Guerra de Troya – Libro XX de la Ilíada, el clásico poema épico griego de Homero, relata los acontecimientos que llevaron a la caída de Troya.

Argumento: La batalla de los dioses y los actos de Aquiles

Júpiter, al volver Aquiles a la batalla, convoca un consejo de los dioses, y les permite ayudar a cualquiera de las partes. Los terrores del combate descrito, cuando las deidades se enfrentan. Apolo anima a Eneas a reunirse con Aquiles.

Después de una larga conversación, estos dos héroes se encuentran; pero AEneas es preservado por la ayuda de Neptuno.

Aquiles cae sobre el resto de los troyanos y está a punto de matar a Héctor, pero Apolo lo lleva en una nube. Aquiles persigue a los troyanos con una gran matanza.

El mismo día continúa. La escena está en el campo antes de Troya.

Así ronda Pelides respirar la guerra y la sangre

Grecia, envainada en los brazos, junto a sus vasos estaba de pie;

Mientras que casi inminente desde una altura vecina,

Los batallones negros de Troya esperan el choque de la lucha.
Entonces Júpiter a Themis da la orden, para llamar

Los dioses se reunirán en la sala de las estrellas.
Vence en las cien colinas del Olimpo y vuela…
Y convoca a todo el Senado de los cielos.
Estos brillantes, en larga procesión vienen

A la eterna cúpula diamantina de Júpiter.
No había nadie ausente, ni una potencia rural…
Que persigue la verde penumbra, o el rosado emparrado…
Cada pelo rubio se secó en el bosque sombreado…
Cada hermana azul del diluvio de plata…
Todo menos el viejo Océano, viejo semental! que mantiene

Su antiguo asiento bajo las profundidades sagradas.
En tronos de mármol, con columnas lúcidas coronadas,

(La obra de Vulcano,) sentaron los poderes alrededor.

Incluso aquel cuyo tridente se balancea en el reino acuático…
Escuchó la fuerte citación, y abandonó la principal…
Asumió su trono en medio de las brillantes moradas,

Y así interrogaría al señor de los hombres y los dioses:

“Lo que mueve al dios que el cielo y la tierra ordena,

Y agarra el trueno en sus horribles manos,

Así para convocar a todo el estado etéreo…
¿Es Grecia y Troya el tema en debate?
Ya nos hemos reunido, los anfitriones de la fiesta aparecen,

Y la muerte se mantiene ardiente al borde de la guerra”.

“Es cierto (el poder de la nube responde)

Este día llamamos al consejo de los cielos…
En el cuidado de la raza humana; incluso el propio ojo de Júpiter

Ve con pesar a los mortales infelices morir.
Lejos en la cima del Olimpo en estado secreto

Nos sentaremos y veremos la mano del destino…
Trabaja en nuestro testamento. ¡Poderes celestiales! Desciende,

Y como sus mentes dirigen, su ayuda se presta…
A cualquiera de los anfitriones. Troya pronto debe yacer en el suelo,

Si el incontrolado Aquiles lucha solo…
Sus tropas, pero últimamente no se han encontrado con sus ojos.
¿Qué pueden hacer ahora, si en su furia se levanta?
¡Ayúdenlos, dioses! o el muro sagrado de Ilion.
Puede caer este día, aunque el destino prohíbe la caída”.

Dijo, y disparó sus pechos celestiales con rabia.
En las partes adversas, los dioses guerreros se enfrentan…
La horrible reina del cielo; y aquel cuya ronda azul

Ciñe el vasto globo; la doncella de armas renombrada;

Hermes, de las artes provechosas el sire;

Y Vulcano, el negro soberano del fuego…
Estos a la flota de reparación con vuelo instantáneo;

Los vasos tiemblan cuando los dioses se encienden.
En ayuda de Troya, Latona, vino Fobus,

Marte ardiente, la dama amante de la risa,

Xanthus, cuyos arroyos en corrientes doradas fluyen,

Y la casta cazadora del arco de plata.
Aún así, los dioses emplean sus diversas ayudas…
Cada pecho de Argive se hinchó con alegría varonil,

Mientras que el gran Aquiles (terror de la llanura),

Largo tiempo perdido en la batalla, brilló en los brazos de nuevo.

