Guerra de Troya – Libro I de la Ilíada, el clásico poema épico griego de Homero, relata los eventos que llevaron a la caída de Troya.

Argumento: La contención de Aquiles y Agamenón

En la guerra de Troya, los griegos, después de haber saqueado algunas de las ciudades vecinas, y tomado de allí dos hermosas cautivas, Crisea y Briseida, asignaron la primera a Agamenón, y la última a Aquiles.

Criseo, padre de Criseo y sacerdote de Apolo, viene al campamento griego para rescatarla; con lo que se abre la acción del poema, en el décimo año del asedio.

El sacerdote, rechazado e insolentemente despedido por Agamenón, suplica venganza a su dios, que inflige una peste a los griegos.

Aquiles convoca un concilio, y anima a Chalcas a declarar la causa del mismo; quien lo atribuye al rechazo de Criseo. El rey, obligado a devolver a su cautivo, entra en una furiosa contienda con Aquiles, que Néstor pacifica; sin embargo, como tenía el mando absoluto del ejército, toma a Briseida en venganza.

Aquiles, descontento, se retira con sus fuerzas del resto de los griegos; y quejándose a Tetis, suplica a Júpiter que los haga sensibles al mal hecho a su hijo, dándole la victoria a los troyanos. Júpiter, concediéndole el pleito, incita a Juno: entre los cuales el debate se eleva, hasta que se reconcilien por la dirección de Vulcano.

El tiempo de dos y veinte días está ocupado en este libro: nueve durante la plaga, uno en el consejo y la disputa de los príncipes, y doce para la estancia de Júpiter con los etíopes, a cuyo regreso Thetis prefiere su petición. La escena se sitúa en el campamento griego, luego cambia a Crisea, y por último al Olimpo.

La ira de Aquiles, a Grecia la espantosa primavera…
De los males innumerables, diosa celestial, ¡canta!
Esa ira que se lanzó al sombrío reino de Plutón
Las almas de los poderosos jefes inoportunamente asesinados…
Cuyos miembros no enterrados en la orilla desnuda,

Perros devoradores y buitres hambrientos rasgaron.
Desde que el gran Aquiles y Atrides se esforzó,

Tal fue la condena soberana, y tal la voluntad de Júpiter.

¡Declara, oh Musa! en qué hora desafortunada…
Surgió la feroz lucha, de lo que ofendió al poder

El hijo de Latona se contagió de una manera terrible.
Y amontonó el campamento con las montañas de los muertos…
El rey de los hombres que su reverente sacerdote desafió,

Y por la ofensa del rey el pueblo murió.

Para las Crisias buscadas con regalos costosos para ganar

Su hija cautiva de la cadena del vencedor.
El venerable padre está de pie, suplicante…
Las horribles insignias de Apolo adornan sus manos.
Por esto él ruega; y humildemente se inclina,

Extiende el cetro y la corona de laurel.
Él demandó a todos, pero el jefe imploró por la gracia…
Los hermanos reyes, de la raza real de Atreus

“¡Vosotros, reyes y guerreros! Que vuestros votos sean coronados,

Y los orgullosos muros de Troya están al nivel del suelo.
Júpiter te restaurará cuando tus esfuerzos sean o’er

A salvo de los placeres de su costa natal.
Pero, oh! aliviar el dolor de un padre miserable,

Y dar a Chryseis a estos brazos de nuevo;

Si la misericordia falla, deja que mis regalos se muevan…
Y teme vengarse de Phoebus, hijo de Júpiter”.

Los griegos en gritos su asentimiento conjunto declaran,

El sacerdote para reverenciar, y liberar la feria.

No tan Atrides; él, con orgullo real,

Repelió al sagrado señor, y así respondió:

“Por lo tanto en tu vida, y vuela estas llanuras hostiles,

Ni preguntar, presuntuoso, qué es lo que el rey detiene…
Por lo tanto, con tu corona de laurel y tu vara de oro…
Ni confiar demasiado en las insignias de tu dios.
La mía es tu hija, sacerdote, y permanecerá…
Y las oraciones, y las lágrimas, y los sobornos, se suplican en vano.
Hasta que el tiempo se lleve toda la gracia juvenil…
Y la edad la despide de mi frío abrazo,

En las labores diarias del telar empleadas,

O condenado a decorar la cama que una vez disfrutó…
Por lo tanto, a Argos se retirará la doncella…
Lejos de su tierra natal y de su padre llorón”.

