Guerra de Troya – Libro XVIII de la Ilíada, el clásico poema épico griego de Homero, relata los acontecimientos que llevaron a la caída de Troya.

Argumento: La pena de Aquiles, y la nueva armadura hecha por Vulcano

La noticia de la muerte de Patroclo es traída a Aquiles por Antilochus. Thetis, al oír sus lamentos, viene con todas sus ninfas marinas para consolarlo. Los discursos de la madre y el hijo en esta ocasión. Iris se aparece a Aquiles por orden de Juno, y le ordena que se muestre a la cabeza de las intrigas.

Su aparición cambia la suerte del día, y el cuerpo de Patroclo es llevado por los griegos.

Los troyanos convocan un consejo, en el que Héctor y Polidamas no están de acuerdo en sus opiniones: pero prevalece el consejo del primero, de permanecer acampado en el campo. El dolor de Aquiles por el cuerpo de Patroclo.

Thetis va al palacio de Vulcano para obtener nuevas armas para su hijo. La descripción de las maravillosas obras de Vulcano: y, por último, el noble del escudo de Aquiles.

La última parte del día nueve y veinte, y la noche siguiente, retoman este libro: la escena está en la tienda de Aquiles a la orilla del mar, desde donde se cambia al palacio de Vulcano.

Así como la rabia del fuego el combate arde,

Y ahora se levanta, ahora se hunde por turnos.
Mientras tanto, donde las amplias aguas del Hellespont fluyen,

El hijo de Néstor, el mensajero de la desgracia…
Allí se sentó Aquiles, a la sombra de sus velas,

En los patios elevados que se extienden hasta los vendavales…
Pensativo se sentó; por todo lo que el destino design’d

Rose en la triste perspectiva de su mente.
Así a su alma le dijo: “¡Ah! lo que constriñe

Los griegos, últimos vencedores, ahora para dejar las llanuras…
¿Es este el día, que el cielo hace tanto tiempo…
Ordenado, para hundirme con el peso del dolor…
(Así que Thetis advirtió;) cuando por una mano troyana

El más valiente de la banda de Myrmidonian

¡Debería perder la luz! Cumplido es ese decreto;

Caído es el guerrero, y Patroclo he!

En vano le cobré pronto por dejar la llanura,

Y advertir que se debe evitar la fuerza Hectoreana en vano!”

Así, mientras piensa, aparece Antilochus,

Y cuenta la melancólica historia con lágrimas.
“Triste noticia, hijo de Peleo, debes oír…
Y yo, el miserable, el mensajero involuntario.
¡Muerto es Patroclo! Por su cadáver luchan;

Su cadáver desnudo: sus brazos son la derecha de Héctor”.

Un repentino disparo de horror a través de todo el jefe,

Y envolvió sus sentidos en la nube de la pena…
Echado en el suelo, con manos furiosas se extendió

Las cenizas abrasadoras de su graciosa cabeza…
Su ropa púrpura, y sus cabellos dorados…
A los que deforma con polvo, y a los que desgarra…
En el suelo duro, su pecho gimiente arrojó,

Y rodó y se arrastró, como a la tierra que creció.

Las vírgenes cautivas, con encantos de desorden,

(Ganó por su cuenta, o por las armas de Patroclo,)

Salieron corriendo de sus tiendas con gritos; y se reunieron alrededor,

Golpearon sus blancos pechos, y se desmayaron en el suelo:

Mientras que el hijo de Néstor sostiene una parte más masculina…
Y llora al guerrero con un corazón de guerrero.
Se cuelga de sus brazos, en medio de su frenético dolor.
Y a menudo evita el golpe meditado.

Lejos, en los profundos abismos de la principal,

Con el viejo Nereus, y el tren acuático…
La diosa madre desde su trono de cristal…
Escuché sus fuertes gritos, y respondían a los gemidos.
Las Nereidas con su amante lloran,

Y todas las hermanas verde-marinas de las profundidades.
Thalia, Glauce (todos los nombres acuosos),

Nesaea suave, y Spio de plata vino:

Cymothoe y Cymodoce estaban cerca,

Y el azul languidece del suave ojo de Alia.
Sus cerraduras Actaea y Limnoria detrás,

Luego aparecen Proto, Doris, Panope,

Thoa, Pherusa, Doto, Melita;

Agave gentil, y Amphithoe gay:

