Libro XX de la Odisea, el clásico poema épico griego de Homero, relatando los viajes de su héroe Odiseo al regresar a casa de la guerra de Troya.

Argumento: Mientras Ulises yace en el vestíbulo del palacio, es testigo de los desórdenes de las mujeres.

Minerva reconforta y lo deja dormido. Al despertar, desea una señal favorable de Júpiter, que le es concedida. La fiesta de
El pueblo celebra a Apolo, y los pretendientes se dan un banquete en el palacio. Telémaco ejerce su autoridad entre
a pesar de lo cual Ulises es insultado por Cesippus, y los demás continúan en sus excesos. Extraño
Los prodigios son vistos por Theoclymenus, el augur, que los explica a la destrucción de los wooers.

Un amplio escondite del diablo Ulises se extendió.
Y la forma de pieles lanudas su humilde cama…
(Los restos del botín de los pretendientes

En el festival devoró, y las víctimas juraron).

Entonces sobre el jefe, Eurynome el casto…
Con cuidado duteous un molde de alfombra suave:

Con una terrible venganza, su pecho pensativo brilla,

Y, rumiando la ira, desprecia el reposo.

Como así el pabellón en el porche se encontraba,

Escenas de lascivo ama a su encuesta de ojos despiertos,

Mientras que para las alegrías nocturnas la reparación impura,

Con alegría gratuita, la feria de la prostitución.
Su corazón con rabia esta nueva deshonra picó,

Sus pensamientos vacilantes en dudoso equilibrio colgaron…
O en el momento en que apague la llama culpable…
Con su propia sangre, e interceptar la vergüenza:

O para su lujuria dar un último abrazo,

Y dejar que los compañeros consumen la desgracia…
Alrededor de su corazón hinchado la furia murmurante rueda,

Cuando es joven, la madre-mascota gruñe…
Y dice que el novio extraño: así que la ira comprime,

Enrollándose, murmurando un trueno en su pecho.
“¡Pobre corazón sufriente! (lloró,) soportar el dolor

De honor herido, y tu furia refrena.
No hay males más feroces que tu fortaleza pueda frustrar,

Cuando los valientes compañeros de tus diez años de trabajo…
Dire Polypheme devorado; entonces fui liberado.
Por la paciente prudencia de la muerte decretada”.

Por lo tanto, anclaríamos a salvo en la costa pacífica de la razón.
Tempestades de ira que su alma ya no arroja;

Inquieto su cuerpo rueda, a la rabia resign’d

Como alguien que anhela la hambruna de los ojos pálidos.
Las sabrosas cajas sobre las brasas ardientes se funden…
Vueltas incesantes, impacientes por repasar…
Ulises así, de lado a lado evolucionó,

En el auto-debate la perdición del pretendiente resuelto

Cuando en la forma de una matriz de ninfas mortales,

Desde el cielo desciende la doncella marcial nacida en Júpiter.
Y’hovering o’er su cabeza a la vista confesó,

La diosa, por lo tanto, su dirección de atención favorita:

“¡Oh, tú, de los mortales más acostumbrados a las penas!
¿Por qué poner los ojos en blanco sin ser amigo del reposo?
Bajo el techo de tu palacio, olvida tus cuidados.
¡Bendita sea tu reina! ¡Bendito sea tu floreciente heredero!
A quien, a los dioses cuando los padres suplicantes se inclinan

Nombran el estandarte de su voto más querido”.

“Sólo es tu amable reproche (el jefe se reincorporó),

Los actos llenos de destino distraen mi mente variada,

En la contemplación envuelta. Esta tripulación hostil

¿Qué brazo tiene la habilidad de someter?
O si, por la ayuda de Júpiter y tu auxiliar,

Están condenados a sangrar; ¡oh, digamos, doncella celestial!
¿Dónde evitará Ulises, o cómo sostendrá

¿Las naciones lucharon para vengar a los muertos?”

