Libro XXI de la Odisea, el clásico poema épico griego de Homero, relatando los viajes de su héroe Odiseo al regresar a casa de la guerra de Troya.

Argumento: La flexión del arco de Ulises

Penélope, para poner fin a la solicitud de los pretendientes, propone casarse con la persona que primero doblará la
arco de Ulises, y disparar a través de los rizos. Después de que sus intentos han resultado ineficaces, Ulises, tomando Eumaeus
y Philaetius aparte, se descubre a sí mismo a ellos; luego volviendo, los deseos se van para probar su fuerza en el arco, que,
aunque rechazado con indignación por los pretendientes, Penélope y Telémaco hacen que sea entregado en sus manos. Se inclina
inmediatamente, y dispara a través de todos los anillos. Júpiter, en el mismo instante, truena desde el cielo; Ulises acepta la
y le da una señal a Telémaco, que está listo y armado a su lado.

Y Pallas ahora, para levantar los fuegos de los rivales,

Con su propio arte, Penélope inspira…
Que ahora puede doblar el arco de Ulises, y el ala…
La flecha bien apuntada a través del anillo distante,

Pondrá fin a la lucha, y ganará la dama imperial:

¡Pero la discordia y la muerte negra esperan el juego!

La prudente reina de la escalera elevada asciende:

A la distancia, un tren virgen asiste…
Una llave descarada que ella sostenía, la manija giró,

Con acero y elefante pulido adornado:

Rápido a la habitación más interna que se inclinó,

Donde, a salvo, yacen los tesoros reales:

Allí brillaba el latón y el mineral del trabajo,

Y allí el arco que el gran Ulises llevaba…
Y allí el aljaba, donde ahora dormía sin culpa…
Esas muertes aladas que muchas matronas lloran.

Este regalo, desde hace mucho tiempo cuando pisó la orilla de Esparta,

Al joven Ulises Iphitus se le otorgó…
Debajo del techo de Orsilochus se encontraron…
Una pérdida fue privada, una deuda pública…
El estado de Messena de Ithaca detiene

Trescientas ovejas, y todos los pastores swains;

Y al joven príncipe para instar a las leyes,

El rey y los ancianos confían en su causa común.
Pero Iphitus, empleado en otros cuidados,

Buscó en todo el país a sus yeguas errantes…
Y las mulas, las más fuertes de las que trabajan…
Desgraciado para buscar; más desgraciado aún para encontrar!

Para el viaje a Hércules, a largo plazo…
Ese miserable sin ley, ese hombre de fuerza brutal…
Sordos a la voz del Cielo, los ritos sociales transgreden…
Y para las bellas yeguas destruyó a su huésped.
Él dio el arco; y por parte de Ulises…
Recibió una espada puntiaguda, y un dardo de misil:

De la amistad sin suerte en una costa extranjera…
¡Sus primeras y últimas promesas! porque no se encontraron más.
El arco, legado por esta mano infeliz,

Ulises no se llevó de su tierra natal.
Ni en el frente de batalla enseñado a doblar,

Pero guardado en el querido recuerdo de su amigo.

Ahora, suavemente, terminando la ascensión justa,

Por muchos un paso fácil la matrona fue;

Entonces sobre el pavimento se desliza con la gracia divina.
(Con el roble pulido brillan las aceras niveladas);

Las puertas plegables muestran una luz deslumbrante…
Con pompa de varios arquitrabes o’erlaid.

El cerrojo, obediente a la cuerda de seda,

Olvida la grapa mientras tira del anillo.
Las salas que responden a la llave se dan la vuelta;

Las barras caen hacia atrás; las válvulas voladoras resuenan…
Fuerte como un toro hace que la colina y el valle resuenen,

Así que rugió la cerradura cuando liberó el resorte.
Ella se mueve majestuosamente a través de la habitación rica,

Donde las prendas de vestir atesoradas emiten un rico perfume.
Allí, de la columna donde colgaba en lo alto,

Alcanzó en su espléndido caso, el arco sin cordón;

A través de sus rodillas ella puso el conocido arco,

Y el estado de ánimo pensativo, y las lágrimas comenzaron a fluir.

