Guerra de Troya – Libro XXIII de la Ilíada, épico poema de Homero, relata los hechos que provocaron la caída de Troya.

Argumento: Juegos funerarios en honor a Patroclo(^279)

Aquiles y los mirmidones honran al cuerpo de Patroclo. Después de la fiesta fúnebre se retira a la orilla del mar, donde, al dormirse, el fantasma de su amigo se le aparece y exige los ritos de entierro; a la mañana siguiente los soldados son enviados con mulas y carros a buscar leña para la pira.

La procesión fúnebre, y la ofrenda de sus cabellos a los muertos. Aquiles sacrifica varios animales, y por último doce cautivos troyanos, en la pila; luego le prende fuego.

Paga libaciones a los Vientos, que (a instancia de Iris) se levantan, y levantan las llamas. Cuando la pila ha ardido toda la noche, recogen los huesos, los colocan en una urna de oro y levantan la tumba. Aquiles instituye los juegos fúnebres: la carrera de carros, la lucha del cesto, la lucha, la carrera a pie, el combate individual, el disco, el tiro con flechas, el lanzamiento de la jabalina: cuyas diversas descripciones, y los diversos éxitos de los diversos antagonistas, constituyen la mayor parte del libro.

En este libro termina el trigésimo día. La noche siguiente, el fantasma de Patroclo se le aparece a Aquiles: el día treinta y uno se emplea en cortar la madera para la pila: el treinta y dos en quemarla; y el treinta y tres en los juegos. La escena es generalmente a la orilla del mar.

Así humillado en el polvo, el tren pensativo

A través de la triste ciudad lloró a su héroe asesinado.
El cuerpo se ensució con polvo, y negro con sangre.
Se encuentra en la resonante orilla de Hellespont.
Los griegos buscan sus barcos, y despejan la línea…
Todos, excepto la banda marcial de Myrmidonian:

Estas grandes bodegas de Aquiles todavía ensambladas,

Y el severo propósito de su mente se despliega:

“Todavía no, mis valientes compañeros de la guerra,

Suelte a sus compañeros fumadores del coche.
Pero, con su carroza cada uno en orden dirigido,

Realiza los debidos honores a la muerte de Patroclo.
Aún así, del descanso o de la comida buscamos alivio,

Quedan algunos ritos para saciar nuestra rabia de dolor”.

Las tropas obedecieron; y tres veces en orden lideraron…
(Aquiles primero) sus mensajeros alrededor de los muertos;

Y tres veces sus penas y lamentos se renuevan…
Las lágrimas bañan sus brazos, y desgarran las arenas del lecho.
Para un guerrero como Thetis ayuda a su desgracia,

Derrite sus fuertes corazones, y hace que sus ojos fluyan.
Pero jefe, Pelides: gruesos y exitosos suspiros…
Estallan de su corazón, y torrentes de sus ojos:

Sus manos de matanza, aunque rojas de sangre, se pusieron

En el pecho frío de su amigo muerto, y así dijo:

“¡Salve, Patroclo! Que tu honorable fantasma…
Escuchen y regocíjense en la triste costa de Plutón.
¡Contemplen! La promesa de Aquiles está completa.
El sangriento Héctor se estiró ante tus pies.
Lo! a los perros su cadáver renuncio;

Y doce tristes víctimas, de la línea de Troya…
Sagrado para la venganza, el instante expirará;

Sus vidas se derramaron alrededor de tu pira funeraria”.

Triste dijo, y (horrible de ver)

Antes del féretro el sangrante Héctor tiró,

Propenso al polvo. Los mirmidones alrededor de

Desabrocharon sus armaduras, y los corceles se desataron.
Todos a la reparación del barco de Achilles,

Frecuente y lleno, la fiesta genial para compartir.

Ahora, de los cerdos bien alimentados, los fumadores negros aspiran…
Las víctimas erizadas silban sobre el fuego.
El enorme buey que brama cae; con gritos más débiles

Expira la cabra; la oveja en silencio muere.

