Guerra de Troya – El libro XVII de la Ilíada, el clásico poema épico griego de Homero, relata los eventos que llevaron a la caída de Troya.

Argumento: La Séptima Batalla, por el Cuerpo de Patroclo. – Los actos de Menelao

Menelao, a la muerte de Patroclo, defiende su cuerpo del enemigo: Euforbus, que lo intenta, es asesinado. Héctor avanza, Menelao se retira; pero pronto regresa con Áyax, y lo expulsa. Glaucus se opone a que Héctor huya, y por ello se pone la armadura que había ganado a Patroclo, y renueva la batalla.

Los griegos ceden, hasta que Áyax los reúna: Eneas sostiene a los troyanos. Eneas y Héctor intentan el carro de Aquiles, que es llevado por Automedón.

Los caballos de Aquiles deploran la pérdida de Patroclo: Júpiter cubre su cuerpo con una espesa oscuridad: la noble oración de Áyax en esa ocasión.

Menelao envía a Antílocuo a Aquiles, con la noticia de la muerte de Patroclo: luego vuelve a la lucha, donde, aunque atacados con la mayor furia, él y Meriones, asistidos por los Ajaces, llevan el cuerpo a las naves.

La hora es la tarde del día ocho y veinte. La escena se encuentra en los campos antes de Troya.

En la fría tierra divina Patroclo se extendió,

Mentiras perforadas con heridas entre los muertos vulgares.
Gran Menelao, tocado con generosa aflicción,

Salta al frente, y lo protege del enemigo.
Así, alrededor de su joven recién caída, la ternera se mueve…
Fruto de su agonía, y primogénito de sus amores.
Y ansioso (indefenso como yace, y desnudo)

Se vuelve, y la vuelve a volver, con el cuidado de una madre,

Opuesto a cada uno que cerca del cadáver vino,

Su amplio escudo brilla, y sus lanzas arden.

El hijo de Panthus, con la habilidad de enviar el dardo,

Ojos del héroe muerto, e insulta al amigo.
“Esta mano, Atrides, puso a Patroclo bajo;

¡Guerrero! Desiste, ni tientes un golpe igual:

A mí el botín que mi destreza ganó, renuncia:

Partid con vida, y dejad la gloria mía”

El troyano así: el monarca espartano burn’d

Con generosa angustia, y en desprecio a cambio:

“¡No te rías, Júpiter! desde tu trono superior,
Cuando los mortales se jactan de una destreza que no es suya…
No es así como el león se glorifica en su poder,

Ni la pantera se enfrenta a su enemigo manchado en la lucha,

Ni tampoco el jabalí (esos terrores de la llanura;)

El hombre sólo alardea de su fuerza, y alardea en vano.
Pero lejos el más vanidoso de los jactanciosos,

Estos hijos de Panthus ventilan su mente altiva.
Sin embargo, fue muy tarde, bajo mi acero conquistador…
El hermano de este fanfarrón, Hyperenor, cayó…
Contra nuestro brazo, que desafió precipitadamente,

Vano fue su vigor, y como vano su orgullo.

Estos ojos lo vieron en el polvo expirar,

No más para animar a su esposa, o alegrar a su señor.
¡Juventud presuntuosa! como la suya será tu perdición,

Ve, espera a tu hermano en la penumbra de Estigia.
O, mientras puedas, evita el destino amenazado.
Los tontos se quedan para sentirlo, y son sabios demasiado tarde.”

Inmóvil, Euforbio así: “Esa acción conocida,

Ven, porque la sangre de mi hermano paga la tuya.
Su lloroso padre reclama tu cabeza destinada,

Y el cónyuge, una viuda en su cama nupcial.
A estos despojos conquistados les daré,

Para calmar el dolor de una consorte y de un padre.
No más entonces aplazar la gloriosa lucha,

Que el cielo decida nuestra fortuna, fama y vida”.

Rápido como la palabra la lanza de misiles que lanza;

El arma bien apuntada en los anillos de los broches,

Pero aplastado por el latón, caídas inofensivas.

En Júpiter el padre gran Atrides llama,

Ni vuela la jabalina de su brazo en vano,

Le atravesó la garganta, y lo dobló hacia la llanura.
A lo largo del cuello aparece la espeluznante herida,

El guerrero se hunde en la propensión, y sus brazos resuenan.
Los brillantes círculos de su pelo dorado…
Que incluso las Gracias podrían estar orgullosas de llevar,

Con gemas y oro, destruye la orilla…
Con polvo deshonrado, y deformado con sangre.

