Libro X de la Odisea, el clásico poema épico griego de Homero, relatando los viajes de su héroe Odiseo al regresar a casa de la guerra de Troya.

Argumento: Aventuras con Eolo, los Laestrygons y Circe

Ulises llega a la isla de Eolo, que le da vientos prósperos, e incluye los adversos en una bolsa,
que sus compañeros desatando, son expulsados de nuevo y rechazados. Luego navegan a los Laestrygons, donde
perder once naves, y, con sólo una restante, proceder a la isla de Circe. Eurylochus es enviado primero con algunos
compañeros, todos los cuales, excepto Euriloquio, se transforman en cerdos. Ulises entonces emprende la aventura, y, por
la ayuda de Mercurio, que le da la hierba Moly, vence a la hechicera, y procura la restauración de sus hombres.
Después de un año de estancia con ella, se prepara, por instigación suya, para su viaje a las sombras infernales.

“A lo largo de la costa de AEolias, llegamos a la orilla de la camisa de mar,

Donde el gran Hipócrates llevaba el cetro,

¡Una isla flotante! elevada por el trabajo divino,

Fuertes muros de latón que confinan la costa rocosa.
Seis jóvenes florecientes, en la grandeza privada criados,

Y seis hermosas hijas, adornaron la cama real…
Estos hijos se casan con sus hermanas, y todos se quedan…
El orgullo de sus padres, y el placer de su reinado.
Todo el día se dan un festín, todo el día los tazones fluyen alrededor,

Y la alegría y la música a través de la isla resuenan.
Por la noche, cada pareja en espléndidas alfombras se colocan,

Y coronó con amor los placeres del día.
Este puerto feliz permite a nuestra flota errante…
Un mes de recepción, y un retiro seguro.
A menudo el monarca me instó a relatar…
La caída de Ilion, y el destino de los griegos…
A menudo dije: a la larga para la separación se movió;

El rey con poderosos regalos mi traje aprobó.

Los vientos adversos en los bolsos de cuero que él sujetó,

Comprimieron su fuerza, y bloquearon cada explosión que luchaba.
Para él, el poderoso señor de los dioses asignó…
La tempestad, el tirano del viento…
Su palabra sola las tormentas de escucha obedecen,

Para alisar las profundidades, o hinchar el mar espumoso.

Estos en mi barco hueco que el monarca colgó,

Atado con una correa de plata.
Pero Céfiro exento, con vendavales amistosos…
Se encargó de llenar, y guiar las velas hinchables:

¡Regalo raro! ¡Pero, oh, qué regalo para los tontos sirve!

“Nueve prósperos días manejamos el remo laborioso;

El décimo presenta nuestra bienvenida a la costa nativa:

Las colinas muestran la luz amigable del faro,

Y las montañas que se elevan se ganan nuestra vista.
Entonces primero mis ojos, por los trabajos de vigilancia oprimen,

Se complacía en tomar los regalos de descanso:

Entonces primero mis manos hicieron de la parte del timón

(Tanto el amor del hogar posee mi corazón):

Cuando lo! a bordo de un debate surgió un debate afectuoso;

¿Qué raro dispositivo podrían incluir esos vasos?
¿Qué suma, qué premio de AEolus traje?
Mientras que a su vecino cada uno expresaba su pensamiento:

“Digan, de donde los dioses, las naciones contendientes se esfuerzan…
¿A quién más complacerá, a quién más le dará nuestro héroe?
Largo tiempo sus arcas han gemido con botín troyano:

Mientras que nosotros, los desdichados compañeros de sus trabajos,

Reprochado por deseo, nuestros trabajos infructuosos están de luto,

Y sólo los ricos en fama estéril regresan.
Ahora AEolus, ya ves, aumenta su tienda:

Pero vengan, amigos míos, estos regalos místicos exploran,’

Dijeron: y (¡oh, maldito destino!) las correas sin ataduras!
La tempestad que brota barre el océano
Arrebatado en el torbellino, la apresurada armada voló,

El océano se ensanchó y las costas se retiraron.
Desanimado por mi sueño fatal, me debate largo

Si aún vive, o se sumerge desesperadamente en el destino…
Dudando así, postrado en la cubierta me tumbo,

Hasta que todos los pensamientos cobardes de la muerte cedieron.