Alrededor del cuerpo postrado del héroe fluyó,

En una corriente promiscua, la apestosa sangre.
Y ahora una banda de monarcas de Argive trae

El glorioso vencedor del rey de los reyes.
De su amigo muerto el guerrero pensativo fue,

Con pasos poco dispuestos, a la tienda real.
Los heraldos asistentes, como por oficio, están obligados…
Con llamas encendidas el trípode-jarrón rodea:

Para limpiar sus manos conquistadoras de gore hostil,

Insistieron en vano; el jefe se negó y juró:

“Ninguna gota me tocará, por el todopoderoso Júpiter!
El primero y más grande de los dioses de arriba!
Hasta que en la pira te coloque; hasta que yo rear

El montículo de hierba, y cortar tu pelo sagrado.
Alguna facilidad que al menos esos ritos piadosos pueden dar,

Y alivia mis penas, mientras soporto vivir.
Howe’er, reacio como soy, me quedo…
Y compartan su fiesta; pero con el amanecer del día,

(¡Oh, rey de los hombres!) reclama tu cuidado real,

Que Grecia, la pila funeraria del guerrero, prepare,

Y ordena que los bosques caigan: (tales ritos se pagan

A los héroes que duermen en la sombra eterna:)

Entonces, cuando su parte terrenal se monte en el fuego,

Que los escuadrones de la liga se retiren a sus puestos”.

Habló: le oyen, y la palabra obedecer;

La rabia del hambre y de la sed disipa,

Entonces, alivia en el sueño las labores del día.
Pero el gran Pelides, se estiró a lo largo de la orilla,

Donde, rociadas en las rocas, las olas rotas rugen,

Se encuentra inly gimiendo; mientras que en cualquiera de las manos

Los mirmidones marciales se levantan confusamente.
A lo largo de la hierba sus miembros lánguidos caen,

Cansado de su persecución alrededor del muro de Troya…
Silenciado por los murmullos de la profundidad de la rodadura,

Al final se hunde en los suaves brazos del sueño.
Cuando lo! la sombra, antes de que sus ojos se cierren,

De la triste rosa de Patroclo, o parece que se levantará…
En la misma bata que usaba el que vivía, llegó…
En estatura, voz, y aspecto agradable, lo mismo.

La forma familiar que flotaba sobre su cabeza…
“¿Y duerme Aquiles? (así el fantasma dijo:)

Duerme mi Aquiles, su Patroclo muerto…
Viviendo, me parece que su más querido y tierno cuidado,

Pero ahora olvidé que deambulo por el aire.
Que mi pálido corso conozca los ritos de entierro,

Y dame entrada en los reinos de abajo:

Hasta entonces el espíritu no encuentra un lugar de descanso.
Pero aquí y allá los espectros sin cuerpo persiguen…
El vagabundo muerto alrededor de la morada oscura,

Prohibido cruzar la irremediable inundación.
Ahora da tu mano, porque a la orilla más lejana…
Cuando una vez que pasamos, el alma no regresa más:

Cuando una vez que las últimas llamas fúnebres ascienden,

Ya no se encontrarán más con Aquiles y su amigo.
No más nuestros pensamientos a los que amamos dar a conocer;

O dejar a los más queridos, para conversar a solas.

Mi destino se ha separado de los hijos de la tierra,

El destino que me esperaba desde mi nacimiento…
A ti también te espera; antes del muro de Troya…
Incluso grande y divino estás condenado a caer.
Escuchen entonces; y como en el destino y el amor nos unimos,

¡Ah, sufre para que mis huesos descansen con los tuyos!
Juntos hemos vivido; juntos hemos criado,

Una casa nos recibió, y una mesa nos alimentó.
Esa urna de oro que tu diosa madre te dio…
Puede mezclar nuestras cenizas en una fosa común”.

“¿Y eres tú? (responde) A mi vista

Una vez más regresas de los reinos de la noche…
¡Oh, más que hermano! Piensa que cada oficina pagó,

Lo que puede hacer descansar a una sombra descontenta…
¡Pero dale un último abrazo, niño infeliz!
Permítase al menos esa alegría melancólica”.

