Libro XIX de la Odisea, el clásico poema épico griego de Homero, relatando los viajes de su héroe Odiseo al regresar a casa de la guerra de Troya.

Argumento: El descubrimiento de Ulises a Euryclea

Ulises y su hijo sacan las armas de la armería. Ulises, en conversación con Penélope, da un
cuenta ficticia de sus aventuras; luego le asegura que antes había entretenido a su marido en Creta; y describe
exactamente su persona y su vestimenta; afirma haber oído hablar de él en Phaeacia y Thesprotia, y que su regreso es seguro,
y dentro de un mes. Luego va a bañarse, y es atendido por Euryclea, que le descubre como Ulises por la cicatriz
sobre su pierna, que antes recibía en la caza del jabalí en Parnaso. El poeta inserta una digresión que relata
ese accidente, con todos sus detalles.

Consultando el secreto con la criada de ojos azules,

Todavía en la cúpula divina Ulises stay’d:

La venganza madura para el acto inflamado su pecho;

Y así el hijo al que el ferviente señor se dirigió:

“Instantáneamente transportan esos almacenes de acero de la guerra

A cuartos distantes, dispuestos con cuidado secreto:

La causa demandada por el tren de los pretendientes,

Para calmar sus miedos, una razón engañosa finge:

Digamos que desde que Ulises dejó su costa natal…
Obsceno con el humo, su brillo radiante perdido,

Sus brazos deforman el techo que no adornan.
De los muros de la alegría de la madera gloriosa desgarrada.
Sugiere, que Júpiter el pensamiento pacífico inspirado,

No sea que ellos, por la vista de espadas a la furia disparada,

Las heridas deshonestas, o la violencia del alma,

Difamar el banquete nupcial y el bol amistoso”.

El príncipe, obediente a la orden del sabio,

A Euryclea así: “La banda femenina

En sus apartamentos mantener; asegurar las puertas;

Estos brazos morenos entre las tiendas encubiertas…
Están más escondidos; culpan a mi juventud desconsiderada,

…se ha oscurecido con el vapor de la llama ardiente”.

“En la hora feliz (gritos complacidos de Euryclea),

Tutour por los primeros males, crecer temprano sabio;

Inspeccione con una vista aguda, y cuidado frugal,

Su riqueza patrimonial, un heredero prudente.
Pero, ¿a quién le proporcionará el cono iluminado?
(El tren femenino se retiró) sus trabajos de guía?”

“Sin infringir el derecho de hospitalidad,

Este invitado (lloró) llevará la luz guía:

No animo a los vagabundos perezosos con la comida.
Comparten la comida que se ganan antes de probarla”.

Él dijo: de la hembra ken ella directamente asegura

La acción intencionada, y guarda las puertas cerradas:

Auxiliar de su hijo, Ulises se lleva a cabo…
Los timones con cresta de ciruela y las lanzas puntiagudas,

Con escudos hundidos en las guerras gloriosas.
Minerva sin vista a su cargo asiste,

Y con su lámpara de oro su trabajo se hace amigo.
No como los rayos enfermizos, que no son sinceros.
¡Dorar el vapor bruto de esta esfera inferior!
Una deidad presente que el príncipe confesó,

Y envuelto con éxtasis la dirección del señor:

“¡Qué milagro deslumbra así con sorpresa!
Distintas filas de columnas radiantes se elevan;

Las paredes, donde mi vista maravillada me da la vuelta,

Y los tejados, en medio de un fuego de gloria arden!

Algún visitante de raza etérea pura

Con su brillante presencia adorna la cúpula con su gracia”.

“Estén tranquilos (responde el señor); a nadie impartir,

Pero a menudo la visión en tu corazón gira…
Los celestiales, cubiertos de exceso de luz,

Puede visitar sin ser abordado por la vista de un mortal.

Busca el reposo: mientras que aquí sólo me quedo yo,

Para explorar la conducta del tren femenino:

La reina pensativa, tal vez, desea saber…
La serie de mis trabajos, para calmar su aflicción.”

Con el día de la llama de la vela su tren asiste,

Su brillante alcoba la juventud servil asciende:

Suaves sombras de sueño sus párpados caídos se cierran,

Hasta que en su trono oriental, Aurora brilla.

