Guerra de Troya – Libro II de la Ilíada, el poema épico griego de Homero, relata la caída de Troya.

Argumento: El Juicio del Ejército, y el Catálogo de las Fuerzas

Júpiter, en cumplimiento de la petición de Tetis, envía una visión engañosa a Agamenón, persuadiéndole para que dirija el ejército a la batalla, para que los griegos sean sensibles a su falta de Aquiles.

El general, que se engaña con la esperanza de tomar Troya sin su ayuda, pero teme que el ejército se haya desanimado por su ausencia, y la tardía plaga, así como por el tiempo, se las arregla para poner a prueba su disposición mediante una estratagema.

Primero comunica su designio a los príncipes en consejo, que propondría un retorno a los soldados, y que éstos deberían ponerle fin si la propuesta era aceptada.

Entonces reúne a todo el ejército, y al moverse para el regreso a Grecia, lo aceptan unánimemente, y corren a preparar los barcos. Son detenidos por la dirección de Ulises, que castiga la insolencia de Tersites.

Se recuerda la asamblea, se pronuncian varios discursos en la ocasión y se sigue largamente el consejo de Néstor de hacer una reunión general de las tropas y dividirlas en sus diversas naciones, antes de proceder a la batalla. Esto le da al poeta la ocasión de enumerar todas las fuerzas de los griegos y troyanos, y en un gran catálogo.

El tiempo empleado en este libro no consiste enteramente en un día. La escena se sitúa en el campamento griego, y a la orilla del mar; hacia el final se traslada a Troya.

Ahora el sueño placentero había sellado cada ojo mortal,

Estirados en las tiendas los líderes griegos mienten…
Los inmortales dormían en sus tronos arriba…
Todos, pero los siempre despiertos ojos de Júpiter.
Para honrar al hijo de Thetis, dobla su cuidado…
Y sumergir a los griegos en todos los males de la guerra.
Entonces pide que un fantasma vacío se levante a la vista,

Y así ordena la visión de la noche.

“Vuela de aquí, engañando a Sueño! y ligero como el aire,

Para la amplia reparación de la tienda de Agamenón.
Pídele en brazos que atraiga el tren en guerra.
Lleva a todos sus griegos a la polvorienta llanura.
Declarar, e’en ahora ’tis dado para destruir

Las altas torres de la extensa Troya.
Por ahora ya no hay más problemas con el destino de los dioses,

Con el traje de Juno las facciones celestiales terminan.
La destrucción cuelga de la pared dedicada a ello.
Y asintiendo con la cabeza, Ilion espera la inminente caída”.

Rápido como la palabra la vana ilusión huyó,

Desciende, y se cierne sobre la cabeza de Atrides.
Vestido con la figura del sabio pyliano,

Reconocido por su sabiduría, y reverenciado por su edad.
Alrededor de sus sienes se extiende su ala dorada,

Y así el sueño halagador engaña al rey.

“¿Puedes tú, con todas las preocupaciones de un monarca oprimir,

¡Oh, hijo de Atreus! ¿Puedes complacer al resto?
No encaja con un jefe que guía a las naciones poderosas.
Dirige en el consejo, y en la guerra preside,

A quien su seguridad le debe todo un pueblo,

Desperdiciar largas noches en un reposo indolente.
¡Monarca, despierta! Es una orden de Júpiter que yo llevo.
Tú, y tu gloria, reclaman su cuidado celestial.
En un simple arreglo dibuja el tren en guerra,

Lleva a todos tus griegos a la polvorienta llanura.
¡Eso es, oh rey! Te ha sido dado para destruir…
Las altas torres de la extensa Troya.
Por ahora ya no hay más problemas con el destino de los dioses,

Con el traje de Juno las facciones celestiales terminan.
La destrucción cuelga de la pared dedicada a ello.
Y asintiendo con la cabeza, Ilion espera la inminente caída.
Despierta, pero despierta este consejo aprueba,

Y confía en la visión que desciende de Júpiter”.

El fantasma dijo; luego desapareció de su vista,

Resuelve al aire, y se mezcla con la noche.