Hasta la saciedad de la pena, ella está de luto,

Entonces el silencio a la sala alegre regresa,

A los orgullosos pretendientes osos en estado pensativo

El arco no doblado, y las flechas aladas por el destino.

Detrás, su tren que el cofre polaco trae,

que sostenía los anillos alternos de latón y plata.
Completo en el portal la casta reina aparece,

Y con su velo oculta las lágrimas que vienen:

A cada lado espera una feria de vírgenes;

Mientras que así la matrona, con aire majestuoso:

“Diga usted, cuando estos muros prohibidos se inclinan,

Por quien mis víctimas sangran, mi cosecha fluye:

Si estos descuidados y descoloridos encantos pueden moverse…
¿O es sólo una vana pretensión, que amas?
Si yo soy el premio, si me buscas como esposa…
Escuchar las condiciones, y comenzar la lucha.
¿Quién primero el maravilloso arco de Ulises se doblará,

Y a través de doce tirabuzones la flecha de la flota envía…
A él lo seguiré, y abandonaré mi hogar.
Para él renunciar a este amado, esta rica cúpula,

Larga, larga la escena de todo mi deleite pasado,

Y aún así, la visión de mi noche!”

Con gracia, dijo, y pidió a Eumaeus show

El rival se enfrenta a los rizos y al arco.
De sus ojos llenos de lágrimas, las lágrimas de la primavera no son prohibidas,

Tocado en los queridos monumentos de su rey.
Philaetius también cede, pero el cobertizo secreto…
Las tiernas gotas. Antinoo vio, y dijo:

“¡De aquí a vuestros campos, rústicos! De aquí lejos,

Ni manchar con la pena los placeres del día.
Ni al corazón real recordar en vano…
El triste recuerdo de un hombre perecido.
Suficientes lágrimas preciosas ya fluyen –

O compartir la fiesta con el debido respeto; o go

Llorar en el extranjero, y dejarnos el arco,

¡No es una tarea vulgar! Yo traje a esta tripulación de la corte.
Ese terco cuerno que el valiente Ulises dibujó.
Recuerdo bien (porque lo miré o’er

Mientras que aún era un niño, ¡qué majestad tenía!
Y todavía (todos los niños como yo era) retener

El puerto, la fuerza, la grandeza del hombre”.

Él dijo, pero en su alma surgen alegrías afectuosas,

Y sus orgullosas esperanzas ya ganan el premio.
Para acelerar el eje de vuelo a través de cada anillo…
¡Desgraciado! no es tuyo: las flechas del rey…
¡Acabará con esas esperanzas, y el destino está en el ala!

Entonces así Telémaco: “Algún dios que encuentro

Con agradable frenesí ha poseído mi mente.
Cuando una madre amada amenaza con irse,

¿Por qué con esta alegría inoportuna salta mi corazón?
¡Vengan entonces, pretendientes! y disputen un premio…
Más rico que todos los suministros del estado Achaiano,

Que todos los orgullosos Argos, o Mycaena sabe,

que todas nuestras islas o continentes incluyan…
Una mujer inigualable, y casi divina,

Apto para la alabanza de todas las lenguas menos la mía.
No más excusas entonces, no más retrasos.
Apresúrate al juicio… ¡Lo! Yo voy al frente.

“Yo también puedo intentarlo, y si este brazo puede volar…
La flecha de la pluma atravesó el anillo destinado,

Entonces si no hay una noche más feliz la conquista se jacta,

No me entristecerá la pérdida de una madre.
Pero, bendito sea, posee esos brazos solo,

Heredero de la fuerza de mi padre, así como del trono”.

Habló; luego se levantó, su espada ancha sin ataduras,

Y arrojó su ropa púrpura al suelo.
Una trinchera que abrió: en una línea que colocó.

