Dios del horno, maestro de la metalurgia y patrón de todos los artesanos, Hefesto era el hábil y hábil artesano del Monte Olimpo.

Dios del horno, maestro de la metalurgia y patrón de todos los artesanos, Hefesto era el hábil y hábil artesano del Monte Olimpo.

Aunque Hefesto encontró su lugar entre los dioses como fabricante de armas y colocador de trampas, sin embargo, a menudo se encontró no amado y no deseado por los otros dioses.

Burlado como Anfigio, el “cojo”, Hefesto llevaba el estigma de un “pie marchito”, resultado de haber sido arrojado del Olimpo al nacer.

Por más que la cojera de Hefesto lo estigmatizara a los ojos de los dioses, lo hicieron querer los mortales griegos, que como él no alcanzaban la perfección que encarnaban las grandes deidades olímpicas.

A sus ojos, la habilidad de Hefesto para crear y crear, así como su incesante esfuerzo por hacer todo lo que estaba roto, eran gritos de guerra para los imperfectos.

Etimología

Como muchas de las deidades griegas, no había una etimología fiable para el nombre “Hefesto”. El primer registro conocido de la palabra apareció en una inscripción en el palacio de Knossos en Creta.

Este palacio era una reliquia del pueblo minoico que vivió más de mil años antes de la edad de oro griega conocida como la Era Clásica, lo que indica que la palabra estaba presente en la sociedad griega temprana.

Tal y como apareció en el palacio, “Hefesto” servía como topónimo, no como descriptor de las características o la naturaleza del dios.

Familia

Aunque se sabía que Hefesto era el hijo de Hera, el resto de su origen seguía siendo turbio debido a las diferencias en las historias de su concepción y nacimiento.

Aunque se rumoreaba que había sido engendrado por Zeus, la evidencia sugería que era una verdad aceptada entre los griegos. Homer insistía en que no había una razón clara para creer tal cosa.

En la Teogonía , Hesíodo contó una historia diferente. Despreciada por el mujeriego Zeus, que dio a luz a Atenea sin su participación (Atenea había estallado de la frente de Zeus después de que se había acostado con Metis, la ninfa del mar de Oceanía,) Hera tomó venganza y concibió un hijo, Hefesto, por su cuenta. La Teogonía dio dos versiones de la misma secuencia de eventos:

Pero Hera, sin unión con Zeus, pues estaba muy enojada y peleaba con su compañero, lleva al famoso Hefesto, que es más hábil en los oficios que todos los hijos del Cielo. Pero Hera estaba muy enfadada y peleaba con su compañero. Y debido a esta lucha, no se unió a Zeus, que tiene un hijo glorioso, Hefesto, que supera a todos los hijos del cielo en artesanía.

En su propio tiempo, Hefesto se casó con Afrodita, la más bella de todas las diosas, pero su matrimonio fue infeliz, al menos según la Odisea, donde los autores homéricos hicieron que Hefesto se quejara de Afrodita, afirmando que con gusto devolvería a Afrodita a su padre y reclamaría el precio de la novia.

Con esta descripción de su relación en mente, no era sorprendente que Hefesto y Afrodita no tuvieran hijos juntos.

Hefesto ––∈ El dios griego del Fuego

Aunque Hefesto no era deseado como sus hermanos dioses, se reprodujo. Con Aglaea, una de las tres Gracias, tuvo cuatro hijos: Eucleia, Euthenia, Eupheme y Philophrosyne, todos personajes con poco impacto en la mitología griega.

Con Aetna, una ninfa que vivía cerca del Monte Aetna (o Etna) en Sicilia, Hefesto engendró a los gemelos conocidos como los Palici.

Ambos eran deidades chthonicas que se pensaba que vivían bajo géiseres sulfurosos en la llanura Palagónica.