Mientras que, formando planes de muerte, Ulises se queda…
En secreto de consejo con la doncella marcial,

Las ninfas asistentes en hermoso orden esperan

La reina, descendiendo de su emparrado de estado.
Sus mejillas, el rubor más cálido de Venus, se llevan,

Castigada con el aire pensativo de la tímida Diana.
Un asiento de marfil con rizos de plata adornados,

Por el famoso Icmalius forjado, los meniales colocados:

Con la plata de marfil gruesa el taburete brilló,

Sobre el cual se tiró la piel de la pantera.
El asiento soberano con aire elegante que ella presionó…
Para las diferentes tareas su trabajo las ninfas se dirigen a:

Las copas de oro algunas, y algunas restauradas…
De las manchas de lujo el tablero polaco:

Estos para quitar las brasas que expiran vinieron,

Mientras que los de abeto untuoso fomentan la llama.

Fue entonces Melantho con imperioso mien

Renovó el ataque, incontinencia de bazo.
“Avaunt (lloró), ofensivo para mi vista!

No considero que una emboscada aquí aceche por la noche…
En el estado de la mujer asquint para curiosear…
Un devorador de día, y un espía de noche!

Vagabundo, ¡vete! ante esta marca ardiente

…y lo agitó silbando en su mano.

El héroe insultado pone sus ojos furiosos…
Y “¿Por qué tan turbulento de alma? (llora;)

¿Pueden estas extremidades delgadas y marchitas, nerviosas por la edad…
Estos pobres pero honestos trapos, encienden la rabia…
En las multitudes, llevamos la insignia del destino hambriento:

Y rogar, degradado de estado superior!

Limitando un cargo de alquiler a los ricos que vivo…
Reducido a anhelar lo bueno que una vez pude dar:

Un palacio, riqueza, y esclavos, que tarde poseí…
Y todo eso hace que el gran ser sea llamado el bendito:

Mi puerta, un emblema de mi alma abierta,

Abrazaba a los pobres, y daba un generoso subsidio de desempleo.
¡No desprecies el triste reverso, doncella perjudicial!
Es la alta voluntad de Júpiter, y su voluntad es obedecer.
Ni te creas exento: ese rosado primo

Debe compartir la condena general del tiempo de marchitamiento:

A algún nuevo canal pronto la marea cambiante

De gracia real la reina ofendida puede guiar;

Y su amado señor despluma tu altísimo orgullo.
O, si estuviera muerto, es prudente tener cuidado…
Dulces flores el príncipe bajo el cuidado de Apolo.
Sus acciones con encuestas rápidas e imparciales de los ojos,

Potente para castigar lo que no puede alabar”.

Su agudo reproche llegó al oído del soberano.
“Locuaz insolente”. (ella llora,) abstente;

A ti el propósito de mi alma te dije;

Discurso venial, sin culpas, con él para sostener;

Los trabajos históricos de mi señor errante,

Para calmar mi dolor, él puede grabar felizmente…
Sin embargo, a él, mi invitado, le ha picado tu furia venenosa.
¡Tu cabeza pagará la pérdida de tu lengua!
Pero tú, de quien mi palacio se preocupa, dependes…
Eurinomio, mira al amigo extraño…
Un asiento, suave extendido con un botín peludo, prepara;

Debidamente distante para que ambos podamos hablar y escuchar”.

La servil feria obedece con una prisa duteousa:

Un asiento adornado con un botín peludo que ella colocó…
El discurso del estado de héroe está muy lejos de serlo.
Cuando así la soberana de su silla de estado:

“Revela, obsequio a mi primera demanda,

Tu nombre, tu linaje y tu tierra natal”.

Él así: “¡Oh reina! cuya fama tan resonante

Está limitado sólo por el marco estrellado,

El patrón consumado de la influencia imperial,

Cuyos piadosos gobiernan una raza guerrera obedecen!
En el oro ondulado tus valles de verano se visten de oro.
Tus otoños se unen a los abundantes frutos oprimidos.
Con rebaños y manadas cada llanura herbácea se almacena;

Y los peces de todas las aletas que tus mares te permiten…
Sus alegrías prósperas los reinos agradecidos confiesan;

Y bendice el poder que aún se deleita en bendecir,

¡Gracias por permitir esta oración, dama imperial!
No se preocupe por conocer mi linaje, o mi nombre…
No insistas en que este pecho se levante, estos ojos que lloren.
¡En el dulce olvido deja que mis penas duerman!
Mis males se despertaron, violarán tu oído,

Y a este tren de censura gay aparecen

Un vapor quejumbroso que se derrite en una lágrima”.

