Conocido como “el que se lleva todo”, el terrible Hades era el dios griego de los muertos y el rey del inframundo homónimo, una figura rara vez vista en la mitología.

Una de las deidades más temidas y temibles que la mitología griega tenía para ofrecer, Hades era el rey del inframundo (también llamado Hades) y gobernante de los muertos.

Se le conocía por un número inusualmente grande de epítetos, incluyendo Agesander y Agesilaus (que significa “el que lo lleva todo”), Clymenus (que significa “el notorio”), y Eubuleus (que significa “dador de buenos consejos”). “) Hades también fue descrito por Hesíodo y Homero como “despiadado”, “repugnante” y “monstruoso”.

Hades era una figura sombría tanto literal como metafóricamente, gracias en parte a un timón de invisibilidad creado para él por Hefesto.

La única deidad importante que no habitaba en el Monte Olimpo, Hades vivía solo en un oscuro palacio dentro del inframundo, una región subterránea de niebla y oscuridad. Una figura inusualmente solitaria, Hades rara vez participaba en las disputas que constantemente ocupaban otras deidades olímpicas.

A pesar de su distancia del drama mitológico (o quizás por ello), Hades era una figura universalmente temida por los griegos, que temían incluso pronunciar su nombre.

Etimología

La primera versión documentada del nombre “Hades” fue Áïdēs , de la era homérica (ca. 800 AEC), que significa “invisible”, o más probablemente “el invisible”. El origen de este nombre podría ser visto como otra indicación de la distancia del Hades de los eventos históricos y mitológicos.

En la época clásica (ca. 500 a.C.), el nombre de Hades había evolucionado de Áïdēs a Háidēs , que tenía el mismo significado.

Sin embargo, temerosos de pronunciar su nombre, los griegos de la época clásica se inclinaron por llamarlo por los epítetos descritos anteriormente, así como por el cuasiformal Plouton , de la palabra para “rico”.

Hades pudo haber recibido este nombre gracias a la gran horda de tesoros que había acumulado con las monedas que los muertos le traían para asegurar el paso a través del río Estigia.

Otra explicación fue que, como Hades vivía bajo tierra, el nombre era una forma de atribuirle las propiedades vivificantes de la tierra. El nombre Plutón fue heredado por los romanos, cuyo dios Plutón poseía las mismas características que Hades.

Familia

Hades fue el primer hijo varón de los Titanes Cronos y Rea. Al igual que sus hermanos y hermanas Deméter, Hera, Hestia y Poseidón, Hades fue tragado poco después de su nacimiento por Cronos, el señor del universo, que había recibido la profecía de que uno de sus hijos lo derrotaría.

Al igual que sus hermanos, Hades fue rescatado por Zeus, que obligó a Cronos a regurgitar a los niños y tomó el manto de “gobernante del universo” para sí mismo.

Aunque Hades nunca se casó, era famoso por estar acompañado por Perséfone durante ciertos meses del año.

Hades puede haber engendrado varias figuras míticas, incluyendo a Plutón, el dios de la riqueza, Melinoe, una ninfa ctónica (subterránea), y Zagreus, otra deidad ctónica de la que se sabe poco. Perséfone era la madre de los tres niños mencionados.

Hades también estaba ligado, aunque vagamente, a los Erinyes (también conocidos como las Furias), los seres ctónicos femeninos que llevaban a cabo los castigos de Hades y cumplían sus órdenes.

Dios griego Hades

Mitología

La Titanomacía y las secuelas

Liderado por el poderoso Zeus, Hades y sus hermanos participaron en la Titanomaquia, una catastrófica lucha entre los antiguos dioses, los Titanes, y los nuevos dioses, los olímpicos. Según la Ilíada de Homero, los hermanos victoriosos, Zeus, Poseidón y Hades aprovecharon su privilegio masculino y distribuyeron el poder entre los dioses y las diosas.

También distribuyeron el poder entre ellos, echando a suertes para determinar sus dominios. Zeus dibujó el cielo, Poseidón los mares y todas las aguas, y Hades el sombrío submundo enterrado en lo profundo de la tierra.

Se pensaba que Hades había elegido la peor de las opciones. Mientras que su reino no era necesariamente un lugar de sufrimiento o de horrores manifiestos, era un lugar todavía sombrío y sin vida.