“¡Oh, impotencia de la fe! (Minerva llora,)

Si el hombre en frágil desconocido hombre depende,

¿Dudas de los dioses? Lo, el yo de Pallas desciende,

Inspira tus consejos, y tu trabajo asiste.
En mi afinidad, fortifica tu pecho,

Aunque miríadas de personas han ligado su legítimo reclamo a la competencia…
Mi segura divinidad llevará el escudo,

Y filo tu espada para cosechar el glorioso campo.
Ahora, pague la deuda a la naturaleza anhelante debido,

Sus poderes descoloridos con el descanso suave se renuevan.
Ella cesó, el sueño ambrosial sella sus ojos.
Su cuidado se disuelve en alegrías visionarias.
La diosa, complacida, recupera sus cielos natales.

No es así la reina; las bandas de sueño

Por el dolor se relajó y se despertó de nuevo para llorar.
Una sombría pausa se produjo de una tonta desesperación.
Entonces así su destino invocó, con ferviente oración

“¡Diana! acelera tu mortal dardo de ébano,

Y curar los dolores de este corazón convulsivo.
¡Arráncame, torbellino! Lejos de la raza humana.
Lanzado a través del vacío espacio ilimitado…
O si se desmonta de la nube rápida,

Yo, con su ola de viento, dejé que el océano se cubriera.
Así que, Pandarus, tus esperanzas, tres huérfanos de feria;

Estamos condenados a vagar por el aire tortuoso.
Tú mismo inoportuno, y tu consorte murió,

Pero cuatro celestiales, ambos con sus cuidados suministrados.
Venus en la tierna delicadeza rears

Con miel, leche y vino en sus años de infancia.
Imperial Juno a su juventud asignada

Una forma majestuosa, y una mente sagaz;

Con un crecimiento bien formado, Diana adoró su florecimiento.
Y Pallas enseñó la textura del telar.
Pero mientras, para aprender su suerte en el amor nupcial,

La brillante Citerea buscó el emparrado de Jove

(El Dios supremo, a cuyo ojo eterno

Los registros del destino expandido mienten;

Las arpías de ala arrebatan la carga sin protección,

Y a las Furias les dio una presa agradecida.
¡Sé mi suerte! O tú, Diana, acelera…
Tu vara, y envíame alegre a la muerte.
Para buscar a mi señor entre el tren de los guerreros,

El segundo voto de mi fe nupcial es profano.
Cuando las penas el sentido de la vigilia solo asalta,

Mientras la noche extiende su suave e inconsciente velo…
De la atención de otros miserables la tortura termina.
No hay tregua, la guerra de mi corazón se suspende.
La noche renueva el tema de la distracción del día,

Y los terrores aéreos marcan cada sueño.
El último solo una ilusión amable forjada,

Y a mi cama mi amado Ulises trajo,

En flor varonil, y cada gracia majestuosa,

Como cuando Troya dejó mi abrazo afectuoso…
Tales arrebatos en mi palpitante seno se elevan,

Creo que es una visión segura de los cielos”.

Así, mientras Aurora monta su trono púrpura…
En los lamentos audibles ella respira su gemido;

Los sonidos asaltan el oído despierto de Ulises.
Juzgando mal la causa, un miedo repentino…
De su llegada se sabe, el jefe de las alarmas…
Él piensa que la reina está corriendo a sus brazos.
Levantándose de su sofá, con prisa activa…
El vellón y la alfombra en la cúpula que colocó…
(La piel, sin, imbuyó el aire de la mañana);

Y así los dioses invocaron con ardiente oración:

“¡Júpiter y tronos eternos! Con el cielo como amigo,
Si la larga serie de mis males terminan…
De la raza humana que ahora se levanta del reposo,

Dejemos que un feliz presagio aquí revele…
Y, para confirmar mi fe, ¡Júpiter propicio!
Avalan la sanción de un cartel de arriba”.