“Sus dones los dioses reanudaron (la reina se reincorporó),

La gracia exterior, y la energía de la mente,

Cuando el querido compañero de mi alegría nupcial,

Tropas auxiliares combinadas, para conquistar Troya.
Sólo la mano protectora de mi señor levantaría…
Mi verdure caído, y extienda mi alabanza!

Compañeros de la lejana estación costera de Samoa:

Aquí con los Dulichianos se unen, asedian la corte:

Zacynthus, verde con arboledas siempre sombreadas,

E Ítaca, presuntuosa, se jacta de sus amores:

Obstinando a mi elección un segundo señor,

Presionan el rito himeneo aborrecido.
Misrule mezclándose así con los cuidados domésticos,

Vivo independientemente de mis asuntos de estado.
No recibirás ningún huésped extraño, ni ningún pobre alivio.
¡Pero siempre para mi señor en secreto, lamentarse!-

Este arte, instinto por algún poder celestial,

Lo intenté, eludiendo la hora nupcial:

“‘Vosotros, compañeros, (yo lloro,) que presionáis para ganar un corazón,

Donde el muerto Ulises no reclama ninguna parte futura…
Reembolsar sus amores, cada traje rival suspender,

Hasta que esta telaraña funeraria termine mi trabajo…
Cese, hasta que al buen Laertes le legue

Una nube de estado, el adorno de la muerte.
Para cuando al destino se incline, cada dama griega…
Con sólo un reproche se les dio licencia para difamar,

Si él, largamente honrado en el mando supremo,

Quiere los últimos deberes de la mano de una hija.
La ficción complacida; sus amores que eludí por mucho tiempo;

La noche todavía enmarañaba lo que el día renovaba.
Tres años de éxito en mi corazón ocultan,

Mi ineficaz fraude el cuarto reveló…
Me hice amigo de mis propios espías domésticos.
La trama desató la sorpresa del tren de los pretendientes.
De los ritos nupciales ya no se retiran,

Y el miedo prohibe falsificar el brede.

Mis ansiosos padres instan a una rápida elección.
Y a su sufragio gane la voz filial.

Por la madurez de la regla, Telémaco deplora

Su cúpula deshonrada, y las tiendas agotadas –

¡Pero, forastero! Como tus días parecen estar llenos de destino…
Dividir el discurso, a su vez tu nacimiento relaciona:

Tu puerto te afirma de raza distinguida;

Ningún pobre desnudo es producto de la desgracia”.

“¡Princesa! (llora,) renovado por tu orden,

El querido recuerdo de mi tierra natal…
De la pena secreta se abre la fuente fructífera…
Las lágrimas de cariño repiten su curso largamente olvidado.
Así que paga al miserable que el destino obliga a vagar,

¡Las deudas de la naturaleza a su hogar natal!-

Pero en el interior de mi alma dejo que la pena se aproveche,

Su soberano hará que mi deber obedezca.

“Creta es una tierra fructífera, con olas que giran en círculos”.
Y noventa ciudades coronan la isla nacida en el mar.
Se mezcló con sus hijos genuinos, con nombres adoptados…
En varias lenguas confiesan sus diversas demandas:

Cydonianos, espantosos con el tejo doblado,

Y los audaces Pelasgi se jactan de tener un nativo:

Los Dorian, hundidos en medio de los archivos de la guerra…
Su gleba alimenticia con feroces achaítas comparten;

Cnossus, su capital de alto mando;

Donde se ciñe Minos con mano imparcial

Dividido a la derecha: cada noveno año rotatorio,

Por Júpiter recibido en el consejo para conferir.

Su hijo Deucalion tuvo sucesivos balanceos:

Su hijo, que me dio primero para ver el día!

El lecho real, un asunto de ancianos bendecido,

Idomeneo que los campos de Ilion atestiguan

De hechos inigualables: sin entrenamiento para el trabajo marcial,

Viví con gloria en mi isla natal.
Estudiante de la paz, y Aethon es mi nombre.
Fue entonces cuando a Creta llegó el gran Ulises.
Para la guerra elemental, y la Júpiter invernal,

Desde la capa racheada de Malea su marina condujo

Para iluminar el destino de Lucina; la costa de Shelfy

Donde el fuerte Amnisus en las profundidades se pierde.