Mil esquemas que la mente del monarca emplea…
Pensando que él saca a Troya sin tomarla:

Vano como era, y al futuro ciego,

Ni vio lo que Júpiter y el destino secreto diseñaron…
Lo que le cuesta trabajo a cualquiera de los dos huéspedes permanece,

¡Qué escenas de dolor, y números de los muertos!
Ansioso se levanta, y en la fantasía oye

La voz celestial murmurando en sus oídos.
Primero en sus miembros un chaleco delgado que dibujó,

Alrededor de él, el manto real arrojó,

Las sandalias bordadas en sus pies fueron atadas.
El halcón estrellado brillaba a su lado.
Y por último, su brazo el cetro masivo carga,

Desmanchado, inmortal, y el regalo de los dioses.

Ahora Rosy Morn asciende a la corte de Júpiter,

Levanta su luz, y abre el día por encima.
El rey despachó a sus heraldos con comandos…
Para recorrer el campamento y convocar a todas las bandas…
La reunión alberga la palabra del monarca obedecer;

Mientras que para la flota Atrides se dobla su camino.

En su barco negro, el príncipe Pyliano que encontró…
Se llama a un senado de los pares alrededor de:

La asamblea colocada, el rey de los hombres express’d

Los consejos que trabajan en su pecho artístico.

“¡Amigos y confederados! con el oído atento

Recibe mis palabras, y da crédito a lo que escuchas.
Tarde como me dormí en las sombras de la noche,

Un sueño divino apareció ante mi vista.
Cuya forma visionaria como Néstor vino,

Lo mismo de costumbre, y en mien lo mismo.

Néstor en la iliada

El fantasma celestial se cernía sobre mi cabeza.
¿Y tú duermes, hijo de Atreus? (dijo)

No encaja con un jefe que guía a las naciones poderosas.
Dirige en el consejo, y en la guerra preside;

A quien su seguridad le debe todo un pueblo,

Desperdiciar largas noches en un reposo indolente.
¡Monarca, despierta! Es la orden de Júpiter que yo llevo,

Tú y tu gloria reclaman su cuidado celestial.
En un simple arreglo dibuja el tren en guerra,

Y llevar a los griegos a la polvorienta llanura.
¡Eso es, oh rey! Te ha sido dado para destruir…
Las altas torres de la extensa Troya.
Por ahora ya no hay más problemas con el destino de los dioses,

Con el traje de Juno las facciones celestiales terminan.
La destrucción cuelga de la pared dedicada a ello.
Y asintiendo con la cabeza, Ilion espera la inminente caída.

¡Este oyente observa, y los dioses obedecen!
La visión habló, y pasó en el aire.
¡Ahora, valientes jefes! Ya que el cielo mismo da la alarma,

Unir, y despertar a los hijos de Grecia a las armas.

Pero primero, con precaución, prueben lo que aún se atreven,

Llevado con nueve años de guerra infructuosa.

Para mover las tropas para medir la espalda principal,

Sé mía, y tuya la provincia para detener”.

Habló y se sentó: cuando Néstor, levantándose dijo,

(Néstor, a quien los reinos arenosos de Pylos obedecen,)

“Príncipes de Grecia, vuestros fieles oídos se inclinan,

No hay duda de que la visión de los poderes divinos…
Enviado por el gran Júpiter al que gobierna al anfitrión,

¡Prohíbelo, cielo! ¡Esta advertencia debería perderse!
Entonces apresurémonos, obedezcamos las alarmas del dios,

Y se unan para despertar a los hijos de Grecia a las armas”.

Así habló el sabio: los reyes sin demora

Disuelve el consejo, y su jefe obedece:

Los gobernantes con cetro dirigen; el siguiente anfitrión,

Se vierte por miles, oscurece toda la costa.
Como desde alguna hendidura rocosa el pastor ve

Agrupando en montones a las abejas conductoras,

Rodando y ennegreciendo, los enjambres que suceden a los enjambres,

Con murmullos más profundos y alarmas más roncas;

Oscuros se extienden, una multitud encarnada cercana,

Y sobre el valle desciende la nube viviente.
Así que, desde las tiendas y los barcos, un tren alargado…
Se extiende por toda la playa, y a lo ancho de la llanura.
A lo largo de la región corre un sonido ensordecedor;

Bajo sus pasos gime el suelo tembloroso.
La fama vuela ante el mensajero de Júpiter,

Y el brillo se eleva, y aplaude sus alas.
Nueve heraldos sagrados ahora, proclamando en voz alta…
La voluntad del monarca, suspende la audiencia.
Tan pronto como las multitudes en orden aparecen,