“Mientras tanto, nuestros buques aran la llanura líquida,

Y pronto la conocida costa de las Eólicas se recuperará…
Nuestro gemido de las rocas recordó al principal.
Saltamos a la orilla, y con un escaso festín…
Nuestra sed y hambre reprimieron rápidamente…
Una vez hecho esto, dos heraldos escogidos asisten directamente a la reunión.
Nuestro segundo progreso para mi amigo real…
Y lo encontramos entre sus joviales hijos…
El banquete humeante, y las copas coronadas…
Allí humildemente se inclinó con consciente vergüenza y asombro,

Ni más cerca de la puerta que se supone que se dibuja.
Pero pronto sus hijos descendieron de su conocido huésped…
Y comenzando desde sus sofás gritaron fuertemente:

¡Ulises aquí! ¿Qué demonio podrías encontrar?
Para frustrar tu paso, y repeler tu flota…
¿No te has provisto de nuestros cuidados más selectos…
Por Grecia, por el hogar y toda tu alma querida…
Así que ellos, en silencio largo mi destino me lamento…
Al final estas palabras con acentos de bajo retorno…
“Yo, encerrado en el sueño, mi tripulación infiel despojada…
¡De todas las bendiciones de tu regalo divino!
Pero Grant, oh Grant, nuestra pérdida podemos recuperarla.
Un favor que tú, y sólo tú, puedes dar”.

“Así que yo con el arte de mover su piedad intentó,

Y tocó a los jóvenes; pero su severo padre respondió:

¡Desgraciado, vete! En este instante yo mando…
Tu flota fue maldecida para dejar nuestra sagrada tierra.
Su traje nefasto contamina estas moradas benditas.
Cuyo destino lo proclama odioso para los dioses.

“Así ferozmente dijo: los suspiros se fueron por nuestro camino,

Y con los corazones abatidos puestos en el mar.

Los marineros pasaron con esfuerzo su locura de luto,

Pero llorar en vano; no hay perspectivas de retorno.
Seis días y noches un curso dudoso que dirigimos,

Las siguientes torres majestuosas de Lamos aparecen,

Y las puertas de Laestrygonia se levantan distintas en el aire.
El pastor, dejando aquí por la noche la llanura,

Llama, para tener éxito en sus preocupaciones, al vigilante Swain.
Pero el que desprecia las cadenas del sueño para llevar,

Y añade el del pastor al cuidado del pastor,

Tan cerca de los pastos, y tan corto el camino,

Su doble trabajo puede reclamar un doble pago,

Y unirse a los trabajos de la noche y el día.

“Dentro de un largo receso una bahía se encuentra,

Bordeado con acantilados altos que apuntan a los cielos…
Las costas salientes que se hinchan a ambos lados…
Contrae su boca, y rompe la marea alta.
Nuestros ansiosos marineros aprovechan la justa retirada,

Y se dirigieron al puerto con su flota abarrotada de gente…
Porque aquí se retiró el sueño de las olas que se hunden,

Y la sonriente calma de plata sobre las profundidades.
Sólo en la bahía me negué a amarrar,

Y sin fijarse, mis amigos se van a la orilla.

“Desde allí subimos a un punto, cuya ceja aireada

Comanda la perspectiva de las llanuras de abajo;

No hay rastros de bestias, o señales de hombres, encontramos,

Pero los volúmenes de humo que ruedan desde el suelo.
Dos con nuestro heraldo allí ordenamos,

Con rapidez para aprender lo que los hombres poseen de la tierra.
Fueron, y mantuvieron el camino suavemente golpeado del volante

Que a la ciudad dibujó el bosque de la montaña;

Cuando se encontraron, junto a un manantial de cristal…
La hija del rey Antífates…
Ella a los arroyos de plata de Artacia bajó;

(Sólo los arroyos de Artacia abastecen a la ciudad)
La damisela se acercan, y preguntan de qué raza…
La gente era… ¿quién es el monarca del lugar?
Con alegría la criada los extraños incautos oyeron

Y les mostré dónde aparece la cúpula real.
Fueron; pero al entrar vieron a la reina…
De un tamaño enorme, y un mien
(No ceder a la altura de alguna montaña voluminosa),

Un repentino horror golpeó su dolorosa vista.
Rápido a su llamada su marido se ha ido.
Para despertar su hambre en la presa destinada;

Uno para su comida el glotón furioso mató,

Pero dos salieron corriendo, y a la marina volaron.