Su barco está amarrado (un puerto incomodo!)

El héroe se dirigió rápidamente a la corte cnossiana…
Arde el compañero de sus brazos para encontrar,

En leguas de larga amistad de viaje, únete a nosotros.
¡Vana esperanza! Diez soles han calentado la parte occidental…
Desde que mi valiente hermano, con su banda cretense,

Había zarpado para Troya: pero para el festín genial…
El techo de mi honor recibió al invitado real.
Beeves para su tren que los pares cnossianos asignan,

Un regalo público, con jarras de vino generoso.
Doce días mientras Boreas irritaba el espacio aéreo…
Mi hospitalaria cúpula se dignó adornar…
Y cuando el norte dejó de rugir la tormenta…
Hizo su viaje a la costa de Frigia”.

Así que el héroe de la familia, perfeccionado con astucia…
Con justa similitud de la verdad beguiles

El oído atento de la reina: disuelto en la desgracia,

De sus ojos brillantes las lágrimas fluyen sin límites,

Como las nieves recogidas en la montaña se congelan…
Cuando las regiones más suaves respiran una brisa vernal,

La pila de vellocino obedece a los vendavales susurrantes,

Termina en un arroyo, y murmura a través de los valles:

Así que, derritiéndose con el agradable cuento que contó,

Por su hermosa mejilla el copioso torrente se enrolla…
Ella a su actual señor se lamenta de su pérdida,

Y ve el objeto que más quiere,

Marchitándose en el corazón para ver la feria del llanto,

Sus ojos se ven severos, y lanzan una mirada sombría.
De cuerno aparecen las implacables bolas rígidas,

O globos de hierro fijados en cualquiera de las dos esferas.
La sabiduría firme intercepta la lágrima suavizante.
Se produce un intervalo de dolor sin palabras,

Hasta que la reina renueve el tema de la ternura.

“¡Extraño! que e’er su techo hospitalario

Ulises agraciado, confirmado por una prueba fiel.
Delinea a mi vista mi señor guerrero,

Su forma, su hábito, y su registro de tren”.

“‘Es difícil (llora,) traer a la vista súbita

Las ideas que tienen alas en su vuelo lejano…
Raro en la mente que esas imágenes sean rastreadas,

Cuyos pasos veinte inviernos han desfigurado:

Pero lo que puedo, lo recibo. – En modo amplio,

Una túnica de púrpura militar fluye…
Sobre todo su marco: ilustre en su pecho,

El oro de doble cierre que el rey confesó.
En la trama rica un sabueso, mosaico dibujado,

Aburrirse en pleno estiramiento, y agarrar un cervatillo moteado;

En lo profundo del cuello, sus colmillos sangran su agarre.
Jadean y luchan en el oro en movimiento.
Fino como una telaraña de película debajo de él brilló

Un chaleco, que deslumbraba como un sol sin nubes.
El tren femenino que lo rodeaba se agolpaba para mirar,

En el silencio de la maravilla suspiró sin querer elogios.
Un sable, cuando el guerrero presionó para separarse…
Yo di, esmaltado con arte vulcano:

Un manto teñido de púrpura, y un chaleco radiante,

La dimensión sería igual a su tamaño, expresaría

Afecto agradecido a mi invitado de honor.
Un heraldo favorito en su tren que conocí,

Su rostro solemne, triste de tono de marta:

Los rizos cortos y lanudos de su cabeza doblada,

Sobre el cual se extiende un hombro de promontorio…
Euribates; en cuya gran alma sólo

Ulises vio una imagen propia”.

Su discurso la tempestad de su dolor restaurado;

En todo lo que dijo ella reconoció a su señor:

Pero cuando la tormenta se pasó en abundantes lluvias…
Una pausa inspirando sus poderes languidecidos,

“Oh tú, (lloró) que primero inclemente el Destino

Hizo bienvenido a mi hospitalaria puerta.
Con todas tus necesidades, el nombre del pobre terminará.
De ahora en adelante, ¡viva el honor, mi amigo doméstico!
El chaleco muy envidiado en su costa natal,

Y una túnica real con figuras de oro en relieve…
En las horas más felices mi ingeniosa mano empleada,

Cuando mi amado señor este bendito emparrado disfrutó…
La caída de Troya errónea y desolada…
¡Estaría condenado a sobrevivir y a no volver nunca más!”

