Libro XIII de la Odisea, el clásico de Homero, narrando los viajes de Odiseo al regresar de la guerra de Troya.

Argumento: La llegada de Ulises a Ítaca

Ulises se despide de Alcinous y Arete, y se embarca por la tarde. A la mañana siguiente el barco llega a Ítaca;
donde los marineros, como Ulises aún está durmiendo, lo ponen en la orilla con todos sus tesoros. A su regreso, Neptuno
convierte su nave en una roca. Mientras tanto Ulises, al despertar, no conoce su Ítaca natal, por causa de una niebla
que Pallas le había lanzado a su alrededor. Rompe en fuertes lamentaciones; hasta que la diosa que se le aparece en forma de
pastor, le descubre el país, y le señala los lugares particulares. Luego cuenta una historia fingida de su
aventuras, en las que se manifiesta, y consultan juntos las medidas a tomar para destruir el
pretendientes. Para ocultar su regreso, y disfrazar su persona de manera más efectiva, ella lo cambia a la figura de un viejo
mendigo.

Cesó; pero dejó tan agradable en su oreja

Su voz, que aún escuchando parecen oír.
Una pausa de silencio silenció los cuartos de sombra.
La conferencia de agradecimiento entonces el rey se reanuda:

“Lo que sea que trabaje el gran Ulises pasa,

Bajo este techo feliz terminan por fin…
Ya no se va de orilla a orilla a vagar,

El mar suave y los vientos suaves lo invitan a casa.
¡Pero escúchenme, príncipes! a quienes estos muros inclinan,

Para quien mi cantante canta: y el cáliz fluye…
Con vino sin mezclar (un honor debido a la edad,

Para alegrar la tumba, y calentar la rabia del poeta);

Aunque el trabajo es oro y muchos chalecos deslumbrantes…
La mentira ya se amontonó para nuestro invitado divino.
Sin nuevos tesoros, no le dejes remover,

Grande, y expresivo del amor del público:

Cada par un trípode, cada uno un jarrón de regalo,

Un tributo general, que el Estado deberá pagar”.

Esta frase complacida: entonces todos sus pasos se dirigen a
Para separar las mansiones, y se retiró a descansar.

Ahora se levantó el dedo rosado de la mañana,

Y derramar su luz sagrada a lo largo de los cielos.
Hasta el puerto y los barcos en el haste

Llevaban los tesoros, y en lugar seguro.
El rey mismo los jarrones se movieron con cuidado.
Luego pidió a sus seguidores que se prepararan para la fiesta.
Una víctima buey bajo la mano sagrada

de grandes caídas de Alcalá, y mancha la arena.

Para unirse al Eterno (poder sobre todos los poderes!

Que aletea los vientos, y oscurece el cielo con lluvias)

Las llamas ascienden: hasta la noche se prolongan…
Los ritos, más sagrados hechos por el canto celestial;

Porque en el medio, con honores públicos agraciados,

Tu lira divina, Demodocus! fue colocada.

Todos, excepto Ulises, escuchados con alegría fija…
Él se sació, y vio el sol, y deseó la noche.
Lentamente parece que el sol se mueve, las horas ruedan,

Su hogar natal está profundamente grabado en su alma.
Como el arador cansado, gastado con obstinada labor,

Cuyos bueyes han desgarrado la tierra del surco durante mucho tiempo,

Ve con deleite el rayo de sol en declive,

Cuando en casa con las rodillas débiles se dobla su camino

Para repasar tarde (el trabajo duro del día hecho);

Así que a la bienvenida de Ulises se puso el sol.
Entonces instantáneo a Alcinous y el resto

(El Scherian afirma) se giró, y por lo tanto se dirigió:

“¡Oh tú, el primero en mérito y mando!

Y ustedes, los pares y los príncipes de la tierra!
¡Que toda la alegría sea tuya! ni esta la menor,

Cuando la debida libación haya coronado el festín,

Seguro a mi casa para enviar a su feliz invitado.
Completa son ahora las recompensas que ha dado,

¡Serán todas esas recompensas pero confirmadas por el cielo!
Así que puedo encontrar, cuando todas mis andanzas cesen,

Mi consorte sin culpa, y mis amigos en paz.