Terriblemente se paró frente a todos sus anfitriones.
Troya pálido contempló, y parece que ya había perdido…
Sus héroes más valientes jadean con miedo interior,

Y tembloroso ver a otro dios de la guerra.

Pero cuando los poderes que descienden se hinchan en la lucha,

Entonces el tumulto se levantó: furia feroz y afecto pálido.
Variado cada cara: entonces Discordia suena alarmas,

La Tierra hace eco, y las naciones se lanzan a las armas.
Ahora a través de las temblorosas costas que Minerva llama,

Y ahora ella truena desde los muros griegos.
Marte se cierne sobre su Troya, su mortaja de terror…
En tempestades sombrías, y una noche de nubes…
Ahora, a través de cada corazón troyano, la furia se derrama…
Con voz divina, desde las torres más altas de Ilion…
Ahora grita a Simois, desde su hermosa colina.
La montaña tembló, el rápido arroyo se detuvo.

Arriba, el señor de los dioses su trueno rueda,

Y los repiques sobre los repiques redoblados rasgan los postes.

Debajo, la popa de Neptuno sacude la tierra firme.
Los bosques se agitan, las montañas asienten alrededor…
A través de todas sus cumbres tiemblan los bosques de Ida,

Y de sus fuentes hierven sus cien inundaciones.

Las torretas de Troya se tambalean en la llanura rocosa.
Y las armadas lanzadas derrotan a la principal.
En lo profundo de las lúgubres regiones de los muertos,

El monarca infernal levantó su horrible cabeza…
Saltó de su trono, para que el brazo de Neptuno no se acostara…
Sus oscuros dominios se abren al día,

Y arrojar luz sobre las lúgubres moradas de Plutón
Aborrecido por los hombres, y terrible incluso para los dioses.

Tal guerra que hacen los inmortales; tales horrores desgarran…
La vasta cóncava del mundo, cuando los dioses se enfrentan…
El primer Phoebus de mango plateado tomó la llanura…
Contra el Neptuno azul, monarca de los principales.
El dios de las armas, su gigantesco despliegue de bultos…
Frente a Pallas, la doncella triunfante de la guerra.
Contra Latona marchó el hijo de May.
La temblorosa Dian, hermana del día,

(Sus flechas doradas sonando a su lado,)

Saturnia, la majestad del cielo, desafió…
Con el ardiente Vulcano en último lugar en la batalla se encuentra

El sagrado diluvio que rueda en las arenas doradas…
Xanthus su nombre con los de nacimiento celestial,

Pero llamado Escamoteador por los hijos de la tierra.

Mientras que así los dioses en varias ligas se comprometen,

Aquiles brillaba con más que una rabia mortal.
Héctor buscó; en busca de Héctor turn’d

Sus ojos alrededor, porque Héctor sólo se quemó…
Y estallar como un rayo a través de las filas, y jurar

Para llenar de su sangre al dios de las batallas.

Eneas fue el primero que se atrevió a quedarse.
Apolo lo metió en el camino del guerrero,

Pero se hinchó su pecho con una fuerza impávida,

Medio forzado y medio persuadido para la lucha.
Como el joven Lycaon, de la línea real…
En la voz y el aspecto, parece que el poder divino…
Y le pidió al jefe que reflexionara, hasta qué punto con el desprecio…
En amenazas lejanas desafió a la diosa nacida.

Entonces así el héroe de la cepa de Anchises:

“Para conocer a Pelides persuades en vano:

Ya me he encontrado, ni vacío de miedo…
Observó la furia de su lanza voladora;

Desde el bosque de Ida nos persiguió hasta el campo.
Nuestra fuerza se dispersó, y nuestras manadas las mató.
Lyrnessus, Pedasus en las cenizas yacía;

Pero sobreviví el día…
Si no, me hubiera hundido en una pelea fatal.
Por el feroz poder de Aquiles y Minerva.
Donde se movió, la diosa brilló antes,

Y bañó su lanza descarada en gore hostil.

¿Qué hombre mortal puede sostener Aquiles?
Los inmortales lo protegen a través de la espantosa llanura,

Y no permitas que su dardo caiga en vano.
Si Dios me ayudara, este brazo debería comprobar su poder.
Aunque fuerte en la batalla como una torre de bronce”.