El sacerdote tembloroso a lo largo de la orilla regresó…
Y en la angustia de un padre de luto.
Desconsolado, sin atreverse a quejarse,

Silencioso vagaba por la cañería principal.
Hasta que, a salvo en la distancia, a su dios le reza,

El dios que lanza sus rayos por todo el mundo.

“¡Oh, Smintheus!”, que surgió de la línea de la bella Latona,

Tu poder de guardián de Cilla la divina,

¡Tú, fuente de luz! a quien Tenedos adora,

Y cuya brillante presencia dorará las costas de tu Chrysa.
Si e’er con coronas colgué tu sagrada fane,

O alimentado las llamas con grasa de bueyes muertos;

¡Dios del arco de plata! Tus ejes emplean,

Véngate a tu siervo, y los griegos destruirán”.

Así rezaron las Crisias. – el poder favorecedor asiste,

Y de las altas cumbres del Olimpo desciende.
Dobló su arco, los corazones griegos para herir;

Feroz como se movía, sus ejes de plata resuenan.
Respirando venganza, una noche repentina se extendió,

Y la oscuridad sombría rodaba alrededor de su cabeza.
La flota a la vista, él hizo sonar su arco mortal,

Y el silbido de la mosca de la pluma de los destinos de abajo.

En las mulas y los perros la infección comenzó primero.
Y por último, las flechas de venganza fijadas en el hombre.
Durante nueve largas noches, a través de todo el aire oscuro…
Las piras, de llama gruesa, dispararon un lúgubre resplandor.
Pero antes de que el décimo día giratorio se ejecutó,

Inspirado por Juno, el hijo divino de Thetis…
Convocó a consejo a todo el tren griego.
Por mucho que la diosa llorara a sus héroes asesinados.
La asamblea se sentó, y se levantó sobre el resto.

Aquiles

Así se dirigió Aquiles el rey de los hombres:

“¿Por qué no dejamos la fatal orilla de Troya,

Y medir los mares que cruzamos antes…
La plaga que destruye a quien la espada perdonaría,

Es hora de salvar los pocos restos de la guerra.
Pero que algún profeta, o algún sabio sagrado,

Explora la causa de la ira del gran Apolo.
O aprende la derrochadora venganza para eliminar…
Por los sueños místicos, porque los sueños descienden de Júpiter.
Si los votos rotos de esta pesada maldición se han puesto,

Que los altares fumen, y que se paguen las hecatomías.

Así que el Cielo, expiado, restaurará la Grecia moribunda,

Y Phoebus ya no se lanza a sus pozos ardientes”.

Dijo, y se sentó: cuando Chalcas respondió así;

Chalcas el sabio, el sacerdote y guía griego,

Ese sagrado vidente, cuya visión integral…
El pasado, el presente y el futuro sabían…
Levantamiento lento, el venerable sabio

Así hablaban la prudencia y los temores de la edad:

“Amado por Júpiter, Aquiles! ¿Quieres saber…?
¿Por qué el enojado Phoebus dobla su arco fatal?
Primero da tu fe, y la difícil palabra de un príncipe…
De protección segura, por tu poder y tu espada.
Porque debo hablar lo que la sabiduría ocultaría,

Y las verdades, invidiosas para los grandes, revelan…
La tarea es audaz, cuando los sujetos, se vuelven demasiado sabios,

Instruye a un monarca sobre dónde está su error.
Porque aunque consideramos que la furia de corta duración ha pasado,

Es seguro que los poderosos se vengarán por fin.
A quien Pelides: “Desde lo más profundo de tu alma”…
Habla lo que sabes, y habla sin control.
E’en por ese dios juro que quien gobierna el día,

A quien tus manos transmiten los votos de Grecia.
Y cuyos benditos oráculos declaran tus labios…
Mientras Aquiles respire este aire vital…
Ningún griego atrevido, de toda la numerosa banda,

Contra su sacerdote levantará una mano impía;

No e’en el jefe por el que nuestros anfitriones son dirigidos,

El rey de reyes, tocará esa cabeza sagrada”.