Mientras que el jefe adora los arcos,

El dios compasivo que su guardián ayuda a declarar.
Fuerte desde el cielo de zafiro su trueno suena;

Con la esperanza de que el corazón del héroe rebote.
Pronto, con consumada alegría para coronar su oración,

Una voz de presagio invade su oído de furia.
Debajo de una pila que cierra la cúpula contigua,

Doce esclavas femeninas el regalo de Ceres moler;

La tarea de la junta real es cerrar el bran

De la harina pura (el crecimiento y la fuerza del hombre)

Dando de alta al día el trabajo de parto,

Ahora temprano para reposar el resto se retiró;

Una sirvienta desigual a la tarea asignada,

Aún así, giró el molino de trabajo con la mente ansiosa…
Y así en la amargura del alma adivinada:

“Padre de los dioses y de los hombres, cuyos truenos ruedan

Sobre la bóveda cerúlea, y agitar el poste:

Quienquiera que sea del cielo ha ganado este raro ostento…
(De los votos concedidos una cierta señal enviada),

En este bendito momento de oración aceptada,

Piteous, mira a un miserable consumido con cuidado!

Instantáneo, O Jove! confundir el tren de los pretendientes,

Para quién o’ertoil’d moler el grano de oro:

Lejos de esta cúpula que los devoradores lascivos arrojan,

¡Y que este festival sea decretado como el último!”

Grande con su destino denunciado en la tierra y el cielo,

El corazón de Ulises se dilata con una secreta alegría.
Mientras tanto, el tren servil con la madera untuosa…
Apilaba la genial chimenea, la comida vulcana…
Cuando, vestido temprano, adelantó al heredero real…
Con un agarre varonil, agitó una lanza marcial.
Un sable radiante adornó su zona púrpura,

Y en su pie brillaba la sandalia dorada.
Sus pasos impetuosos hacia el portal press’d;

Y Euryclea así se dirigió allí:

“Di a quién debe mi juventud su crianza,

Fue el cuidado de la debida refección y el reposo

¿Le concedió el huésped extranjero? O espera a que se apene,

Su edad no es honrada, ni sus deseos aliviados…
La gracia promiscua sobre toda la reina confiere

(En los males desconcertados, a menudo los más sabios se equivocan).

El vagabundo del paro aspira,

Y se retira el valor modesto con noble desprecio”.

Ella así: “O cesar ese nombre siempre honorable…
Para manchar ahora: no merece tu culpa,

Un tazón de vino generoso fue suficiente para el huésped.
En vano la reina la noche de refección presionó…
Ni tampoco se le permite descansar en el estado de reposo,

¡Indulgente, abandonado a la furia del destino!
Se extendió una piel debajo del pórtico,

Y las pieles lanudas componían una cama humilde…
Una alfombra suave con un cuidado silencioso…
Lo aseguró del agudo aire nocturno”.

Su jabalina de cornisa se preparó con un puerto real…
A los sabios griegos reunidos en la corte de Themis,

Forth-emisión de la cúpula que el príncipe reparó…
Dos perros de persecución, un guardia con corazón de león,

Detrás de él, acechado amargamente. Sin demora

La dama divide el trabajo del día.
Así, instando al trabajo el tren servil;

“Qué marcas de lujo la mancha de mármol

Su brillo ganado deja que el suelo se recupere.
Los asientos con ropa púrpura en orden debido…
Y dejar que la esponja abstersive la junta se renueve;

Deje que algunos refresquen el moho manchado del jarrón.
Algunos dicen que las copas tienen su oro nativo.
Algunos a la primavera, con cada uno un frasco, la reparación,

Y copiosas aguas puras para el baño de los osos.
¡Despacho! porque pronto los pretendientes ensayarán…
La fiesta lunar se celebra con el dios del día”.