Él dijo, y con sus brazos anhelantes ensayo’d

¡En vano para agarrar la sombra visionaria!
Como un fino humo ve el espíritu volar,

Y escucha un débil y lamentable llanto.
Confundido se despierta; el asombro rompe las bandas

De sueño dorado, y a partir de las arenas,

Pensativo, él medita con las manos levantadas:

“Es cierto, es cierto; el hombre, aunque muerto, retiene

Parte de sí mismo; la mente inmortal permanece:

La forma subsiste sin la ayuda del cuerpo,

Semblanza aérea, y una sombra vacía!
Esta noche mi amigo, tan tarde en la batalla perdido,

Se paró a mi lado, un fantasma pensativo y quejumbroso.
Incluso ahora familiar, como en la vida, él vino;

¡Ay! ¡Qué diferente! ¡Pero qué igual!”

Así, mientras hablaba, cada ojo se llenaba de lágrimas.
Y ahora aparece la mañana de los dedos rosados,

Muestra cada rostro afligido con lágrimas esparcidas,

Y brilla en el pálido rostro de los muertos.
Pero Agamenón, como lo exigen los ritos,

Con mulas y carros envía una banda elegida

Para cargar la madera, y la pila para la parte posterior.
Un cargo consignado al fiel cuidado de Merion.
Con los instrumentos adecuados toman el camino,

Hachas para cortar, y cuerdas para lanzar la carga.
Primero marchan las mulas pesadas, con seguridad lentas,

Sobre las colinas, sobre los valles, sobre los peñascos, sobre las rocas, ellos van…
Saltando, alto sobre los arbustos del terreno accidentado,

Traquetea los coches, y los ejes de choque se unen…
Pero cuando llegó a los bosques de Ida,

(Fair Ida, agua con inundaciones descendentes,)

Fuerte suena el hacha, redoblando golpes en golpes;

Por todos lados alrededor del bosque arroja sus robles.
De cabeza. El profundo eco gime los matorrales marrones;

Luego crujidos, crepitaciones, choques, truenos.
La madera que los griegos cortan, preparada para quemar…
Y las mulas lentas el mismo camino áspero volver

Los robustos madereros igualan las cargas y se aburren…
(Tal cargo les fue dado) a la orilla arenosa;

Allí, en el lugar donde el gran Aquiles se mostró…
Se relajaron los hombros, y dispusieron la carga…
Circulando alrededor del lugar, donde los tiempos de venir

Veremos la tumba de Patroclo y la de Aquiles.
El héroe pide que sus tropas marciales aparezcan…
En lo alto de sus coches, en toda la pompa de la guerra…
Cada uno en brazos refulgentes sus miembros se visten,

Todos montan sus carros, combatientes y escuderos.
Los carros primero proceden, un tren brillante;

Luego nubes de pie que humean a lo largo de la llanura;

A continuación, la banda de la melancolía aparece…
En medio, yace el muerto Patroclo en el féretro.
Sobre todos los cadáveres que arrojan sus candados dispersos…
El próximo Aquiles, oprimido con una gran desgracia…
Apoyando con sus manos la cabeza del héroe,

Se dobla sobre el cuerpo extendido de los muertos.
Patroclo decente en el terreno designado

Colocan, y amontonan la pila de silvestre alrededor.
Pero el gran Aquiles se mantiene aparte en la oración.
Y de su cabeza se divide el pelo amarillo.
Esos rizos que desde su juventud juró,

Y lo sagrado creció, para el honor de Sperchius se inundó:

Luego suspirando, hasta el fondo de sus cerraduras, lanzó,

Y puso los ojos en blanco alrededor de los residuos acuosos:

“Sperchius! cuyas olas en laberínticos errores se perdieron

Un delicioso rollo a lo largo de mi costa natal!

A quien prometimos en vano, a nuestro regreso…
Estas cerraduras para caer, y las hecatomías para quemar:

50 carneros para sangrar en el sacrificio.
Donde hasta el día que tus fuentes de plata se levanten,

Y donde a la sombra de los arcos consagrados

Tus altares están de pie, perfumados con flores nativas!
Así que juró mi padre, pero lo hizo en vano.
No más Aquiles ve su llanura nativa.
En esa vana esperanza estos pelos ya no crecen,

Patroclo los lleva a las sombras de abajo”.