Entonces él, con un toque de lástima: “¡Oh, dama real!
Tu mente siempre ansiosa, y tu hermoso cuerpo…
De la furia devoradora de la pena reclamar.

No me gusta el cariño de tu alma reprender…
¡Para tal señor! que coronó tu amor virginal…
Con la querida bendición de un aumento justo…
Se adornó con algo más que una gracia mortal.
Sin embargo, mientras hablo la poderosa aflicción, suspendo…
La verdad forma mi historia; para complacer a la verdad atiende.
El objeto real de tu más querido cuidado…
Respira en un clima no distante el aire vital:

En la rica Thesprotia, y en el límite más cercano…
De Tesalia, su nombre he oído renombre:

Sin comitiva, a esa orilla amigable…
Recibido con regalos de precio, ¡una tienda sin suma!
Su tren sacrílego, que se atrevió a depredar…
En los rebaños dedicados al dios del día,

Fueron condenados por Júpiter, y el decreto de Phoebus,

Perecer en el áspero mar trinitario.
Para mejorar el destino del intachable jefe ordenado,

Un fragmento flotante del naufragio se recuperó,

Y cabalgó la tormenta; hasta que, por las olas lanzadas,

Desembarcó en la hermosa costa de Phaeacian.
Esa raza que emula la vida de los dioses,

Recibirlo alegremente a sus moradas bendecidas;

Grandes regalos conferir, un comando de vela listo,

Para acelerar su viaje a la zona de Grecia.
Pero tu sabio señor (en cuya alma capacitada

Altos esquemas de poder en un solo rollo de sucesión)

Su Ítaca se negó a favorecer el destino.
Hasta que una riqueza copiosa pueda proteger su estado real.
Phedon el hecho afirmado, cuyo dominio soberano

Las tribus proletarias, una raza duteous, obedecen;

Y pidió a los dioses que esta verdad añadida atestiguara…
(Mientras que las libaciones puras coronan la fiesta genial),

Que ancló en su puerto los barcos se paran,

Para llevar al héroe a su tierra natal.
Yo por el Dulichium insisto en la vía acuática.
Pero primero la encuesta de riqueza de Ulyssean:

Tan rico el valor de una tienda tan vasta…
Demanda la pompa de los siglos para desperdiciar!
El querido objeto de tu amor real…
Fue el viaje desde allí al Dodonean Jove;

Por el precepto seguro del santuario de Sylvan,

Para formar la conducta de su gran diseño…
Irresoluto de alma, su estado a sudor

En un oscuro disfraz, o ven, un rey confesó…
Así vive tu señor; ya no está condenado a vagar;

Pronto agraciará esta querida cúpula paterna.
Por Júpiter, la fuente del bien, supremo en el poder!

Por la genialidad de este amistoso emparrado!
Ratifico mi discurso, antes de que el sol

Su longitud anual del cielo correrá;

Cuando la pálida emperatriz de Yon Starry se entrena…
En el próximo mes renueva su decadencia descolorida,

Ulises afirmará su legítimo reinado”.

“¡Que gracias! ¡Que bendición! (respondió la reina), son debidos,

Cuando el tiempo demuestre que la bendición de la historia es verdadera…
El regreso de mi señor no debería retrasar más el destino,

La envidia enfermará ante tu vasta recompensa.
Pero mis miedos proféticos, ¡ay! presagio

Las heridas de la furia implacable del destino.
Tengo que llorar mucho tiempo, y Ulises no vendrá.
¡Con regalos reales para enviarte a casa!-

Su otra tarea, ustedes, tren servil, olvídense…
Ahora lava al desconocido, y prepara la cama.
Con espléndidos palos el suave vellón adornado:

Levantarse temprano con la mañana púrpura.
Sus tendones, encogidos con la edad, y rígidos con el trabajo,

En el baño caliente fomentar con aceite fragante.

Luego con Telémaco la fiesta social

Participando libremente, mi alma invitada.
Whoe’er se niega a pagar la distinción debida,

La violación del derecho de hospitalidad puede rue.