A quien el hijo de Júpiter: “Ese dios implora,

Y ser lo que el gran Aquiles fue antes.
De la Venus celestial derivas tu cepa…
Y él, pero de una hermana de la principal…
Un anciano dios del mar padre de su línea…
Pero Júpiter es la fuente sagrada de los tuyos.
Entonces levanta tu arma para un noble golpe,

Ni temer la jactancia de un enemigo mortal”.

Dicho esto, y el espíritu respiró en su pecho,

A través de las gruesas tropas, el envalentonado héroe presionó…
Su acto aventurero la reina del brazo blanco lo inspeccionó…
Y así, reuniendo todos los poderes, dijo:

“¡Contemplen una acción, dioses! que reclama su cuidado,

Lo gran AEneas corriendo a la guerra!

Contra Pelides dirige su curso,

Phoebus impulsa, y Phoebus le da fuerza.
Restringir su audaz carrera; al menos, para asistir a

Nuestro héroe favorito, deja que descienda algo de poder.
Para proteger su vida, y añadir a su renombre,

Nosotros, el gran armamento del cielo, bajamos.
De ahora en adelante, déjalo caer, como el diseño del destino…
Eso hizo girar tan corto la ilustre línea de su vida:

Pero no sea que algún dios adverso se cruce en su camino…
Dale a saber qué poderes asisten este día:

Porque, ¿cómo podrán los mortales soportar las terribles alarmas…
cuando la hostia refulgente del cielo aparece en armas?”

Así ella; y así el dios cuya fuerza puede hacer

La base eterna del globo sólido se agita:

“Contra el poder del hombre, tan débilmente conocido,

¿Por qué los poderes celestiales deberían ejercer los suyos?
Basta con ir a la montaña para ver la escena…
Y dejar a la guerra los destinos de los hombres mortales.
Pero si el armipotente, o dios de la luz,

Obstruir el Aquiles, o comenzar la lucha.
De ahí que en los dioses de Troya descendamos rápidamente…
Muy pronto, no lo dudo, el conflicto terminará.
Y estos, en la ruina y la confusión arrojó,

Cede a nuestras armas conquistadoras el mundo inferior”.

Habiendo dicho esto, el tirano del mar…
Neptuno Coeruleo, se levantó, y marcó el camino.

Avanzando sobre el campo había un montículo…
De tierra congestionada, muros y zanjas alrededor…
En los viejos tiempos para proteger a Alcides hizo,

(El trabajo de los troyanos, con la ayuda de Minerva,)

¿A qué hora un monstruo vengativo del main

Barrió la amplia orilla y lo llevó a la llanura.

Aquí Neptuno y los dioses de Grecia reparan,

Con las nubes envueltas, y un velo de aire:

Los poderes adversos, alrededor de Apolo se pusieron,

Corona las hermosas colinas que el Simois plateado sombrea.
En el círculo cercano cada partido celestial se sentó,

La intención de formar el futuro esquema del destino…
Pero no se mezclan todavía en la lucha, aunque Júpiter en el alto

Da la señal fuerte, y los cielos responden.

Mientras tanto, los ejércitos apresurados esconden el suelo…
El centro pisoteado produce un sonido hueco:

Corceles encamisados en el correo, y jefes con armadura brillante,

El reluciente champaña brilla con una luz descarada.
En medio de ambos anfitriones (un espacio espantoso) aparecen,

Allí el gran Aquiles; el audaz AEneas, aquí.
Con pasos agigantados, Eneas avanzó por primera vez…
El plumaje asintiendo con la cabeza en su casco bailó…
Extiende sobre su pecho el escudo de la esgrima que llevaba,

Y, por lo que se movió, su jabalina flameó antes.
No así Pelides; furioso por comprometerse,

Se apresuró a ser impetuoso. Tal la furia del león,

¿Quién ve primero a sus enemigos con ojos desdeñosos…
Aunque todos en armas la ciudad poblada se levanta,

Acecha con descuido, con orgullo despreocupado.
Hasta que a la larga, por algún valiente joven desafiado,

A su atrevida lanza el salvaje se vuelve solo,

Murmura furia con un gemido hueco;

Él sonríe, hace espuma, pone los ojos en blanco.
Atado por su cola, sus lados se agitan…
Él llama a toda su rabia; rechina sus dientes,

Resuelto en la venganza, o resuelto en la muerte.