Los ejes de nivel, y los puntos hechos rápido

(Su perfecta habilidad los mirones maravillados ojos,

El juego aún no se ha visto, aún no se ha probado).

Entonces, con un ritmo varonil, tomó su posición.
Y agarró el arco, y lo hizo sonar en su mano.
Tres veces, con el corazón palpitante, hizo el ensayo:

Tres veces, desigual a la tarea, dio paso;

Una modesta audacia en su mejilla apareció d:

Y tres veces esperó, y tres veces más temió…
El cuarto lo había dibujado. El gran semental con alegría…
Contemplado, pero con un cartel que prohibía al chico.
Su ardor es el que el obediente príncipe suprimió,

Y, ingenioso, por lo tanto, la dirección del tren de los pretendientes:

“¡Oh, pongan la causa en la juventud y la inmadurez!
(¡Que el cielo no permita que tal debilidad perdure!)

¿Cómo este brazo, desigual al arco,

Reprender un insulto, o repeler a un enemigo…
Pero tú, a quien el cielo con mejores nervios ha bendecido…
Acepta el juicio y el concurso de premios”.

Arrojó el arco ante él, y aparte

Contra el aljaba polaca apoyó el dardo.
Reanudando entonces su asiento, el hijo de Eupithes,

El audaz Antinoo, al resto comenzó:

“Desde donde la copa comienza a fluir,

De derecha a izquierda para hacer la reverencia.
Y probar sus varias fortalezas”. Los príncipes escucharon…
Y el primer Leiodes, sacerdote intachable, apareció…
El mayor nacido de la nobleza de Oenops,

Quien a continuación del cáliz ocupó su lugar sagrado:

Él, sólo él, de toda la multitud de pretendientes…
Sus acciones detestaban, y abjuraban de lo malo.

Con tiernas manos el terco cuerno que se esfuerza,

El obstinado cuerno resistió todos sus dolores!
Ya en la desesperación le da o’er:

“Tómalo quien quiera (llora), no me esfuerzo más,

¡Cuántas muertes asisten a esta reverencia fatal!
¿Qué almas y espíritus enviará abajo?
Mejor, de hecho, morir, y dar bastante

La naturaleza su deuda, que decepcionado vivir,

Con cada nuevo sol a alguna nueva esperanza una presa,

Sin embargo, todavía mañana es más falso que hoy.
¡Cuánto tiempo en vano buscamos a Penélope!
Este arco nos aliviará de ese pensamiento ocioso,

Y nos envía con alguna esposa más humilde para vivir,

A quien el oro ganará, o el destino le dará”.

Así hablando, en el suelo el arco que colocó

(Con ricas incrustaciones el piso fue adornado):

A la distancia la flecha de la pluma que lanza,

Y al asiento regresa de donde se levantó.

A él Antinoo así con furia dijo:

“¿Qué palabras malignas de tus labios han huido?
Tu función de cobarde siempre está en el miedo!
Esos brazos son terribles y no los puedes soportar.
¿Por qué este arco debería ser fatal para los valientes?
Porque el sacerdote nace como un esclavo pacífico.
Marca entonces lo que los demás puedan”. Terminó allí,

Y le pedí a Melanthius que preparara una gran pila…
Él le da la llama instantánea, luego rápido al lado de

Se extiende sobre una amplia tabla, un cuero de buey.
Con la manteca de cerdo derretida empapan el arma o’er,

Irrita cada nudo, y flexibiliza cada poro.
Vano todo su arte, y toda su fuerza como vano;

El arco inflexible resiste su dolor.
La fuerza del gran Eurymachus solo

Y el atrevido Antinoo, aún no cansado, desconocido…
Esos sólo ahora permanecen; pero esos confiesan…
De todos los trenes, el más poderoso y el mejor.

Luego desde el salón, y desde la ruidosa tripulación,

Los amos de la manada y el rebaño se retiraron.
El rey los observa, el salón los abandona,

Y, más allá de los límites de la corte, o’ertakes.