En ti se encuentra toda la felicidad; y todos los días,

En las alegrías del hogar, el rollo encantado se aleja;

Vosotros mismos, vuestras esposas, vuestra raza descendiente,

¡Que cada dios se enriquezca con cada gracia!
Seguro que la virtud se fija en que tu nación se mantenga en pie,

Y el mal público nunca toca la tierra!”

Sus palabras bien sopesadas, la voz general aprobada

Benigno, e instantáneamente su desisión se movió,

El monarca a Pontonus dio la señal.

Para llenar el vaso de vino rosado…
“Gran Júpiter el Padre primero (lloró) implora;’

Entonces envía al extranjero a su costa natal”.

El vino delicioso que el obediente heraldo trajo…
Alrededor de la mansión fluyó la corriente de aire púrpura.
Cada uno de su asiento a cada inmortal se derrama,

¿Quiénes son los círculos de gloria en los arqueros olímpicos?
La suela de Ulises con aire majestuoso se levanta,

El cuenco que se presenta a las manos de Arete…
Entonces así: “¡Oh reina, adiós! Aún está poseída…
De querido recuerdo, bendiciendo aún y bendiciendo!

Hasta que la edad y la muerte te llamen suavemente desde aquí…
(¡Destino seguro de toda excelencia mortal!)

¡Adiós! y alegrías sucesivas siempre primavera

¡A ti, a tu pueblo y al rey!”

Así que él: entonces la separación imprime la orilla arenosa

Al puerto de la feria: un heraldo marchó antes,

Enviado por Alcinous; del tren de Arete.
Tres doncellas elegidas lo atienden en el principal…
Esto hace que una túnica y un chaleco blanco transmitan…
Un ataúd variado que, de rica incrustación,

Y el pan y el vino el tercero. Los alegres mates

A salvo en el hueco de la caca, dispónganse los cajones.
Sobre la cubierta, se extienden túnicas pintadas suaves

Con la ropa de cama cubierta, para la cama del héroe.
Subió a la popa alta; luego presionó suavemente…
El sofá hinchable, y se quedó compuesto para descansar.

Ahora puesto en orden, el tren de Phaeacian

Sus cables se sueltan, y se lanzan a la red principal.
De inmediato se doblan, y golpean sus remos iguales,

Y dejar las colinas que se hunden y las orillas que disminuyen.

Mientras que en la cubierta el jefe en silencio miente,

Y los placenteros sueños le roban los ojos.
Como fogosos corredores en la rápida carrera

Urgidos por feroces conductores a través del espacio polvoriento,

Lanza sus cabezas altas, y recorre la llanura…
Así que monta el recipiente delimitador sobre el principal.
De vuelta a la popa las olas separadas fluyen,

Y el océano negro hace espuma y ruge abajo.

Así, con las velas desplegadas, la galera alada vuela…
Menos rápido un águila corta los cielos líquidos;

El Divino Ulises era su carga sagrada,

Un hombre, en la sabiduría igual a un dios!
Mucho peligro, largos y poderosos trabajos que llevó,

En las tormentas por mar, y los combates en la orilla;

Todo lo que el sueño suave ahora desterrado de su pecho,

Envuelto en un placentero, profundo y mortal descanso.

Pero cuando la estrella de la mañana con el rayo temprano

Llamas en el frente del cielo, y el día prometido…
Como nubes distantes el marinero desciende

Las colinas emergentes de Ithaca se levantan.
Lejos de la ciudad aparece un espacioso puerto,

Sagrado al poder de Phorcys, cuyo nombre lleva;

Dos rocas escarpadas que se proyectan hacia la principal…
La furia tempestuosa del viento rugiente refrena;

Dentro de las ondas en murmullos más suaves se deslizan,

Y los barcos son seguros sin que sus pasajeros viajen.
En lo alto de la cabeza crece una aceituna ramificada,

Y corona los acantilados puntiagudos con ramas sombreadas.
Debajo, una gruta sombría con un receso fresco

Deleita a las Nereidas de los mares vecinos,

Donde se formaron cuencos y urnas de piedra viva…
Y las vigas de masa en mármol nativo brillaban,

En el cual las labores de las ninfas fueron enrolladas,

Sus telarañas divinas de púrpura se mezclan con oro.
Dentro de la cueva las abejas agrupadas asisten a

Sus obras de cera, o del techo dependen.
Las aguas perpetuas sobre el pavimento se deslizan…
Dos puertas de mármol se despliegan a cada lado.
Sagrado el sur, por el cual los dioses descienden;

Pero los mortales entran en el extremo norte.
Allí se inclinaron, y arrastraron su barco a tierra…
(La quilla torcida divide la arena amarilla).