El feroz Aquiles en AEneas vuela…
Así se encuentra Eneas, y su fuerza desafía.
Antes de que el severo encuentro se uniera, comenzó…
La semilla de Thetis así al hijo de Venus:

“¿Por qué viene AEneas a través de las filas hasta ahora?
Busca que se encuentre con el brazo de Aquiles en la guerra,

Con la esperanza de que los reinos de Príamo disfruten,

Y probar sus méritos al trono de Troya…
Concede que bajo tu lanza Aquiles muera,

El monarca parcial puede rechazar el premio.
Hijos tiene muchos; a los que tu orgullo puede sofocar…
Y es su culpa amar a esos hijos demasiado bien.
O, en recompensa de tu mano victoriosa…
¿Ha propuesto Troya alguna amplia extensión de tierra

Un amplio bosque, o un dominio justo,

De colinas para las vides, y cultivable para el grano…
Incluso esto, tal vez, difícilmente probará tu suerte.
¿Pero puede ser Aquiles tan pronto olvidado?
Una vez (como creo) que vio este brandish’d spear

Y entonces el gran Eneas pareció temer…
Con la prisa de la montaña de Ida huyó,

Ni tampoco, hasta que llegó a Lyrnessus, giró la cabeza.
Sus altos muros no duran mucho nuestro progreso se mantiene…
Esos, Pallas, Jove, y nosotros, en las ruinas puestas:

En las cadenas griegas su raza cautiva fue lanzada…
Es cierto, el gran Eneas huyó demasiado rápido.
Defraudado de mi conquista una vez antes,

Lo que entonces perdí, los dioses lo restauran este día.
Ve, mientras puedas, evita el destino amenazado.
Los tontos se quedan para sentirlo, y son sabios demasiado tarde.”

Al hijo de este Anchises: “Tales palabras emplean

A uno que te teme, un chico sin guerra…
Así que despreciamos; lo mejor puede ser desafiado…
Con mezquinos reproches, y un orgullo poco masculino…
Indigno de la alta raza de la que venimos

Proclamada tan fuerte por la voz de la fama:

Cada uno de los padres ilustres dibuja su línea.
Cada diosa nacida, mitad humana, mitad divina.
Thetis’ este día, o la descendencia de Venus muere,

Y las lágrimas brotarán de los ojos celestiales.
Porque cuando dos héroes, así derivados, se enfrentan,

No está en palabras que la gloriosa lucha pueda terminar.
Si aún buscas aprender más sobre mi nacimiento…
(Un cuento resonó a través de la tierra espaciosa)

Escuchen cómo el glorioso origen que probamos…
Desde el antiguo Dardanus, el primero de Júpiter:

Levantó los muros de Dardania; para Ilion, entonces,

(La ciudad desde de los hombres de muchas lenguas,)

No lo era. Los nativos se contentaron con cultivar…
El pie sombreado de la colina de Ida.
Desde los manantiales del gran Erichthonius de Dardanus,

El más rico, una vez, de los reyes ricos de Asia…
Tres mil yeguas criaron sus espaciosos pastos…
Tres mil potros junto a sus madres alimentadas.
Boreas, enamorado del tren sprightly,

Escondió su divinidad en una melena que fluye,

Con voz disimulada a sus amores relinchó,

Y recorrió las bellezas salpicadas en el aguamiel…
Por lo tanto, surgieron otros doce de tipo no rival,

Veloces como sus yeguas madres, y su padre el viento.
Estos ligeramente descremados, cuando barrieron la llanura,

Ni cortar la hierba, ni doblar el grano tierno…
Y cuando a lo largo de los mares llanos volaron,

Escasamente en la superficie se enroscó el rocío salado.
Tal Erichthonius era: de él vino

El sagrado Tros, de quien el nombre de Troya…
Tres hijos de renombre adornaron su lecho nupcial,

Ilus, Assaracus, y Ganymed:

El incomparable Ganymed, divinamente justo,

El cielo, enamorado, arrebató al aire superior,

Llevar la copa de Júpiter (huésped etéreo,

La gracia y la gloria de la fiesta ambrosial).

Los dos hijos restantes la línea se divide:

La primera rosa Laomedon del lado de Ilus;

De él Tithonus, ahora en cuidados envejecidos,

Y Príamo, bendecido con Héctor, valiente y audaz…
Clytius y Lampus, una pareja de honor.
Y Hicetaon, rayo de guerra.
Del gran Assaracus surgieron los Capys, he

Begat Anchises, y Anchises me.