“Balk’d de su presa, el monstruo gritón vuela,

Y llena la ciudad con sus horribles gritos.
Una espantosa banda de gigantes escucha el rugido,

Y, bajando las montañas, se amontonan en la orilla.
Fragmentos que se desprenden de la ceja escarpada…
Y tirar las ruinas en los barcos de abajo…
Los vasos crepitantes estallan; surgen gemidos roncos,

Y los horrores mezclados resuenan en los cielos.
Los hombres como los peces, que golpearon en la inundación,

Y se atiborran sus gargantas sucias con comida humana.
Mientras que así su furia se desata en la bahía,

Mi espada, nuestros cables cortados, los llamo para que pesen…
Y acusó a mis hombres, como si fueran a volar del destino,

Cada nervio que se esfuerza, cada remo que se dobla para hacer el trabajo.
Los marineros captan la palabra, sus remos se agarran,

Y barrer con trazos iguales los mares ahumados;

Despejado de las rocas el impaciente buque vuela;

Mientras que en el puerto cada desgraciado se muere.
Con la prisa de mis marineros asustados presionan,

Mientras que los transportes de leña brillaban por nuestro éxito…
Pero el triste destino que nuestros amigos destruyeron,

Enfrió todos los pechos, y humedeció la alegría ascendente.

“Ahora dejamos caer nuestras anclas en la bahía del Egeo,

Donde vivía Circe, la hija del Día!
Su madre Perse, de la vieja cepa de Ocean,

Así, desde el Lun descendió, y el Main

(Del mismo linaje de popa vino Aeaetes,

El afamado hermano de la dama encantadora);

Diosa, la reina, a quien pertenecen los poderes

De magia espantosa y una canción imponente.
Algún dios dirigiendo a esta pacífica bahía…
Silencioso llegamos, y la melancolía yacía,

Gastado y vigilado. Dos días y dos noches se enrollaron,

Y ahora la tercera mañana siguiente brilló.
Escalé un acantilado, con la lanza y la espada en la mano.
Cuya cresta se asoma a una longitud de tierra sombreada…
Para saber si aparecen algunas obras mortales,

O la alegre voz de un mortal golpeando el oído…
Desde el punto alto que marqué, a la vista de la distancia,

Una corriente de humo rizado ascendiendo azul,

Y las copas espirales, los árboles con penachos arriba…
de los pechos del palacio de Circe en la arboleda.

“Allí apresurarse, la región a explorar,

Fue lo primero que pensé: pero volver a la orilla a toda velocidad…
Creo que es mejor visitar primero a mi tripulación.
Y enviar a nuestros espías a la costa dudosa para ver.
Como abajo de la colina yo solitario voy,

Algún poder divino, que se compadece de la desgracia humana…
Envié un ciervo alto, descendiendo del bosque,

Para enfriar su fervor en la inundación de cristal…
Lujoso en la orilla de la ola, él se acostó,

Estirado y jadeando en el rayo de sol.
Lanzé mi lanza, y con una herida repentina…
Transportó su espalda, y lo fijó al suelo.
Se cae, y llora su destino con gritos humanos.
A través de la amplia herida el espíritu vital vuela.
Dibujé, y el lanzamiento en el lado del río

La lanza sangrienta, sus pies atados…
Con mallas de alambre que el banco suministró.
Un codo de longitud, la brizna flexible que tejí,

Y el enorme cuerpo sobre mis hombros se elevó…
Luego, apoyándome en mi lanza con las dos manos…
Arriba de mi carga, y presioné las arenas que se hundían…
Con pasos de peso, hasta que en el barco me tiré

La carga de bienvenida, y a medida de mi tripulación:

“¡Anímense, mis amigos! Todavía no es nuestro destino”.
Para deslizarse con los fantasmas a través de la sombría puerta de Plutón.
La comida en la tierra del desierto, ¡contempla! se da!
Vive, y disfruta de la providencia del cielo”.

“La alegre tripulación examina su poderoso tamaño,

Y en el futuro banquete de sus ojos,

Como enorme en longitud extendida yacía la bestia;

Entonces lávense las manos, y apresúrense al festín.

