Diosa del hogar, protectora de las familias y los niños, y supervisora del orden doméstico, Hestia era una deidad griega que ocasionalmente se incluía entre las doce deidades olímpicas.

Diosa del hogar y la chimenea, protectora de las familias y los niños, y supervisora del orden doméstico, Hestia era una diosa griega que a veces (aunque no siempre) se incluía entre las principales deidades de los Doce Olímpicos.

Como deidad matrona definitiva, Hestia simbolizaba el hogar puesto en su propio orden.

La observancia de Hestia era vital para todos los hogares griegos, ya que aseguraba el vínculo crucial entre la moralidad privada y la prosperidad pública.

Aunque poco recordado hoy en día, el culto de Hestia prosperó en su tiempo. En el ámbito doméstico, la observancia de Hestia era organizada por las madres y se caracterizaba por la quema de un animal de sacrificio, a menudo el cerdo doméstico.

En la esfera pública, los incendios comunales simbolizaban la vigilancia de Hestia, y el primer y el último trago de cada fiesta se bebían en su honor.

Etimología de Hestia

El nombre de la diosa “Hestia” deriva directamente de la palabra griega hestia , que significa “hogar, chimenea o altar”. Como lugar central de reunión dentro de la casa, así como el lugar de los sacrificios hechos en honor de Hestia, el hogar era un símbolo apropiado para la diosa doméstica.

De hecho, todos los fuegos del hogar, tanto domésticos como públicos, se quemaban en su honor, y la extinción de tales fuegos se consideraba una atroz violación de la moralidad.

Cabe señalar que el nombre de “Vesta“, la diosa romana virgen, se deriva de la misma raíz etimológica. Como diosa romana del corazón y la familia, Vesta sirvió como contraparte mitológica de Hestia.

Familia

Hestia era la hija de los Titanes Cronos y Rea, el padre del universo y la madre de la tierra respectivamente; también era la hermana mayor de Hera, Deméter, Poseidón, Hades y Zeus. Hestia no sólo fue la primera nacida, sino también la primera en ser tragada por el tirano Cronos, quien estaba convencido de que sus hijos lo derrotarían.

Cuando Zeus obligó a su padre a regurgitar a sus hermanos y hermanas, Hestia fue la última en emerger, convirtiéndola en la primogénita de Cronos y la última en renacer. Como era una diosa virginal, Hestia no tuvo hijos.

Hestia, diosa griega en la mitología

Mitología

Los detalles sobre Hestia son escasos, lo que hace que su personalidad, atributos principales y mitología sean difíciles de determinar. Los Himnos Homéricos 24 y 29 nos dan sólo una fugaz impresión de la diosa. Como 24, A Hestia , dice:

Hestia, tú que atiendes la santa casa del señor Apolo, el tirador lejano de la buena Pytho, con el suave aceite que gotea de tus cerraduras, ven ahora a esta casa, ven, teniendo una mente con Zeus el todopoderoso, acércate, y con ello concede gracia a mi canción.

Y en el 29, también A Hestia :

Hestia, en las altas moradas de todos, tanto de los dioses inmortales como de los hombres que caminan por la tierra, has ganado una morada eterna y el más alto honor: gloriosa es tu porción y tu derecho. Porque sin ti los mortales no celebran ningún banquete, donde no se vierta debidamente vino dulce en ofrenda a Hestia, tanto la primera como la última.

Hay algunas dudas de que Hestia incluso perteneciera al panteón no oficial de los Doce Olímpicos, ya que ella y Dionisio a menudo intercambiaban el honor de llenar este duodécimo puesto. En el friso este del Partenón, el templo ateniense de los dioses, Dionisio está representado entre los olímpicos mientras que Hestia no se encuentra en ninguna parte.

Lo que se sabe de la diosa del hogar ha sido reconstruido a partir de fragmentos de la gran mitología griega.

Después de su renacimiento del estómago de Cronos, Hestia participó en la guerra del Olimpo contra los Titanes de forma desconocida.

Poco después, Hestia se vio perseguida románticamente por Apolo y Neptuno.

Sin embargo, rechazó sus avances, ya que deseaba conservar su virginidad. A pesar de estos rechazos, los dos dioses continuaron su persecución, llevando a Hestia a apelar a Zeus para que interviniera. Él accedió a su petición, llevándola a su casa para supervisar sus operaciones domésticas.

La mitológica Hestia

Una historia similar contada por Ovidio en el siglo I a.C. tiene la virginidad de Hestia amenazada por un dios menor de la fertilidad rústica llamado Priapus. Poco después de la victoria de los olímpicos sobre los Titanes, Rea, la diosa madre de la tierra, organizó una celebración para las deidades victoriosas. Desinteresada en tal juerga, Hestia se alejó de las festividades y se quedó dormida en el bosque.

Un Priapo borracho, conocido por su apetito sexual, pronto se topó con Hestia y estaba a punto de extasiarla cuando un burro rebuznante despertó a la diosa dormida.

Cuando los otros olímpicos llegaron a la escena, regañaron al asediado Priapo y le prohibieron unirse a sus celebraciones de nuevo. Hestia mantuvo su preciada virginidad y Priapo fue enviado a retozar con sátiros en el desierto hasta el final de los tiempos.

La ausencia de Hestia en las historias clásicas de la mitología griega sugería mucho sobre su modestia e industria. El más tranquilo de los dioses, Hestia aparecía tan raramente en las historias estridentes y chillonas típicas de la mitología griega, precisamente porque observaba con tanta diligencia su papel en la esfera doméstica.

La domesticidad de Hestia a su vez sugiere mucho sobre lo que se esperaba de las madres griegas como matronas del hogar.

La Grecia clásica era una sociedad profundamente patriarcal, donde los hombres disfrutaban de los derechos y beneficios de la vida pública en la polis.

Las mujeres, en cambio, se veían privadas de estos derechos y privilegios y, en cambio, confinadas a la esfera doméstica. Obediente, obediente y discreta, Hestia encarnaba estos ideales griegos de maternidad y feminidad.

Cultura pop

Hestia aparece en varias representaciones de la cultura pop de la mitología griega. En la serie Percy Jackson & the Olympians , Hestia aparece como una diosa humilde y obediente que está por encima de la política mezquina de las otras deidades.

En las series de televisión Xena y Hércules , su semejanza aparece en la Cueva de Hestia, aunque ella misma no lo hace. En la misma serie, aparece regularmente un grupo religioso conocido como las Vírgenes de Hestia.

Referencias

Bibliografía

  1. Hesíodo. Los Himnos Homéricos y la Homérica . Traducido por Hugh G. Evelyn-White. Biblioteca Digital de Perseo. https://www.perseus.tufts.edu/hopper/text?doc=Perseus%3Atext%3A1999.01.0138%3A.
  2. Colaboradores de Wikipedia. “Hestia”. Wikipedia . https://es.wikipedia.org/wiki/Hestia.