Y murmullos más débiles murieron en el oído,

El rey de los reyes levantó su horrible figura:

En lo alto de su mano el cetro dorado flameó…
El cetro dorado, de llama celestial,

Por la forma de Vulcano, de Júpiter a Hermes llegó.
A Pélope, el regalo inmortal renuncia…
El regalo inmortal que el gran Pélope dejó atrás…
En la mano de Atreus, que no con Atreus termina,

Al rico Thyestes a continuación el premio desciende;

Y ahora la marca del reinado de Agamenón,

Somete a todos los Argos, y controla los principales.

En este brillante cetro ahora el rey se reclinó,

Y artífice así pronunciado el diseño del discurso’d:

“Hijos de Marte, participad en el cuidado de vuestro líder,
Héroes de Grecia, y hermanos de la guerra!
De Júpiter parcial con la justicia me quejo,

Y los oráculos celestiales creían en vano…
Se prometió un retorno seguro a nuestros trabajos,

Renombrado, triunfante, y enriquecido con botín.

Ahora el vergonzoso vuelo solo puede salvar al anfitrión,

Nuestra sangre, nuestro tesoro, y nuestra gloria perdida.
Así que Júpiter decreta, señor inquieto de todo!

Bajo cuyo mando imperios enteros se levantan o caen:

Él sacude los débiles apoyos de la confianza humana,

Y las ciudades y los ejércitos se humillan hasta el polvo…
Qué vergüenza para Grecia, una guerra fructífera para hacer,

¡Oh, vergüenza duradera en cada edad futura!
Una vez grandes en los brazos, el desprecio común que crecemos,

Repelido y desconcertado por un débil enemigo.
Tan pequeño su número, que si las guerras cesaran,

Y Grecia triunfante celebró una fiesta general,

Todos se clasificaron por decenas, décadas enteras cuando cenan…
Debe querer un esclavo troyano para servir el vino.
Pero otras fuerzas tienen nuestras esperanzas puestas en el futuro.
Y Troya prevalece por ejércitos que no son los suyos.
Ahora nueve largos años del poderoso Júpiter se corren,

Desde que comenzaron los trabajos de esta guerra…
Nuestro cordón se rompió, la decadencia de nuestros buques se encuentra,

Y la escasez asegura el miserable poder de volar.
¡Date prisa, entonces, para siempre deja el muro de Troya!
Nuestras esposas lloronas, nuestros tiernos hijos llaman…
El amor, el deber, la seguridad, nos convoca lejos,

Es la voz de la naturaleza, y la naturaleza obedece…
Nuestros ladridos destrozados pueden transportarnos aún sobre…
Seguro y glorioso, a nuestra costa nativa.
Volad, griegos, volad, vuestras velas y remos emplean,

Y no sueñes más con la Troya defendida por el cielo”.

Su diseño profundo desconocido, los anfitriones aprueban

El discurso de Atrides. Los poderosos números se mueven.
Así que rodar las olas a la orilla de Icaria,

Desde el este y el sur, cuando los vientos empiezan a rugir…
Revienta sus mansiones oscuras en las nubes, y barre…
La superficie blanqueadora de la profundidad de la hojalata.
Y como en el maíz cuando las ráfagas del oeste descienden,

Antes de la explosión, las cosechas altas se doblan…
Así, sobre el campo aparece el huésped en movimiento,

Con plumas que asienten y arboledas de lanzas que se agitan.
El murmullo de la reunión se extiende, sus pies pisoteados

Golpea las arenas sueltas, y espesa a la flota;

Con gritos de larga duración, instan al tren…
Para encajar los barcos, y lanzar en el main.

Trabajan, sudan, se levantan gruesas nubes de polvo,

Los dobles clamores resuenan en los cielos.
Entonces los griegos habían dejado la llanura hostil.
Y el destino decretó la caída de Troya en vano.
Pero la reina imperial de Júpiter, en su estudio de vuelo…
Y suspirando así a la criada de ojos azules:

“¡Pues que vuelen los griegos! ¡Oh, qué desgracia!
Y dejar sin castigo a esta pérfida raza…
¿Troya, Príamo y la esposa adúltera…
En paz disfruten de los frutos de los votos rotos…
Y los jefes más valientes, en la pelea de Helen asesinada,

Mentir sin vengarse en esta detestable llanura…
No: que mis griegos, impasibles ante las vanas alarmas,

Una vez más el brillo refulgente en los brazos descarados.

