cierra el ojo real.
Allí la despiertan con la noticia”- la matrona lloró

“No es así (Ulises, más sedado, respondió),

Traigan primero a la tripulación que cometió estos actos de culpabilidad.
Apresuradamente la matrona parte: el rey procede;

“Ahora para deshacerse de los muertos, el cuidado permanece

A ti, hijo mío, y a ti, mi fiel amigo…
Las hembras ofensivas a esa tarea que condenamos,

Para lavar, perfumar y purificar la habitación.
Estos (cada mesa limpiada, y cada trono,

Y todo el trabajo melancólico hecho)

Conducir a la corte, sin el muro del palacio.
Allí la espada vengadora los golpeará a todos.
Así que con los pretendientes dejen que se mezclen en el polvo,

estirado en un largo olvido de su lujuria.”
Dijo: el lamentable tren aparece,

Cada uno de ellos gime y deja caer una tierna lágrima.
Cada una de ellas soportó su triste carga, y debajo de ella…
El porche depuso el espantoso montón de la muerte.

El jefe severo, obligando a cada uno a moverse,

Instó a la terrible tarea imperiosa desde arriba…
Con una esponja sedienta frotan las mesas o’er

(Los zagueros unen su trabajo); las paredes, el suelo,

Lavados con la onda efusiva, son purgados de gore.

Una vez más el palacio se puso en un escenario de feria,

A la cancha de la base, las hembras toman su camino…
La brújula se cerraría entre la cúpula y la pared.
(La última escena de su vida) temblorosos esperan su caída.

Entonces así el príncipe: “A estos les daremos

Un destino tan puro como el de la espada marcial…
A estos, las prostitutas nocturnas para avergonzar,

Y los viles malvados de nuestra casa y nuestro nombre?”

Así hablando, en la pared circular él encadenó…
El duro cable de un barco de una columna colgaba…
Cerca de la cima alta, la forzó a hacerla fuertemente redonda…
De donde ningún pie competidor podría alcanzar el suelo.
Sus cabezas arriba conectadas en una fila,

Golpearon el aire con pies temblorosos abajo:

Así, en algún árbol colgado luchando en la trampa,

Las palomas o los tordos agitan sus alas en el aire.
Pronto huyó del alma impura, y dejó atrás…
El cadáver vacío para que vacile con el viento.

Entonces, a continuación, llevaron a Melanthius, y comenzaron a

Su trabajo sangriento; ellos lopp’d lejos el hombre,

¡Bocadillo para perros! luego recortado con tijeras descaradas…
El desgraciado, y acortó su nariz y sus orejas…
Sus manos y pies fueron los últimos en sentir el cruel acero.
Rugió, y los tormentos dieron su alma al infierno.
Se lavan, y a Ulises toman su camino:

Así termina el maldito negocio del día.

A Euryclea entonces se dirigió al rey.
(“Trae aquí el fuego, y aquí el azufre, trae…”)


Libro: Odisea

Give a Comment