Lo más vulgar de mi sexo lo excedo

En la fama real, cuando más humano es mi acto;

Y en vano a la alabanza de la reina aspiran,

¡Si, forastero! Permito que esa ropa mezquina

Debajo del emparrado festivo. Un espacio estrecho

Confina el círculo de nuestra carrera de destino.
Es nuestro con buena la ronda escasa a la gracia.

Aquellos que cruelmente abusan de su estado,

Temido en la vida la maldición de los murmullos persigue;

Por la muerte despojado de todos sus poderes salvajes,

Entonces, la rabia licenciada devora a su odiosa presa.
Pero él, cuyo valor innato encomia sus actos,

De alma gentil, para la raza humana un amigo.
Los miserables a los que alivia difunden su fama,

Y las lenguas lejanas exaltan el nombre del patrón”.

¿”Princesa”? (lloró) en vano tus recompensas fluyen

En mí, confirmada y obstinada en el dolor.
Cuando mi amada Creta recibió mi última vista,

Y de mis ojos llorosos sus acantilados se retiraron…
Estas malas hierbas hechas jirones (mis ropas decentes renuncian)

Elegí, la librea de una mente maravillosa!
Ni tampoco mi corazón corroído por el cuidado disminuirá…
Con espléndidos palacios, y doseles de estado:

Bajo el sofá en la tierra, el regalo del sueño que desprecio,

Y captar las miradas de la mañana despierta.
La delicadeza de su tren cortés…
Lavar a un desdichado errante sería despreciar…
Pero si, en el tracto de la larga experiencia intentó,

Y la triste similitud de los males aliados,

Algunos miserables reacios a ver la luz aérea,

A su mano malvada asignen el rito de amistad”.

Complacido con su sabia respuesta, la reina se reincorporó…
“Tales modales gentiles, y tan sabia mente,

En todos los que han agraciado este hospitalario bower

Nunca me di cuenta, antes de esta hora social.
Tal sirviente como su humilde elección requiere,

A la luz recibió el señor de mis deseos,

Nuevo desde el nacimiento; y con la mano de una madre

Su tierno florecimiento para el crecimiento varonil sostiene:

De incomparable prudencia, y una mente duteousa;

Aunque ahora hasta el límite de la vida se ha reducido,…
De fuerza superior a la del diseño del trabajo –

¡Levántate, Euryclea! con cuidado oficioso

Para el pobre amigo el baño de limpieza prepara:

Esta deuda que sus fortunas corresponsales reclaman,

Demasiado como Ulises, y tal vez lo mismo!
Tan viejo con penas mi fantasía lo pinta ahora!

Porque la edad intempestiva marca la ceja cuidadosa”.

Instantáneo, obsequioso a la orden suave,

Triste rosa de Euryclea: con mano temblorosa

Ella vela el torrente de sus ojos llenos de lágrimas;

Y así la pasión por sí misma responde:

“Hijo de mi amor, y monarca de mis preocupaciones,

¡Que te duele este miserable pecho!
Son así por Júpiter que constantemente ruega su ayuda

Con piedad, y pura devoción, paid?

Nunca se atrevió a defraudar al sagrado fane

De hecatomías perfectas en orden de matanza:

Allí a menudo imploraba su poder tutelar,

Largo para prolongar la triste hora sepulcral;

Eso, formado para el imperio con cuidado paternal,

Su reino podría reconocer a un heredero igual.
¡Oh, cabeza destinada! Los votos piadosos se han perdido;

¡Su Dios lo olvida en una costa extranjera!-

Tal vez, como tú, ¡pobre huésped! en el orgullo licencioso…
Los ricos lo insultan, y los jóvenes se burlan.
Consciente de que el valor es injuriado, tu mente generosa…
El amistoso rito de pureza declinó;

Mi voluntad coincidiendo con la orden de mi reina,

Acepta el baño de esta mano servil.
Una fuerte emoción sacude mi pecho angustiado:

En toda tu forma, Ulises parece expresarse…
De todos los miserables albergados en nuestra costa…
Nadie se imaginó que mi amo perdiera como tú”.

Por lo tanto, medio descubierto a través del oscuro disfraz,

Con una fría compostura fingida, el jefe responde:

“Usted une su sufragio al voto público;

Lo mismo que piensas que han pensado todos los espectadores”.