Con Anticleia, Hefesto tuvo a su hijo Perifhetes, conocido como el “Empuñador del Club”, un hombre bestial con un ojo y una pierna coja como su padre. Acechaba en los caminos cerca de Atenas, robando a los viajeros hasta que el héroe mortal Teseo lo mató. Entre los hijos que Hefesto tuvo con mujeres desconocidas estaba Palaemonius, uno de los argonautas.

Finalmente, en un mito muy conocido, se dice que Hefesto engendró accidentalmente un niño con la diosa madre, Gaia. Comenzó cuando Hefesto se interesó por primera vez en Atenea. Hefesto y Atenea, por cierto, eran vistos a menudo como deidades homólogas.

Ambos fueron creadores y benefactores que trajeron los dones de la sabiduría y el conocimiento (Atenea), y la creatividad y la artesanía (Hefesto) a la humanidad.

Según la versión contada por Pseudo-Apolodoro, Hefesto intentó violar a Atenea, pero ella lo eludió justo cuando estaba a punto de consumar el acto, causándole la eyaculación en el suelo. Su semen derramado impregnó a Gaia, y de la tierra surgió Erichthonius, un príncipe criado por Atenea que se convertiría en uno de los primeros gobernantes de Atenas.

En la versión contada por el romano Hyginus, Hefesto se ganó la mano de Atenea en matrimonio porque, en cierto sentido, había ayudado a liberar a Atenea; lo había hecho abriendo la cabeza de Zeus cuando ella comenzó a salir de ella. Mientras Zeus le daba su bendición a Hefesto, Atenea seguía siendo reacia.

En el lecho matrimonial, cuando Hefesto estaba a punto de consumar el matrimonio, Atenea perdió los nervios y huyó, causando que Hefesto eyaculara sobre la tierra. En esta versión también, la semilla derramada de Hefesto daría lugar a Erichthonius.

Dios griego Hefesto

Mitología

El nacimiento, la expulsión y el regreso de Hefesto

Un aspecto central del mito de Hefesto, y uno que a menudo se representa en el arte antiguo y moderno, fue su expulsión del Olimpo, así como su eventual regreso. Esta historia tuvo muchas variaciones, pero en la mayoría de ellas la pobre Hefesto fue arrojada de los cielos por Hera, que había concebido al niño por su cuenta mientras estaba enfadada con Zeus.

Cuando descubrió que su creación tenía un pie malformado, Hera se enfadó aún más, y al considerar al niño indigno de la divinidad, lo arrojó a la tierra.

Otra versión del cuento presentaba a un Zeus enojado arrojando a Hefesto desde el Olimpo en un intento de evitar que el hijo de Hera violara a su madre.

En esta versión, Hefesto cayó durante un día entero antes de golpear la tierra en la isla de Lemnos (este lugar, la “tierra lemniana”, se convirtió en un sitio sagrado para los peregrinos de Hefesto que afirmaban que poseía poderes curativos).

También en esta versión, fue el impacto de su caída lo que dejó cojo a Hefesto.

De cualquier manera, Hefesto estaba comprensiblemente preocupado por el incidente y se negó a volver al Olimpo. Para vengarse (basado en el primer relato), Hefesto construyó una trampa para la silla de Hera con un mecanismo secreto. Una vez que Hera se sentó en el trono, la encerró en su lugar.

Durante algún tiempo, Hefesto vagó por la tierra. Finalmente regresó a su lugar en el Olimpo, aunque no por su propia voluntad.

Las historias coincidían en este detalle: Hefesto fue bebido por Dionisio, que le dio lo mejor de su viñedo para que durmiera profundamente; una vez que Hefesto descansó en paz, el dios del vino lo subió a un burro que lo llevó a la cima del Olimpo.

Hefesto, el artesano

La mayoría de las veces, Hefesto no era el centro del drama mítico; rara vez figuraba como el héroe obvio en los grandes dramas, tomaba menos amantes que sus hermanos y hermanas, y en general era menos conspicuo en general.

A diferencia de la mayoría de los otros dioses, a menudo era una figura ridícula o cómica, al menos en parte debido a su discapacidad.