Animado así, el hombre intachable responde:

“Ni votos sin pagar, ni sacrificios despreciados,

Pero él, nuestro jefe, provocó la furiosa plaga…
La venganza de Apolo por su sacerdote herido.
Ni tampoco cesará la furia despierta del dios,

Pero las plagas se extenderán, y los incendios funerarios aumentarán…
Hasta que el gran rey, sin pagar un rescate,

A su propia Chrysa envía a la criada de ojos negros.
Tal vez, con el sacrificio y la oración añadidos,

El sacerdote puede perdonar y el dios puede perdonar”.

El profeta habló: cuando con el ceño fruncido

El monarca comenzó desde su brillante trono…
El cólera negro llenó su pecho que hervía de ira,

Y de sus globos oculares destelló el fuego vivo…
“Augur maldecido! denunciando la travesura todavía,

Profeta de las plagas, para siempre presagiando el mal!
Aún debe esa lengua algún mensaje hiriente traer,

Y aún así tu orgullo sacerdotal provoca a tu rey…
Para esto se exploran los oráculos de Phoebus,

Enseñar a los griegos a murmurar a su señor…
Porque esto con la falsedad es mi honor manchado,

Se ofende al cielo, y se profana a un sacerdote.
Porque mi premio, mi bella doncella, tengo,

Y los amuletos celestiales prefieren ofrecer el oro…
Una sirvienta, sin igual en los modales como en la cara,

Habilitado en cada arte, y coronado con toda gracia.
Ni la mitad de los encantos de Clytaemnestra eran tan queridos,

Cuando sus primeras bellezas florecientes bendijeron mis brazos.
Sin embargo, si los dioses la exigen, déjala navegar…
Nuestros cuidados son sólo para el público.
Déjame ser considerado la odiosa causa de todo,

Y sufrir, en lugar de que mi pueblo caiga.
El premio, el hermoso premio, renunciaré,

Tan valorado, y tan justamente mío.
Pero ya que por el bien común cedo la feria,

Mi pérdida privada dejó que la agradecida Grecia reparara…
Ni sin recompensa dejes que tu príncipe se queje,

Que sólo él ha luchado y sangrado en vano.
“Rey insaciable” (Aquiles responde así),

Aficionado al poder, pero aficionado al premio.
¿Quieres que los griegos cedan su legítima presa?
¿La debida recompensa de muchos un campo bien luchado?

El botín de las ciudades arrasadas y los guerreros asesinados,

Compartimos con la justicia, como con el trabajo que ganamos;

Pero para reanudar lo que tu avaricia anhela…
(Ese truco de los tiranos) puede ser llevado por los esclavos.

Sin embargo, si nuestro jefe para el saqueo sólo lucha,

El botín de Ilion compensará tu pérdida,

Cuando, por decreto de Júpiter, nuestros poderes conquistadores…
Humillará hasta el polvo sus altas torres”.

Entonces así el rey: “¿Debo renunciar a mi premio?
Con un contenido manso, y tú posees de tu…
Grande como eres, y como un dios en lucha,

Piensa en no robarme el derecho de un soldado.
A petición tuya restauraré a la doncella…
Primero hay que pagar el equivalente justo;

Tal como un rey podría pedir; y que sea

Un tesoro digno de ella, y digno de mí.
O me concedes esto, o con una reclamación del monarca…
Esta mano se apoderará de otra dama cautiva.
El poderoso Áyax renunciará a su premio;

El botín de Ulises, o incluso el tuyo propio, es mío.
El hombre que sufre, en voz alta puede quejarse;

Y puede que se enfurezca, pero se enfurecerá en vano.
Pero esto cuando el tiempo lo requiere. – Ahora permanece

Lanzamos una corteza para arar las llanuras acuáticas,

Y el sacrificio a las costas de Chrysa,

Con pilotos escogidos, y con remos laboriosos.

Pronto la feria el barco de sable ascenderá,

Y algunos príncipes delegados de la carga asisten…
Este rey de Creta, o Áyax cumplirá,

O el sabio Ulises vio realizar nuestra voluntad…
O, si nuestro real placer lo ordena,

El propio Aquiles la conduce sobre el principal…
Que el feroz Aquiles, terrible en su furia,

El dios propiciatorio, y el apaciguador de plagas”.