Entonces así con acento suave Ulises habló:

“Vosotros, fieles guardianes de la manada y el rebaño!
¿Debo ocultar el secreto de mi pecho,

O (como mi alma ahora dicta) debo decir?

Digamos, si algún dios favorable restaurara de nuevo…
El Ulises perdido a su reino nativo,

¿Cómo late su corazón? ¿Qué ayuda se puede ofrecer?
¿A los orgullosos pretendientes, o a tu antiguo señor?”

Philaetius así: “¡Oh, si tu palabra no fuera vana!
¡Júpiter poderoso restauraría a ese hombre de nuevo!
Estos tendones envejecidos, con nuevo vigor encordado,

En su bendita causa debe emular a los jóvenes.
Con votos iguales Eumaeus también imploró

Cada poder arriba, con deseos para su señor.

Vio sus almas secretas, y así comenzó…
“Esos votos que los dioses acuerdan; ¡contempla al hombre!
Su propio Ulises! dos veces diez años de detención

Por los males y las andanzas de esta tierra desventurada:

Al final viene; pero viene despreciado, desconocido,

Y encontrarte fiel, y a ti solo.

Todos los demás lo han echado de su mismo pensamiento,

E’en en sus deseos y sus oraciones se olvidaron!

Escuchen entonces, amigos míos: Si Júpiter este brazo tiene éxito,

Y dar a los impíos juerguistas para que sangren…
Mi cuidado será bendecir sus vidas futuras.
Con grandes posesiones y con esposas fieles.
Rápido por mi palacio ascenderán sus cúpulas,

Y cada uno en el joven Telémaco asistir,

Y cada uno se llamará su hermano y mi amigo.
Para darte una fe más firme, ahora confía en tu ojo.
¡Lo! La amplia cicatriz que se ha marcado en mi muslo…
Cuando con los hijos de Autólicus, de antaño,

En la cima de Parnass perseguí al jabalí de colmillos.”

Su chaleco andrajoso luego se apartó revelado

El signo conspicuo, y la cicatriz expuesta:

Ansiosos vieron, con alegría se quedaron asombrados…
Con ojos llorosos sobre todo su maestro miró:

Alrededor de su cuello sus brazos anhelantes se lanzan,

Su cabeza, sus hombros, y sus rodillas abrazadas;

Las lágrimas siguieron a las lágrimas; ninguna palabra estaba en su poder;

En solemne silencio cayó la amable ducha.
El rey también llora, el rey también se agarra a sus manos.
Y sin movimiento, como una fuente de mármol, está de pie.

Así que su alegría se ha derramado en el sol poniente,

Pero primero el sabio cesó, y así comenzó…
“Suficiente – en otros cuidados su pensamiento emplea,

Porque el peligro espera a toda la alegría intempestiva.

Lleno de muchos enemigos y feroces, nos observan cerca…
Algunos pueden traicionar, y las paredes de allá pueden escuchar.
Vuelva a entrar entonces, no todo a la vez, pero quédese…
Algunos momentos usted, y déjeme guiar el camino.

Para mí, descuidado como estoy sé

Los pretendientes altivos negarán el saludo.
Pero tú, Eumaeus, como has nacido,…
El arma de tu maestro a su mano, transmita…
En cada portal que alguna matrona espere,

Y cada cerradura acelera la puerta bien compactada…
Cerca, que se queden, lo que sea que invada su oído.
Aunque los brazos, o los gritos, o los gemidos moribundos que escuchan.

A tu estricto cargo, Philaetius, te consignamos…
La puerta principal de la corte: que el paso sea tuyo.”

Dicho esto, él primero regresó; los fieles swains

A distancia seguir, como su rey ordena.

Antes de la llama, Eurymachus ahora está en pie,

Y gira el arco, y lo roza con sus manos.
Todavía el arco duro no se ha movido. El hombre elevado…
Suspiró de su alma poderosa, y así comenzó:

“Lloro por la causa común: por, oh, mis amigos,

En mí, en todos, ¡qué pena, qué vergüenza asiste!

