Libro XVIII de la Odisea, el poema de Homero, sobre los viajes de su héroe Odiseo al regresar a casa de la guerra de Troya.

Argumento: La lucha de Ulises e Irus

El mendigo Irus insulta a Ulises; los pretendientes promueven la disputa, en la que Irus es empeorado y manejado miserablemente.
Penélope desciende, y recibe los regalos de los pretendientes. El diálogo de Ulises con Eurímaco.

Mientras que Fix’d en el pensamiento el estado de héroe pensativo,

Un mendigo se acercó a la puerta real.
Un vagabundo hosco del tipo gigante,

La mancha de la hombría, de una mente cobarde…
De fiesta en fiesta, insaciarse para devorar,

Él voló, asistente en la hora genial.

Él en las rodillas de su madre, cuando el bebé se acostaba,

Ella nombró a Arnaeus en su día natal:

Pero Irus, sus socios llamaron al chico…
Practicó el mensajero común para volar;

Irus, un nombre que expresa el empleo.

Desde su propio techo, con golpes meditados,

Se esforzó por llevar al hombre a un estado de gran sufrimiento:

“¡Por lo tanto, Dotard! Por lo tanto, y oportunamente acelera tu camino,

No sea que arrastrando la venganza te arrepientas de tu estancia.
Mira como con asentimientos de cabeza tu tren principesco!

Pero en honor a la edad, por misericordia me abstengo:

¡En paz! No sea que, si las persuasiones fallan…
Este brazo con golpes más elocuentes prevalecen.”

A quien, con un severo respeto: “O insolencia,

¡Indecentemente a la barandilla sin ofender!
Lo que la recompensa da sin una parte rival;

Pregunto, qué no te hace daño, respirar este aire.
Al igual que en la limosna, los dos precarios vivimos…
¿Y puedes envidiar cuando el gran alivio…?
Sabed que de los cielos generosos fluyen todas las riquezas.
Y lo que el hombre da, los dioses por el hombre otorgan;

Orgulloso como eres, de ahora en adelante no te enorgullezcas más.
Para no imprimir mi venganza en tu sangre…
Viejo como soy, una vez que mi furia arda,

¿Cómo vas a volar, ni siquiera pensándolo bien?”

“Mera mujer-glotón (así respondió el churl;)

¡Una lengua tan frívola, con una garganta tan ancha!
¿Por qué dejar que los dioses! para lavar los dientes,

Como un jabalí, que, codicioso de su presa,

¿Desarraigar el maíz barbudo? Levántate, intenta la lucha,

Cíñete bien los lomos, acércate y siente mi fuerza.
Seguro de la derrota, antes de que los compañeros se comprometan:

¡Pelea desigual, cuando la juventud se enfrenta a la edad!”

Así, en una guerra de palabras sus lenguas se muestran

Intentos más feroces, preludio de la refriega…
Antinoo oye, y en una vena jovial,

Así, con fuertes risas al tren de los pretendientes:

“Este feliz día de alegría, mis amigos, emplean,

Y he aquí que los dioses conspiran para coronar nuestra alegría.
Ver listo para la lucha, y mano a mano,

Los malhumorados mendigos están en una posición contenciosa.
¿Por qué nos urge no soplar?” Bueno, me alegro de que la primavera

Se levantan de sus asientos y se engrosan formando un anillo.

A quien Antinoo: “¡Lo! enriquecido con sangre,

Las entrañas bien gordas de un niño (comida de buen gusto)

Sobre las brasas ardientes se encuentran; sobre él, concedan

La porción más selecta que somete a su enemigo…
Concédale unrivall’d en estas paredes para quedarse,

El único asistente en el día genial”.

Los señores aplauden: Ulises entonces con el arte,

Y los temores bien fingidos, disfrazaron su intrépido corazón.