Allí, hasta que el sol poniente bajó la luz…
Se sientan complacidos con el rito genial.
Cuando la noche se levantó, y la oscuridad cubrió todo…
La cara de las cosas, dormimos a lo largo de la orilla.
Pero cuando la mañana rosada calentó el este…
Convoqué a mis hombres, y estas palabras se dirigen a:

“‘Seguidores y amigos, atiendan lo que les propongo:

¡Ustedes tristes compañeros de las penas de Ulises!
No sabemos aquí que tierra hay delante de nosotros,

O a qué trimestre ahora volvemos los ojos,

O donde el sol se pondrá, o donde saldrá.

Aquí pensemos (si el pensamiento no es vano)

Si hay algún consejo, queda alguna esperanza.
¡Ay! desde la ceja de aquel promontorio…
Veo la costa, una región plana y baja.
Una isla rodeada por una inundación sin límites.
Una longitud de matorrales, y madera enmarañada.

Un poco de humo que vi en medio del bosque se elevó,

Y a su alrededor sólo hay mares y cielos.

“Con los corazones rotos mis tristes compañeros se pusieron de pie,

Teniendo en cuenta al cíclope y su comida humana…
Y horribles Laestrygons, los hombres de sangre.
Presagiando que las lágrimas comenzaron a llover a ritmo acelerado…
Pero las lágrimas en las miserias mortales son vanas.
En partes iguales, yo dividí mi banda,

Y nombrar un jefe para cada parte para comandar…
Llevé a uno, y del otro lado

Nombró al valiente Eurylochus como guía.
Luego en el timón descarado los lotes que lanzamos,

Y la fortuna hace que Eurylochus se vaya…
Él marchó con dos veces once en su tren.
Marchan a paso ligero, y nosotros nos quedamos pensativos.

“El palacio en un valle de madera que encontraron,

Alto levantado de piedra; un espacio sombreado alrededor;

Donde los lobos de montaña y los leones de la calle vagan,

(Por magia domada,) familiar para la cúpula.

Con gentil halago nuestros hombres se encuentran,

Y menear sus colas, y lamer sus pies.
Como en una fiesta, un hombre que regresa tarde…
Sus fieles perros se encuentran con él en la puerta.
Una ronda de júbilo, un bocado para recibir,

(Tal como el buen hombre solía dar,)

Doméstico así las bestias espeluznantes se acercaron;

Miran con asombro no se desmienten con miedo.
Ahora en el umbral de la cúpula se pararon,

Y escuché una voz que resonaba a través del bosque…
Colocada en su telar interior, la diosa cantó;

Los techos abovedados y el sólido pavimento escalonado.
En la red de la feria, las cifras crecientes brillan…
¡Trabajo inmortal! Digno de las manos divinas.
Politicas para el resto la pregunta se movió

(Un líder galante, y un hombre al que amé):

“¿Qué voz celestial, cantando al telar?
(O ninfa, o diosa), ecos de la habitación?

Diga, ¿buscamos acceso? Con eso ellos llaman;

Y despliega ampliamente los portales de la sala.

“La diosa, levantándose, pide a sus invitados que se queden,

Que siguen ciegamente donde ella lleva el camino.

Eurylochus solo de toda la banda,

Sospechar de un fraude, más prudentemente permanece d.

En los tronos alrededor con cubiertas de lana agraciadas,

Con apariencia justa, los hombres infelices que ella colocó.

Leche recién prensada, la sagrada harina de trigo,

Y la miel fresca, y los vinos de Pramnian la delicia:

Pero el veneno era el pan, y mezclaba el tazón…
Con drogas de fuerza para oscurecer toda el alma:

Pronto en el exquisito festín ellos mismos perdieron,

Y bebieron el olvido de su costa natal.
Instantáneamente, su varita mágica de la diosa se agita,

A los cerdos los transforma, y la pocilga recibe.

Ya no se veía la forma humana divina.
Cabeza, cara y miembros, se erizan como cerdos.
Todavía malditos con el sentido, sus mentes permanecen solas,

Y su propia voz los asusta cuando gimen.
Mientras tanto, la diosa del desdén otorga

El mástil y la bellota, ¡comida brutal! y golpes

Los frutos y el coronel, como su fiesta, alrededor de…
Ahora propenso y arrastrándose por un terreno desagradable.

“Eurylochus, con pasos pensativos y lentos.