Próxima Callianira, espectáculo de Callianassa

Su hermana mira; Dexamene el lento,

Y el veloz Dynamene, ahora corta las mareas:

Iaera ahora la onda verde se divide:

Nemertes con Apseudes levanta la cabeza,

La brillante Galatea abandona su cama de perlas.
Estos Orythia, Clymene, asisten,

Maera, Amphinome, el tren se extiende…
Y Janira negro, y Janassa justo,

Y Amatheia con su pelo ámbar.
Todo esto, y todo lo que en las profundidades del océano se mantuvo

Sus asientos sagrados, la brillante gruta se llenó…
Cada una golpeó su pecho de marfil con una tristeza silenciosa…
Hasta que las penas de Thetis comenzaron a fluir:

“¡Escuchadme y juzgad, hermanas de la principal!
¡Cómo una causa justa tiene Thetis para quejarse!
¡Cuán miserable, si fuera mortal, sería mi destino!
¡Cuánto más que miserable en el estado inmortal!
De mi cama surgió un héroe divino,

El más valiente lejos que jamás haya llevado el nombre;

Como una aceituna de feria, por mi cuidadosa mano…
Creció, floreció y adornó la tierra.
A Troya lo envié: pero el destino ordena

Él nunca, nunca debe volver de nuevo.
Tan corto un espacio la luz del cielo para ver,

Tan corto, ¡ay! y lleno de angustia también!
¡Escucha cómo sus penas resuenan en la orilla!
No puedo aliviarlos, pero debo lamentar…
Voy por lo menos a llevar una parte tierna,

Y llorar a mi amada con el corazón de una madre”.

Ella dijo, y dejó las cavernas de la principal,

Todo bañado en lágrimas; el tren de la melancolía

Atiende a su manera. Amplia parte de la apertura de las mareas,

Mientras que la larga pompa la onda de plata se divide.

Acercándose ahora, tocaron la tierra de Troya.
Luego, de dos en dos, subió por la cadena.
La madre inmortal, de pie cerca de

Su triste descendencia, a sus suspiros respondió;

A lo largo de la costa sus clamores mezclados corrían,

Y así comenzó la dama de pies plateados:

“¿Por qué llora mi hijo? Tu difunto preferiría pedir

El dios ha concedido, y los griegos angustiados:

¿Por qué llora mi hijo? Tu angustia me permite compartir,

Revela la causa, y confía en el cuidado de un padre”.

Él, gimiendo profundamente – “A este dolor sin cura,

Ni siquiera el favor de los Thunderer trae alivio.
Patroclo – ¡Ah! – digamos, diosa, ¿puedo presumir

¿Un placer ahora? La venganza en sí se ha perdido.
Patroclo, amado por todo mi entrenamiento marcial…
¡Más allá de la humanidad, más allá de mí mismo es asesinado!
Perdidos están esos brazos que los mismos dioses otorgan…
En Peleo; Héctor lleva la gloriosa carga.
Maldito sea ese día, cuando todos los poderes arriba

Tus encantos sometidos a un amor mortal:

Oh, ¿todavía eres una hermana de la principal…
Persiguiendo los placeres del reino acuático:

Y más feliz Peleus, menos ambicioso, led

¡Una belleza mortal a su cama!
“Ere el triste fruto de tu infeliz vientre”.
Había causado tales penas pasadas, y las penas por venir.

Porque pronto, ¡ay! esa miserable descendencia asesinada,

Nuevos males, nuevas penas, crearán de nuevo.

No está en el destino la alternativa ahora para dar…
Muerto Patroclo, Aquiles odia vivir.
Déjame vengarme del orgulloso corazón de Héctor.
Deja que su último espíritu eche humo sobre mi dardo.
En estas condiciones voy a respirar: hasta entonces,

Me ruborizo al caminar entre la raza de los hombres”.

Un diluvio de lágrimas, en esto, la diosa derramó:

“¡Ah, entonces, te veo morir, te veo muerto!
Cuando Héctor cae, tú mueres. “-“Deja que Héctor muera,

¡Y déjame caer! (Aquiles hizo la respuesta)

Patroclo está lejos de su llanura natal.
Cayó, y cayendo, deseó mi ayuda en vano.
Ah, entonces, ya que desde este miserable día

Arrojo toda esperanza de mi regreso.
Desde que, sin vengarse, cien fantasmas demandan

El destino de Héctor de la mano de Aquiles…
Desde aquí, por el coraje brutal muy reconocido,

Vivo una carga ociosa en el suelo,

(Otros en el consejo son famosos por sus habilidades más nobles,

Más útil para preservar, que para matar,)

Permítame – ¡Pero oh! ¡Ustedes, los poderes gentiles de arriba!
La ira y la venganza de los hombres y los dioses eliminan:

Lejos, demasiado querido para cada pecho mortal,

Dulce para el alma, como la miel para el gusto.
Reuniéndose como vapores de un tipo nocivo

De sangre ardiente, y oscureciendo toda la mente.