En esto, Pelides, frunciendo el ceño, respondió:

“¡Oh tirano, armado de insolencia y orgullo!
Esclavo ingrato a los intereses, nunca se unió a un grupo.
¡Con fraude, indigno de una mente real!
Qué griego tan generoso, obediente a tu palabra,

Formará una emboscada, o levantará la espada…
¿Qué causa tengo para luchar contra tu decreto?
Los lejanos troyanos nunca me hicieron daño.
A los reinos de Phthia no dirigieron tropas hostiles.
A salvo en sus valles, mis guerreros se alimentaron…
Lejos de aquí, la principal ronca-ronca,

Y muros de rocas, aseguran mi reino nativo,

Cuya tierra fructífera y exuberante cosecha la gracia,

Rica en sus frutos, y en su raza marcial.

Aquí navegamos, una multitud voluntaria…
Para vengar un error privado, no público.
¿Qué otra cosa para Troya dibujan las naciones reunidas,

Pero la causa tuya, ingrata, y la de tu hermano…
¿Es esta la paga que nuestra sangre y nuestros trabajos merecen?
Deshonrado y herido por el hombre al que servimos…
Y te atreves a amenazar con arrebatarme mi premio,

Debido a las acciones de muchos un día terrible…
¡Un premio tan pequeño, oh tirano! que coincide con el tuyo,

Como tus propias acciones si se comparan con las mías.
La tuya en cada conquista es la presa rica,

Aunque el mío es el sudor y el peligro del día.
Algún regalo trivial para mis barcos que llevo:

O las alabanzas estériles pagan las heridas de la guerra.
Pero sepa, orgulloso monarca, que ya no soy su esclavo.
Mi flota me llevará a la costa de Tesalia.
Dejado por Aquiles en la llanura de Troya,

¿Qué botín, qué conquistas, ganará Atrides?”

A esto el rey: “¡Vuela, poderoso guerrero! ¡Vuela!
No necesitamos tu ayuda, y tus amenazas desafían.
No quiero que los jefes de tal causa luchen,

Y el mismo Júpiter guardará el derecho de un monarca.
De todos los reyes (el dios se preocupa)…
Para el poder superior no hay tal odio.
La lucha y el debate que tu alma inquieta emplea,

Y las guerras y los horrores son tu alegría salvaje.
Si tienes fuerza, fue el cielo el que te dio esa fuerza.
¡Que sepas, hombre vanidoso! Tu valor es de Dios.
Rápido, lanza tus naves, vuela con velocidad.
Gobierna tus propios reinos con un dominio arbitrario.
No te escucho, pero premio a igual nivel…
Tu amistad de corta duración, y tu odio infundado.
Ve, amenaza a tus mirmidones nacidos en la tierra, pero aquí…
Es mío amenazar, príncipe, y tuyo temer.
Saber, si el dios la bella dama demanda,

Mi corteza la llevará a su tierra natal.
¡Pero entonces prepárate, príncipe imperioso! ¡Prepárate,

Feroz como eres, para entregar tu feria cautiva:

Incluso en tu tienda de campaña me apoderaré del premio floreciente,

Tu amada Briseis con los ojos radiantes.
Por lo tanto, probarás mi poder, y maldecirás la hora…
Tú eras un rival del poder imperial.
Y por lo tanto, todos nuestros anfitriones lo sabrán,

Que los reyes están sujetos sólo a los dioses”.

Aquiles escuchó, con pena y rabia oprimió,

Su corazón se hinchó mucho, y el trabajo de parto en su pecho…
Pensamientos distractivos por turnos su pecho gobernaba;

Ahora disparado por la ira, y ahora por la razón cool’d:

Eso hace que su mano saque la espada mortal…
Forzar a los griegos, y atravesar a su altivo señor;

Esto susurra suavemente su venganza para controlar,

Y calmar la creciente tempestad de su alma.
Al igual que en la angustia del suspenso se quedó,

Mientras que la mitad de la hoja sin envoltura aparece como una hoja brillante…
El vencejo de Minerva descendió desde arriba,

Enviado por la hermana y la esposa de Jove

(Para ambos los príncipes reclaman su igual cuidado);

Detrás de ella estaba, y junto al cabello dorado…
Aquiles se apoderó; sólo él confesó…
Una nube de marta cibelina la ocultó del resto.
Él ve, y de repente a la diosa llora,

Conocido por las llamas que brillan en sus ojos:

“Desciende Minerva, en su cuidado tutelar,

Un testigo celestial de los errores que llevo…
¿Del hijo de Atreus? – Entonces deja que esos ojos que ven

El crimen atrevido, he aquí la venganza también.”