No las nupcias perdidas pueden afectarme más

(Porque Grecia tiene bellas damas en cada orilla),

¡Pero desconcertado así! confesó hasta ahora por debajo de

La fuerza de Ulises, como para no doblar su arco!
¡Cómo se burlarán todas las edades de nuestro intento!
¡Nuestro desprecio por la debilidad!” Antinoo respondió así:

“No es así, Eurymachus: que ningún hombre dibuja

El arco maravilloso, atiende a otra causa.

Sagrado para Febo es el día solemne,

Lo que los desconsiderados de los juegos desperdiciaríamos…
Hasta el próximo amanecer esta lucha inoportuna renunciar,

Y aquí dejar fijado los rizos en una fila.

Ahora pida el enfoque de la alcantarilla, y vamos a unirse a

En las debidas libaciones, y en los ritos divinos,

Así que termina nuestra noche: antes de que el día llegue a la primavera…
Las ofrendas más selectas que Melanthius traiga:

Dejemos entonces al nombre de Fobus los muslos gordos

Alimenta a los ricos fumadores de alto rizado a los cielos.
Así que el patrón de estas artes concederá…
(Por su don) la habilidad de doblar el arco.”

Escucharon bien complacidos: los heraldos listos traen

Las aguas limpiadoras del manantial límpido:

El cáliz alto con vino rosado que coronaron,

En orden de circular a los compañeros alrededor…
Ese rito completo, levanta al hombre pensativo,

Y así comenzó su plan meditado:

“Si lo que pido a vuestras nobles mentes lo aprueban,

¡Ustedes son iguales y rivales en el amor real!
Jefe, si no le duele la oreja del gran Antinoo…
(Cuya sabia decisión escucho con asombro),

Y si Eurymachus la moción por favor:

Dale al cielo este día y descansa el arco en paz.
Mañana deja que tus armas se disputen el premio.
Y tómalo él, el favor de los cielos!

Pero, desde entonces este juicio se retrasa,

Confía un momento en mis manos hoy:

Fain probaría, ante tus ojos juzgadores,

Lo que una vez fui, a quien despreciaste…
Si aún este brazo conserva su antigua fuerza…
O si mis males (un tren de larga duración)

Y los deseos e insultos, me hacen menos que el hombre”.

La rabia relampagueó en los ojos de los pretendientes,

Sin embargo, mezclado con el terror en el audaz emprise.

Antinoo entonces: “¡Oh miserable huésped!
¿Es el sentido común bastante desterrado de tu pecho?
No bastaba con que, dentro del palacio colocado,

Para sentarse distinguimos, con nuestra presencia agraciada,

Admitido aquí con los príncipes para conferir,

Un hombre desconocido, un vagabundo necesitado…
Al copioso vino esta insolencia que debemos,

Y mucho de lo mejor que el vino puede derribar…
El gran euriano cuando este frenesí picó,

Tejados “espíritus” con frenéticos disturbios…
Sin límites el Centauro se enfureció; hasta que uno y todos

Los héroes se levantaron, y lo arrastraron desde la sala.
Su nariz se acorta, y sus orejas se cortan,

Y lo envió sobrio a casa, con mejor ingenio.
Por lo tanto, con la larga guerra, la doble raza fue maldecida,

Fatal para todos, pero primero para el agresor.
Tal destino que profetizo que nuestro invitado asiste,

Si aquí este arco interdicto se dobla:

Ni estos muros tan insolentes contendrán:

El primer viento justo lo transporta sobre el principal,

Donde Echetus a la muerte el culpable trae

(El peor de los mortales, e’en el peor de los reyes).

Mejor que eso, si apruebas nuestra alegría.
Cese la loca lucha y comparta nuestra recompensa aquí”.

A la reina le disgustaba esto:

“Es impío, príncipe, dañar al huésped extranjero,

Base para insultar a quien lleva el nombre de un suplente,

Y algo de respeto que Telémaco puede reclamar.