Así que sobre Patroclo mientras el héroe rezaba,

En su fría mano el sagrado candado que puso.
Una vez más las penas griegas fluyen…
Y ahora el sol se había puesto sobre su desgracia.
Pero al rey de los hombres le habló así el jefe:

“¡Suficiente, Atrides!” “Dale alivio a las tropas”.
Permita que las legiones de luto se retiren,

Y deja a los jefes solos en la pira.
El cuidado piadoso sea nuestro, los muertos para quemar -“

Él dijo: la gente a sus naves regresa:

Mientras que los encargados de interrogar a los muertos…
Un montón con una pirámide ascendente en la llanura.
Cien pies de largo, cien de ancho.
La estructura de crecimiento se extiende por todos los lados.
En lo alto de la cima el corsé varonil que pusieron,

Y ovejas y bueyes de marta bien alimentados matan:

Aquiles cubrió con su grasa a los muertos,

Y las víctimas amontonadas alrededor del cuerpo se esparcen…
Luego los frascos de miel, y de aceite fragante…
Se suspende alrededor, se inclina sobre el montón.
Cuatro mensajeros vivaces, con un gemido mortal…
Derramar sus vidas, y en la pira se lanzan.

De nueve perros grandes, domésticos en su tabla,

Otoño dos, seleccionados para asistir a su señor,

Y por último, y es horrible decirlo…
Triste sacrificio! doce cautivos troyanos cayeron.
Sobre estos la rabia del fuego presas victoriosas,

Involucra y los une en un fuego común.
Embadurnado con los ritos sangrientos, se pone de pie en alto,

Y llama al espíritu con un grito espantoso:

“¡Salve, Patroclo! Deja que tu fantasma vengativo…
Escuchen y exulten en la triste costa de Plutón.
Contemplen la promesa de Aquiles totalmente pagada,

Doce héroes troyanos se ofrecen a tu sombra.
Pero destinos más pesados en el cuerpo de Héctor asisten,

Salvado de las llamas, para que los perros hambrientos se desgarren”.

Así que habló, amenazando: pero los dioses hicieron vano…
Su amenaza, y la guardia inviolan a los muertos…
Venus celestial se cernía sobre su cabeza,

Y ungüentos de rosas, fragancia celestial! shed:

Ella lo miraba toda la noche y todo el día.
Y condujo a los sabuesos de su presa destinada.

Ni el sagrado Phoebus menos empleó su cuidado;

Él vertió alrededor de un velo de aire recogido,

Y mantuvo los nervios sin secar, la carne entera,

Contra el rayo solar y el fuego sirio.

Ni tampoco la pila, donde yace el muerto Patroclo,

Humos, ni todavía las llamas hurañas se levantan;

Pero, rápido al lado, Aquiles se puso en pie en la oración,

Invocó a los dioses cuyo espíritu mueve el aire,

Y las víctimas prometieron, y las libaciones lanzadas,

Para el gentil Zephyr y la explosión boreal:

Llamó a los poderes aéreos, a lo largo de los cielos…
Para respirar, y susurrar a los fuegos para que se levanten.

La alada Iris escuchó la llamada del héroe,

Y al instante se apresuraron a su sala ventilada,

Donde en las canchas abiertas del viejo Zephyr en lo alto,

Sentado todos los hermanos fanfarrones del cielo.

Ella brilló en medio de ellos, en su arco pintado.
El pavimento rocoso brillaba con el espectáculo.
Todos los del banquete se levantan, y cada uno invita

La diosa que participa en los ritos.
“No es así (la dama respondió), me apresuro a ir

Al sagrado Océano, y a las inundaciones de abajo:

Incluso ahora nuestras solemnes hecatomías asisten,

Y el cielo se está dando un festín con el fin verde del mundo…
Con el justo Ethiops (tren incorrupto!)

Lejos en los límites más extremos de la principal.
Pero el hijo de Peleo suplica, con sacrificio…
El espíritu del oeste, y el norte, a levantarse!

Deje que el montón de Patroclo su explosión sea impulsada,

Y llevar los honores ardientes hasta el cielo”.

Rápido como la palabra que desapareció de su vista.
Rápido como la palabra los vientos tumultuosos volaron;

Forth estalló la banda tormentosa con un rugido atronador,

Y montones en montones las nubes son lanzadas antes.
A la amplia cañería y luego bajando de los cielos…
Las profundidades de las montañas acuáticas se elevan…
Troy siente la explosión a lo largo de sus paredes temblorosas,

Hasta que en la pila la tormenta se desploma.
La estructura cruje en los fuegos rugientes,

Y toda la noche la llama abundante aspira.