¡Apúrate, diosa, apúrate! El huésped volador detiene,

Ni que se levante una vela en la mayor”.

Pallas obedece, y desde la altura del Olimpo…
La velocidad de los barcos precipita su vuelo.
Ulises, primero en los cuidados públicos, encontró,

Para un consejo prudente como los dioses renombrados:

Oprimido con generosa pena el héroe se puso de pie,

Ni dibujó sus vasos de marta a la inundación.
“Y es así, el divino hijo de Laertes,

Así vuelan los griegos (la doncella marcial comenzó),

Así a su país llevar su propia desgracia,

Y la fama eterna deja a la raza de Príamo…
¿Seguirá la bella Helen sin ser liberada?
Aún sin vengarse, ¡mil héroes sangran!
¡Deprisa, generoso Ítaco! Evita la vergüenza,

Retiren sus ejércitos, y sus jefes reclamen.
Tu propia elocuencia inquieta emplea,

Y a los inmortales confiar en la caída de Troya”.

La voz divina confesó a la doncella guerrera,

Ulises escuchó, ni obedeció sin inspiración:

Luego conociendo primero a Atrides, de su mano

Recibió el cetro imperial de mando.

Así agraciado, la atención y el respeto a la ganancia,

Corre, vuela a través de todo el tren griego.
Cada príncipe de nombre, o jefe de armas aprobado,

Disparó con elogios, o con persuasión movida.

“Guerreros como tú, con fuerza y sabiduría bendicen,

Por valientes ejemplos debería confirmar el resto.

La voluntad del monarca aún no se ha revelado y aparece…
Él prueba nuestro coraje, pero resiente nuestros miedos.
Los griegos incautos que su furia puede provocar;

No es así como el rey en el consejo secreto habló.
Júpiter ama a nuestro jefe, de Júpiter brota su honor,

¡Cuidado! Porque terrible es la ira de los reyes”.

Pero si una clamorosa y vil rosa plebeya,

Él con la reprimenda que él chequeó o domesticó con golpes.

“Estate quieto, esclavo, y cede a tus superiores;

Desconocido tanto en el consejo como en el campo!
¡Dioses, qué idiotas mandarían a nuestro anfitrión!
Barrido a la guerra, la madera de una tierra.

Cállate, desgraciado, y no pienses que aquí se permite…
El peor de los tiranos, una multitud usurpadora.
A un solo monarca, Júpiter comete el error…
Suyas son las leyes, y él deja que todos las obedezcan”.

Con palabras como estas las tropas de Ulises gobernaron,

El más fuerte silenciado, y el más feroz cool’d.

De vuelta a la asamblea, rodar el tren de la multitud,

Desertar los barcos, y verter sobre la llanura.

Murmurando se mueven, como cuando el viejo océano ruge,

Y los picos de los grandes oleajes en las temblorosas costas…
Los bancos que gimen están repletos de sonidos de gritos,

Las rocas remurman y las profundidades rebotan.
Al final el tumulto se hunde, los ruidos cesan,

Y un silencio silencioso calma el campamento a la paz.
Tersites sólo clamó en la multitud,

Locuaz, ruidoso y turbulento de lengua:

Sin vergüenza, sin respeto, controlado…
En el escándalo ocupado, en los reproches audaces:

Con ingeniosa malicia estudiosa de la difamación,

Desprecia toda su alegría, y la risa todo su objetivo.
Pero el jefe se glorificó con un estilo licencioso…
Para azotar a los grandes, y a los monarcas para vilipendiarlos.
Su figura tal como podría proclamar su alma;

Un ojo parpadeaba, y una pierna estaba coja:

Sus hombros de la montaña la mitad de su pecho o’erspread,

Los pelos finos le dieron su larga y deforme cabeza.
El bazo a la humanidad que su envidioso corazón posee…
Y mucho que odiaba a todos, pero la mayoría de los mejores:

Ulises o Aquiles siguen siendo su tema.
Pero el escándalo real su deleite supremo,

Largo tiempo había vivido el desprecio de cada griego,

Vex’d cuando habló, sin embargo, todavía lo oyeron hablar.