Como el joven Olive, en alguna escena silvestre…
Coronado por fuentes frescas con el verde eterno,

Levanta la cabeza alegre, en la feria de las flores nevadas,

Y juega y baila al aire libre.
Cuando lo! un torbellino del alto cielo invade

La planta tierna, y se marchita en todos sus matices.
yace desarraigada de su cama genial,

Una ruina encantadora ahora desfigurada y muerta:

Así joven, así hermoso, Euphorbus lay,

Mientras el feroz espartano le arrancaba los brazos.
Orgulloso de su obra, y glorioso en el premio,

Troya, el altísimo vencedor, vuela…
Moscas, como antes de la ira de algún puma…
El pueblo maldito y tembloroso swains se retira,

Cuando sobre el toro de la matanza lo escuchan rugir,

Y ver sus mandíbulas destilar con gore humeante:

Todos palidecen de miedo, a distancia se dispersan alrededor,

Gritan incesantemente, y los valles resuenan.

Mientras tanto, Apolo miraba con ojos envidiosos…
e instó al gran Héctor a disputar el premio.
(En la forma de Mentes, bajo cuyo cuidado marcial

Los rudos ciconianos aprendieron el oficio de la guerra.
“Abandona (lloró) con una velocidad inútil para perseguir

Corredores de Aquiles, de raza etérea
No se rebajan, estos, a la orden del hombre mortal,

O rebajarse a la gran mano de Aquiles.
Demasiado tiempo entretenido con una persecución tan vana,

Gira, y mira al valiente Euforbus asesinado.
Por Esparta asesinada! por siempre suprimida.
El fuego que arde en ese pecho impávido”.

Habiendo hablado así, el ala de Apolo hizo su vuelo…
Y se mezcló con los mortales en los esfuerzos de la lucha…
Sus palabras infijeron un cuidado indecible…
En lo profundo del alma del gran Héctor: a través de toda la guerra…
Se pincha el ojo ansioso; y, al instante, se ve…
El héroe sin aliento en su sangre imbuido,

(Cuarto brote de la herida, como propenso que estaba)

Y en las manos del vencedor la brillante presa.
Envuelto en brazos brillantes, a través de filas divididas él vuela,

Y envía su voz en el trueno a los cielos:

Feroz como un diluvio de llamas por Vulcano enviado,

Voló, y despidió a las naciones a medida que avanzaba.

Atrides de la voz que la tormenta adivinó,

Y así exploró su propia mente no conquistada:

“Entonces dejaré Patroclo en la llanura,

¡Muerto en mi causa, y por mi honor asesinado!
Desertar las armas, las reliquias, de mi amigo…
O individualmente, Héctor y sus tropas asisten…
Seguro que donde tal favor parcial el cielo le concedió,

Valorar al héroe era valorar al dios.
Perdóname, Grecia, si una vez que deje el campo…
No es a Héctor, pero al cielo me rindo.
Sin embargo, ni el dios, ni el cielo, deberían darme miedo,

Sólo la voz de Ajax llegó a mi oído:

Aún así nos convertiríamos, aún así la batalla en las llanuras,

Y darle a Aquiles todo lo que aún queda…
De él y de nuestro Patroclo… Esto, no más

El tiempo lo permite: Troya se espesó en la orilla.
¡Una escena de marta! Los terrores que Héctor dirigió.
Lentamente retrocede, y suspirando deja a los muertos.

Así que desde el pliegue las partes de león no deseadas,

Forzado por fuertes clamores, y una tormenta de dardos…
Él vuela de hecho, pero amenaza mientras vuela,

Con el corazón indignado y los ojos contestados.
Ahora entra en las filas de los espartanos, se convierte en…
Su pecho varonil, y con una nueva furia quemada…
Todos los batallones negros enviaron su opinión…
Y a través de la nube, el dios Ajax sabía…
Donde trabajando en la izquierda el guerrero se paró,

Todos los brazos sombríos, y cubiertos de sangre.
Allí se respira coraje, donde el dios del día

Había hundido cada corazón con terror y consternación.