Me Agamenón instó al odio mortal;

Es pasado – lo aplasto; me resigno al destino.
Sí – me encontraré con el asesino de mi amigo.
O (si los dioses lo ordenan) cumplir con mi fin.

El golpe del destino que el más fuerte no puede evitar…
El gran Alcides, el hijo desigual de Júpiter,

Para el odio de Juno, al final renunció a su aliento…
Y hundió a la víctima de la muerte que todo lo conquistaba.

¡Así caerá Aquiles! Se estiró pálido y muerto,

No más la esperanza griega, o el temor troyano!
Permítanme, en este instante, correr hacia los campos…
Y cosechar la gloria que produce la corta cosecha de la vida.
¿No debería forzar a una viuda a que se desgarre…?
Con manos frenéticas su largo y desaliñado cabello…
¿No debería obligar a su pecho a que se mueva con los suspiros?
Y las suaves lágrimas que gotean de sus ojos…
Sí, le daré a la feria esos lúgubres encantos –

En vano me sostienes… ¡Por eso! ¡Mis brazos! ¡Mis brazos!-

Pronto el torrente sanguíneo se extenderá tan ampliamente…
Que todos sepan que Aquiles sube la marea”.

“Mi hijo (Thetis coerulean hizo la respuesta,

Al destino sometiéndose con un suspiro secreto,)

El anfitrión para socorrer, y tus amigos para salvar,

Es digno de ti; el deber de los valientes.

Pero, ¿puedes tú, desnudo, ir a las llanuras?
Tus radiantes brazos que el enemigo troyano detiene.
El insultante Héctor lleva el botín en alto,

Pero glorias vanas, porque su destino está cerca.
Sin embargo, aún así tu generoso ardor permanece…
Asegurado, me encuentro contigo en el amanecer del día,

Cargado con armas refulgentes (una carga gloriosa),

Armas vulcanianas, el trabajo de un dios”.

Luego, volviendo a las hijas de la principal…
La diosa despidió así su tren azul:

“Ye sister Nereids! to your deeps descend;

Rápido, y el asiento sagrado de nuestro padre asistirá…
Voy a encontrar al arquitecto divino,

Donde brillan las vastas cumbres estrelladas del Olimpo:

Así que dile a nuestro viejo padre”. Esta acusación que hizo…
Las hermanas del mar-verde se sumergen bajo la ola:

Thetis una vez más asciende a las moradas benditas,

Y pisa el descarado umbral de los dioses.

Y ahora los griegos de la furiosa fuerza de Héctor,

Insta a la amplia Hellespont su curso de cabeza;

Ni tampoco el cuerpo de sus jefes Patroclo…
A salvo a través de la tempestad hasta la orilla de la carpa.
El caballo, el pie, con igual furia se unió,

Se echó en la parte trasera, y el trueno se acercó por detrás:

Y como una llama a través de los campos de maíz maduro…
La rabia de Héctor o’er las filas fue soportada.

Tres veces el héroe asesinado por el pie que dibujó;

Tres veces al cielo volaron los gritos de Troya.
Como de los Ajaces su asalto sostiene;

Pero comprobado, se gira; repulsado, ataca de nuevo.

Con gritos más feroces sus tropas persistentes él dispara,

Ni da un paso, ni de su puesto se retira:

Así que los pastores vigilantes se esfuerzan por forzar, en vano,

El león hambriento de un cadáver asesinado.
Aún así, Patroclo se había ido,

Y todas las glorias del día extendido,

No había alto Juno de los reinos del aire,

Secreto, despachó a su mensajero de confianza.
La diosa del arco de la lluvia,

Disparado en un torbellino a la orilla de abajo;

Al gran Aquiles en sus barcos ella vino,

Y así comenzó la dama de los muchos colores:

“¡Levántate, hijo de Peleo! ¡Levántate, divinamente valiente!
Ayudar al combate, y Patroclo salvar:

Para él la matanza a la flota se extendió,

Y caen por las heridas mutuas alrededor de los muertos.
Para arrastrarlo de vuelta a Troya el enemigo sostiene…
Ni con su muerte termina la furia de Héctor:

Una presa para los perros condena al cadáver a mentir,

Y marca el lugar para fijar su cabeza en alto.