“Desgastado como estoy con la edad, decadente con el dolor…
Digamos, ¿es una bajeza rechazar al enemigo?
Conflicto duro! cuando la calamidad y la edad

Con una juventud vigorosa, desconocida de los cuidados, ¡comprométete!
Sin embargo, temeroso de la desgracia, para intentar el día

Imperioso hambre ofertas, y yo obedezco;

Pero juren, árbitros imparciales de derecho,

Jura que te mantendrás neutral, mientras nos enfrentamos a la lucha”.

Los compañeros asisten: cuando se endereza su sagrada cabeza…
Telémaco se levantó, y dijo severamente:

“Extraño, si se le pide que castigue al malvado…
De este insolente audaz, confía, ¡sé fuerte!
El griego perjudicial que se atreve a intentar un golpe,

Ese instante hace a Telémaco su enemigo.
Y estos amigos míos guardarán los lazos sagrados…
De la hospitalidad, porque son sabios”.

Entonces, ciñendo sus fuertes lomos, el rey prepara

Para cerrar en combate, y su cuerpo se desnuda…
Amplia sus hombros, y sus muslos nerviosos.
Sólo por grados, como las columnas bien giradas, se elevan…
Amplio su pecho, sus brazos son redondos y largos,

Y cada articulación fuerte Minerva teje más fuerte

(Asistente de su jefe): la multitud de pretendientes

Con mirada de maravilla, y la mirada habla en voz alta:

“¡Irus! ¡Ay! ¿Irus no será más?
El destino de los negros es inminente, y esta es la hora de la venganza.
¡Dioses! cómo sus nervios una fuerza inigualable proclaman,

Hincha sus miembros bien fuertes, y refuerza su estructura.”

Luego palidece de miedo, y se enferma a la vista.
Arrastraron al reticente Irus a la lucha.
De su rostro en blanco huyó la sangre de los cobardes,

Y su carne tembló como si estuviera de pie.

“Oh, que tal bajeza deshonre a la luz?

¡Ocúltalo, muerte, en la noche eterna!
(Exclama Antinoo;) puede un enemigo vigoroso

Declina significativamente el combate contra la edad y el dolor…
¡Pero escúchame, desgraciado! Si te recreas en el fray

Esa enorme masa produce este día tan poco disputado…
En el momento en que zarpes, a Escueto renuncia…
Un tirano, el más feroz de los tiranos,

¿Quién lanza tus orejas y nariz destrozadas como una presa?
a los perros hambrientos, y se lleva al hombre”.

Mientras que con indignado desdén habló severamente…
En cada articulación el tembloroso Irus se agitó.
Ahora, frente a frente, cada campeón frunce el ceño y se pone de pie,

Y se balancea en el aire sus manos adversas.
El jefe aún duda, o a las sombras debajo de la br />
Para caer el gigante de un solo golpe vengativo,

O salvar su vida, y pronto su vida para salvar…
El rey resuelve, porque la misericordia se inclina hacia los valientes…
En ese instante Irus extiende su enorme brazo,

Completamente sobre su hombro el peso bruto desciende;

El sabio Ulises, temeroso de revelar…
El héroe latente en el hombre de las penas,

Revisó la mitad de su poder, pero se elevó hasta el golpe…
Su mandíbula se estrelló, la mandíbula se rompió.
Abajo, se cayó estúpido por la herida impresionante.
Sus pies se extendieron temblando, golpeando el suelo.
Su boca y sus fosas nasales arrojan un diluvio púrpura.
Sus dientes, todos destrozados, se mezclan con la sangre.

Los compañeros transportaron, como se extendió él miente,

Con ráfagas de risa rasgar los cielos abovedados;

Luego se arrastró, todo el sangrado de la herida,

La longitud del rastro del cadáver imprime el suelo.
Levantado sobre sus pies, de nuevo se tambalea, se cae,

Hasta que se apoye, recostado en los muros del palacio.
Entonces a su mano un bastón que el vencedor dio,

Y así, con sólo un reproche dirigido al esclavo…
“Hay terrible, afecto con los perros, y reinado

¡Un temido tirano del tren bestial!
Pero la misericordia para el pobre y el extraño muestra,

No sea que el Cielo en venganza mande una desgracia más grande”.