Dijo: reabastecido de los manantiales más puros,

El lavabo directo con el cuidado ocupado que ella trae:

En el jarrón profundo, que brillaba como el oro bruñido,

El líquido hirviente templa el frío.
Mientras tanto, girando en su mente pensativa…
La cicatriz, con la que su rodilla varonil fue señalada…
Su rostro se aleja del fuego crepitante…
Sus hombros interceptan los rayos poco amistosos:

Así, cauteloso en lo oscuro, esperaba volar…
La curiosa búsqueda del ojo de Euryclea.
Cautela en vano! ni dejó la dama de encontrar

Esta cicatriz con la que su rodilla varonil fue señalada.

Esto en Parnaso (combatiendo al jabalí)

Con furia de refilón el colmillo salvaje se desgarró.
Atendido por su valiente raza materna,

Su abuelo lo envió a la persecución de Sylvan,

Autólicus el audaz (un nombre poderoso

Por la fe inmaculada y los actos de fama marcial:

Hermes, su dios patrono, esos regalos otorgados,

Cuyo santuario con corderos destetados suele cargar).

Su curso a Ítaca este héroe aceleró,

Cuando el primer producto de la cama de Laertes

fue revelado al nacer: el banquete termina,

Cuando Euryclea de la reina desciende,

Y a su abrazo cariñoso el bebé recomienda:

“Recibe (llora) al hijo de tu hija real;

Y nombra la bendición que tus oraciones han ganado.”
Entonces, así el jefe canoso: “Mi vencedor arma

Han asombrado a los reinos de alrededor con alarmas terribles:

Un recuerdo seguro de mi temida fama

El niño llevará; ¡Se llamará Ulises!
Y cuando con amor filial la juventud vendrá

Para ver el suelo de su madre, mi cúpula de Delfos…
Con regalos de precio le enviará alegremente a casa.”
Atraídos con la bendición prometida, cuando la juventud se convierte en la primera…
Terminó en el hombre, el clima natal de su madre…
Ulises buscado; con afecto querido

Las armas de Amphitea recibieron al heredero real.
Su antiguo señor posee una alegría igual…
En el momento en que pidió que prepararan la fiesta genial…
Un novillo para formar el suntuoso banquete sangró,

Cuyo crecimiento majestuoso cinco veranos floridos alimentó:

Sus hijos se dividen, y se asan con cuidado ingenioso.
Las extremidades; entonces todas las viandas de buen gusto comparten.

Ni cesó el discurso (el banquete del alma),

Hasta que Phoebus se dirija a la meta occidental…
Renuncié a los cielos, y la noche involucró al polo.
Sus ojos caídos la sombra dormida oprime,

Se levantaron y todos se retiraron a descansar.

Tan pronto como la mañana, recién vestida en la luz púrpura,

Atravesado con sus ejes dorados la parte posterior de la noche,

Ulises, y su valiente raza materna,

El joven Autolyci, ensaye la persecución.
Parnaso, grueso perplejo con sombras horribles,

Con sabuesos de boca profunda la tropa de cazadores invade…
¿A qué hora el sol, de la pacífica corriente del océano,

Dardos sobre el césped su rayo horizontal.
La manada impaciente apaga el vendaval manchado;

El espinoso salvaje los madereros asaltan ferozmente:

Y, lo más importante del tren, su lanza de cornejo…
Ulises saludó, para despertar la guerra salvaje.
En lo profundo de las escabrosas cavidades del bosque…
Un elevado bosquecillo, el crecimiento de las edades, se erigió…
Ni la explosión boreal del invierno, ni la lluvia estruendosa,

Ni los rayos solares, podrían perforar la sombra del emparrado.
Con el follaje marchito esparcido, una tienda de jabón!
El cálido pabellón de un espantoso jabalí.
Desesperado por los gritos de los sabuesos y cazadores,

El salvaje de su refugio de hojas vuela…
Con un resplandor ardiente, sus globos oculares sanguineos brillan,

Y las cerdas altas empalanizan su horrible barbilla.
El joven Ithacus avanzó, desafía al enemigo,

Preparando su lanza levantada en el acto para lanzar…
El salvaje hace vana la herida decretada,…


Libro: Odisea

Give a Comment