Ella dijo: con la prisa duteous un bevy fair

De veinte vírgenes a la reparación de primavera;

Con variados trabajos el resto adornan la cúpula.
Magnífico, y alegre, los pretendientes vienen.
Algunos empuñan el hacha de sondeo; los robles temblorosos…
Dividir, obedecer a los golpes fuertes.

Pronto desde la fuente, con cada uno una urna rebosante…
(Eumaeus en su tren), las criadas regresan.

Tres cerdos para el festín, todos musculosos,

Él trajo; lo más selecto de la clase de colmillos;

En los alojamientos primero asegurar su cuidado que vio,

Entonces al rey este discurso amistoso renovado:

“Ahora di sincero, mi invitado! el tren de los pretendientes

Aún así, trata tu valor con un desdén señorial y aburrido.
¿O dice que su acto es una mente generosa y humana?”

“Algún dios piadoso (Ulises triste respondió)

¡Con una venganza volátil, que haga estallar su altísimo orgullo!
No hay rubor consciente, no hay sentido del derecho, restringe…
Las mareas de lujuria que hinchan las venas hirvientes…
De vicio en vicio sus apetitos son lanzados,

¡Todo satisfecho a bajo precio a costa de otro!”

Mientras que así el jefe, indignado por sus males, dijo…
Melanthius, maestro del rebaño de barbas,

Las cabras más buenas de toda la manada real…
Espontáneo a la fiesta de los pretendientes preferr’

Dos ayudantes del novio llevaron a las víctimas atadas;

Con gritos temblorosos resuenan los techos abovedados;

Y al jefe austero en voz alta comenzó

El miserable no es amigable con la raza humana:

“Aquí vagabundo, todavía? ofensivo para mis señores!

Los soplos tienen más energía que las palabras aéreas;

Estos argumentos que voy a usar: ni vergüenza consciente,

Ni las amenazas, tu intrusión audaz reclamará.

En este alto festín, el más malvado vulgar alardea…
¡Una tabla abundante! ¡Por lo tanto! ¡Busca otro anfitrión!”

Dúplica a la grosería que el rey despreció,

Pero sacudió la cabeza, y la ira creciente lo refrenó.

Desde Cefalea ‘cruzar la surgy main

Philaetius llegó tarde, un fiel swain.

Un novillo ingrato al abrazo del toro.

Y las cabras que trajo, el orgullo de toda su raza.
Importado en una vieira que no es la suya;

La cúpula volvió a la mingl’d gemido.

Directamente al guardián de los cerdos.
Así comenzó, benevolente de mente:

“¿Qué huésped es él, de tan majestuoso aire?

Su linaje y su clima paterno declaran:

Oscurece a través del eclipse del destino, los rayos divinos…
de estado soberano con brillo de esplendor desvanecido.

Si los monarcas por los dioses se hunden en la desgracia,

¿A qué abismo estamos destinados a ir?
Entonces afable él así la dirección principal’d,

Mientras con patética calidez su mano presionaba:

“Extraño, que el destino muestre un aspecto más suave,

Y haz girar tu futuro con una pista más blanca.
¡Oh, Júpiter! Para siempre la muerte a los gritos humanos…
¡El tirano, no el padre de los cielos!
A pesar de la carrera, tu voluntad comenzó!
El tonto del destino, tu fabricación, hombre,

Con penuria, desprecio, repulsa y cuidado,

La carga descarada de la vida está condenada a soportar.
Ulises de su estado un vagabundo todavía,

¡Alza tu poder, tu sabiduría o tu voluntad!
¡Oh, monarca siempre querido! ¡Un hombre de la desgracia!
¡Flujo fresco mis lágrimas, y fluirán para siempre!
Como tú, pobre huésped extranjero, negado su hogar,

Como tú: en trapos obscenos decretados para vagar!

O, felizmente pereció en alguna costa lejana…
En la penumbra de Stygian se desliza, ¡un fantasma pensativo!
Oh, agradecido por lo bueno que su recompensa dio,

Me afligiré, hasta que la pena me hunda en la tumba!
Su amable mano protectora mi juventud prefería,

El regente de su manada cefaleniana…
Con un gran aumento bajo mi cuidado se extiende:

Una raza majestuosa! y ennegrece lejos los aguamieles.