Habló con desdén, y sobre su hombro se lanzó…
El amplio parche de la escritura en jirones hung

Me uní, y me anudé a un tanga retorcida.
Luego, volviéndose corto, desdeñó una estancia más larga;

Pero al palacio medido de vuelta el camino.

Allí, mientras descansaba reuniéndose en un anillo,

Los compañeros con sonrisas se dirigieron a su rey desconocido.
“Forastero, que Júpiter y todos los poderes aéreos

¡Con cada bendición corona tus horas felices!
Nuestra libertad a tu brazo de proeza se la debemos…
De la intrusión audaz de tu enemigo cobarde…
Al instante de la vela voladora el esclavo deberá volar…
A Eschetus, el monstruo de un rey”.

Mientras se alegra de oírlo, Antinoo lleva la comida…
Las entrañas bien gordas de un niño, ricas en sangre…
El pan de las latas de moho brillante

Amphinomus; y vinos que se ríen en oro:

“Y oh! (llora suavemente) que el Cielo muestre

¡Un rayo de gloria sobre tu futuro día!
Por desgracia, los valientes también están condenados a soportar…
Las garras de la pobreza y los aguijonazos del cuidado”.

A quien con pensamiento maduro el rey responde:

“La lengua habla sabiamente, cuando el alma es sabia:

¡Así era tu padre! En el estado imperial…
Grande sin vicio, que a menudo asiste a los grandes…
Ni del padre eres tú, el hijo, declinando…
Entonces escucha mis palabras, y agracialas en tu mente!
De todo lo que respira, o se arrastra en la tierra,

La mayoría de los hombres en vano! calamitoso por nacimiento:

Hoy en día, con el poder de la euforia, en la fuerza que florece;

La criatura altiva en ese poder presume:

Anon desde el cielo un triste reverso se siente:

Sin aprender a soportar, “gana el Cielo los miserables rebeldes”.
Porque el hombre es cambiante, como su felicidad o su desgracia.
Demasiado alto cuando es próspero, cuando la angustia es demasiado baja.
Hubo un día, cuando con el despreciativo gran

Me hincho en la pompa y la arrogancia del estado;

Orgulloso del poder que le corresponde a la alta sociedad…
Y usé ese poder para justificar mis errores.
Entonces no dejes que el hombre sea orgulloso, sino firme de mente.
Soportar a los mejores humildemente; y los peores renuncian…
¡Sea tonto cuando el Cielo aflige! A diferencia de su tren…
De altivos saqueadores, insolentemente vanidosos;

Que hacen de su reina y de toda su riqueza una presa:

Pero la venganza y Ulises se abren camino.
Oh, Dios mío, favorecido por algún poder de guardián…
Lejos, lejos estar distante en esa hora mortal!

Seguro que lo estoy, si el severo Ulises respira,

Estos disturbios sin ley terminan en sangre y muerte”.

Entonces a los dioses el jugo rosado que vierte,

Y la copa de drenaje para el jefe de restauración.
Picado al alma, o’ercast con santo temor,

Sacudió los elegantes honores de su cabeza.
Su mente presagiando el futuro, aflicción, anticipación…
¡En vano! Por el gran Telémaco cae,

Porque Pallas sella su perdición: todo triste se vuelve

Para unirse a los compañeros; retoma su trono, y se lamenta.

Mientras tanto Minerva con fuegos instintivos

Tu alma, Penélope, desde el cielo inspira…
Con halagadoras esperanzas de que los pretendientes traicionen,

Y parecen encontrarse, y aún así volar, el día de la boda.
La maravilla de tu marido, y la de tu hijo para criar…
Y coronar a la madre y a la esposa con elogios.
Entonces, mientras la pena que fluye oscurece sus ojos,

Así, con una sonrisa pasajera, la matrona llora:

“¡Eurynome!” para ir donde reina el disturbio

Siento un impulso, aunque mi alma me desprecia.
A mi amado hijo las trampas de la muerte para mostrar,

Y en el amigo traidor, desenmascarar al enemigo…
Quien, con la lengua suave, en propósito insincero,

Esconde el fraude en sonrisas, mientras la muerte es emboscada allí”.