Tal es nuestra raza: Esta fortuna nos da nacimiento…
Pero sólo Júpiter dota al alma de valor…
Él, fuente de poder y fuerza! con ilimitado dominio,

Todo el valor humano da o quita.
Largo en el campo de las palabras que podemos contender,

El reproche es infinito, y no tiene fin,

Armado o con la verdad o la falsedad, correcto o incorrecto;

Un arma tan voluble es la lengua.
Herido, herimos; y ningún lado puede fallar,

Porque cada hombre tiene la misma fuerza para el ferrocarril.
Las mujeres solas, cuando en las calles se juntan,

Tal vez nos superen en esta guerra de palabras.
Como nosotros, ellos están de pie, rodeados por la multitud…
Y desahogar su ira impotente y ruidosa.

Cese entonces – Nuestro negocio en el campo de la lucha

No es para cuestionar, sino para probar nuestro poder.
A todos esos insultos que has ofrecido aquí,

Recibe esta respuesta: “Es mi lanza voladora”.

Habló. Con toda su fuerza la jabalina lanzada,

Fijado profundamente, y en voz alta en el peldaño de la brocheta.

Lejos en su brazo extendido, Pelides sostenía…
(Para cumplir con la lanza de trueno) su espantoso escudo,

Que temblaba mientras se pegaba; ni vacío de miedo

Vio, antes de que cayera, la inconmensurable lanza.
Sus miedos eran vanos; encantos impenetrables…
Aseguró el temperamento de los brazos etéreos.
A través de dos placas fuertes el punto de su paso se mantuvo,

Pero se detuvo, y descansó, por el tercer repelente.
Cinco placas de varios metales, varios moldes…
Componía el escudo; de latón cada pliegue exterior,

De estaño cada uno hacia adentro, y el oro medio:

Ahí se clavó la lanza. Entonces se levantó antes de que él tirara,

La poderosa lanza del gran Aquiles voló,

Y perforó el extremo del escudo de Dardan,

Donde el bronce chillón regresa con un sonido más agudo…
A través de la delgada orilla el arma Pelea se desliza,

Y la ligera cobertura de los cueros expandidos.

Cuando su cuerpo contraído se dobla…
Y sobre él alto se extiende la targeta de hendidura,

Ve, a través de sus placas de separación, el aire superior,

Y en su espalda percibe la lanza temblorosa:

Un destino tan cercano a él, le da un escalofrío en el alma.
Y nada ante sus ojos la luz de muchos colores.
Aquiles, corriendo con gritos espantosos,

Saca su hoja ancha, y en AEneas vuela:

AEneas rousing as the foe came on,

Con la fuerza recogida, se levanta una piedra poderosa:

Una masa enorme! que en los días modernos

No hay dos hijos degenerados en la Tierra que puedan criar.
Pero el dios del océano, cuyos terremotos sacuden el suelo.
Vio la angustia y movió los poderes:

“Lo! en el borde del destino AEneas se encuentra,

Una víctima instantánea de las manos de Aquiles…
Por Phoebus instó; pero Phoebus ha otorgado

Su ayuda en vano: el hombre que le da poder al dios.
¿Y podéis ver a este justo jefe expiar…
Con sangre sin culpa por vicios que no son los suyos…
A todos los dioses se les pagó sus votos constantes;

Claro, aunque él lucha por Troya, reclama nuestra ayuda.
El destino no quiere esto; ni tampoco puede Júpiter renunciar…
El futuro padre de la línea Dardan:

El primer gran ancestro obtuvo su gracia.
Y aún así su amor desciende sobre toda la raza:

Para Príamo ahora, y el tipo infiel de Príamo,

Al final son odiosos para la mente que todo lo ve;

En el gran Eneas se convertirá el reinado,

Y los hijos que suceden a los hijos que la línea duradera sostiene”.

El gran agitador de la tierra así: a quien responde

La diosa imperial de ojos radiantes…
“Tan bueno como es, para inmolar o perdonar…
El príncipe Dardan, oh Neptuno, ten cuidado.
Pallas y yo, por todo lo que los dioses pueden atar,

Han jurado destruir a los troyanos…
Ni siquiera un instante para prolongar su destino,

O salvar a un miembro del estado que se está hundiendo.
Hasta que su última llama se apague con su última sangre…
Y ni siquiera sus ruinas en ruinas son ya más.”