En la Odisea Aquiles habló con Odiseo durante su viaje al inframundo, reclamando famosamente:

No hay palabras ganadoras sobre la muerte para mí, brillante Odiseo.
Por Dios, prefiero ser esclavo en la tierra para otro hombre…
algún inquilino pobre que se esfuerza por mantenerse vivo…
que gobernar aquí abajo sobre todos los muertos sin aliento.

En el inframundo, Hades gobernó sobre un panteón menor de seres chthon y construyó un palacio llamado la Casa de Hades. Allí vivió con Perséfone (durante varios meses del año) y sus “invitados”, los incontables muertos que habían hecho el viaje al inframundo con éxito.

Otros no tuvieron tanta suerte. Los que no pagaban el peaje al barquero Caronte se quedaban a llorar en la orilla lejana del río Estigia.

Aquellos que se consideraban malvados, así como los que habían intentado eludir la muerte y privar al Hades de su alma, fueron consignados al terrible Tártaro, una región bajo el Hades que era poco más que un lugar de miseria y castigos tortuosos.

Un ejemplo famoso de lo que esperaba en el Tártaro era Sísifo, un rey mortal, que engañó a Tánatos (dios de la muerte) encadenándolo cuando vino a reclamar la vida de Sísifo.

Por esta acción, Hades arrojó a Sísifo al Tártaro y le asignó la imposible tarea de rodar una roca a la cima de una colina que nunca alcanzaría.

Cada vez que estuvo a punto de llegar a la cima, la roca rodaba hacia abajo.

Hades y Perséfone

El mito central del Hades involucraba su secuestro de Perséfone. Hades estaba visitando la tierra (una rara ocasión) cuando se fijó en la hermosa Perséfone, hija de Zeus y Deméter, recogiendo flores en los campos de Nisa. Hades, enamorado, voló desde las puertas de su sombrío palacio y, montado en su carroza negra, se apoderó de la joven diosa, llevándola al inframundo.

Deméter, la diosa de la fertilidad y la agricultura, buscó por todas partes a su hija desaparecida, pero su búsqueda fue en vano.

Su búsqueda la llevó finalmente a Eleusis donde, en un templo construido en su honor, se retiró del mundo.

Deméter estaba tan afligida por el secuestro de su hija que, en su dolor, maldijo la tierra para que no creciera nada. Viendo el daño y la destrucción que había causado, los otros dioses se inquietaron y finalmente apelaron a Zeus para que interviniera.

Finalmente aceptó enviar a Hermes al inframundo para ordenar a Hades que liberara a Perséfone. El Himno a Deméter capturó la reacción de Hades:

…gobernante de los muertos, sonrió con gravedad y obedeció la orden del rey Zeus. Porque inmediatamente instó al sabio Perséfone, diciendo:

“Ve ahora, Perséfone, a tu madre de túnicas oscuras, ve, y siente en tu corazón la bondad hacia mí; no te desanimes tanto, porque no seré para ti un marido inadecuado entre los dioses inmortales, que son los propios hermanos del padre Zeus.

Y mientras estés aquí, gobernarás todo lo que vive y se mueve y tendrás los mayores derechos entre los dioses inmortales: aquellos que te defrauden y no apacigüen tu poder con ofrendas, realizando ritos reverentes y pagando regalos adecuados, serán castigados para siempre.”

Según la mayoría de las versiones del mito, Hades aceptó a Zeus, aunque con una pequeña estipulación. Si Perséfone hubiera rechazado todos los alimentos mientras estaba en el inframundo, permitiría que Perséfone se fuera libremente.

Sin embargo, si ella hubiera comido algo, se vería obligada a volver con él durante ciertas épocas del año.

Durante su estancia en el Hades, Perséfone había comido unas pocas semillas de granada. Fueron estas semillas las que la obligaron a regresar al inframundo cada año durante un período de cuatro a seis meses.

Según algunas interpretaciones, la época de la ausencia de Perséfone de Deméter coincidió con los momentos más calamitosos y peligrosos para la vida de la estación -ya sea el caluroso y seco verano mediterráneo, cuando la vida vegetal estaba en peligro, o el otoño/invierno, cuando las temperaturas frías y las heladas detuvieron temporalmente el crecimiento agrícola.