Levántate, y evita (si todavía piensas en la fama)

La desgracia de tu amigo, tu propia vergüenza eterna!”

“¿Quién te envía, diosa, desde los cielos etéreos?”
Aquiles así. E Iris responde así:

“¡Yo vengo, Pelides! de la reina de Júpiter,

La inmortal emperatriz de los reinos de arriba…
Desconocido para él que se sienta a distancia en lo alto,

Desconocido para todos los sínodos del cielo.
“Comienzas en vano (llora, con furia calentada);

No tengo armas, y puedo luchar sin armas?
No dispuesto como estoy, de fuerza me quedo,

Hasta que Thetis me traiga al amanecer del día…
Armas vulcanianas: ¿qué otra cosa puedo manejar?
Excepto el poderoso escudo telamoniano…
Eso, en defensa de mi amigo, ha hecho que Ajax se extienda,

Mientras su fuerte lanza alrededor de él amontona a los muertos…
El galante jefe defiende al hijo de Menoetius,

Y hace lo que su Aquiles debería haber hecho”.

“Tu falta de armas (dijo Iris) bien sabemos;

Pero aunque sin armas, pero vestida de terror, ¡vamos!
Deja que aparezca la trinchera de Aquiles,

El orgulloso Troya temblará, y consentirá en temer…
Grecia de un vistazo de ese tremendo ojo

Tomará un nuevo valor, y el desdén para volar.”

Habló y pasó en el aire. El héroe se levantó:

Su égida Pallas sobre su hombro lanza;

Alrededor de sus cejas una nube dorada se extendió;

Una corriente de gloria flameaba sobre su cabeza.
Como cuando de algún pueblo asediado surge

Los humos, el rizo alto a los cielos sombreados;

(Visto desde alguna isla, o la principal a lo lejos,

Cuando los hombres angustiados se aferran al signo de la guerra…
Tan pronto como el sol en el océano esconde sus rayos,

Gruesas en las colinas las balizas en llamas arden;

Con los rayos proyectados a largo plazo los mares son brillantes,

Y el alto arco del cielo refleja la luz rojiza:

Así que de la cabeza de Aquiles se elevan los esplendores,

Reflejando fuego sobre fuego contra los cielos.
El jefe marchó, y distante de la multitud…
En lo alto de la muralla levantó su voz en voz alta.
Con su propio grito Minerva hincha el sonido;

Troya comienza a asombrarse, y las costas se recuperan.
Como la boca descarada de la trompeta desde lejos…
Con el estridente clanguro suena la alarma de la guerra,

Golpeado desde las paredes, los ecos flotan en lo alto,

Y los baluartes redondos y las torres gruesas responden;

Tan alta su voz descarada que el héroe se remontaba…
Los anfitriones dejaron caer sus brazos, y temblaron al oírlo.
Y atrás los carros ruedan, y los mensajeros se dirigen,

Y los corceles y los hombres yacen mezclados en el suelo.
Es horroroso que vean jugar a los relámpagos vivientes,

Y giran sus ojos del rayo intermitente.
Tres veces desde la trinchera su terrible voz se elevó,

Y tres veces huyeron, confundidos y asombrados.
Doce en el tumulto encajonado, inoportuno apresuramiento

En sus propias lanzas, por sus propios carros aplastados:

Mientras que, protegidos de los dardos, los griegos obtienen

El largo cadáver del asesinado.

Un féretro elevado que el guerrero sin aliento lleva:

Alrededor, sus tristes compañeros se derriten en lágrimas.
Pero el jefe Aquiles, agachando la cabeza…
Vierte las penas que no tienen sentido sobre los muertos,

Quien tarde triunfó, con sus corceles y su coche,

Él envió a refulgente al campo de la guerra;

(¡Cambio infeliz!) ahora sin sentido, pálido, encontró,

Se estiró y se cortó con muchas heridas abiertas.

Mientras tanto, incansable con su camino celestial…
En las olas del océano, la luz involuntaria del día…
Apagó su orbe roja, en el alto mando de Juno…
Y de sus labores se desprendió la banda de Achaian.