Toda la noche Aquiles aclama el alma de Patroclo.
Con grandes libaciones del tazón de oro.
Como un pobre padre, indefenso y deshecho,

Llora sobre las cenizas de un hijo único.
Toma un triste placer los últimos huesos para quemar,

Y se derrama en lágrimas, antes de que cierren la urna.
Así que quédate con Aquiles, dando vueltas alrededor de la orilla,

Así que miren las llamas, hasta ahora ya no se encienden.
Fue cuando, emergiendo a través de las sombras de la noche.
El planeta de la mañana dijo que el acercamiento de la luz…
Y, rápidamente detrás, el rayo más cálido de Aurora…
Sobre el ancho océano se derramó el día de oro.
Entonces se hundió el fuego, la pila ya no se quemó,

Y a sus cuevas los vientos silbantes regresan…
A través de los mares tracios, su curso se llevó a cabo…
Los mares revueltos bajo su paso rugen.

Luego, al separarse de la pila, dejó de llorar,

Y se hundió en el silencio en el abrazo del sueño,

Exhausto de su dolor: mientras tanto la multitud…
De la multitud de griegos alrededor de Aquiles se puso de pie;

El tumulto lo despertó: de sus ojos se sacudió…
Sueño involuntario, y los jefes a medida:

“¡Vosotros, reyes y príncipes del nombre de Achai!
Primero vamos a apagar la llama que aún queda.
Con vino de marta; entonces, como los ritos dirigen,

Los huesos del héroe con una vista cuidadosa seleccionar:

(Aparte, y fácil de ser conocido ellos mienten

En medio del montón, y obvio para el ojo:

El resto alrededor del margen se verá

Promiscuos, corceles y hombres inmolados:)

Estos envueltos en doble capa de grasa, preparan…
Y en el jarrón dorado dispónganlo con cuidado.
Que descansen con un honor decente puesto,

Hasta que siga a la sombra infernal.
Mientras tanto, erige la tumba con manos piadosas.
Una estructura común en las humildes arenas:

De aquí en adelante, en Grecia, algún trabajo más noble puede levantar,

¡Y la posteridad tardía registra nuestros elogios!”

Los griegos obedecen; donde aún brillan las brasas,

A lo ancho de la pila el vino de marta que tiran,

Y se hunde profundamente el montón de ceniza debajo.
A continuación los huesos blancos que sus tristes compañeros colocan,

Con las lágrimas recogidas, en el jarrón dorado.
Las reliquias sagradas de la tienda que llevaban…
La urna un velo de lino cubierto o’er.

Una vez hecho esto, le piden al sepulcro que aspire…
Y arroja los profundos cimientos alrededor de la pira…
En lo alto en el medio se amontonan las camas hinchadas.
De la tierra que se levanta, en memoria de los muertos.

El enjambre de población que el jefe detiene,

Y conduce en medio de una amplia extensión de llanuras…
Allí los colocaron alrededor: luego de los barcos procede

Una caravana de bueyes, mulas y corceles majestuosos…
Jarrones y trípodes (para los juegos fúnebres),

Bronces resplandecientes, y damas más resplandecientes.
Primero se pusieron los premios para recompensar a la fuerza…
De los corredores rápidos en el polvoriento recorrido:

Una mujer por primera vez, en flor de belleza,

La habilidad en la aguja, y el telar de parto…
Y un gran jarrón, donde se levantan dos brillantes asas,

De veinte medidas de su tamaño capacitado.

El segundo vencedor reclama una yegua sin romper,

Grande con una mula, desconociendo el yugo:

El tercero, un cargador que aún no ha sido tocado por las llamas.
Cuatro amplias medidas sostenían el marco brillante:

Dos talentos dorados para el cuarto fueron colocados:

Un amplio doble tazón contiene el último.
Estos en orden justo se extendieron sobre la llanura,

El héroe, levantándose, se dirigió así al tren:

“¡Contemplen los premios, valientes griegos!” decretado

A los valientes gobernantes de los corceles de carrera…
Premios que nadie más que nosotros podría ganar,

¿Deberían nuestros inmortales cortesanos tomar la llanura…
(Una carrera sin rival, que desde el dios del océano

Peleo recibió, y a su hijo le concedió…
Pero esta vez no es nuestro vigor el que se muestra.
Ni tampoco encajan, con ellos, los juegos de este triste día:

Perdido es Patroclo ahora, que suele deck

Sus melenas florecientes, y su cuello brillante.
Triste, ya que compartieron el dolor humano, se mantienen,

Y seguir esos elegantes honores en la arena!
Deje que otros para la noble tarea se preparen,

que confían en el corredor y en el coche volador”.