A él el rey: “¡Oh Ajax, oh amigo mío!
Apresúrate, y los amados restos de Patroclo se defienden…
El cuerpo a Aquiles para restaurar

Exige nuestro cuidado; ¡ay, no podemos más!
Porque ahora desnudo, despojado de las armas, miente…
Y Héctor se glorifica en el deslumbrante premio.”
Dijo, y le tocó el corazón. El par furioso

Atravesó la gruesa batalla, y provocó la guerra.
Héctor ya tenía la cabeza agarrada en la popa,

Y condenar a los dioses de Troya a los muertos infelices…
Pero tan pronto como Ajax se remontó a su escudo como una torre,…
Saltó a su coche, y midió el campo,

Su tren a Troya el oso de armadura radiante,

Para que se le conceda un trofeo de su fama en la guerra.

Mientras tanto el gran Ajax (su pantalla de amplio escudo)

Guarda el héroe muerto con la sombra espantosa.
Y ahora antes, y ahora detrás de él se puso de pie:

Así, en el centro de un bosque sombrío…
Con muchos pasos, la leona rodea…
Su joven leonado, acosado por hombres y sabuesos…
Elevar su corazón, y despertar todos sus poderes,

Dark o’er las bolas de fuego cada ceja colgante lours.

Rápido a su lado el generoso espartano brilla

Con gran venganza, y alimenta sus penas internas.

Pero Glaucus, líder del sida de Licia,

En Héctor frunciendo el ceño, por lo que su vuelo se eleva:

“¿Dónde ahora en Héctor encontraremos a Héctor?

Una forma varonil, sin una mente varonil.
¿Es esto, oh jefe! la fama presumida de un héroe?
¡Qué vano, sin mérito, es el nombre!
Desde que se renuncia a la batalla, tus pensamientos emplean

¿Qué otros métodos pueden preservar tu Troya?
Es hora de intentar si el estado de Ilion puede soportar…
Sólo por ti, no pidas una mano extranjera.
¡Malvada, vacía fanfarronada! pero ¿los lycianos se van a jugar…?
¿Sus vidas por ti? ¿Esos Licanos a los que abandonaste?
¿Qué podemos esperar de tus ingratos brazos?
Tu amigo Sarpedón demuestra tu vil negligencia.
Diga, ¿nuestros cuerpos masacrados guardarán sus paredes…
Mientras que el gran Sarpedón no se recupera…
Incluso cuando murió por Troya, lo dejaste allí.
Un festín para los perros, y todas las aves del aire.
A mi orden, si algún Liciano espera,

Por lo tanto, déjalo marchar, y entregar Troya al destino.

¿Un espíritu como el de los dioses impartió…
Impulsa una mano troyana o un corazón troyano,

(Tal como debería arder en cada alma que dibuja

La espada para la gloria, y la causa de su país)

Aún así, nuestras armas mutuas que podríamos emplear,

Y arrastrar el cadáver a los muros de Troya.
¡Oh! Si Patroclo fuera nuestro, podríamos obtener

¡Los brazos y el honor de Sarpedón se corromperán de nuevo!
Grecia con el amigo de Aquiles debe ser devuelta,

Y así los honores adquiridos a su sombra.
Pero las palabras son vanas – Deja que Ajax aparezca una vez,

Y Héctor tiembla y retrocede con miedo.
No te atreverás a enfrentar los terrores de sus ojos.
Y he aquí que ya te preparas para volar”.

El jefe troyano con resentimiento fijo, con ojos de resentimiento…
El líder de los Licianos, y sedado respondió:

“Diga, ¿es justo, amigo mío, que la oreja de Héctor

De tal guerrero tal discurso debería escuchar?

Te consideré una vez el más sabio de tu clase,

Pero si este insulto le conviene a una mente prudente…
¿Rechazo al gran Ajax? Deserté mi tren…
Es mío para probar la afirmación precipitada de la vanidad.
Me alegra mezclarme donde la batalla sangra,

Y escucha el trueno de los corceles que suenan.
Pero la alta voluntad de Júpiter es siempre incontrolable,

El fuerte se marchita, y confunde al valiente…
Ahora corona con la fama al hombre poderoso, y ahora

Toca la guirnalda fresca de la ceja del vencedor!

Ven, a través de tus escuadrones, déjanos abrir el camino.
Y tú serás testigo, si temo que hoy…
Si todavía un griego la vista de Héctor teme,

O aún así su héroe se atreve a defender a los muertos”.

Luego, volviéndose hacia las huestes marciales, grita:

“Ye Trojans, Dardans, Lycians, and allies!