Vuelve el horror; el mensajero del dolor,

Y un destino amargo. Para hablar hizo un ensayo,

En vano ensayó, ni su lengua obedeció.
Su corazón hinchado negó las palabras a su manera:

Pero al hablar se desgarra la falta de suministro de palabras,

Y el alma llena estalla copiosamente de su ojo.
Con miedo, ansioso por el destino de nuestros compañeros,

Presionamos para escuchar lo que tristemente relata:

“Fuimos, Ulises! (tal fue tu orden)

A través de la espesura solitaria y la tierra del desierto.
Un palacio en un valle de madera que encontramos…
Marrón con bosques oscuros, y con sombras alrededor.
Una voz celestial resonó a través de la cúpula,

O ninfa o diosa, cantando al telar.

El acceso que buscamos, ni fue negado:

Radiante vino: los portales se abrieron de par en par.
La diosa suave invita a los huéspedes a quedarse:

Ellos siguen ciegamente donde ella lleva el camino.

Sólo espero detrás de todo el tren.
Esperé mucho tiempo, y miré las puertas en vano.
El resto se han desvanecido, ninguno ha vuelto a cruzar la puerta.
Y no parece que ningún hombre diga su destino”.

“Escuché, y al instante mi hombro se volteó…
El cinturón en el cual mi falchion pesado colgaba

(Una hoja de luz): luego se apoderó del arco doblado,

Y le pedí que guiara el camino, decidido a ir.
Él, postrado cayendo, con ambas manos abrazadas…
Mis rodillas, y llorando así la dirección de su traje:

“Oh rey, amado de Júpiter, tu siervo perdona,
Y ah, tú mismo el intento precipitado de abstenerse!

¡Nunca, por desgracia! Nunca volverás,

O ver a los desdichados por cuya pérdida lloramos.
Con lo que queda de cierta mosca de la ruina,

Y salva a los pocos que no están destinados a morir.

“Respondo severamente: ‘Inglorious then remain,

Aquí se da un festín y se holgazanea, y se abandona el tren.

Solo, sin amigos, tentaré mi camino;

Las leyes del destino obligan, y yo obedezco.
Dicho esto, y con un giro desde la orilla…
Mi paso altivo, aceché el valle o’er.

Hasta ahora, al acercarse al emparrado mágico…
Donde vivía la hechicera con su habilidad en las hierbas de poder…
Una forma divina emitida desde el bosque…
(El inmortal Hermes con la vara de oro)

En la apariencia humana. En su cara floreciente…
La juventud sonreía celestial, con cada gracia de apertura.

Me tomó la mano, y así comenzó la gracia:

“Ah, ¿a dónde vas, hombre muy resistente?
¡Oh, ciego al destino! ¿Qué llevó a tus pasos a vagar?
Los horribles laberintos de esta arboleda mágica…
Cada amigo que buscas en tu recinto miente,

Todos perdieron su forma, y los habitantes de los orzuelos.
¿Crees que tienes el ingenio para modelar su escape?
Más pronto serás tú, un extraño a tu forma,

Caída propensa a su igual: primero tu peligro sabe,

Entonces toma el antídoto que los dioses otorgan.
La planta que doy a través de todos los terribles bower

Te protegerá, y evitará la hora maligna.
Ahora escucha sus malvadas artes: Ante tus ojos…
El tazón brillará, y el banquete se levantará.
Toma esto, ni de la fiesta sin fe abstenerse,

Porque las drogas y el veneno serán vanos.
Tan pronto como ella golpea su varita, y da la palabra,

Desenvaina y blande tu refulgente espada,

Y amenaza de muerte: esas amenazas se moverán…
Su alter ego se inclinaba por el halago y el amor.
Ni rehuir las bendiciones ofrecidas a tus brazos.
Sube a su cama, y prueba los encantos celestiales.
Así que tus tediosos trabajos encontrarán un respiro,

Y tus amigos perdidos regresan a la humanidad.
Pero júrala primero por esos temibles juramentos que atan…
Los poderes de abajo, los benditos del cielo…
Para que no se entienda el fraude secreto al desnudo…
O la magia te ata a frío e impotente.