Limitado, las más selectas mangas que importo,

Para atiborrar a estos cormoranes que abarrotan su corte:

Que en la partición buscan su reino para compartir;

Ni el derecho humano ni la ira, la reverencia divina…
Ya que aquí se resolvió opresivo estos residen,

Contestando a las dudas mi corazón ansioso divide:

Ahora a algún clima extranjero inclinado a volar,

Y con la protección de la manada real comprar;

Entonces, pensamientos más felices devuelven la escala de asentimientos,

La luz monta la desesperación, las esperanzas alternas prevalecen:

En la apertura de perspectivas de la alegría ideal,

Mi rey regresa; los orgullosos usurpadores mueren”.

A quien el jefe: “En tu mente capacitada

Ya que el celo audaz con el debate fresco se une,

Asistir a una acción ya madura en el destino:

¡Afirma, oh Júpiter! ¡La verdad que ahora relato!
Esta verdad sagrada atestigua, cada poder genial,

Que bendigan la junta, y cuiden este amistoso emparrado!

Antes de que abandones la cúpula (ni un largo retraso)

Tu deseo producido en acto, con encuesta complacida,

Tus ojos maravillados verán: su legítimo reinado…
Por las armas declaradas Ulises se recuperará,

Y a las sombras dedicar el tren de los pretendientes”.

“¡Oh, Júpiter supremo! (el rapto de Swain responde,)

¡Con hechos consuma pronto las alegrías prometidas!
Estos nervios envejecidos, con el vigor recién nacido encordado,

En esa causa bendita debería emular a los jóvenes.
Asintiendo a Eumaeus a la dirección de la oración…
Y los mismos ardores disparan su leal pecho.

Mientras tanto los pretendientes instan al destino del príncipe,

Y las artes mortíferas emplean el terrible debate…
Cuando en su gira, el pájaro de Júpiter…
Truss’d con su nervudo salto una paloma temblorosa;

¡Siniestra para su esperanza! Este presagio es un ojo…
Amphinomus, que así presagiaba lloraba:

“Los dioses de la fuerza y el fraude que el príncipe defiende;

¡Oh, compañeros! El esquema sanguíneo se suspende…
Su pensamiento futuro deja que el destino sable emplee;

Y dar la hora actual a la alegría genial”.

Desde el consejo directamente la igualdad de derechos cesó,

Y en la cúpula se preparó el festín genial.

Desvestidos, sus chalecos separados en orden de poner,

Entonces todos con la velocidad sucinta las víctimas matan:

Con las ovejas y las cabras peludas los cerdos sangraban,

Y el orgulloso buey estaba en la cantera de mármol.
Con el fuego preparado, reparten los bocadillos alrededor,

Vino, rosado brillante, las copas rebosantes coronan,

Por el sabio Eumaeus nacido; la marea púrpura

Melanthius de un amplio frasco suministrado:

Altos botes de pan Philaetius colocados;

Y todos los ansiosos devoran la rica comida.
Dispuesto aparte, Ulises comparte el trato;

Una mesa de trébedes, y un asiento más grande,

El príncipe nombra; pero a su señor asigna

El sabor hacia adentro, y los vinos néctares.
“Participa, mi invitado (lloró), sin control

El festín social, y drenar el cuenco de la ovación:

No teman la risa del ferrocarril, ni la rabia del rufián.
Ningún tejado vulgar protege tu honor.
Esta cúpula será un refugio para tus males,

De mi gran señor demasiado pronto se me ha entregado a mí.
Vuestra violencia y desdén, pretendientes, cesen,

Para que las armas no vengan a la paz violada”.