Los asustados troyanos (jadeando de la guerra,

Sus corceles sin arnés del coche cansado)

Una repentina llamada del consejo: cada jefe aparece d

De prisa, y de pie; porque para sentarse temen d.

No había tiempo para un debate prolongado.
Vieron a Aquiles, y en él su destino.
Se quedaron en silencio: Polidamas al fin,

Habilidad para discernir el futuro por el pasado,

El hijo de Panto, así expresó sus temores…
(El amigo de Héctor, y de años iguales;

La misma noche a ambos un ser dado,

Un sabio en el consejo, uno en la acción valiente):

“En el libre debate, mis amigos, su frase habla;

Para mí, me muevo, antes de la pausa de la mañana,

Para levantar nuestro campamento: demasiado peligroso aquí nuestro puesto,

Lejos de las murallas de Troya, y en una costa desnuda.

No creo que Grecia sea tan terrible, mientras esté comprometida…
En disputas mutuas, su rey y héroe se enfurecieron…
Entonces, mientras esperábamos que nuestros ejércitos pudieran prevalecer…
Acampamos audazmente al lado de un millar de velas.
Temo a Pelides ahora: su furia de la mente…
No mucho tiempo continúa hasta las costas confinadas,

Ni a los campos, donde largo en igual fray

Las naciones contendientes ganaron y perdieron el día.
Para Troya, para Troya, de ahora en adelante será la lucha,

Y la dura competencia no por la fama, sino por la vida.
Apresúrate entonces a Ilion, mientras que la noche favorita

Detiene estos terrores, evita que ese brazo luche.
Si el sol de la mañana nos contempla aquí…
Ese brazo, esos terrores, los sentiremos, no el miedo.
Y los corazones que ahora desprecian, saltarán de alegría,

Si el cielo les permite entonces entrar en Troya.
No permitas que mi profecía fatal sea cierta,

Ni lo que tiembla sino pensar, sigue.
Cualquiera que sea nuestro destino, sin embargo, vamos a tratar de

¿Qué fuerza de pensamiento y de razón puede suministrar;

Déjenos en el consejo para nuestra guardia depende;

La ciudad que sus puertas y baluartes defenderán.

Cuando amanece, nuestros bien nombrados poderes,

Arreglado en armas, se alineará en las altas torres.
Deje que el héroe feroz, entonces, cuando la furia llama,

Ventila su loca venganza en nuestras paredes rocosas,

O buscar mil círculos alrededor de la llanura,

Hasta que sus gastados corredores busquen de nuevo a la flota.
Que su rabia esté cansada, y que el trabajo se haya reducido.
Y los perros lo desgarrarán antes de que saquee el pueblo”.

“¡Regresa! (dijo Héctor, disparó con un severo desdén)

¿Qué? ¿Ejércitos enteros en nuestras paredes otra vez?
No fue suficiente, ustedes valientes guerreros, digamos,

Nueve años de prisión en esas torres que usted pone…
En todo el mundo, Ilion era famoso por su antigua vida…
Para el latón sin reservas, y para las minas de oro…
Pero mientras que en sus paredes nos quedamos, nos quedamos…
Hundidos estaban sus tesoros, y sus tiendas se descomponían.
Los Frigios ahora su botín disperso disfrutar,

Y la orgullosa Maeonia desperdicia los frutos de Troya.
El Gran Júpiter al fin mis brazos para conquistar llama,

Y encierra a los griegos en sus paredes de madera.
¿Te atreves a desanimar a quien los dioses incitan?
¿Vuela algún troyano? Voy a detener su vuelo.
Para aconsejar mejor que prestar atención…
Tome el refrigerio adecuado, y el reloj atiende.
Si hay alguien cuyas riquezas le cuestan el cuidado…
Que los traiga para que las tropas los compartan.
Es mejor que se les otorgue generosamente a esos,

que dejó el saqueo de los enemigos de nuestro país.
Tan pronto como la mañana el oriente púrpura se calienta,

Fieros en la marina de guerra vamos a verter nuestras armas.
Si el gran Aquiles se eleva con todas sus fuerzas…
Su ser el peligro: Voy a soportar la lucha.

¡Honor, dioses! o dejadme ganar o dar…
Y vive él glorioso, ¡quién vivirá!
Marte es nuestro señor común, igual a todos.
Y a menudo el vencedor triunfa, pero para caer”.