El rey del océano a la lucha desciende,

A través de todos los dardos silbantes su curso se curva,

Rápido interpuesto entre las moscas guerreras,

Y arroja una espesa oscuridad sobre los ojos de Aquiles.
Del escudo del gran Eneas la lanza que sacó,

Y a los pies de su amo el arma arrojó…
Hecho eso, con fuerza divina se arrebató en alto

El príncipe Dardan, y lo llevó a través del cielo,

Deslizamiento suave sin escalones, por encima de las cabezas.
De héroes guerreros, y de corceles saltadores…
Hasta que en el límite de la batalla se encienden,

Donde los caucanes lentos cierran la retaguardia de la lucha.

La divinidad allí (su forma celestial confesó)

Con palabras como estas el jadeante jefe se dirigió:

“¡Qué poder, oh príncipe! con fuerza inferior lejos,

Te instó a encontrarte con el brazo de Aquiles en la guerra…
De ahora en adelante, ten cuidado, ni antedate a tu condena,

Defraudando el destino de toda tu fama por venir.

Pero cuando el día decretado (por venir debe)

Pondrá a este terrible héroe en el polvo…
Que las furias de ese brazo se conozcan,

Asegura que ninguna fuerza griega trascienda la tuya”.

Con eso, lo dejó preguntándose mientras yacía,

Luego de Aquiles ahuyentó la niebla:

Repentinamente, regresando con una corriente de luz,

La escena de la guerra se precipitó a su vista.
Entonces así, sorprendido; “¡Que maravillas me vienen a la mente!

Mi lanza, que se partió en las alas del viento,

¡Acostado aquí delante de mí! y el señor Dardan,

Eso cayó en este instante, ¡desapareció de mi espada!
Pensé a solas con los mortales para competir,

Pero los poderes celestiales seguro que este enemigo defiende.
Grande como él es, nuestros brazos escasos intentará,

Contento por una vez, con todos sus dioses, para volar.

Ahora deja que otros sangren”. Dicho esto, en voz alta.
Él ventila su furia e inflama a la multitud:

“¡Oh, griegos! (llora, y todas las alarmas de rango)

¡Unir la batalla, hombre a hombre, y las armas a las armas!
No está en mí, aunque el cielo me favorezca.
Para cortar las tropas enteras, y hacer volar ejércitos enteros:

Ningún dios puede comprometerse por sí solo con un anfitrión así,

Ni el propio Marte, ni la rabia de la gran Minerva.
Pero lo que sea que Aquiles pueda inspirar…
Cualquier fuerza activa, o fuego activo…
Lo que este corazón pueda incitar, o la mano obedecer;

Todo, todo Aquiles, Griegos! es tuyo hoy.
A través de su amplio ejército este brazo dispersará el miedo…
Y adelgazar los escuadrones con mi única lanza”.

Él dijo: ni menos eufórico con la alegría marcial,

El dios Héctor calentó las tropas de Troya.
“¡Troyanos, a la guerra! Piensa, Héctor te guía en…
Ni temer las fanfarronadas del altivo hijo de Peleo.
Los hechos deben decidir nuestro destino. E’en estos con palabras

Insultar a los valientes, que tiemblan ante sus espadas:

El más débil ateo, desgraciado, todo el cielo desafía,

Pero se encoge y se estremece cuando el trueno vuela.
Ni de tu fanfarrón se retirará tu jefe,

No aunque su corazón fuera de acero, sus manos eran de fuego;

Ese fuego, ese acero, tu Héctor debería soportar…
Y valiente ese corazón vengativo, esa mano espantosa”.

Así (respirando rabia a través de todo) el héroe dijo;

Un bosque de lanzas se eleva alrededor de su cabeza,

Las almejas sobre las almejas tempestan todo el aire,

Se unen, se amontonan, se engrosan a la guerra.
Pero Febo le advierte desde el alto cielo para que evite…
La única pelea con el hijo divino de Thetis…
Más seguro para combatir en la banda mezclada,

Ni tentar demasiado cerca de los terrores de su mano.

Él oye, obediente al dios de la luz,

Y, sumergido entre las filas, espera la lucha.