Su voz era aguda; que en el tono más agudo,

Así, con burlas perjudiciales atacaron el trono.

“En medio de las glorias de un reinado tan brillante,

¿Qué mueve a los grandes Atrides a quejarse?
Es lo que el pecho del guerrero inflama…
El botín de oro, y tus encantadoras damas.
Con todas las riquezas que nuestras guerras y sangre otorgan…
Tus tiendas están llenas y tus pechos fluyen.
Así, a gusto en los montones de riquezas rodadas,

¿Qué aflige al monarca? ¿Es la sed de oro?
Digamos, ¿marcharemos con nuestros poderes no conquistados?
(Los griegos y yo) a las torres hostiles de Ilion,

Y traer la raza de los bastardos reales aquí,

Para que Troya pague un rescate a un precio demasiado caro…
Pero un saqueo más seguro de los suministros de tu propio huésped…
Dime, ¿quieres tomar el premio de algún valiente líder?
O, si tu corazón al amor generoso es llevado,

Alguna bella cautiva, para bendecir tu cama real…
Lo que nuestro maestro anhela presentar debemos,

Plagado de su orgullo, o castigado por su lujuria.
Oh, mujeres de Acaya; ¡no más hombres!
Por lo tanto, volemos, y dejemos que desperdicie su tienda.
En los amores y placeres de la orilla frigia.

Puede que nos quieran en algún día ocupado,

Cuando Héctor venga: el gran Aquiles puede…
De él forzó el premio que dimos conjuntamente,

De él, el feroz, el intrépido, y el valiente:

Y durst él, como debería, resentido que mal,

Este poderoso tirano no fue un tirano por mucho tiempo”.

Feroz desde su asiento en este manantial de Ulises,

En generosa venganza del rey de los reyes.
Con la indignación brillando en sus ojos,

Él ve al desgraciado, y severamente responde así:

“Paz, monstruo faccioso, nacido para fastidiar al estado,

Con los talentos de la disputa formados para el debate sucio…
Controla esa lengua impetuosa, ni precipitadamente vana,

Y singularmente loco, aspira al reinado soberano.

¿No te hemos conocido, esclavo! de todos nuestros anfitriones,

El hombre que actúa menos, es el que más se esfuerza…
No piense que los griegos a vuelo vergonzoso para traer,

No dejes que esos labios profanen el nombre del rey.
Para nuestro regreso confiamos en los poderes celestiales.
Ser que su cuidado; para luchar como los hombres ser nuestro.

Pero conceda al anfitrión con riqueza la carga general,

Excepto la detracción, ¿qué le has dado?
Supongamos que algún héroe renunciara a su botín,

¿Eres tú ese héroe, podría ser tuyo ese botín?
¡Dioses! Déjenme perecer en esta odiosa orilla.
Y que estos ojos no vean más a mi hijo.
Si, en tu próxima ofensa, esta mano abandona…
Para despojarte de esos brazos que no mereces llevar,…
Expulsar el consejo donde se reúnen nuestros príncipes,

Y te enviaré azotado y aullando a través de la flota”.

Dijo, y encogiéndose mientras el bastardo se dobla,

El cetro de peso en su banco desciende.
En el grupo redondo los tumores sangrientos se elevan:

Las lágrimas brotan de sus ojos demacrados.
Temblando se sentó, y se encogió en temores abyectos,

De su vil rostro se limpiaron las lágrimas hirvientes;

Mientras que a su vecino cada uno expresaba su pensamiento:

“¡Dioses! ¡Qué maravillas ha hecho Ulises!
¡Cuáles son los frutos de su conducta y su valor!
Grande en el consejo, glorioso en el campo.
Generoso se levanta en defensa de la corona,

Para frenar la lengua facciosa de la insolencia,

Tales ejemplos de delincuentes mostrados,

Silencio de sedición, y afirmar el trono”.

Era así la voz general que el héroe alababa,

Quien, alzando, alto el cetro imperial levantado:

El Pallas de ojos azules, su amigo celestial,

(En forma de heraldo,) ordenó a las multitudes que asistieran.

Las multitudes que esperaban en la atención todavía colgaban,

Para escuchar la sabiduría de su lengua celestial.
Luego, profundamente pensativo, se detuvo antes de hablar…
Su silencio así el héroe prudente rompió:

“¡Monarca infeliz!” a quien la raza griega

Con vergüenza desertar, montón con vil desgracia.