La historia del secuestro de Perséfone se convirtió en el elemento central de los Misterios Eleusinos, los ritos anuales realizados por los votantes del culto de Deméter y Perséfone.

Hades y los Héroes

Aunque Hades rara vez fue el personaje principal en el drama mitológico, apareció en historias de héroes que viajaron al inframundo. Una de las historias involucraba a los dos aventureros Teseo (el legendario fundador de Atenas) y Pirithous, que conspiraron para secuestrar a Perséfone del inframundo. Hades se enteró de la trama e invitó a los dos a un gran banquete.

Cuando se sentaron, fueron instantáneamente sujetados a sus sillas. Según el Epítome de Apolodoro , la roca en la que se sentaron los aventureros se convirtió en su carne y los sostuvo con firmeza.

Hades también apareció en un cuento de Hércules. Durante una de sus labores, Hércules fue obligado a secuestrar al “sabueso del Hades”, Cerbero, la bestia de tres cabezas parecida a un perro que guardaba la entrada al inframundo.

Había muchas versiones de la historia -Hércules golpeando a Cerbero con un garrote, Hércules luchando contra el Hades primero y hiriéndolo con una flecha, Hércules derrotando al sabueso del infierno con un escudo, etc.- en cada caso, el resultado era siempre una victoria para Hércules.

En estas historias, Hércules solía rescatar a Teseo de su rocosa prisión mientras que el pobre Pirithous quedaba en piedra para toda la eternidad.

Hades

Hades y los griegos

El Hades no era objeto de culto por los antiguos griegos. Tenía pocos votantes o templos, aunque los griegos ofrecían sacrificios. Durante estos rituales, se permitía que la sangre de la bestia de los sacrificios se hundiera en el suelo y apaciguara al señor del inframundo.

A pesar de la falta de una adoración absoluta, el Hades era sin embargo considerado como una especie de reverencia.

Era un recordatorio para los griegos, como para todos los demás, de que la muerte silenciosa, misteriosa e implacable siempre estaba esperando.

Parte de este sentimiento de asombro se reflejó en la negativa de los griegos a pronunciar el nombre “Hades”. Eventualmente, los griegos llegaron a llamarlo por un montón de otros nombres, especialmente Plouton, “el rico”.

Con este nombre en particular, uno se pregunta si los griegos no estaban tratando de calmar sus propios temores sobre la muerte al refundar al que se lleva todo como dador de vida.

Por otro lado, quizás simplemente reconocieron (como hicieron con sus cuentos de Deméter y Perséfone) que la muerte estaba inseparablemente unida a la vida en un gran ciclo.

Cultura pop

Aunque Hades ha aparecido a menudo en la cultura popular, muchas de sus apariciones lo presentaban como un antagonista villano, un retrato en desacuerdo con su antigua persona.

Apareció regularmente en la serie de libros y películas Percy Jackson & the Olympians , siendo retratado en la película por Steve Coogan y Ralph Fiennes.

Hades fue también un accesorio de la serie de televisión Hércules: los viajes legendarios y Xena: la princesa guerrera.

En los videojuegos, Hades apareció como un personaje recurrente en la serie de videojuegos God of War (el palacio de Hades fue un nivel destacado en God of War III ), así como en las series de videojuegos Age of Mythology y Age of Empires.

Hades fue a menudo retratado como conspirador y malvado en representaciones modernas, como la de Disney Hércules, donde su personaje, expresado por James Woods, intentó derrocar a Zeus y a los olímpicos debido a su resentimiento por estar atrapado en el oscuro inframundo.

Referencias

Bibliografía

  1. Apollodorus. Epítome . Traducido por J. G. Frazer. Biblioteca de Textos Clásicos de Theoi. https://www.theoi.com/Text/ApollodorusE.html
  2. Homero. “Himno homérico II, a Deméter”. Hesíodo, los Himnos Homéricos, y Homérica . Traducido por G. Hugh Evelyn-White. Proyecto Gutenberg. Modificado por última vez el 4 de febrero de 2013. https://www.gutenberg.org/files/348/348-h/348-h.htm#link2H_4_0035.
  3. Homero. La Odisea . Traducido por Robert Fagles. Nueva York: Viking, 1996.
  4. Colaboradores de Wikipedia. “Hades”. Wikipedia . https://es.wikipedia.org/wiki/Hades.