Casado con el príncipe, tan altivo, valiente y joven…
La rabia roía el labio, el asombro encadena la lengua.
“¡Tengan paciencia, compañeros! (al final Antinoo llora,)

Las amenazas de la vana juventud imperiosa desprecian:

Júpiter permitiría el golpe meditado,

Esa corriente de elocuencia debería dejar de fluir”.

Sin respuesta garantizada, Antinoo cesó.
Mientras tanto, la pompa del festival aumentaba:

Por los heraldos de rango; en el marshall’d orden de movimiento

Las tribus de la ciudad, para complacer a la arboleda de Apolo…
Debajo del verdor del cual una sombra horrible,

La hecatombe lunar que ellos agradecieron puso;

Partoto la fiesta sagrada, y los honores rituales pagados.

Pero el rico banquete, en la cúpula preparada

(Un humilde juego de aparadores) Ulises compartido.

Observando el alto mandato del príncipe,

Su tren servil atiende al extraño huésped…
A quien Pallas con furia imperdonable despidió,

Por el orgullo señorial y el agudo reproche inspirado.

Un compañero sami, más estudioso que el resto…
De vicio, que estaba lleno de bromas nacidas de la muerte.
Y se instó, para el título de una reina consorte,

Innumerables hectáreas cultivables y verdes…
(Otesippus nombrado); este señor Ulises ojos,

Y así estalla el impostor con orgullo:

“La frase que propongo, compañeros, atiendan:

Ya que el debido respeto debe esperar al amigo del príncipe,

Que cada una de las muestras de estima otorgue:

Este regalo absuelve el querido respeto que le debo.
Con el cual él noblemente puede descargar su asiento,

Y pagar a los sirvientes por un regalo del maestro”.

Él dijo: y del buey que tenía delante de él colocó,

Ese fragmento fibroso en el reparto de Ulises,

¿Dónde está el hueso de la cuartilla, por los nervios combinados,

El pie bien cornudo se une indisolublemente…
Que zumbando alto, la pared indecoroso signo’d.

El jefe, indignado, sonríe con una espantosa sonrisa.
La venganza y el desprecio en su seno hierven:

Cuando así el príncipe con ira piadosa se inflamó…
“¿No había la herida ignominiosa que tu malicia apuntaba?
Caída sin culpa de la marca, mi lanza segura.
Te había hecho comprar el brutal triunfo querido:

Ni tampoco debería tu padre, una reina, presumir de su hija.
El pretendiente, ahora, se había desvanecido en un fantasma.
No más, competidores lascivos, con un poder sin ley…
Invade mi cúpula, mis rebaños y manadas devoran…
Para el valor genuino, de la edad madura para saber,

Mi uva se enrojecerá, y mi cosecha crecerá.
O, si los errores de cada uno de ustedes todavía se apoyan,

Con violaciones y disturbios para profanar mi corte;

¿Qué brazo con números puede sostener?
Sobre mí dejad que todas vuestras espadas levantadas desciendan,

Y con mi vida tales viles deshonores terminan.”

Se produjo un largo cese del discurso,

Por el más gentil Agelao se renovó así:

“Una justa reprimenda, compañeros! su rabia restringir

Del huésped protegido, y del tren servil:

Y, príncipe! para detener la fuente de futuros males,

Consiente en ti mismo, y gana la voluntad real.

Mientras que la esperanza prevalece para ver a tu padre restaurado…
Por derecho, la reina rechazó un segundo señor.
Pero, ¿quién tan vano de fe, tan ciego al destino,

Pensar que todavía sobrevive para reclamar el estado…
Ahora presiona a la dama soberana con un cálido deseo…
Para casarse, como la riqueza o el valor de su elección inspiran:

El señor seleccionó para las alegrías nupciales

Lejos de ello liderará el largamente disputado premio:

Mientras que en la pompa paterna con mucha bendición,

Tú reinas, de esta cúpula imperial poseída”.