Ulises durmiendo en su sofá que llevaban,

Y suavemente lo colocó en la orilla rocosa.
Sus tesoros a continuación, los regalos de Alcinio, se pusieron

En la sombra no frecuente del olivo silvestre,

Seguro de robo; luego lanzó el ladrido de nuevo,

Reanudaron sus remos, y midieron de nuevo el principal,

Ni tampoco olvidó el temible viejo Océano Supremo…
El voto de venganza por el Polifemo sin ojos.
Antes de que el trono del poderoso Júpiter se pusiera en pie,

Y buscó los consejos secretos del dios.

“No habrá más, oh señor de los dioses, que sea mío”.
Los derechos y honores de un poder divino…
Despreciado por el hombre, y (¡oh severa desgracia!)

Por los suaves faisanes, mi raza degenerada!
Contra su cabeza destinada en vano juré,

Y amenazó con la venganza, antes de llegar a la orilla.
Llegar a su orilla natal fue tu decreto.
Leve obedezco, porque ¿quién luchará contra ti?
Contémplenlo aterrizar, descuidado y dormido,

De todos los peligros eludidos de las profundidades…
Mira dónde está, en medio de una tienda brillante.
De latón, de prendas ricas, y de mineral refulgente…
Y los osos triunfan en su isla natal.
Un premio más valioso que el noble botín de Ilion”.

A quien el Padre de los poderes inmortales,

Que hincha las nubes, y alegra la tierra con lluvias,

“¿Puede el poderoso Neptuno quejarse así del hombre?
Neptuno, tremenda sobre la ilimitada red principal.
Reverenciado y horrible e’en en las moradas del cielo,

¡Antigua y grandiosa! ¡Un dios por encima de los dioses!
Si esa raza baja ofende tu poder divino…
(¡Débiles, criaturas atrevidas!) no es la venganza la que…
Ve, entonces, el culpable a tu voluntad castiga.”
Dijo. El agitador de la tierra responde:

“Esto entonces, yo condeno: para arreglar el barco galante,

Una marca de venganza en el fondo de la marta.
Para advertir al tren desconsiderado y confiado,

No más sin licencia para desafiar a la principal.
Lleno en su puerto una colina sombría se levantará,

Si tal es tu voluntad. “-” Lo haremos (Júpiter responde).

E’en cuando con el transporte ennegreciendo toda la hebra,

El enjambre de gente saluda a su barco a la tierra,

Arreglarla para siempre, una piedra conmemorativa:

Aún así, deja que parezca que navega, y que parezca estar sola.

La temblorosa multitud verá la repentina sombra…
de las montañas que sobresalen de su cabeza!”

Con eso el dios cuyos terremotos sacuden el suelo

Fieros a Faeacia cruzaron el vasto profundo.
Rápido como una golondrina barre el camino del líquido,

El pináculo alado disparado a lo largo del mar.
El dios la arresta con un golpe repentino,

Y la arraiga en una roca eterna.
Los Scherianos están muy sorprendidos.
Toda la prensa para hablar, todos preguntan con sus ojos.
¿Qué manos no han visto el rápido ladrido de restricción!
Y sin embargo, nada, o parece nadar, el principal…
Así que ellos, inconscientes del hecho divino…
Hasta que el gran Alcinio, alzándose, se adueñó del signo.

“He aquí el largo día predestinado yo (llora;)

O cierta fe de antiguas profecías

Estos oídos han oído a mi señor real revelar…
Una historia terrible, grande con futuros problemas.
Cómo, movidos por la ira, ese descuido que transmitimos…
Promiscuo cada huésped a cada bahía,

Neptuno de popa se enfureció; y cómo por su comando

Firme enraizado en la oleada que un barco debe soportar…
(Un monumento de la ira); y montículo sobre montículo

Debería ocultar nuestras paredes, o pasar por debajo del suelo.

“Los Destinos han seguido como lo declaró el vidente.