“Ve, advierte a tu hijo, ni la advertencia sea vana”.
(Respondió el más sabio del tren real);

Pero bañado, ungido y adornado, desciende…
Poderoso de los encantos, pide que cada gracia asista;

La marea de lágrimas que fluyen suprime por un tiempo…
Lágrimas, pero satisface el dolor, no reprime.
Queda algo de alegría: a ti se te da un hijo,

Como, en el cariño, los padres piden al Cielo”.

“¡Ah, yo! ¡Abandonad!” devuelve la reina, “abandonad, abandonad”.
¡Oh! No hables, no hables de los cuidados de la belleza vana.
Ya no me baño, ya que él ya no ve

Esos encantos, para los que sólo deseo complacer.
El día que trajo a Ulises de esta costa…
La pequeña flor que estas mejillas pueden ostentar.
Pero la oferta instantánea Autonoe descender,

Al instante Hipódamo nuestros pasos asisten;

Le conviene la virtud femenina, para ser vista

Solos, indecentes, en los paseos de los hombres”.

Entonces, mientras que el mandato de Eurinomia se lleva,

Desde el cielo Minerva dispara con cuidados de guardián.
Sobre todos sus sentidos, como el sofá que presionó…
Ella derrama, un placentero, profundo y mortal descanso,

Con cada belleza, cada rasgo de los brazos,…
Hace que sus mejillas brillen, y enciende todos sus encantos.
En sus ojos de amor despierta los fuegos…
(¡Dones inmortales! para encender suaves deseos);

De miembro a miembro un aire majestuoso cobertizo,

Y el marfil puro de su pecho se extiende.
Tal Venus brilla, cuando con un límite medido

Se desliza suavemente nadando la ronda armoniosa,

Cuando con las gracias en el baile se mueve,

Y enciende a los dioses que miran con amor ardiente.

Entonces a los cielos su vuelo Minerva se dobla,

Y a la reina desciende el tren de las damas.
Despertó a sus pasos, sus ojos fluyendo sin cerrarse.
Las lágrimas que ella limpia, y así renueva sus penas:

“Howe’er ’tis well that sleep a while can free,

Con suave olvido un miserable como yo.
¡Oh! Si se le diera para producir este aliento transitorio,

¡Manda, oh Diana! ¡Manda el sueño de la muerte!
¿Por qué debo desperdiciar una vida tediosa en lágrimas?
Ni enterrar en la tumba silenciosa mis preocupaciones…
¡Oh, mi Ulises! ¡Nombre honorable!
Por ti estoy de luto hasta que la muerte disuelva mi cuerpo”.

Así que llorando, lenta y tristemente desciende,

En cada banda un tren de damas asiste:

Lleno donde la cúpula sus brillantes válvulas se expanden,

Radiante ante los ojos de sus compañeros de clase, ella está de pie…
Un velo translúcido sobre su ceja se muestra,

Su belleza parece, y sólo parece, sombrear:

De repente ella se ilumina en sus ojos deslumbrados,

Y las llamas repentinas en cada seno se elevan…
Envían sus almas ansiosas con cada mirada.
Hasta que se rompió el silencio de la matrona imperial:

“¡Oh, por qué! hijo mío, por qué ahora ya no aparece

Esa calidez de alma que impulsó a tus jóvenes años…
Tus días de madurez no tienen valor de crecimiento,

¡Un hombre de estatura, todavía un niño de corazón!
Su marco bien tejido es inútilmente fuerte,

Te habla un héroe, de un héroe surgido:

Pero los dioses justos en vano esos regalos otorgan,

Oh, sabio solo en forma, y grave en espectáculo!
¡Cielos! ¿Podría un extraño sentir la mano de la opresión?
Debajo de tu techo, ¡y podrías permanecer de pie dócilmente!
Si la causa justa del extranjero decae…
Suyo es el sufrimiento, pero tuya es la vergüenza”.