Sean hombres, amigos míos, en acción como en nombre,

Y aún así tened en cuenta vuestra antigua fama.
Héctor, en los orgullosos brazos de Aquiles, brillará,

Arrancado de su amigo, por derecho de conquista del mío”.

Se paseó por el campo, como así dijo:

(El plumaje de la marta asintió con la cabeza:)

Rápido a través de la espaciosa llanura, envió una mirada…
Un instante vio, un instante superó

La banda distante, que en la orilla arenosa

El radiante botín del sagrado Ilion bore.

Allí su propio correo desarmó el campo destruido…
Su tren a Troya transportaba la carga masiva.
Ahora ardiendo en los brazos inmortales que está de pie;

El trabajo y el presente de las manos celestiales…
Por Peleus envejecido a Aquiles dado,

Como el primero en llegar a Peleo por la corte del cielo…
Los brazos de su padre no son muy largos, el Aquiles los usa…
Prohibido por el destino para llegar a los años de su padre.

Él, orgulloso de su triunfo, brillando desde lejos,

El dios cuyo trueno arranca el aire turbulento…
Contempló con lástima; mientras se sentaba aparte,

Y, consciente, miró a través de toda la escena del destino.

Sacudió los sagrados honores de su cabeza.
El Olimpo tembló, y la divinidad dijo…
“¡Ah, hombre miserable! ¡Desconocedor de tu fin!
Un momento de gloria; ¡y qué destinos asisten!
En la panoplia celestial divinamente brillante

Te paras y los ejércitos tiemblan ante tu vista.
¡Como en el mismo Aquiles! Bajo tu dardo…
Mentiras que matan la parte más querida del gran Aquiles.
Tú, de entre los poderosos muertos, esos brazos se han desgarrado,

Que una vez el más grande de la humanidad había usado.
¡Pero vive! Te doy un día ilustre,

Un resplandor de gloria antes de que te vayas.
Porque ah! no más Andrómaca vendrá

Con lágrimas de alegría para dar la bienvenida a Héctor a casa.
No más oficios, con encantos entrañables,

¡De tus cansados miembros desbraza los brazos de Pelides!”

Luego con su ceja de marta, dio el visto bueno.
Eso sella su palabra; la sanción del dios.
Los brazos obstinados (por orden de Júpiter dispuestos)

Se conformó espontáneamente, y alrededor de él se cerró:

Lleno del dios, ampliado sus miembros crecieron,

A través de todas sus venas un repentino vigor voló,

La sangre en las mareas más altas comenzó a rodar,

Y el propio Marte se precipitó sobre su alma.
Exhortando con fuerza a través de todo el campo que recorrió,

Y miró, y se movió, Aquiles, o un dios.

Ahora Mesthles, Glaucus, Medon, él inspira,

Ahora los fuegos de Phorcys, Chromius e Hippothous;

El gran Thersilochus como la furia encontró,

Asteropaeus se encendió con el sonido,

Y Ennomus, en augurio de renombre.

“Escuchad, todos los anfitriones, y escuchad, bandas innumerables…
¡De naciones vecinas, o de tierras lejanas!
No fue por el estado que te convocamos hasta ahora,

Para presumir de nuestros números, y la pompa de la guerra:

Vinisteis a luchar; un valiente enemigo a perseguir,

Para salvar nuestro presente, y nuestra futura raza.
Tor esto, nuestra riqueza, nuestros productos, usted disfruta,

Y recoger las reliquias de la agotada Troya.
Ahora bien, para conquistar o morir preparen…
Morir o conquistar son los términos de la guerra.
Cualquier mano que gane Patroclo asesinada,

Quien lo arrastrará al tren de Troya,

Con el yo de Héctor se igualarán los honores reclamados;

Con Héctor parte el botín, y comparte la fama”.

Despedidos por sus palabras, las tropas desechan sus temores.
Se unen, se engrosan, protestan sus lanzas…
Completamente en los griegos que conducen en la matriz firme,

Y cada uno de los de Ajax espera la gloriosa presa:

¡Vana esperanza! ¿Qué números se extenderán en el campo?
¡Qué víctimas perecen alrededor de los muertos poderosos!

El gran Ajax marcó la creciente tormenta desde lejos,

Y así a medida de su hermano de la guerra:

“Nuestro día fatal, ¡ay! ha llegado, amigo mío.
Y todas nuestras guerras y glorias en un fin!