No fue así en Argos, fue su generosa promesa:

Una vez que toda su voz, pero ah! olvidado ahora:

Nunca volver, era entonces el grito común,

Hasta que las orgullosas estructuras de Troya se conviertan en cenizas.
Contémplalos llorando por su orilla nativa.
¿Qué podrían hacer sus esposas o hijos indefensos más?
¿Qué corazón se derrite para dejar el tierno tren?
Y, un mes corto, soportar el invierno principal…
A pocas leguas de distancia, deseamos nuestro pacífico asiento,

Cuando el barco se sacude, y las tormentas golpean:

Entonces, que esta larga estancia provoque sus lágrimas,

La tediosa duración de nueve años giratorios.
No culpo al anfitrión griego por su dolor.
¡Pero vencido! ¡Desconcertado! ¡Oh, vergüenza eterna!
Espere el tiempo de la destrucción de Troya dado.

Y prueba la fe de Chalcas y del cielo.
Lo que pasó en Aulis, Grecia puede ser testigo de que,

Y todos los que viven para respirar este aire frigio.
Al lado del borde sagrado de una fuente que levantamos

Nuestros verdes altares, y las víctimas ardían…
Fue donde el árbol de la planicie extendió sus sombras alrededor,

Los altares se levantaron; y desde el suelo en ruinas…
Un poderoso disparo de dragón, de terrible presagio…
Del mismo Júpiter se envió la terrible señal.
Directo al árbol, sus espirales de sangre se enrollaron…
Y se enroscó en muchos pliegues sinuosos.
La rama más alta que una madre-pájaro posee…
Ocho bebés inexpertos llenaron el nido de musgo…
Él mismo el noveno; la serpiente, mientras colgaba,

Estiró sus mandíbulas negras y aplastó a los jóvenes que lloraban.
Mientras se cierne cerca, con un gemido miserable,

La madre que se cae se lamenta de que sus hijos se hayan ido.
La madre es la última, ya que alrededor del nido ella voló,

Agarrado por el ala batiente, el monstruo mató…
No sobrevivió mucho tiempo: para marmolizarse, él se para…
Un prodigio duradero en las arenas de Aulis.
Tal fue la voluntad de Júpiter; y por lo tanto nos atrevemos a…
Confía en su presagio, y apoya la guerra.
Mientras que a nuestro alrededor mirábamos con ojos maravillados,

Y temblando buscaba los poderes con sacrificio,

Lleno de su dios, el reverendo Chalcas lloró,

¡Guerreros griegos! Dejad vuestros miedos a un lado.
Esta maravillosa señal que el mismo Júpiter muestra,

De largas, largas labores, pero eternas alabanzas.
Tantos pájaros como por la serpiente fueron asesinados,

Tantos años de trabajo en Grecia permanecen…
Pero espera el décimo, porque la caída de Ilion decretó:’

Así habló el profeta, así los Destinos triunfan.

¡Obedeced, griegos! Con la sumisión esperad,

No dejes que tu vuelo evite el destino de los troyanos.
Dijo: las costas con fuertes aplausos suenan,

Los barcos huecos cada grito ensordecedor rebote.

Entonces Néstor así – “Estos debates vanos se olvidan,

Habláis como niños, no como se atreven los héroes.
¿Dónde están ahora todos tus altos propósitos al fin?
Sus ligas concluyeron, sus compromisos pasaron…
Votos con libaciones y con las víctimas entonces,

Ahora desaparecen como su humo: ¡la fe de los hombres!
Mientras que las palabras inútiles consumen las horas inactivas,

No es de extrañar que Troya se resista tanto tiempo a nuestros poderes.
¡Levántate, gran Atrides! y con coraje se balancea…
Marchamos a la guerra, si tú diriges el camino.
Pero deja a los pocos que se atreven a resistir tus leyes,

Los desertores mezquinos de la causa griega,

A regañadientes de las conquistas el poderoso Júpiter prepara,

Y ver con envidia nuestras guerras exitosas.
En ese gran día, cuando el primer entrenamiento marcial,

Grande con el destino de Ilion, arado el principal,

Júpiter, a la derecha, una próspera señal enviada,

Y los truenos sacudieron el firmamento.
Alentado por lo tanto, mantener la gloriosa lucha,