¡Sean humildes, naciones! y su monarca oiga.
No más valientes sin licencia en las profundidades, no más…
Con cada paso extraño de orilla a orilla…
En el enojado Neptuno ahora para la llamada de misericordia;

A su alto nombre dejen caer doce bueyes negros.

Así que que el Dios invierta su voluntad de propósito,

Ni en nuestra ciudad cuelgan la espantosa colina”.

El monarca habló: temblaron y obedecieron,

En la arena, la víctima llevaba bueyes…
Las tribus reunidas ante los altares se ponen de pie,

Y los jefes y gobernantes, una banda majestuosa.
El rey del océano todas las tribus imploran;

Los ardientes altares enrojecen toda la orilla.

Mientras tanto, Ulises en su país yacía,

Liberado de su sueño, y alrededor de él podría estudiar

La solitaria orilla y el mar agitado.
Sin embargo, tenía su mente a través de una tediosa ausencia perdida.
El querido parecido de su costa natal…
Además, Minerva, para asegurar su cuidado…
Difundido alrededor de un velo de aire engrosado;

Por eso los dioses ordenaron que se mantuviera invisible…
Su persona real de sus amigos y la reina;

Hasta que los orgullosos pretendientes de sus crímenes se permitan…
Una amplia venganza a su señor herido.

Ahora toda la tierra que otra prospección perforó,

Otro puerto apareció, otra orilla.
Y caminos largos y continuos, y sinuosas inundaciones…
Y montañas desconocidas, coronadas con bosques desconocidos…
Pensativo y lento, con dolor repentino oprimido,

El rey se levantó, y golpeó su cuidadoso pecho,

Echa un largo vistazo a toda la costa y la principal…
Y buscó, alrededor, su reino natal en vano;

Entonces con los ojos erguidos se fijaron en el dolor…
Y mientras hablaba, las lágrimas comenzaron a fluir.

“Vosotros, dioses (lloró), sobre qué costa estéril,

¿En qué nueva región, es Ulysses toss’d?

Poseído por bárbaros salvajes, feroces en armas…
O los hombres cuyos pechos se calientan por compasión…
¿Dónde estará este tesoro ahora a salvo?
Y a dónde, a dónde vuela su triste dueño?
Ah, ¿por qué imploré la gracia de Alcinio?
Ah, ¿por qué abandonar la orilla feliz de Phaeacia?
Algún príncipe recién llegado tal vez había entretenido,

Y seguro me restauró a mi tierra natal.
¿Esta es la prometida y largamente esperada costa…
Y esta es la fe de la que se jactan los gobernantes de Faeacia…
¡Oh, Dioses justos! De todos los grandes, cuán pocos…
son justos con el cielo, y su promesa es verdadera.
Pero él, el poder a cuyos ojos que todo lo ven

Los actos de los hombres aparecen sin disfraz,

Es sólo suyo para vengar los errores que llevo.
Porque todavía los oprimidos son su cuidado peculiar.
Contar estos regalos, y desde allí probar,

Su fe es mía; el resto pertenece a Júpiter”.

Entonces en las arenas él recorrió su rica tienda,

El oro, los chalecos, los trípodes numerados…
Todo esto lo encontró, pero aún así, por error, lo perdió.
Desconsolado él vaga por la costa,

Suspira por su país, y se lamenta de nuevo…
A las rocas sordas, y roncas que suenan como principales.

Cuando he aquí la diosa guardiana de los sabios…
El celeste Pallas, se puso de pie ante sus ojos;

En el espectáculo un joven Swain, de forma divina,

que parecen descender de alguna línea principesca.
Una elegante túnica su delgado vestido corporal…
Alrededor de sus hombros voló el chaleco ondulante;

Su mano decente, un brillante calibre de jabalina,

Y pintó sandalias en los pies que usó.
A quien el rey: “Whoe’er de la raza humana

Tú eres el que deambula por este lugar desierto…
Con alegría para ti, como para algún dios que yo doblo,

A ti mis tesoros y a mí mismo te encomiendo.
O decirle a un miserable en el exilio que se pierda,

¿Qué aire respiro, qué país estudio?
El fructífero continente de límite extremo,

¿O alguna bella isla que rodea los brazos de Neptuno?