No es este cadáver el único que guardamos en vano.
Condenado a los buitres en la llanura de Troya.
Nosotros también debemos ceder: el mismo triste destino debe caer…
En ti, en mí, tal vez, mi amigo, en todos.
Mira que tormenta tan terrible esparce Héctor,

Y he aquí que estalla, ¡truena en nuestras cabezas!
Llama a nuestros griegos, si alguno escucha la llamada,

Los griegos más valientes: esta hora los exige a todos”.

El guerrero levantó su voz, y alrededor de

El campo repitió el angustioso sonido.
“¡Oh, jefes! Oh príncipes, a cuya mano se da

La regla de los hombres, cuya gloria es del cielo!
A quien con los debidos honores ambos Atrides gracia:

Ustedes, guías y guardianes de nuestra raza Argive!
Todos, a los que esta conocida voz llegará desde lejos…
Todos los que no veo a través de esta nube de guerra…
¡Venid todos! Dejad que la generosa rabia de vuestros brazos se emplee,

Y salva a Patroclo de los perros de Troya”.

Oilean Ajax primero la voz obedece,

Rápido era su ritmo, y lista era su ayuda:

A continuación él Idomeno, más lento con la edad,

Y Merion, ardiendo con la rabia de un héroe.
Los números de largo éxito que pueden nombrar…
Pero todos eran griegos, y todos ansiosos de fama.
Fiero a la carga el gran Héctor lideró la multitud.
Todo Troya encarnaba la prisa con gritos a lo largo.
Por lo tanto, cuando una ola de la montaña hace espuma y raves,

Donde algún río crecido desembarca sus olas,

Lleno en la boca se detiene la marea alta,

El océano hirviente trabaja de lado a lado,

El río tiembla hasta su máxima orilla,

Y las rocas distantes se amarillean con el rugido.

Ni menos resuelto, la firme banda de Achaian

Con escudos descarados en un horrible círculo de pie.
Júpiter, derramando la oscuridad sobre la lucha entremezclada…
Oculta los brillantes cascos de los guerreros en la noche.
Para él, el jefe por el que los anfitriones luchan…
No había vivido con odio, porque vivía como un amigo.
Muerto lo protege con un cuidado superior.
Ni tampoco condena su cadáver a las aves del aire.

El primer ataque que los griegos apenas sostienen,

Rechazados, se rinden; los troyanos se apoderan de los muertos.
Luego se reunieron con fiereza, para vengarse de los daños causados por la guerra.
Por la furia rápida de Ajax Telamon.

(Ajax a hijo de Peleo el segundo nombre,

En la estatura elegante siguiente, y siguiente en la fama)

Con fuerza de cabeza, los primeros rangos que rompió…
Así que a través de los matorrales, el jabalí de montaña…
Y rudamente se dispersa, para una ronda de distancia,

El cazador asustado y el sabueso aullador.
El hijo de Lethus, el valiente heredero de Pelasgus,

Hipopótamo, arrastró el cadáver a través de la guerra…
Los tobillos sinuosos aburridos, los pies atados…
Con las correas insertadas a través de la doble herida:

El destino inevitable toma la decisión.
Condenado por la lanza vengativa del gran Ajax a sangrar:

Hendidura de las mejillas del casco en dos…
La cresta destrozada y el pelo de caballo se estrellan en la llanura.
Con los nervios relajados se cae al suelo.
El cerebro viene brotando a través de la espantosa herida:

Se le cae el pie de Patroclo, y sobre él se extiende,

Ahora yace una triste compañera de la muerte:

Lejos de Larissa se encuentra, su aire nativo,

Y la enfermedad requiere el tierno cuidado de sus padres.
¡Lamentaba la juventud! En la primera flor de la vida cayó,

Enviado por el gran Ajax a las sombras del infierno.

Una vez más en las moscas de jabalina de Ajax Hector;

La marca griega, al cortar los cielos,

Evitó la muerte descendente; que silbando,

Estirado en el polvo el gran hijo de Iphytus,

Schedius el valiente, de todos los tipos de fócidos…
El guerrero más audaz y la mente más noble…
En el pequeño Panope, por la fuerza renombrada,

Se mantuvo en su asiento, y gobernó los reinos alrededor.
Sumergido en su garganta, el arma bebió su sangre,

Y la transpiración profunda a través del hombro se mantuvo…
En los brazos del héroe cayó y todos

Los campos resonaban con su pesada caída.