Despedidos por su palabra, los corredores rivales se levantan.
Pero hasta ahora el primer Eumelus espera el premio,

Famoso por Pieria por la raza más veloz…
Y la habilidad de manejar el corcel de alto vuelo.
Con igual ardor, el audaz Tydides se hincha,

Los corceles de Tros bajo su yugo obligan a
(Que tarde obedeció la orden de los jefes de Dardan,

Cuando un dios escaso lo redimió de su mano).

Entonces Menelao su Podargus trae,

Y el afamado cortesano del rey de los reyes…
A quien el rico Echepolus (más rico que valiente),

Para ‘escapar de las guerras, a Agamenón dio,

(AEthe su nombre) en casa para terminar sus días;

Riqueza básica que prefiere a la alabanza eterna.
A continuación él Antilochus exige el curso

Con el corazón palpitante, y anima a su caballo Pylian.

El experimentado Néstor le da a su hijo las riendas,

Dirige su juicio, y su calor lo restringe.
Ni advierte ociosamente al viejo semental, ni escucha…
El hijo prudente con oídos desatendidos.

“¡Hijo mío! Aunque el ardor juvenil encienda tu pecho,…
Los dioses te han amado, y con las artes te han bendecido.
Neptuno y Júpiter te han conferido la habilidad…
Rápido alrededor de la meta para girar la rueda voladora.

Para guiar tu conducta se necesita un pequeño precepto.
Pero lento, y más allá de su vigor, son mis corceles.
No temas a tus rivales, aunque por la rapidez que se conoce;

Compara el juicio de esos rivales con el tuyo propio:

No es la fuerza, sino el arte, obtiene el premio,

Y ser rápido es menos que ser sabio.
Es más por arte que por la fuerza de numerosos golpes…
El hábil leñador da forma a los robles tercos…
Por el arte el piloto, a través de la hervidura profunda

Y la tempestad que aúlla, dirige el intrépido barco…
Y es el artista el que gana el glorioso curso.
No los que confían en los carros y en los caballos.
En vano, sin habilidad para el objetivo que se esfuerzan,

Y corto, o ancho, el camino de los no gobernados:

Mientras que con una habilidad segura, aunque con corceles inferiores,

El corredor sabio hasta su fin procede;

Fix’d en la meta su ojo precursor el curso,

Su mano infalible dirige el caballo estable,

Y ahora se contrae, o ahora extiende la rienda,

Observando aún lo más importante en la llanura.
Marque entonces el objetivo, es fácil de encontrar.
Un tronco envejecido, a un codo del suelo.
De algunos robles que alguna vez fueron majestuosos, los últimos restos…
O un robusto abeto, que no se estropea con las lluvias.
Encerrado con piedras, visible desde lejos…
Y alrededor, un círculo para el coche de ruedas.
(Alguna tumba quizás de antaño, los muertos a la gracia;

O entonces, como ahora, el límite de una carrera.)

Manténgase cerca de esto, y proceda con cautela.
Un poco de inclinación hacia el corcel de la izquierda…
Pero insiste en el derecho, y dale todas las riendas.
Mientras que tu mano estricta sujeta la cabeza de su compañero,

Y lo hace corto; hasta que, doblando mientras ruedan,

Las naves redondas de la rueda parecen rozar la meta.
Sin embargo (no para romper el coche, o cojo el caballo)

Despejado del montón de piedras dirigir el curso;

No sea que por incautación fallida, puedas ser

Una alegría para los demás, un reproche para mí.
Así que pasarás la meta, seguro de mente,

Y dejar atrás la inexperta rapidez:

Aunque tu feroz rival condujo al incomparable corcel…
Que llevaba a Adrastus, de raza celestial…
O la famosa raza, a través de todas las regiones conocidas…
Ese remolino hizo que el coche del orgulloso Laomedon”.