“Así, mientras hablaba, la planta soberana que dibujó…
Donde en la tierra sin marca creció,

Y mostrar su naturaleza y su maravilloso poder…
Negro era la raíz, pero blanco lechoso la flor;

Moly el nombre, para los mortales difíciles de encontrar,

Pero todo es fácil para el tipo etéreo.
Este Hermes dio, entonces, deslizándose fuera del claro,

Disparado al Olimpo desde la sombra del bosque.
Mientras que, lleno de pensamiento, girando los destinos por venir,

Acelero mi paso a la cúpula encantada.
Llegué, antes de las puertas altas me quedo d;

Las altas puertas de la diosa se despliegan a lo ancho.
Ella conduce antes, y a la fiesta invita;

Yo sigo tristemente a los ritos mágicos.

Radiante con clavos estrellados, un asiento plateado…
Recibí mis miembros: un taburete me alivió los pies,

Ella mezcló la poción, fraudulenta del alma.
El veneno se escondió en el cuenco de oro.
Tomé, y lo bebí, confiado en el cielo.
Entonces agitó la varita, y luego se dio la palabra.

¡De ahí a tus compañeros! (terriblemente comenzó:)

¡Ve, sé una bestia!’ – Lo he oído, y sin embargo era hombre.

“Entonces, un repentino remolino, como una llama ondulante,

Mi falchion rayado, asalto a la dama.
Golpeada por un miedo inusual, ella llora temblorosa,

Se desmaya, se cae, levanta los ojos llorosos.

“¿Qué eres? ¡Dime! ¿De dónde, de quién vienes?
¡Oh, más que humano! Di tu raza, tu nombre.
Una fuerza asombrosa, estos venenos para sostener!
No eres mortal, ni mortal es tu cerebro.
O eres tú, el hombre que viene (predicho

Por Hermes, poderoso con la varita de oro),

El hombre de Troya, que deambulaba por el océano…
El hombre de la sabiduría de varias artes renombrado,

¿Ulises? Oh! tu furia amenazadora cesa;

Envaina tu brillante espada, y une nuestras manos en paz.
Que las alegrías mutuas nuestra confianza mutua se combinen,

Y el amor, y la confianza nacida del amor, sean tuyos.

“‘Y cómo, temible Circe! (furiosa me reincorporo)

Puede el amor, y la confianza nacida del amor, ser mía,

Bajo tus encantos, cuando mis compañeros gimen…
Se transformaron en bestias, con acentos no propios…
Oh, tú, de corazón fraudulento, ¿me dejas conducir?
Para compartir tus ritos de fiesta, o subir a tu cama…
Que, todos los desarmados, tu venganza puede tener ventilación,

Y la magia me ata, frío e impotente…
Celeste como eres, y sin embargo te niegas a ello.
O jurar ese juramento por el cual los dioses están atados,

Jura que en tu alma no quedan fraudes latentes,

Jura por el voto que nunca puede ser vano.

“La diosa juró: entonces me tomó la mano, y me llevó…
A los dulces transportes de la cama genial.

Ministrante de la reina, con cuidado ocupado

Cuatro siervas fieles preparan los ritos suaves…
Las ninfas surgieron de fuentes, o de bosques sombreados,

O la hermosa descendencia de las inundaciones sagradas.
Una de las alfombras pintadas de los sofás arrojó,

Cuyo brillo púrpura brillaba contra la vista…
El lino blanco estaba debajo. Otro colocó

Los soportes de plata, con los frascos de oro adornados…
Con la bebida dulce esta es la corona del vaso,

Justo en el medio, con tazas doradas alrededor:

Que en el trípode sobre la pila encendida…
El agua se derrama, el agua burbujeante hierve…
Un amplio jarrón recibe la ola de fumadores;

Y, en el baño preparado, mis extremidades me lave:

Revivir los dulces repara la decadencia de la mente,

Y quitar la dolorosa sensación de trabajo.
Un chaleco y una túnica sobre mí, la siguiente vez que me tiró…
Recién salido del baño, y dejando caer un suave rocío…
Luego me llevó y me colocó en el asiento del soberano,

Con alfombras extendidas; un taburete a mis pies.
El aguamanil dorado que una ninfa obsequiosa trae,

Repuesto de los frescos resortes translúcidos…
Con abundante agua el jarrón brillante suministra

Una lavadora de plata de gran tamaño.
Me lavé. La mesa en orden justo se extiende,

Amontonan las relucientes latas con el pan:

Los viandantes de varios tipos atraen el sabor,

De la clase más selecta y sabrosa, rica comida!
Circe en vano invita a la fiesta a compartir;