Phorcys, como Hipopótamo asesinado que defiende,

La lanza telamónica su vientre se rasga;

La armadura hueca estalló antes del golpe,

Y a través de la herida las entrañas se rompieron:

En fuertes convulsiones jadeando en la arena…
Miente, y agarra el polvo con manos moribundas.

Golpeado en la mira, retrocede el tren de Troya:

El grito Argives desnudar a los héroes muertos.

Y ahora Troya, por Grecia obligada a ceder,

Huyó a sus murallas, y renunció al campo.
Grecia, en su fortaleza nativa elate,

Con Júpiter averso, había cambiado la escala del destino.
Pero Phoebus instó a AEneas a la lucha…
Parece que le gustaría ver a las Perifas envejecidas:

(Un heraldo en el amor de Anchises envejeció,

Reverenciado por la prudencia, y con la prudencia audaz.)

Así que él… “¡Qué métodos aún, oh jefe!” permanece,

Para salvar a tu Troya, aunque el cielo se lo ordene…
Ha habido héroes, que, por un cuidado virtuoso,

Por el valor, los números, y por las artes de la guerra,

han obligado a los poderes a evitar un estado de hundimiento,

Y ganar a la larga las gloriosas probabilidades del destino…
Pero tú, cuando la fortuna sonríe, cuando Júpiter declara…
Su favor parcial, y ayuda a sus guerras,

Sus vergonzosos esfuerzos ‘gainst yourself employ,

Y obligar al dios no dispuesto a arruinar a Troya”.

AEneas a través de la forma asumida descries

El poder oculto, y por lo tanto a Héctor grita:

“Oh vergüenza duradera! a nuestros propios miedos una presa,

Buscamos nuestras murallas, y abandonamos el día.
Un dios, ni es menos, mi pecho se calienta,

Y me dice, Júpiter afirma las armas de Troya”.

Habló, y sobre todo al combate voló:

El ejemplo audaz que todos sus anfitriones persiguen.

Luego, primero, Leocrito debajo de él sangró,

En vano amado por el valiente Lycomede;

¿Quién vio su caída, y, afligido por la oportunidad,

Rápido para vengarse envió su lanza enojada…
La lanza giratoria, con una fuerza vigorosa dirigida,

Desciende, y los pantalones en el pecho de Apisaon;

De los ricos valles de Paeonia el guerrero vino,

A continuación, Asteropeus! en el lugar y la fama.

Asteropeus con dolor vio a los muertos,

Y se precipitó al combate, pero se precipitó en vano.
Indisolublemente firme, alrededor de los muertos,

Rango dentro del rango, en la extensión de los broches,

Y con sus lanzas erizadas, los griegos se pusieron de pie…
Un baluarte descarado, y una madera de hierro.
El Gran Ajax los mira con incesante cuidado,

Y en un orbe se contrae la guerra atestada,

Cerrar en sus filas las órdenes de luchar o caer,

Y se encuentra el centro y el alma de todos:

Fijado en el lugar de la guerra, y heridos, heridos…
Un torrente de sangre empapa el apestoso terreno.
En montones los griegos, en montones los troyanos sangraban,

Y, engrosando alrededor de ellos, se levantan las colinas de los muertos.

Grecia, en orden de cercanía, y la fuerza recogida,

Sin embargo, sufre menos, y hace oscilar la lucha vacilante.
Feroz como los incendios conflictivos el combate arde,

Y ahora se levanta, ahora se hunde por turnos.
En una espesa oscuridad toda la lucha se perdió.
El sol, la luna, y todo el anfitrión etéreo…
Parecían extinguidos: el día se les escapó de los ojos…
Y todos los esplendores del cielo borrados de los cielos.
El cuerpo de tal Patrullero se colgó la noche…
El resto en la luz del sol luchó, y la luz abierta;

Desnublado allí, el azul aéreo se extendió,

Ningún vapor descansó en la cabeza de la montaña,

El sol dorado emitió un rayo más fuerte…
Y toda la amplia expansión ardió con el día.
Dispersos alrededor de la llanura, por los ajustes que luchan,

Y aquí y allá sus flechas de dispersión de luz:

Pero la muerte y la oscuridad sobre el cadáver se extendieron…
Allí se quemó la guerra, y allí los poderosos sangraron.