El sabio y sereno Telémaco responde:

“Por aquel a cuyo pedido vuela el trueno,

Y por el nombre en la tierra que más venero,

Por el gran Ulises y sus males, ¡lo juro!
(Que nunca debe revisar su querido dominio;

Inscrito, tal vez, en el triste tren de Plutón),

Cuando su elección la dama real confiesa,

Mis regalos nupciales cargarán al futuro cónyuge:

Pero de esta cúpula mi padre reina para perseguir!

¡De mí, dioses! Evitad una desgracia tan terrible”.

Pero las nubes de Pallas con melancolía intelectual…
Las almas de los pretendientes, insensatos de su perdición!

Un frenesí de alegría se apoderó de la multitud predestinada.
Los techos resuenan con risa sin causa, fuerte.
Flotando en el gore, portentoso para la encuesta!

En cada jarrón descolorido las viandas se encuentran…
Luego, en cada mejilla las lágrimas fluyen espontáneamente…
Y los suspiros repentinos preceden a la desgracia que se aproxima.
En la visión envuelta, el vidente Hiperesiano…
se levantó, y así adivinó la venganza cerca:

“¡Oh, carrera a la muerte, devota! con sombra de Estigia…
Cada destino se asemeja a los destinos inminentes que invaden…
Con lágrimas tus mejillas distorsionadas se ahogan.
Con las gotas de sangre las paredes se frotan alrededor:

Gruesos enjambres de fantasmas aulladores en el espacioso salón,

A la gente Orcus, y las costas ardientes!

Ni da al sol su orbe dorado para rodar,

¡Pero la noche universal usurpa el polo!”

Sin embargo, advertido en vano, con risa fuerte y eufórica…
Los compañeros reprochan a la divina certeza del destino…
Y así, Eurymachus: “La mente del dotardo

Se pierde todo sentido, se pierde la razón.
Rápido de la cúpula conducir el esclavo lejos;

Déjalo al aire libre para que vea el día”.

“Tax not (the heaven-illumined seer rejoin’d)

De la rabia, o la locura, mi mente profética,

No hay nubes de error que atenúen los rayos etéreos,

Su igual poder cada sentido fiel obedece.
Sin guía, por lo tanto mis pasos temblorosos me doblo,

Lejos de aquí, antes de que las muertes flotantes desciendan…
Para que la cosecha madura de la venganza no empiece,

Comparto la condena que vosotros, los pretendientes, no podéis evitar”.

Dicho esto, para el sabio Pireo aceleró al vidente,

Su señoría sería el anfitrión, un preso bienvenido allí.
En el prolongado banquete en que se sientan los pretendientes…
Y apuntar a herir al príncipe con un ingenio inútil:

Llora uno, con una mirada burlona y una voz mímica,

“Alabamos tu caridad, pero no tu elección”.
¿Por qué tal profusión de indulgencia mostrada

A este pobre, timorato, zángano que se esfuerza por detener…
Que otros se alimentan de esquemas planetarios,

Y paga a su anfitrión con horribles sueños de mediodía.
¡Pero, príncipe! Por una vez al menos cree en un amigo.
A algún mercado siciliano que estos cortesanos envían,

¿Dónde, si ceden su carga a través de la principal,

¡Querido, vende los esclavos! No exijas una ganancia mayor.”

Así jovial ellos; pero nada el príncipe responde;

Con su padre, puso sus ardientes ojos en blanco.
Impaciente directo a la carne de su espada virgen;

Del sabio jefe espera la palabra de muerte.
Noche en su brillante alcoba, la reina pensativa…
Para ver el estado del círculo, de todo lo que no se ve.
Se levantan y se preparan para la subasta.
Una víspera-repago, con igual costo y cuidado:

Pero el vengativo Pallas, con la velocidad de prevención,

Se decreta una fiesta proporcional a sus crímenes.
¡Una fiesta de la muerte, las fiestas están condenadas a sangrar!


Libro: Odisea

Give a Comment