El anfitrión gritando en fuertes aplausos se unió…
Así que Pallas les robó la mayoría de sus mentes.
A su propio sentido condenado, y dejado a elegir

El peor consejo, el mejor para rechazar.

Mientras la larga noche extiende su reinado de marta,

Alrededor de Patroclo lloraba el tren griego.
Severo en la pena superior Pelides se puso de pie;

Esos brazos de matanza, tan utilizados para bañarse en sangre,

Ahora agarrar sus miembros de arcilla fría: entonces comienzo efusivo

Las lágrimas, y los suspiros estallan de su corazón hinchado.

El león así, con una terrible angustia picada,

Ruge a través del desierto, y exige a sus jóvenes…
Cuando el salvaje sombrío, a su guarida desvalijada…
Demasiado tarde volviendo, se apaga la pista de los hombres,

Y sobre los valles y sobre los límites del bosque…
Su clamorosa pena resuena la madera que brama.
Así que aflige a Aquiles; y, impetuoso, ventila

A todos sus mirmidones sus fuertes lamentos.

“¡En qué vana promesa, dioses! ¿Me comprometí,

Cuándo consolar la débil edad de Menoetius,

Juré que su muy amada descendencia restauraría…
Cargado con un rico botín, para la justa orilla de Opuntia…
Pero el poderoso Júpiter se queda corto, con sólo el desdén,

Las largas, largas vistas del pobre hombre de diseño!
Un destino que el guerrero y el amigo deben golpear,

Y las arenas negras de Troya deben beber nuestra sangre de la misma manera.
Yo también, una madre miserable, lo lamentaré.
¡Un padre anciano nunca me ve más!
Sin embargo, mi Patroclo! sin embargo, un espacio me quedo,

Entonces te perseguirá rápidamente por el oscuro camino.
Antes de que tus queridas reliquias en la tumba sean puestas,

¿Se ofrecerá la cabeza de Héctor a tu sombra?
Que, con sus brazos, colgará ante tu santuario;

Y doce, el más noble de la línea de Troya…
Sagrado a la venganza, por esta mano expiran;

Sus vidas se derramaron alrededor de tu pira en llamas.
¡Así que déjame mentir hasta entonces! Así, estrechamente presionado,

Báñate la cara fría y solloza sobre tu pecho.
Mientras que los cautivos troyanos aquí tus dolientes se quedan,

Llorar toda la noche y murmurar todo el día.
El botín de mis brazos, y los tuyos; cuando, desperdiciando mucho,

Nuestras espadas cumplieron con el tiempo y conquistaron lado a lado”.

Habló, y pidió a los tristes asistentes que rodearan…
Limpia el cadáver pálido, y lava cada herida de honor.
Un caldero masivo de estupendo marco

Trajeron, y lo colocaron sobre la llama creciente…
Entonces amontonó la madera encendida; la llama se divide…
Debajo del jarrón, y sube por los costados:

En su amplio vientre vierten el arroyo que corre;

El agua hirviendo burbujea hasta el borde.
El cuerpo entonces se bañan con trabajo piadoso,

Embalsamar las heridas, ungir los miembros con aceite,

En lo alto de una cama de estado extendida, se colocó,

Y cubierto decentemente con un tono de lino.
El último de los muertos, el velo blanco como la leche que arrojaron…
Hecho esto, sus penas y sus suspiros se renuevan.

Mientras tanto, a Juno, en los reinos de arriba…
(Su esposa y su hermana,) habló el todopoderoso Jove.

“Por fin prevalece tu voluntad: el hijo del gran Peleo…
Levántate en armas: tu gracia ha ganado a los griegos.
Diga (porque no lo sé), ¿es su raza divina,

¿Y tú eres la madre de esa línea marcial?”

“¿Qué palabras son estas? (la dama imperial responde,

Mientras que la ira destellaba de sus majestuosos ojos)

Un éxito como este un brazo mortal podría prestar,

Y tal éxito, el mero ingenio humano asiste…
¿Y no debería yo, el segundo poder arriba,

Reina del cielo, y consorte de la Júpiter estruendosa,

Diga, ¿no debo ordenar el destino de una nación,

¿No causar mi venganza en una tierra culpable?”