Mientras tanto, los hijos de Néstor, en la parte trasera…
(Sus compañeros de ruta,) lanzan la lanza distante,

Y escaramuza a lo ancho: así que Néstor dio la orden,

Cuando desde los barcos envió a la banda Pyliana.

Los hermanos jóvenes así por la fama se disputan,

Ni conocía la fortuna del amigo de Aquiles.
Pensando que lo ven todavía, con alegría marcial…
Glorioso en armas, y dando muerte a Troya.

Pero alrededor del cadáver, los héroes jadean por respirar,

Y grueso y pesado crece el trabajo de la muerte:

O’erlabour’d ahora, con polvo, y sudor, y gore,

Sus rodillas, sus piernas, sus pies, están cubiertos o’er;

Las gotas siguen a las gotas, las nubes sobre las nubes se levantan,

Y la carnicería obstruye sus manos, y la oscuridad llena sus ojos.
Como cuando un toro de matanza aún apesta a cuero,

Se estira con toda la fuerza, y se tira de un lado a otro,

Los valientes curtidores se estiran; y el trabajo de parto se hace…
La superficie extendida, borracha de grasa y gore:

Así que tirando del cadáver, ambos ejércitos se pusieron de pie…
El cuerpo destrozado bañado en sudor y sangre…
Mientras que los griegos e Ilianos emplean la misma fuerza,

Ahora a los barcos para forzarlo, ahora a Troya.
No el yo de Pallas, su pecho cuando la furia se calienta,

Ni aquel cuya ira pone al mundo en armas,

Podría culpar a esta escena; tal rabia, tal horror reinó;

Así, Júpiter para honrar a los grandes muertos ordenados.

Aquiles en sus barcos a distancia se puso,

Ni conocía la fatal fortuna del día.
Él, aún inconsciente de la caída de Patroclo,

En el polvo que se extiende bajo la pared de Ilion…
Lo espera glorioso de la llanura conquistada,

Y por su deseo de regresar se prepara en vano;

Aunque bien sabía, para hacer orgulloso a Ilion bend

era más de lo que el cielo había destinado a su amigo.
Tal vez a él: este Thetis había revelado d;

El resto, por lástima a su hijo, lo ocultó.

Aún así, el conflicto en torno a la muerte del héroe, sigue en pie.
Y montones de montones de heridas mutuas que sangraron.
“Maldito sea el hombre (incluso los griegos privados dirían)

¡Quién se atreve a abandonar este día tan disputado!
Primero que nada, que la tierra que se divide ante nuestros ojos…
Gira a lo ancho, y bebe nuestra sangre para el sacrificio.
Primero perecerán todos, antes de que la altiva Troya se jacte…
¡Perdimos a Patroclo y perdimos nuestra gloria!”

Así que ellos: mientras que con una sola voz los troyanos dijeron,

“¡Concédenos este día, Júpiter, o amontona a los muertos!”

Entonces chocan sus brazos que suenan; los clanguistas se levantan,

Y sacudir el descarado cóncavo de los cielos.

Mientras tanto, a distancia de la escena de la sangre…
Los pensativos corceles del gran Aquiles se pararon…
Su amo divino asesinado ante sus ojos,

Lloraron, y compartieron las miserias humanas.
En vano Automedon ahora sacude la rienda,

Ahora da el latigazo, y alivia y amenaza en vano;

Ni a la lucha ni a Hellespont van,

Inquietos, y obstinados en el dolor…
Todavía como una lápida, nunca para ser movida,

En algún buen hombre o mujer sin probar…
Pone su peso eterno; o fijado, como se encuentra

Un cortador de mármol por las manos del escultor,

Colocado en la tumba del héroe. A lo largo de su cara

Las grandes caídas redondas bajaron con paso silencioso…
Congelado en el polvo. Sus melenas, que late

Circulaban con sus cuellos arqueados, y saludaban en estado,

El rastro en el polvo debajo del yugo se extendió,

Y propensos a la tierra colgaron su lánguida cabeza:

Ni Júpiter desdeñó echar una mirada de lástima,

Mientras se entregaba a los corceles, habló:

“Infelices mensajeros de la cepa inmortal,

Exento de la edad, y sin muerte, ahora en vano;

¿Tu raza en el hombre mortal te dio,

Sólo, ¡ay! para …


Libro: Iliada

Give a Comment