A quien, con asombro filial, el príncipe regresa…
“Esa alma generosa con sólo resentimiento arde;

Sin embargo, enseñado por el tiempo, mi corazón ha aprendido a brillar…
Por el bien de los demás, y se derriten en el dolor de los demás.
Pero, impotentes esos disturbios para repeler,

Soporto su indignación, aunque mi alma se rebele.
Indefenso en medio de las trampas de la muerte que piso,

Y los números se ligaron en un impío temor de unión…
Pero ahora ningún crimen es suyo: este mal procede

De Irus, y el culpable Irus sangra.
¡Oh, Dios mío! o ella cuyos brazos se despliegan…
El escudo de Júpiter, o el que rige el día!
Esos orgullosos pretendientes, que andan a paso de tortuga…
Estos tribunales, dentro de estos tribunales como Irus sangró…
Cuya cabeza suelta se tambalea, como con el vino oprimido,

Cae oblicuamente, y asintiendo con la cabeza se golpea el pecho;

Impotente para moverse, sus pies tambaleantes niegan…
El cobarde tiene el privilegio de volar”.

Entonces a la reina Eurymachus responde:

“¡Oh, justamente amado, y no más justo que sabio!
¿Debería Grecia, a través de sus cien estados, estudiar…
Tu final encantaría, toda Grecia sería dueña de tu dominio…
En las multitudes rivales competirán por el glorioso premio.
Despejar los reinos para mirar a tus ojos.
¡Oh, mujer! La más bella de todas,

En el cuerpo perfecto, y completo en la mente.”

“¡Ah, yo! (devuelve la reina) cuando desde esta orilla

Ulises navegó, entonces la belleza ya no existía!
Los dioses decretaron que estos ojos ya no deberían mantener…
Su gracia ganada, pero sólo sirve para llorar.
Si él regresa, lo que mis bellezas prueban,

Mis virtudes perduran; mi encanto más brillante es el amor.
¡Ahora, pena, todos ustedes son míos! Los dioses O’ercast

Mi alma con penas, que largo, ah largo debe durar!

Demasiado fielmente mi corazón retiene el día

Eso tristemente desgarró a mi señor real:

Me agarró la mano y dijo: “¡Oh, mi esposa!”. Me voy.
Tus brazos (lloró), tal vez para encontrar una tumba:

La fama habla de los troyanos audaces; ellos se jactan de la habilidad

Para dar a la flecha de la pluma alas para matar,

Para lanzar la lanza, y guiar el coche de carreras…
Con un terrible avance a través de los caminos de la guerra.
Mi sentencia ha sido dictada, y se decreta…
¡Quizás por el cielo justo que debo sangrar!
Mi padre, mi madre, todo lo que confío a tres;

A ellos, a ellos, transfiere el amor de mí:

Pero, cuando mi hijo crezca, la realeza se balanceará…
Renuncia, y feliz sea tu día de bodas!’

Tales fueron sus palabras; e Himeneo ahora se prepara

Para encender su antorcha, y entregarme a los cuidados;

La mano aflictiva del Júpiter iracundo para soportar:

¡Un miserable el más completo que respira el aire!
Fall’n e’en por debajo de los derechos de la mujer debido!

Descuidada para complacer, con insolencia, ¡vaya!
Los amantes generosos, estudiosos del éxito,

Piden que todos sus rebaños y manadas en los banquetes sangren;

Por preciosos regalos el voto sincero muestra:

Tú, sólo tú, hazla amar a tu presa”.

El complacido Ulises escucha a su reina engañar…
El tren de los pretendientes, y levantar la sed de dar:

Falsas esperanzas que ella enciende, pero esas esperanzas traicionan,

Y promete, aunque elude, el día de la boda.

Mientras ella habla, el alegre Antinoo llora…
“¡Descendiente de reyes, y más que una mujer sabia!

Es cierto, es la prerrogativa del hombre para dar,

Y la costumbre te pide sin vergüenza que recibas…
Pero nunca, nunca, desde tu cúpula nos movemos,

Hasta que Himenea encienda la antorcha del amor conyugal”.