¿Qué pasa si los inmortales en el hombre otorgar

Suficiente fuerza para dibujar el poderoso arco…
¿Debo yo, una reina, por jefes rivales adorados,

Aceptar a un extraño errante para mi señor…
Una esperanza tan ociosa nunca tocó su cerebro.
Entonces alivia tus pechos de un miedo tan vano.
Lejos de ser desterrado de esta escena señorial…
que maltrata a su princesa con un pensamiento tan mezquino”.

“¡Oh, justo! y más sabio de un tipo tan justo!
(Respetuoso, por lo tanto, Eurymachus se reincorporó,)

Movido por no una débil conjetura, sino por el sentido de la vergüenza…
Tememos la voz que todo lo narra de Fame:

Tememos la censura del esclavo más malvado,

La mujer más débil: todos pueden equivocarse con los valientes.
“Mira lo que los desgraciados a la cama pretenden”.
¡De ese valiente jefe cuyo arco no pudieron doblar!
Entró un mendigo del equipo ambulante,

E hizo lo que todos esos príncipes no pudieron hacer.
Así, la voz común que nuestro acto difamará,

Y así la posteridad reprende nuestro nombre.”

A quien la reina: “Si la fama compromete sus puntos de vista,

Abandone los actos que la infamia persigue;

El mal y la opresión que ningún renombre puede levantar;

Sepa, amigo! que la virtud es el camino de la alabanza.

La estatura de nuestro huésped, su puerto, su rostro…
Habla de que no desciende de ninguna raza vulgar.
A él el arco, como él desea, transmite;

Y a su mano si Phoebus da el día,

Por lo tanto, para recompensar su mérito, se deberá llevar

Un halcón de dos filos y una lanza brillante,

Sandalias bordadas, una rica capa y un chaleco,

Un transporte seguro a su puerto de descanso”.

“¡Oh, madre real! ¡Nombre siempre honrado!
Permítame (grita Telémaco) reclamar

Un hijo es lo correcto. Ningún príncipe griego, pero yo…
Tiene el poder de conceder o negar este arco.
De todo lo que contienen las colinas de Ítaca,

Y en toda la llanura de cría de Elis,

Sólo a mí descienden los brazos de mi padre.
Y sólo los míos lo son, para dar o prestar.

¡Retiraos, oh reina! Vuestra tarea doméstica se reanuda,

Cuida, con tus doncellas, los trabajos de tu telar.
El arco, los dardos, y los brazos de la caballerosidad,

Estas preocupaciones del hombre pertenecen, y la mayoría a mí”.

Maduro más allá de sus años, la reina admiraba

Su sabia respuesta, y con su tren retirado;

Allí, en su cámara, mientras se saciaba aparte…
Revolvió sus palabras, y las puso en su corazón.
En su Ulises entonces ella fijó su alma.
Por su bella mejilla las lágrimas abundan en el rollo,

Hasta que la gentil Pallas, compungida de sus gritos,

En el sueño cerró sus ojos plateados.

Ahora a través de la prensa el arco Eumaeus perfora,

Y todo era disturbios, ruido y alboroto salvaje.
“¡Aguanta! ¡Rústico sin ley! ¿Adónde irás?
¿A quién, insensato, llevas el arco?
Exiliado por esto a un refugio de secuestro…
Lejos de la dulce sociedad de los hombres,

A tus propios perros se les hará presa.
Si el Cielo y Febo prestan ayuda a los pretendientes…
Así que ellos. Aghast él puso el arma abajo,

Pero el atrevido Telémaco le instó a:

“Procede, falso esclavo, y desaira sus palabras vacías:

¿Qué? ¿Espera que el tonto complazca a tantos señores?
Joven como soy, la mano vengativa de tu príncipe…
La cólera te expulsará de la tierra.
¡Oh! ¿podría el vigor de este brazo también…
Los pretendientes opresivos de mis paredes expulsan!

Entonces, qué cardumen de hombres sin ley debe ir

para llenar de tumulto las oscuras cortes de abajo!”