Sin embargo, como un florecimiento, era astuto y vengativo, a menudo obteniendo pequeñas victorias.

Tales triunfos provenían de su tremenda habilidad como artesano y su capacidad para idear ingeniosas trampas y trucos.

Hefesto dirigió un taller masivo en el Monte Olimpo, con veinte fuelles, una forja y un yunque, y un séquito de asistentes, incluyendo varios cíclopes ctónicos. Su maestría e ingenio resultaron en la creación de casi todo lo único o sofisticado en la mitología griega.

En un solo ejemplo de su genio, Hefesto creó autómatas que le ayudaron en su taller. También creó un autómata de bronce llamado Talos, que le dio al rey Minos de Creta.

Se decía que Talos daba la vuelta a la isla tres veces al día buscando piratas e invasores. En algunas versiones del mito de la creación humana, Hefesto creó la primera mujer, Pandora, y su pithos, en la que los dioses colocaron todos los males del mundo.

El mito de Prometeo también afirmaba que el fuego que Prometeo robó y dio a la humanidad era originario de la gran forja de Hefesto en el Olimpo.

Hefesto hizo la mayoría de las armas y talismanes de los dioses y héroes mortales. Hizo el gran cetro y la égida del poderoso Zeus, el yelmo con alas de Hermes el mensajero, y el yelmo de la invisibilidad para el Hades.

También hizo el cinturón dorado de Afrodita (un signo de su desconfianza, quizás) y el carro que Helios usó para llevar el sol alrededor de la tierra.

Hefesto también trabajó para una clientela menos divina, haciendo una armadura para Aquiles, una coraza para Diómedes y aplausos para Hércules.

Hefesto también fabricó máquinas con mecanismos tan sutiles que escaparon a la atención de observadores desprevenidos.

Estas las usaba para engañar a su presa, como lo hizo con Hera, a quien atrapó en una silla con cerradura. Usó un truco similar para atrapar a su esposa Afrodita, a la que descubrió en una aventura con Ares.

Hefesto simplemente se tomó su tiempo para hacer un poco de trabajo en su taller. Construyó una red de material tan fino que era imperceptible a simple vista, luego la colocó en su cama y esperó a que Afrodita y Ares se abrazaran una vez más.

Cuando lo hicieron, quedaron atrapados en la red. Con su presa atrapada, Hefesto invitó a todo el Monte Olimpo a ver a la pareja desnuda.

Cultura pop

Hefesto ha disfrutado de una animada presencia en los medios culturales populares. En películas y televisión basadas en la mitología griega, usualmente aparecía como un poderoso artesano de brazos gruesos en el modo arquetípico de herrero.

  • En la película de 1981 Choque de Titanes , fue interpretado por un gran luchador británico llamado Pat Roach.
  • En la serie de televisión Hércules: Los viajes legendarios y Xena: La princesa guerrera , mientras tanto, apareció como un gran herrero vestido de cuero interpretado por los actores Julian Garner y James Hoyte.
  • En los videojuegos también, Hefesto era un famoso fabricante de artículos. En la serie God of War , hizo armas para el protagonista, Kratos.
  • En el videojuego clásico Diablo II , un loco herrero y maestro de calabozo fue nombrado Hefesto en un claro homenaje a la deidad griega.
  • Por último, Hefesto desempeñó un papel en la popular serie de libros Percy Jackson de Rick Riordan, que ha causado un renovado interés en la mitología griega.
  • En el cuarto libro de la serie Percy Jackson y los olímpicos , llamado la Batalla del Laberinto , Hefesto apareció como el maestro del horno con un taller que bombeaba objetos finamente afinados.
  • Su acto más notable en la novela, sin embargo, fue la reparación de un viejo Toyota que se había averiado!

Referencias

Bibliografía

  1. Hesíodo. Teogonía . Traducido por Hugh G. Evelyn-White. Archivo de textos sagrados de Internet. https://www.sacred-texts.com/cla/hesiod/theogony.htm.