Los compañeros enviaron a sus heraldos para transmitir…
Los regalos del amor; con la velocidad toman el camino.

Una túnica Antinoo da de tintes brillantes,

Los diferentes matices en la confusión gay se elevan…
¡Rico de la mano del artista! Doce cierres de oro…
Cerca de la cintura que disminuye, el chaleco se pliega.
Abajo de los lomos hinchados el chaleco sin ataduras.
Flota en ondas brillantes redundantes sobre el suelo,

Un brazalete rico en oro, con ámbar gay,

Esa efusión de disparo como el rayo solar,

Eurymachus presenta: y aros brillantes,

Con estrellas triples, que arrojan una luz temblorosa.
Pisander lleva un collar forjado con arte:

Y cada par, expresivo de su corazón,

Un regalo otorga: hecho esto, la reina asciende,

Y lento detrás de su tren de damas atiende.

Luego al baile forman la tensión vocal,

Hasta que Hesperus lidere el tren estrellado…
Y ahora se levanta, mientras la luz del día se desvanece,

Su círculo dorado en las sombras que se profundizan:

Tres jarrones amontonados con copiosos fuegos muestran…
Sobre todo el palacio un día ficticio.
De un espacio a otro la antorcha arde a lo ancho,

Y las ágiles damiselas recortan los rayos por turnos.

A quien el rey: “El enfermo se adapta a su sexo para permanecer

¡Solo con los hombres! ¡Muchachas modestas, fuera!
Ve, con la reina; la guía del huso; o cull

(Los compañeros de sus cuidados) la lana de plata;

Sea mi tarea las antorchas para suministrar

E’en hasta que la lámpara de la mañana adorne el cielo;

E’en hasta la mañana, con cuidado infatigable,

No me duermo, porque he aprendido a aguantar”.

Escucharon con desdén: Melantho, bella y joven,

(Melantho, de los lomos de Dolius saltó,

Que con la reina de sus años un niño llevó,

Con el suave cariño de una hija criada,)

Principalmente se burla: sin importar los cuidados

Su reina perdura, contamina las alegrías que comparte

Nocturno con Eurímaco: con ojos

Que hablan con desdén, el licencioso responde así:

“Oh! por donde vaga tu cerebro moquillo,

Tú, intruso audaz en un tren principesco…
Por lo tanto, a la reparación del encuentro de los vagabundos;

O evitar en alguna forja negra el aire de medianoche.
Procede esta audacia de un giro del alma,

O fluye licencioso del copioso tazón…
¿Es que la derrota de Irus inflama tu mente?
Un enemigo puede encontrarte de un tipo más valiente,

Quien, acortando con una tormenta de golpes tu estancia,

¡Te enviaré a gritar con toda la sangre!”

A quien con el ceño fruncido: “¡Oh, insolente en el mal!
Tu señor refrenará esa insolencia de la lengua…
Saber, a Telémaco le digo la ofensa;

El azote, el azote te azotará en el sentido”.

Con consciente vergüenza escuchan la severa reprimenda,

Ya no se puede sostener la mirada soberana.

Luego a la tarea servil el monarca se vuelve

Sus manos reales: cada antorcha refulgente se quema…
Con el día añadido: mientras tanto en estado de ánimo musculoso,

Absorbido en el pensamiento, en la venganza fijada se puso de pie.

Y ahora la doncella marcial, por males más profundos…
Para despertar a Ulises, apunta las lenguas de los pretendientes…
Despreciando la edad, para burlarse del hombre virtuoso,

Desconsiderado y alegre, Eurymachus comenzó:

“¡Escuchadme (llora), confederados y amigos!

Algún dios, sin duda, este extraño amablemente envía;

La calvicie brillante de su cabeza encuesta,

Ayuda a la luz de nuestra antorcha, y refleja el rayo”.