Los pretendientes con una sonrisa burlona encuesta

La juventud, complaciéndose en el día genial.

Eumaeus, así alentado, se apresura a traer

El arco de la pelea y se lo da al rey.
La vieja Euryclea los llama a un lado,

“Escuchen lo que Telémaco ordena (lloró):

En cada portal que alguna matrona espere,

Y cada cerradura acelera la puerta bien compactada…
Y si los sonidos inusuales invaden su oído…
Si los brazos, o los gritos, o los gemidos de los moribundos que escuchan,

No dejes que nadie que llame o emita presuma,

Pero asiste de cerca a las labores del telar”.

Su pronta obediencia a la orden de él espera…
Se cerraron en un instante las puertas del palacio.
En el mismo momento en que Philaetius vuela,

Asegura la cancha, y con un cable atado…
La puerta extrema (el cable fuertemente forjado

De la caña de Biblos, un barco de Egipto trajo);

Entonces sin ser percibido y en silencio en el tablero

Toma su asiento, sus ojos en su señor.

Y ahora su conocido arco que el maestro llevaba,

Giró en todos los lados, y lo vio sobre y sobre…
Para que el tiempo o los gusanos no hayan hecho mal el arma,

Su dueño ausente, y sin probar por tanto tiempo.
Mientras que algunos se burlaban de “¡Cómo hace la reverencia!
Algún otro como él seguro que el hombre debe saber,

O bien copiaba; o en arcos repartía;

Tal vez las hace, o tal vez roba.
“El cielo a este miserable (otro lloró) sea amable!

Y bendice, en todo lo que se inclina.
Con la buena fortuna que ahora encontrará”.

Sin prestar atención, los escuchó, pero respondió con desdén.
El arco que se examina con el ojo más exacto.
Entonces, como algún juglar celestial, enseñó a cantar…
Las notas altas responden a la cuerda temblorosa,

a alguna nueva cepa cuando adapta la lira,

O el laúd mudo se ajusta con el cable vocal,

Se relaja, se esfuerza, y los atrae de un lado a otro.
Así que el gran maestro dibujó el poderoso arco,

Y dibujó con facilidad. Una mano en lo alto de la pantalla…
Los cuernos curvados, y uno el ensayo de cuerda.
De su mano de ensayo la cuerda, deja volar,

El sonido es corto y agudo como el grito de una golondrina.
Un horror general corrió a través de toda la carrera,

Hundido estaba cada corazón, y pálido cada rostro,

Las señales de arriba se sucedieron: el cielo que se despliega…
En el estallido de un rayo, Júpiter tronó desde lo alto.
Despedido por la llamada del Señor todopoderoso del cielo,

Él arrebató el eje que brillaba en la tabla…
(Rápido, el resto yacía durmiendo en la vaina,

Pero pronto para volar los mensajeros de la muerte).

Ahora, sentado como estaba, el cordón que dibujó,

A través de cada rizo nivelando su vista:

Luego hizo una muesca en el eje, lo soltó y le dio un ala.
La flecha silbante desapareció de la cuerda,

Cantado en directo, y enhebrado cada anillo.

La puerta sólida su furia apenas tiene límites;

Atravesando y atravesando la sólida puerta resuena,

Luego al príncipe: “Ni te he avergonzado…
Ni tampoco esta mano infiel a su objetivo.
Ni probé el trabajo demasiado duro; ni he perdido…
Ese antiguo vigor, que una vez fue mi orgullo y alarde.
Si yo mereciera el desdén de estos altivos compañeros…
Ahora dejemos que consuelen a su tren abatido,

En dulce repaso su hora actual emplea,

Ni esperar hasta la noche para la alegría genial:

Luego a la suave voz del laúd prolongar la noche;

La música, la más refinada del banquete”.

Él dijo, y luego dio un asentimiento; y en la palabra

Telémaco se ciñe a su brillante espada.
Rápido al lado de su padre, toma su posición.
La jabalina luminosa se ilumina en su mano.


Libro: Odisea

Give a Comment