“Desde qué lejano clima (dijo ella) alejado de la fama

¿Llegas aquí, un extraño a nuestro nombre?
Tú ves una isla, no a los desconocidos.
Cuyas colinas son iluminadas por el sol naciente,

Ni los que se colocaron bajo su máximo reinado…
Contémplenlo hundiéndose en la cañería principal del oeste.
El suelo accidentado no permite un espacio nivelado

Para los carros voladores, o la carrera rápida…
Sin embargo, no es ingrato al dolor del campesino,

Suficiente plenitud para el grano hinchado;

Los árboles cargados producen sus diversos frutos,

Y las uvas de racimo permiten un jugo generoso.
Los bosques coronan nuestras montañas, y en cada arboleda…
Las cabras y las novillas que se mueven en el aire se mueven…
Lluvias suaves y rocíos amables refrescan el campo,

Y los manantiales nacientes rinden el verdor eterno.
E’en a esas costas es Ithaca renown’d,

Donde las majestuosas ruinas de Troya esparcen el suelo”.

En esto, el jefe de transporte fue poseído…
Su corazón jadeante exultó en su pecho.
Sin embargo, bien disimulando sus alegrías intempestivas,

Y velando la verdad con un disfraz plausible,

Por lo tanto, con un aire sincero, en negrita de ficción,

Su cuento listo que el héroe inventivo contó:

“A menudo he oído en Creta el nombre de esta isla…
Porque era de Creta, mi tierra natal, vine,

Se autoproclamó de allí. Navego antes que el viento,

Y dejé a mis hijos y mis amigos atrás.
De la feroz venganza de Idomeneo volé,

Cuyo hijo, el veloz Orsilochus, yo maté…
(Con fuerza brutal se apoderó de mi presa troyana,

Debido a los esfuerzos de muchos días sangrientos).

Sin ser visto, me escapé, y me favorecieron por la noche.
En una nave fenicia tomó mi vuelo,

Para Pyle o Elis, pero las tempestades se lanzan…
Y olas furiosas nos llevaron a su costa.
En medio de la noche, un puerto desconocido que ganamos d;

Pasó con fatiga, y durmió seguro en tierra.

Pero antes de que la mañana rosada renovara el día…
Mientras que en el abrazo de un sueño placentero me acostaba,

De repente, invitado por vendavales auspiciosos,

Aterrizan mis bienes, e izan sus velas voladoras.
Abandonado aquí, mi fortuna deploro

Un desdichado exilio en una orilla extranjera”

Así, mientras hablaba, la criada de ojos azules comenzó a…
Con sonrisas agradables para ver al hombre divino;

Luego cambió su forma: y ahora, divinamente brillante,

La hija celestial de Júpiter se confesó a la vista.
Como una bella virgen en su flor de belleza,

Habilitado en los ilustres trabajos del telar.

“¡Oh, el mismo Ulises! (ella se reincorporó,)

En un oficio útil y exitosamente refinado!

Artístico en el habla, en la acción y en la mente.
No es suficiente, que, tus largas labores pasen,

Asegúrate de que ves tu costa natal por fin…
Pero esto a mí? que, como tú, excel

En las artes del consejo y el disimulo bien;

¿A mí? cuyo ingenio excede los poderes divinos,

No menos de lo que los mortales son superados por los tuyos.
No me conoces, que hiciste tu vida mi cuidado,

A través de diez años de vagabundeo, y a través de diez años de guerra…
¿Quién te enseñó las artes, Alcinous para persuadir,

Para levantar su maravilla, y comprometer su ayuda…
Y ahora aparecen, tus tesoros para proteger,

Oculta tu persona, tus designios directos,

Y di qué más debes esperar del destino.
¡Los problemas domésticos son mucho más pesados de soportar!
El orgullo de los tontos, y el desprecio insultante de los esclavos…
Pero tú guarda silencio, ni revelas tu estado.
Ceder a la fuerza del Destino no resistido,

Y no se preocupe por los errores de la humanidad inferior…
La última y más dura conquista de la mente”.

“Diosa de la sabiduría (Ítaca responde,)

Aquel que te discierne debe ser verdaderamente sabio,

Así que rara vez se ve y nunca se disfraza.
Cuando los audaces Argives dirigieron sus poderes de guerra…
Contra las orgullosas torres bien defendidas de Ilion…
Ulises fue tu cuidado, doncella celestial!
Agraciado con tu vista, y favorecido con tu ayuda.