Luego al rey que niveló la soberbia de Troya…
“Digamos que si una gran contratación puede tentarte a emplear…
Esas manos en el trabajo; para atender el comercio rural,

Para vestir el paseo, y formar la sombra envolvente.

Así que la comida y la ropa constante me dará:

Pero ociosamente tu alma prefiere vivir,

Y morir de hambre al pasear, no por el trabajo para prosperar”.

A quien se enfureció: “¿Deberíamos, oh príncipe, comprometernos…
En las tareas rivales bajo la furia ardiente

de los soles de verano; ambos fueron obligados a esgrimir…
Sin comida la guadaña a lo largo del campo de carga;

¿O deberíamos trabajar mientras la reja del arado se hiere,

Con novillos de igual fuerza, los terrenos asignados,

Debajo de mis trabajos, cómo tus ojos maravillados…
Podría ver el campo de marta cibelina de inmediato.
Si Júpiter desatara la guerra, con lanza y escudo…
Y asintiendo con el timón, piso el campo ensangrentado,

Fiero en la camioneta: entonces tú, tú dirías –

Me llamaron glotón, en ese glorioso día…
No, tus malos pensamientos la valiente desgracia…
“Eres tú el perjudicado, no yo el vil”.
Orgulloso de parecer valiente entre un tren cobarde!

Pero ahora, no eres valiente, sino vanidoso.
¡Dios! Si el severo Ulises se eleva en poder,

Estas puertas parecerían demasiado estrechas para tu vuelo”.

Mientras que aún habla, Eurymachus responde,

Con la indignación que brota de sus ojos:

“Esclavo, yo con justicia podría merecer el mal,

¿No debería castigar a esa lengua oprobiosa?
Irreverente a los grandes, y sin control,

¿Eres del vino, o de la locura innata, audaz?
Tal vez estos ultrajes de Irus fluyen,

¡Un triunfo inútil sobre un enemigo inútil!”

Dijo, y con toda la fuerza un taburete arrojó;

Giró de su brazo, con rabia errante voló.
Ulises, cauteloso del enemigo vengativo…
Se agacha en el suelo, y decepciona el golpe.

No tan joven, que reparte el cáliz alrededor,

Completamente en su hombro inflige una herida;

Dash’d de su mano el sonido de las moscas de copa,

Grita, se tambalea, se cae, y miente sin aliento.
Entonces el alboroto salvaje y el clamor suben al cielo,

Hasta que, de mutuo acuerdo, los compañeros se indignan y gritan:

“Oh tenía este extraño hundido a los reinos debajo,

A los reinos negros de la oscuridad y de la muerte,

¡Aún no ha pisado estas costas! Para la lucha dibuja…
Par contra par; y lo que el peso causa…
¡Un vagabundo! Para él el gran destruir,

En viles e innobles tinajas, la fiesta de la alegría”.

A quien el severo Telémaco se levantó…
“¡Dioses! ¡Qué locura salvaje de la copa fluye!
De donde esta apertura del alma sin protección,

Pero de la licencia del copioso tazón…
O la ilusión del cielo envía: ¡pero de aquí en adelante!
La fuerza que soporto, y sin fuerza obedezco”.

Silenciosos, desconcertados, escuchan la severa reprimenda,

Hasta que Amphinomus rompió el silencio:

“Verdaderas son sus palabras, y aquel a quien la verdad ofende,

No con Telémaco, pero la verdad sostiene que…
No dejes que la mano de la violencia invada…
El reverendo desconocido, o la criada inmaculada…
Nos retiramos por lo tanto, pero coronamos con vino rosado.
El cáliz que fluye hacia los poderes divinos!
Vigila a su huésped bajo cuyo techo está parado.
Esta justicia, este rito social exige”.

Los compañeros asisten: el cáliz Mulius corona’d

Con jugo púrpura, y el agujero en orden redondo:

Cada par sucesivo su libación vierte

A los dioses benditos que llenan los enredaderas etéreas.
Luego se bebe vino, con el ruido la multitud obedece…
Y saliendo apresuradamente, se tambalea.


Libro: Odisea

Give a Comment