Hasta que cada soldado agarre una esposa frigia,

Hasta que los males de Helen en plena venganza aparezcan,

Y las orgullosas matronas de Troy dan lágrimas por lágrimas.
Antes de ese día, si algún griego invitara a un hombre…
Las tropas de su país a la base, en una gloriosa huída,

¡Ponte de pie ese griego! y levanta su vela para volar,

Y muere primero el cobarde, que teme morir.
Pero ahora, oh monarca! todos tus jefes aconsejan:

Ni lo que ofrecen, tú mismo lo desprecias.
Entre esos consejos, no permitas que el mío sea vano.
En tribus y naciones para dividir tu tren:

Sus tropas separadas dejan que cada líder llame,

Cada uno fortalece a cada uno, y todos animan a todos.

¿Qué jefe, o soldado, de la numerosa banda,

O lucha con valentía, o obedece mal a las órdenes,

Cuando se diferencien así de la guerra, pronto se sabrá…
¿Y cuál es la causa de que Ilion no haya sido derrocado?
Si el destino se resiste, o si nuestros brazos son lentos,

Si los dioses de arriba lo impiden, o los hombres de abajo”.

A él el rey: “Cuánto sobresalen tus años…
En las artes del consejo, y en hablar bien!

Oh, ¿deberían los dioses, enamorados de Grecia, decretar…
Pero diez sabios como ellos conceden en ti…
Tal sabiduría pronto debería la fuerza de Príamo destruir,

Y pronto caerán las altivas torres de Troya.
Pero Júpiter prohíbe, que sumerja a los que odia…
En feroz contienda y en vanos debates:

Ahora el gran Aquiles de nuestra ayuda se retira,

Por mí provocada; una criada cautiva la causa:

Si nos unimos como amigos, el muro de Troya…
Debe temblar, y la venganza caerá con fuerza.
Pero ahora, guerreros, tomen un breve descanso…
Y, bien refrescado, a la prisa del conflicto sangriento.

Su afilada lanza permitió que cada griego la empuñara…
Y todos los griegos arreglan su escudo de bronce…
Que todos exciten a los corceles ardientes de la guerra,

Y todo para el combate encaja en el coche que traquetea.
Este día, este terrible día, que cada uno se enfrente…
No hay descanso, no hay tregua, hasta que las sombras desciendan;

Hasta que la oscuridad, o hasta la muerte, lo cubra todo.
Deja que la guerra sangre, y deja que los poderosos caigan;

Hasta que se bañen en sudor todos los pechos masculinos…
Con el enorme escudo que cada brazo musculoso deprimió,

Cada nervio doloroso rechaza la lanza para lanzar,

Y cada uno de ellos pasó el curso en el golpe de carroza.
¿Quién se atreve, con gloria, a quedarse en sus barcos?
¿Quién se atreve a temblar en este día de señales?
Ese miserable, demasiado malo para caer por el poder marcial,

Los pájaros se destrozarán, y los perros devorarán”.

El monarca habló; y directamente un murmullo se elevó,

Fuerte como las oleadas cuando la tormenta sopla,

Que se precipitó sobre las rocas rotas en un rugido tumultuoso,

Y espuma y truenos en la orilla pedregosa.
Directamente a las tiendas de campaña las tropas que se dispersan se doblan,

Los incendios se encienden, y los humos ascienden;

Con fiestas apresuradas se sacrifican y rezan…
Para evitar los peligros del día dudoso.
Un novillo de cinco años de edad, con grandes extremidades, y alimentado…
A los altos altares de Júpiter Agamenón llevó:

Allí se le pidió al más noble de los pares griegos…
Y Néstor primero, como el más avanzado en años.
Luego vino Idomeneus,

y el hijo de Tydeus,

Ajax el menos, y Ajax Telamon;

Entonces el sabio Ulises en su rango fue colocado;

Y Menelao llegó, sin haber pujado, el último.
Los jefes rodean a la bestia destinada, y toman

La ofrenda sagrada de la torta salada:

Cuando así el rey prefiere su oración solemne…
“¡Oh tú! cuyo trueno arranca el aire nublado,

¿Quién en el cielo de los cielos ha fijado tu trono…


Libro: Iliada

Give a Comment