“Forbear” (la progenie de Júpiter responde)

Para calmar tu furia abandono los cielos.
Que el gran Aquiles, a los dioses renunciar’d,

Para razonar cede el imperio de su mente.
Por el horrible Juno se da esta orden;

El rey y tú son los dos el cuidado del cielo.
La fuerza de los reproches agudos le hace sentir…
Pero envaina, obediente, tu acero vengador.
Porque yo pronuncio (y confío en un poder celestial)

Tu honor herido tiene su hora predestinada,

Cuando el orgulloso monarca implore tus brazos…
Y sobornar tu amistad con una tienda sin límites.
Entonces, que la venganza ya no sea la que domina.
Ordena tus pasiones, y los dioses obedecen”.

A su Pelides:-“Con oído atento,

¡Es justo, oh diosa! Yo tus dictados escuchan.
Por difícil que sea, suprimo mi venganza.
Aquellos que veneran a los dioses, los dioses los bendecirán.”
Dijo, observando a la criada de ojos azules…
Luego en la vaina regresó la brillante hoja.
La diosa veloz del alto Olimpo vuela,

Y se une al sagrado senado de los cielos.

Ni tampoco la rabia que su pecho hirviente abandonó,

Que así redoblando en Atrides se rompió:

“¡Oh, monstruo!” Mezcla de insolencia y miedo,

Tú, perro en la frente, pero en el corazón un ciervo!

Cuando te conocieron en una emboscada, luchaste por atreverte…
O enfrentar noblemente el horrible frente de la guerra…
Es nuestra, la oportunidad de luchar contra los campos para intentar…
Tuyo para mirar, y ofrecer al valiente morir:

Es mucho más seguro pasar por el campamento para ir…
Y robar a un sujeto, que despojar a un enemigo.
Azote de tu pueblo, violento y vil!
Enviado en la ira de Júpiter en una raza esclava.
Quien, perdido el sentido de la generosa libertad pasada,

son domesticados a los males; – o este ha sido el último.
Ahora por este cetro sagrado escúchame jurar,

Que nunca más las hojas o las flores darán,

Que se separó del tronco (como yo de ti)

En las montañas desnudas dejó su árbol padre.
Este cetro, formado por acero templado para probar…
Un alférez de los delegados de Júpiter,

De quien surge el poder de las leyes y la justicia…
(Tremendo juramento! inviolado a los reyes);

Por esto juro que cuando la Grecia sangrante de nuevo…
Llamará a Aquiles, llamará en vano.
Cuando, al borde de la matanza, Héctor viene a esparcirse…
La orilla púrpura con las montañas de los muertos,

Entonces lamentarás la afrenta que tu locura te ha causado…
Obligado a deplorar cuando impotente para salvar:

Entonces la rabia en la amargura del alma para saber

Este acto ha convertido al griego más valiente en tu enemigo”.

Habló, y furioso se lanzó contra el suelo…
Su cetro está estrellado con tacos dorados alrededor…
Luego se sentó en silencio. Con igual desdén

El rey furioso volvió a fruncir el ceño.

Para calmar su pasión con las palabras de la edad,

Lentamente de su asiento se levantó el sabio Pyliano,

El experimentado Néstor, en la habilidad de persuasión…
Las palabras, dulces como la miel, de sus labios destilan:

Dos generaciones ya habían pasado,

Sabio por sus reglas, y feliz por su influencia.
Dos años después de su reino natal, reinó…
Y ahora el ejemplo del tercero sigue siendo…
Todos vieron con asombro al venerable hombre…
Que así con leve benevolencia comenzó:-

“¡Qué vergüenza, qué desgracia es esto para Grecia! ¡Qué alegría!
Por el orgulloso monarca de Troya, y los amigos de Troya!
Que los dioses adversos se comprometan a un debate severo…
El mejor, el más valiente, del estado griego.
Joven como eres, esta joven restricción de calor,