Pero cuando los montones de cenizas de Troya yacían,

Y con destino a Grecia aramos el camino acuático.
Nuestra flota se dispersó y fue conducida de costa a costa…
Tu sagrada presencia desde esa hora que perdí…
Hasta que no vea tu forma radiante una vez más…
Y escuché tus consejos en la orilla de Phaeacia.
Pero, por el todopoderoso autor de tu raza…
Dígame, oh dígame, ¿es este mi lugar de origen?
Por mucho que me temo, largas extensiones de tierra y mar…
Dividir esta costa de la lejana Ithaca;

La dulce ilusión que amablemente impones,

Para calmar mis esperanzas y mitigar mis penas”.

Así que él. La diosa de ojos azules responde así;

“¡Cuánta duda, cuánta cautela tienen los sabios!
¿Quién, versado en la fortuna, teme el espectáculo halagador,

Y no probar ni la mitad de la felicidad que los dioses otorgan.
Cuanto más ayude Pallas a tus justos deseos…
Y guarda la sabiduría que ella misma inspira.
Otros están ausentes desde hace mucho tiempo de su lugar de origen,

Buscan su hogar, y vuelan a paso acelerado…
A los brazos de sus esposas, y el querido abrazo de los niños.
No así Ulises; él decreta probar

La fe de sus súbditos, y el supuesto amor de la reina…
Que lloró a su señor dos veces en diez años rotatorios,

Y desperdicia los días en la pena, las noches en las lágrimas.

Pero Pallas sabía que (tus amigos y la armada perdieron)

Una vez más te fue dado contemplar tu costa…
Sin embargo, ¿cómo podría yo, con el destino adverso, comprometerme…
Y la rabia implacable del poderoso Neptuno…
Ahora levanta tus ojos anhelantes, mientras yo restauro…
La agradable perspectiva de tu costa natal.
¡Bebold el puerto de Phorcys! cercado alrededor de

Con montañas rocosas, y con aceitunas coronadas…
¡Contemplen la gruta lúgubre! cuyo fresco recreo…
Deleita a las Nereidas de los mares vecinos;

Cuyos altares ahora descuidados en tu reino…
Se sonrojó con la sangre de ovejas y bueyes asesinados,

¡Contemplen! Donde Neritus las nubes se dividen,

Y sacude los bosques ondulantes a sus lados”.

Así habló la diosa; y la perspectiva se aclaró,

Las nieblas se dispersaron, y toda la costa apareció.
El rey confesó con alegría su lugar de nacimiento,

Y de rodillas saluda a su madre tierra;

Entonces, con sus manos suplicantes sostenidas en el aire…
Así a las hermanas del mar verde envía su oración;

“¡Salve! ¡Vosotras, hijas vírgenes de la capital!
Vuestras corrientes, más allá de mis esperanzas, se contemplan de nuevo!
Para usted una vez más su propio arco de Ulises.
Asistir a sus transportes, y recibir sus votos!
Si Júpiter prolonga mis días, y Pallas corona

Las crecientes virtudes de mi joven hijo,

A ti se te pagarán siempre los ritos divinos,

Y ofrendas agradecidas en sus altares puestos”.

Así pues, Minerva: “De ese pecho ansioso

Deshazte de esas preocupaciones, y deja al cielo el resto.
Nuestra tarea ahora es salvar tus preciados almacenes.
En lo profundo de los huecos cercanos de la cueva…
Entonces el futuro significa consultar”. Ella habló, y caminó…
La gruta sombría, que se iluminó con el dios.
Las cavernas más cercanas a la gruta que ella buscaba…
El oro, el latón, las túnicas, Ulises trajo…
Estos en la penumbra secreta que el jefe dispuso;

La entrada con una roca que la diosa cerró.

Ahora, sentado a la sombra sagrada del olivo…
Conferir al héroe y a la doncella marcial.
La diosa de los ojos azules comenzó:

“Hijo de Laertes! hombre con mucha experiencia!
El pretendiente-entrenar su demanda de atención más temprana,

De esa lujosa carrera para librar la tierra;

Tres años tu casa ha visto su gobierno sin ley,

Y orgullosas direcciones a la inigualable reina.
Pero ella tu ausencia llora de día en día,

Y sangra por dentro, y los desechos silenciosos se van.
Escapando de la hora nupcial, ella da

La esperanza de todos, y todos los que tienen esperanza engañan.”