Entonces el feroz Aquiles, gritando a los cielos,

En toda la fuerza de Troya con moscas de furia ilimitada.

Primera caída Iphytion, a la cabeza de su ejército;

Valiente era el jefe, y valiente el anfitrión que dirigía;

Del gran Otrynteus derivó su sangre,

Su madre era una Nais, de la inundación.
Bajo las sombras de Tmolus, coronado de nieve…
Desde los muros de Hyde gobernó las tierras de abajo.
Feroz como él salta, la espada su cabeza se divide:

El rostro partido cae en lados iguales:

Con los brazos fuertes golpea la llanura.
Mientras que así Aquiles se glorifica de los muertos:

“¡Estás ahí, Otríntida! La tierra de Troya…
Te recibe muerto, aunque Gygae se jacta de tu nacimiento.
Esos hermosos campos donde las olas de Hyllus se enrollan,

Y el abundante Hermus se hincha con mareas de oro…
Ya no son tuyos.” – El héroe insultante dijo,

Y lo dejó durmiendo en la sombra eterna.
Las ruedas rodantes de Grecia el cuerpo se desgarró,

Y se estrellaron sus ejes sin una vulgar corneta.

Demoleón a continuación, la descendencia de Antenor, laid

Sin aliento en el polvo, el precio de la temeridad pagado.
El acero impaciente con el balanceo de pleno derecho

Forzado a través de su descarado timón su furioso camino,

La resistencia condujo al cráneo del bateador antes,

Y se mezclaron todos los cerebros con gore.

Esto ve a los hipodamas, y se apoderó de miedo,

Deserta su carroza para un vuelo más rápido.
La lanza lo arresta: una herida innoble.
El jadeo de los remaches troyanos en el suelo.
Él gime lejos de su alma: no rugidos más fuertes,

En el santuario de Neptuno en las altas orillas de Helice,

La víctima es un toro; las rocas son redondas y amarillas.
Y el océano escucha el sonido agradecido.
Luego cayó sobre Polydore su furia vengativa,

La esperanza más joven de la edad de encorvamiento de Príamo…
(Cuyos pies para la rapidez en la carrera superan:)

De todos sus hijos, el más querido, y el último.
Al campo prohibido toma su vuelo,

En la primera locura de un joven caballero,

Para jactarse de su rapidez de ruedas alrededor de la llanura,

Pero no se jacta de mucho tiempo, con toda su rapidez asesinada:

Golpeado donde los cinturones de cruce se unen detrás,

Y los anillos de oro el doble plato trasero join’d

A través del ombligo se rompió el emocionante acero…
Y de rodillas, con chillidos penetrantes, cayó…
Las precipitadas entrañas se derraman sobre el suelo…
Sus manos se recogen; y la oscuridad lo envuelve.
Cuando Héctor vio, todo espantoso en su gore,

Así, tristemente, mató al infeliz Polydore,

Una nube de dolor nubló su vista,

Su alma ya no soportaba la lucha a distancia.
Lleno en el frente espantoso de Aquiles vino,

Y agitó su jabalina como una llama ondulante.
El hijo de Peleo ve, con alegría poseído,

Su corazón se eleva en su pecho.
“Y, ¡mira! el hombre al que el destino de los negros asiste…
El hombre que mató a Aquiles es su amigo.
Ya no habrá más lanza de Héctor y Pelides…
Se vuelven el uno al otro en los caminos de la guerra.”-

Entonces con ojos vengativos lo escaneó o’er:

“¡Ven y recibe tu destino!” No habló más.

Héctor, impávido, así: “Tales palabras emplean

A uno que te teme, un chico sin guerra…
Tales podríamos dar, desafiando y desafiado,

¡Malas relaciones de obsequio y orgullo!
Conozco tu fuerza a mi superior lejos;

Pero sólo el cielo confiere el éxito en la guerra.
Por más malo que sea, los dioses pueden guiar mi dardo,

Y le dará entrada en un corazón más valiente”.

Entonces parte la lanza: pero el aliento celestial de Pallas…
Lejos de Aquiles, la muerte alada…
El dardo de nuevo a Héctor vuela,

Y a los pies de su gran maestro se encuentra.
Aquiles se cierra con su odiado enemigo,

Su corazón y sus ojos con fl…


Libro: Iliada

Give a Comment