Ni pienses que los años y la sabiduría de tu Néstor son vanos.
Una raza divina de héroes una vez que supe,

Como si estos ojos envejecidos no pudieran ver más…
Vive allí un jefe para igualar la fama de Pirithous,

Dryas el audaz, o el nombre inmortal de Ceneus;

Teseo, soportado con más que el poder mortal,

O Polifemo, como los dioses en la lucha…
Con estos de antaño, a los trabajos de la batalla criados,

En la juventud temprana mis días de resistencia me llevaron…
Lleno de la sed que genera la envidia virtuosa…
Y herir con el amor de los actos honorables,

El más fuerte de los hombres, perforó el jabalí de montaña.
Los desiertos salvajes se tiñeron de rojo con la sangre de los monstruos…
Y desde sus colinas los centauros peludos rasgaron…
Sin embargo, estos con artes suaves y persuasivas me balanceo…
Cuando Néstor habló, ellos escucharon y obedecieron.
Si en mi juventud, incluso estos me estimaban sabiamente…
¿Ustedes, jóvenes guerreros, escuchan los consejos de mi edad?
Atrides, no te apoderes de la bella esclava.
Ese premio que los griegos por sufragio común dieron:

Ni tú, Aquiles, tratas a nuestro príncipe con orgullo.
Que los reyes sean justos y que el poder soberano presida.
Tú, los primeros honores de la guerra adornan,

Como los dioses en la fuerza, y de una diosa nacida;

Él, terrible majestad exalta por encima de

Los poderes de la tierra, y los hijos cimentados de Júpiter.

Que ambos se unan con una mente bien consentida,

Así que la autoridad con fuerza se unirá…
¡Déjame, oh rey! para calmar la rabia de Aquiles.
Gobierna tú mismo, como más avanzado en edad.

¡Prohíbanlo, dioses! Aquiles debería estar perdido,

El orgullo de Grecia y el baluarte de nuestro anfitrión”.

Dicho esto, cesó. El rey de los hombres responde:

“Tus años son horribles, y tus palabras son sabias.
Pero esa imperiosa, esa alma invicta…
No hay leyes que puedan limitar, no hay control del respeto.
Antes de su orgullo deben caer sus superiores;

Su palabra la ley, y él el señor de todo…
Él debe obedecer a nuestros anfitriones, nuestros jefes, nosotros mismos…
¿Qué rey puede soportar un rival en su dominio?
Concede a los dioses que su fuerza incomparable le ha dado…
¿Tiene el reproche sucio un privilegio del cielo?”

Aquí, en el discurso del monarca, Aquiles se rompió…
Y furioso, así, e interrumpiendo habló:

“Tirano, me merecía tu cadena de irritación…
Vivir tu esclavo, y aún así servir en vano,

¿Debo someterme a cada decreto injusto:-

Ordena a tus vasallos, pero no me ordenes a mí.
Aprovechen a Briseis, a quien los griegos condenaron…
Mi premio de la guerra, aunque dócilmente ver reanudado;

Y agarrar con seguridad; no más de Aquiles dibuja

Su espada conquistadora en la causa de cualquier mujer.
Los dioses me ordenan perdonar el pasado.
Pero que esta primera invasión sea la última.
Porque sepas, tu sangre, que la próxima vez que te atrevas a invadir,

se desbordará en venganza sobre mi apestosa espada”.

En esto cesaron: el severo debate expiró.
Los jefes de la hosca majestad se retiraron.

Aquiles con Patroclo tomó su camino

Donde cerca de sus tiendas yacen sus vasos huecos.
Mientras tanto, Atrides lanzó con numerosos remos…
Un barco bien preparado para las costas sagradas de Chrysa.
En lo alto de la cubierta estaba el justo Chryseis colocado,

Y el sabio Ulises con la conducta agraciada:

A salvo en sus lados la hecatombe que guardaban,

Luego, navegando rápidamente, cortar el camino de los líquidos.

El anfitrión para expiar a continuación el rey se prepara,

Con puras ilustraciones, y con oraciones solemnes.
Lavado por la ola salada, el piadoso tren…
Se limpian; y se lanzan las abluciones en el principal.

A lo largo de la orilla se colocaron hecatomías enteras,

Y los toros y las cabras a los altares de Phoebus pagados;

Los vapores de la marta en las espirales de rizado surgen,

Y lanzan sus agradecidos olores a los cielos.