Así que (nada sin decir) el muy aconsejable sabio

Concluye; luego se sentó, rígido con una edad difícil de manejar.

El siguiente audaz Meriones fue visto levantarse,

El último, pero no menos ardiente por el premio.
Montan sus asientos; los lotes de su lugar disponen

(Rueda en su casco, estos tiros de Aquiles).

El joven Néstor lidera la carrera: Eumelus entonces;

Y luego el hermano del rey de los hombres…
Tu lote, Meriones, el cuarto fue lanzado;

Y, lejos el más valiente, Diomed, fue el último.
Están en orden, un tren impaciente:

Pelides señala la barrera en la llanura,

Y envía antes que el viejo Phoenix al lugar,

Para marcar a los corredores, y para juzgar la carrera.

A la vez, los corredores de la barrera se unen…
Los flagelos levantados de una sola vez resuenan;

Su corazón, sus ojos, su voz, se envían antes de que…
Y arriba el trueno de la champaña desde la orilla:

Gruesas, donde conducen, surgen las nubes polvorientas,

Y el corredor perdido en el torbellino vuela;

Sueltas sobre sus hombros las largas crines reclinadas,

Flotan a su velocidad, y bailan sobre el viento:

Los carros de fumadores, rápidos como ellos se dirigen,

Ahora parecen tocar el cielo, y ahora el suelo.
Mientras que la fama es caliente, y la conquista de todos sus cuidados,

(Cada uno de sus corredores voladores colgaba en el aire,)

Erguido con ardor, preparado sobre la rienda,

Jadean, se estiran, gritan a lo largo de la llanura.
Ahora (la última brújula se acercó a la meta)

En el premio cercano cada uno reúne toda su alma,

Cada uno arde con doble esperanza, con doble dolor,

Rompe la orilla, y truena hacia la principal.
Primero voló Eumelus en corceles feretianos.
Con los de Tros, el audaz Diomed tiene éxito:

Cerca de la espalda de Eumelus soplan el viento,

Y parece que se está montando en su coche detrás…
En su cuello siente la brisa sensual,

Y, rondando por ahí, sus sombras se extienden.
Entonces había perdido, o dejado un premio dudoso.
Pero el enojado Phoebus a Tydides vuela,

Golpea de su mano el azote, y hace vano…
Su inigualable trabajo de caballos en la llanura.
La rabia le llena los ojos de angustia, para estudiar…
Le arrebató a su esperanza las glorias del día.
El fraude celestial Pallas ve con dolor,

Se lanza a su caballero, y da el azote de nuevo,

Y llena sus corceles de vigor. De golpe

Ella rompe el carro de su rival del yugo:

No más de su manera los caballos asustados sostenían;

El coche que dio marcha atrás vino traqueteando en el campo;

Disparó de cabeza desde su asiento, al lado de la rueda,

Propenso al polvo, el infeliz amo cayó…
Su cara y sus codos golpearon el suelo.
Nariz, boca y frente, una herida indistinta.
La pena detiene su voz, un torrente ahoga sus ojos.
Ante él lejos el alegre Tydides vuela;

El espíritu de Minerva impulsa su inigualable ritmo…
Y lo corona como vencedor de la carrera de los trabajadores.

El siguiente, aunque distante, Menelao tiene éxito;

Mientras que así el joven Néstor anima sus corceles…
“Ahora, ahora, mi generosa pareja, ejerzan su fuerza;

No es que esperemos igualar el caballo de Tydides,

Ya que la gran Minerva alas su camino rápido,

Y le da a su señor los honores del día.
¡Pero alcanza a Atrides! ¿Su yegua saldrá de aquí?
Su rapidez… vencida por un enemigo femenino…
A través de su negligencia, si se rezaga en la llanura…
El último e innoble regalo es todo lo que ganamos.
Néstor ya no te dará más comida…
La furia del viejo se levanta, y vosotros morís.
Date prisa entonces: en el estrecho camino, antes de que lo veamos.
Presenta la ocasión, ¿podríamos usarla bien?”

Así que él. Los mensajeros en la amenaza de su amo…
Con pasos más rápidos el sonido de la champaña beat.

Y ahora Antilochus con una buena encuesta

Observa la brújula de la vía hueca.

Fue donde, por la fuerza de la voluntad…


Libro: Iliada

Give a Comment