Así que ellos. Mientras tanto, la dama de pies plateados…
Alcanzó la cúpula de Vulcano, ¡marco eterno!
Alto-eminente en medio de las obras divinas,

Donde brillan las mansiones del cielo.
Allí el arquitecto cojo que la diosa encontró,

Oscura en el humo, sus forjas flameando alrededor,

Mientras se bañaba en sudor de fuego a fuego, voló…
Y resoplando fuerte, las olas rugientes soplaron.

Ese día, ninguna tarea común que su trabajo reclamaba…
Veinte trípodes completos para su sala que enmarcó,

Que se colocó en ruedas vivas de oro masivo,

(Maravilloso de decir,) instinto con espíritu roll’d

De un lugar a otro, alrededor de las moradas benditas…
Auto-movido, obediente al llamado de los dioses:

Por sus hermosas manijas ahora, o’erwrought con flores,

En moldes preparados, el mineral brillante que vierte.

Igual de sensible a su pensamiento el marco

Se detuvo rápidamente para moverse, la diosa azul vino…
Charis, su esposa, una gracia divinamente justa,

(Con filetes púrpura alrededor de su pelo trenzado,)

La observaba entrar; su mano suave la presionaba,

Y, sonriendo, así se dirigió la reina acuática:

“¿Qué, diosa! este inusual favor dibuja…?
¡Todos saluden, y bienvenidos! ¿Qué es lo que causa?
Hasta ahora un extraño, en una hora feliz…
Acércate y prueba las delicadezas del emparrado”.

En lo alto de un trono, con estrellas de plata agraciadas,

Y varios artificios, la reina los colocó…
Un taburete a sus pies: entonces llamando, dijo,

“Vulcano, acércate, Thetis te pide ayuda.”
“Thetis (respondió el dios) nuestros poderes pueden reclamar,

¡Un nombre siempre querido, siempre honrado!
Cuando mi orgullosa madre me arrojó del cielo…
(Mi forma torpe, parece, disgustó a su ojo,)

Ella, y Eurynome, mis penas se repararon,

Y suave me recibió en su pecho de plata.

Incluso entonces estas artes emplearon mi pensamiento infantil.
Cadenas, brazaletes, colgantes, todos sus juguetes, yo los forjé.
Nueve años guardados en secreto en la oscura morada,

Seguro que me acosté, oculto del hombre y de Dios.
En lo profundo de una caverna, mis días fueron guiados…
El murmullo del océano sobre mi cabeza.
Ahora, ya que su presencia alegra nuestra mansión, digamos,

Para tal desierto, ¿qué servicio puedo pagar?
Vouchsafe, O Thetis! en nuestro tablero para compartir

Los ritos geniales, y la comida hospitalaria…
Mientras que yo los trabajos de la fragua renuncian,

Y ordena que los fuelles rugientes dejen de soplar”.

Entonces de su yunque el artista cojo se levantó…
Amplio con las piernas distorsionadas oblicuas va,

Y se calman los fuelles, y (en orden de colocación)

Guarda en sus cofres sus instrumentos de comercio.
Luego con una esponja el trabajador de hollín se viste…
Sus brazos musculosos y sus pechos peludos.
Con su enorme cetro agraciado, y su traje rojo,

Vino deteniendo al soberano del fuego.
Los pasos del monarca dos formas femeninas sostienen,

Que se movía y respiraba en el oro animado;

A quien se le dio la voz, el sentido y la ciencia…
De las obras divinas (tales maravillas están en el cielo!)

En estos apoyados, con un andar desigual,

Llegó al trono donde el pensativo estado de Thetis…
Allí colocado a su lado en el marco brillante,

Así se dirigió a la dama de pies plateados:

“¡Tú, bienvenida, diosa! ¿Qué ocasión llama

(Hasta luego un extraño) a estos muros de honor?
Es tuya, hermosa Thetis, la orden de poner,

Y la alegría y el deber de obedecer de Vulcano”.

A quien la madre afligida responde así:

(Las gotas de cristal estaban temblando en sus ojos:)

“¡Oh Vulcano! Di, alguna vez fue el pecho divino…
Tan atravesado por las penas, tan o’erwhelm’d como el mío…
De todas las diosas, ¿Júpiter preparó

Para Thetis sólo hay un peso de cuidado…
Yo, sólo yo, de toda la raza acuática…
A la fuerza, sometido al abrazo de un hombre,

Quien, hundiéndose ahora con la edad y la pena, paga

La poderosa multa impuesta por la duración de los días.
Salió de mi cama, un héroe divino vino,

El…


Libro: Iliada

Give a Comment