El ejército, por lo tanto, en los ritos sagrados se comprometió,

Atrides todavía con un profundo resentimiento furioso.
Para esperar su voluntad dos heraldos sagrados se pararon,

Talthybius y Eurybates el bueno.
“Apresúrate a la feroz tienda de Aquiles (llora),

De ahí que el oso Briseis sea nuestro premio real.
Someterse debe; o si no se separan,

Nosotros mismos en los brazos la arrancaremos de su corazón.”

Los heraldos no dispuestos actúan a las órdenes de su señor.
Pensive caminan a lo largo de las arenas estériles:

Llegado, el héroe en su tienda se encuentran,

Con aspecto sombrío en su brazo reclinado.
A una distancia terriblemente larga se quedan en silencio,

Loth para avanzar, y decir su dura orden;

¡Confusión decente! Este es el hombre divino.
Percibido, y por lo tanto con acento leve comenzó:

“Con permiso y honor entra en nuestras moradas,

Vosotros, ministros sagrados de los hombres y los dioses!
Conozco tu mensaje; por obligación viniste…
No a ti, sino a tu imperioso señor al que culpo.
Patroclo, prisa, la bella Briseis trae;

Conducir a mi cautivo al rey altivo.

Pero atestigüen, anuncien y proclamen mi voto…
Testigo de los dioses arriba, y los hombres abajo!
Pero primero, y más fuerte, a su príncipe declare

(Ese tirano sin ley cuyas órdenes llevas),

Inmóvil como la muerte, Aquiles permanecerá,

Aunque Grecia postrada sangrará por todas las venas…
El jefe furioso en la pasión frenética perdida,

Ciego a sí mismo, e inútil para su anfitrión,

Insensible a juzgar el futuro por el pasado,

En la sangre y la matanza se arrepentirán al fin”.

Patroclo ahora la belleza involuntaria trajo;

Ella, en suaves penas, y en pensamiento pensativo,

Pasó en silencio, mientras los heraldos le tomaban la mano.
Y de vuelta, moviéndose lentamente sobre la hebra.
No es así que su pérdida el feroz Aquiles perforó;

Pero triste, retirándose a la orilla que suena,

Sobre el margen salvaje de las profundidades él colgó,

Ese parentesco profundo de donde surgió su madre:

Allí bañado en lágrimas de ira y desdén,

Así que se lamentaron en voz alta a la tormentosa cañería principal:

“¡Oh, diosa de los padres! ya que en la floración temprana

Tu hijo debe caer, por una condena demasiado severa.
Seguro que tan corta una carrera de gloria nacida,

Gran Júpiter en la justicia si este lapso adornara:

El honor y la fama por lo menos el trueno que se debe;

Y si paga la promesa de un dios…
Si tu orgulloso monarca desafía así a tu hijo…
oscurece mis glorias, y reanuda mi premio”.

Lejos de los profundos recovecos de la principal,

Donde el anciano Océano mantiene su reinado acuático,

La diosa madre lo escuchó. Las olas se dividen;

Y como una niebla se elevó por encima de la marea.
Lo vi de luto en las costas desnudas,

Y así las penas de su alma explora.

“¿Por qué aflige a mi hijo? Tu angustia me deja compartir;

Revela la causa, y confía en el cuidado de un padre”.

Suspiró profundamente y dijo: “Para contar mi dolor…
Es sólo para mencionar lo que muy bien sabes.
De Tebas, sagrado para el nombre de Apolo…
(El reino de Aetion), nuestro ejército conquistador vino,

Con el tesoro cargado y el botín triunfante,

Cuya división justa coronó los trabajos del soldado.
Pero la brillante Chryseis, premio celestial! fue llevada,

Por voto elegido, a la cama del general.
El sacerdote de Fobus buscó por medio de regalos para ganar

Su hermosa hija de la cadena del vencedor…
La flota a la que llegó, y, agachándose poco a poco,

Sostenía el cetro y la corona de laurel,

Intentando todo; pero el jefe imploró por la gracia

Los hermanos reyes de la raza real de Atreus…
Los generosos griegos, con su consentimiento conjunto, declaran…


Libro: Iliada

Give a Comment