Por este Ulises: “¡Oh, doncella celestial!
Alabado sea tu consejo y tu oportuna ayuda.
Si no, habría visto mis muros nativos en vano.
Como los grandes Atrides, recién restaurados y asesinados.
Garantiza los medios de venganza para el debate.
Y planifica con todas tus artes la escena del destino.
Entonces, entonces esté presente, y mi alma inspire,

Como cuando envolvimos los muros celestiales de Troya en el fuego.
Aunque se aliaron contra mí, cientos de héroes están de pie.
Cientos caerán, si Pallas me ayuda”.

Ella respondió: “En el terrible día de la lucha

Sabe que estoy contigo, fuerte en todas mis fuerzas.
Si te encuentras igual que tú,

¿Qué números jadeantes entonces presionarán el suelo!

¿Qué víctimas humanas manchan el suelo de la fiesta?
¡Cuán ancho es el pavimento que flota con la sangre culpable!
Te conviene ahora llevar un disfraz oscuro,

Y un paseo secreto desconocido para los ojos de los mortales.
Por esto, mi mano se marchitará toda gracia,

Y toda la elegancia de la forma y la cara…
Sobre tu suave piel se extiende una corteza de arrugas,

Haz sonar los honores de tu cabeza de color caoba.
Desfigurar cada miembro con un atuendo grueso,

Y en tus ojos extinguir todo el fuego…
Añade todos los deseos y las carencias de la vida.
Te alejas de los tuyos, de tu hijo, de tu mujer…
Desde el objeto odiado cada mirada se convertirá,

Y el ciego pretende su destrucción con desprecio.

“Ve primero al amo de tus rebaños para encontrar,

Fiel a su cargo, un leal swain y amable…
Por ti suspira; y por el leal heredero…
Y la casta Penélope extiende su cuidado.
En la roca coriácea reside ahora,

Donde el agua de marta cibelina de Arethusa se desliza…
El agua de marta y el copioso mástil…
Hincha el rebaño de gordos; exuberante, gran repast!

Con él, descansa en la celda rural,

Y todo lo que le pidas a su fiel lengua lo dirá.
Yo en otros reinos, mis preocupaciones se transmiten,

A Esparta, todavía con la belleza femenina gay;

Para que sepas, a Esparta llegó tu amada prole,

Para aprender tu fortuna de la voz de la Fama”.

En esto el padre, con el cuidado de un padre:

“¿Debe él también sufrir? ¡Él, oh diosa! oso

De vagabundeos y de penas una parte miserable…
A través del océano salvaje arar el camino peligroso,

Y dejar su fortuna y su casa como presa…
¿Por qué no lo harías tú, oh mente iluminada!
Informarle con certeza, y protegerlo, amable?”

A quien Minerva: “Que tu alma descanse;

Y sepan que lo que el cielo ordene es lo mejor.
A la fama lo envié, para adquirir renombre;

Para otras regiones es su virtud conocida;

Seguro que se sienta, cerca de los grandes Atrides colocados;

Con las amistades fortalecidas, y con los honores agraciados,

Pero he aquí que una emboscada espera su paso sobre…
Los feroces enemigos insidiosos interceptan la orilla.
En vano; mucho antes toda la cría asesina

Esta tierra herida engordará con su sangre”.

Ella habló, y luego lo tocó con su poderosa varita mágica.
La piel se encogió y se marchitó en su mano.
Una rápida vejez sobre todos sus miembros se extiende…
Una helada repentina fue rociada en su cabeza.
Ni más tiempo en la pesada bola de ojos brillaba

La mirada divina, emanada de la mente.
Su túnica, que mancha de forma indeleble el manto,…
En harapos, el deshonesto revolotea con el aire:

El pellejo desgarrado de un ciervo es solapado alrededor de sus riendas.
Un robusto bastón que su temblorosa mano sostiene…
Y a su lado se colgó un miserable guión,

Amplio parche, y anudado a una tanga retorcida.
Así miró el jefe, así se movió: a ojos mortales

¡Objeto grosero! ¡Un hombre de miserias!
Mientras que Pallas, dividiendo los campos salvajes del aire…
A las moscas de Esparta, Telémaco su cuidado.


Libro: Odisea

Give a Comment