En ausencia de ello, reflexiono y me absorbo en el cuidado…
Mientras que las escenas de aflicción se elevaban ansiosas en mi pecho…
La reina me contempló, y estas palabras se dirigieron:

“¿Por qué se sienta Ulises en silencio y aparte,

Alguna acumulación de dolor cerca de su corazón…
Sin tocar ante ti, las puertas son divinas…
Y el vino rosado se ríe sin consideración.
¿Puede aún quedar una duda o algún temor,

Cuando se juró ese juramento que nunca puede ser vano…

“Yo respondí: ‘Diosa! el humano es mi pecho,

Por la justicia, por la compasión, por la compasión, por la prensa…
Me encaja, cuyos amigos están hundidos en las bestias,

Para apagar tus tazones, o amotinarse en tus fiestas.
¿Me harías el favor? Para ellos tus cuidados emplean,

Y ellos a mí restauran, y yo a la alegría.’

“Con eso se separó: en su potente mano

Ella llevaba la virtud de la varita mágica.
Entonces, apresurándose a los orzuelos, abre la puerta…
Instó, y condujo a la manada erizada antes de que…
Poco manejable, se precipitaron con el llanto general,

Bestias enormes, deshonestas a la vista.
Ahora tocados por los contra-armas cambian de nuevo,

Y estar de pie majestuoso, y recordar a los hombres.
Esos pelos que se erizaron en cada parte…
Caída, efecto milagroso del arte!

Hasta que toda la forma en plena proporción se eleva,

Más joven, más grande, más elegante a mis ojos.
Ellos vieron, me conocieron, y con paso entusiasta…
Se aferraron a su maestro en un largo abrazo.
¡Una vista triste y agradable! Con lágrimas cada ojo corrió sobre él…
Y los sollozos de alegría resonaron a través del emparrado.
E’en Circe lloró, su corazón adamantino

Sentí lástima de entrar, y sostuve su parte.

“‘Hijo de Laertes! (entonces la reina comenzó)

¡Oh, muy duradero, muy experimentado!
Apresúrate a tu barco en la orilla del mar,

Descargad vuestros tesoros, y la galera amarrada…
Entonces trae a tus amigos, a salvo de futuros daños,…
Y en nuestras grutas guarda tu botín y tus armas,’

“Ella dijo. Obediente a su alto mando

Dejé el lugar, y me apresuré a la orilla,

Mis tristes compañeros en la playa que encontré,

Sus ojos melancólicos en inundaciones de dolor se ahogaron.

“A partir de los pastos frescos y el campo rociado

(Cuando las cunas cargadas su banquete nocturno cede)

Las manadas que bajan regresan; alrededor de ellas se aglomeran…
A pasos agigantados, sus jóvenes encarcelados…
Corren a sus madres con una alegría rebelde…
Y el eco de las colinas devuelve el tierno grito:

Así que alrededor de mí presionó, exultando a mi vista,

Con gritos y agonías de salvaje deleite,

Los marineros llorones; ni menos feroz su alegría

Que si regresa a Ítaca desde Troya.
¡Ah, maestro! ¡Siempre honrado, siempre querido!
(Estas tiernas palabras en cada lado que escucho)

¿Qué otra alegría puede igualar tu regreso?
No ese amado país por cuya vista lloramos,

La tierra que nos cuidó, y que nos dio aliento:

Pero ah! relata la muerte de nuestros compañeros perdidos.’

“Yo respondo alegremente: ‘Apresúrate, tu galera moro,

Y traer nuestros tesoros y nuestras armas a la costa.
Los que están en las cavernas huecas nos dejan tirados,

Entonces levántese, y siga donde yo le indique el camino.

Tus compañeros viven; cree en tus ojos, y ven

Para probar las alegrías de la cúpula sagrada de Circe”.

“Con la velocidad lista la alegre tripulación obedece:

Solo Eurylochus persuade su estancia.

“¿Adónde (gritó), ah, adónde correréis?

Buscad el encuentro con esos males que debéis evitar…
¿Explorarán los terrores de la cúpula,

En los cerdos para arrastrarse, o en el rugido de los leones,

O como un lobo aullando a la medianoche…
En una terrible vigilancia alrededor del mágico bosque…


Libro: Odisea

Give a Comment