El poderoso Zeus, el “recolector de nubes”, señor de los cielos y lanzador de rayos, comandaba a los dioses y a los mortales durante su largo pero turbulento reinado como rey del panteón griego.

Zeus era el rey de los antiguos dioses griegos, una poderosa deidad que presidía el destino de hombres y dioses por igual y hacía justicia desde su posición en la cima del Monte Olimpo.

Conocido como “recolector de nubes”, “portador de auspicios” y, simplemente, “padre”, Zeus arrojaba rayos a sus enemigos, controlaba el clima e imponía el orden entre los dioses.

A pesar de toda su fuerza, el poder de Zeus conocía limitaciones. Mientras Zeus era el jefe entre los dioses, su autoridad sobre el panteón nunca fue indiscutible.

También tenía su cuota de defectos, como su fracaso en elevarse por encima de las pasiones violentas y pequeñas peleas que preocupaban a los otros dioses, así como su tendencia a entrometerse en los asuntos de los mortales.

De forma adecuada, su duro y siempre tenue ascenso se caracterizó por las mismas amargas divisiones y venganzas que plagaron a los pueblos griegos que lo crearon.

Etimología

Se pensaba que el nombre “Zeus” derivaba de la raíz protoindoeuropea dyeu- , que significa “resplandor”, y la palabra dewos, que significa “dios”.

Esta última es la misma palabra que forma la base del griego theόs, el latín deus, el persa antiguo daiva, y el sánscrito deva, todos los cuales significan “dios”.

  • En el griego original, el nombre Zeus podría haber significado “dios brillante” o “dios del cielo”.
  • El nombre Zeus (nominativo: Ζεύς) de la raíz indoeuropea *dei- que significa “brillar”.
  • También es el origen del sánscrito द्याउः / dyāuḥ, que significa “cielo brillante”, y del latín diēs, que significa “día “3 .
  • En el griego antiguo, se encuentra en las palabras ἔνδιος / éndios y εὐδία / eudía, que se refieren al mediodía (el pico del día) y al buen tiempo respectivamente.

Los griegos juraron a menudo por el nombre de Zeus, a través de las expresiones Μὰ τὸν Δία / Mà tòn Día y Nὴ τὸν Δία / Nề tòn Día.

Familia

En su tiempo, el lujurioso Zeus concibió muchos hijos con mujeres tanto humanas como divinas. Mientras se casó varias veces, los lazos del matrimonio no fueron una barrera para su voraz apetito sexual.

Zeus se casó primero con Metis, un Titán, a quien se tragó cuando se le profetizó que su descendencia de ella lo derrotaría.

Aunque él no lo sabía en ese momento, Metis ya estaba embarazada de su primer hijo Atenea, que un día brotaría de la frente de Zeus.

Pero Atenea fue sólo la primera de muchos niños que vinieron. Con su segunda esposa, el Titán Temis, Zeus engendró las tres Horas: Eunomia (Orden), Dique (Justicia), Eirene (Paz), Tyche (Prosperidad). También engendró los tres Destinos con ella.

Dios Zeus

Con su tercera esposa, la Eurinoma Oceánica, Zeus tenía los dioses conocidos como las Gracias; estos eran Aglaea (Belleza), Eufrosina (Risas) y Talía (Festividad). Con su cuarta esposa, su hermana Deméter, Zeus tenía a Perséfone.

Con el quinto, el Titán Mnemosyne, engendró a las nueve Musas: Célio (musa de la Historia), Euterpe (Música), Thalia (Comedia), Melpomene (Tragedia), Terpsícore (Danza), Erato (Poesía Lírica), Polyhymnia (Poesía Coral), Urania (Astronomía) y Calíope (Poesía Heroica).

Con su sexta esposa, la Titán Leto, engendró a Apolo (dios de la música y la poesía) y a Artemisa (diosa de la caza).

Zeus era un dios difícil de llevar, y tarde o temprano todas estas relaciones terminaron mal. Finalmente, Zeus se estableció con Hera, otra de sus hermanas y la diosa que normalmente se representa como su compañera.

Con Hera, Zeus tuvo a Hebe (copero de los dioses), Ares y Enyo (el dios y la diosa de la guerra, respectivamente), Hefesto y Eileithyia (diosa del parto y la partería).

Zeus también se reprodujo con mujeres mortales, como Alcmena, con quien engendró a Hércules.

Mitología

Orígenes

Según el mito, Zeus nació como el último de los seis hijos de los Titanes, Cronos y Rea. Nació en un momento caótico e incierto, ya que Cronos acababa de arrebatar el control de los cielos a su padre, Urano, una de las deidades primordiales y el señor del cielo.

Temiendo que sus propios hijos lo usurparan como a su padre, Cronos se comió a sus cinco primeros hijos: Hestia, Deméter, Hera, Hades y Poseidón.

Decidida a salvar a su próximo hijo, Rhea se escapó mientras estaba embarazada de su sexto hijo y lo dio a luz en la isla de Creta. Allí confió el niño al cuidado de su madre Gaia, la diosa primordial de la tierra, que lo escondió en una cueva en el Monte Dikti.

Para completar este engaño, Rea volvió con una piedra envuelta en pañales que le dio a Cronos, quien la devoró como a los demás.

El engaño de Rhea fue un éxito. Sin que su padre lo supiera, Zeus llegó a la mayoría de edad en Creta en compañía de Gea y las Ninfas.

Cuando alcanzó la madurez, Zeus dejó Creta para enfrentarse a Cronos. Antes de hacerlo, liberó a los Titanes prisioneros de Urano (como Cronos, los otros Titanes envidiaban el poder de su padre y habían intentado sin éxito usurparlo).

A cambio, los Titanes le dieron a Zeus “el trueno y el relámpago brillante”, afirmó Hesíodo, el poeta griego cuya Teogonía es la fuente más densa de la mitología de los griegos.

Usando sus nuevas armas, Zeus abrumó a Cronos, forzando a su celoso padre a vomitar a los niños que se había tragado.

A Deméter le ofreció el control de la agricultura, a Poseidón le concedió los mares, al Hades le concedió el inframundo, y a Hestia le dio el dominio del hogar y la chimenea.

Zeus finalmente tomó a Hera como su esposa. Juntos, los dioses y diosas del Olimpo, llamados así porque reinaban en la cima del Monte Olimpo, iniciaron una nueva era.

Los ensayos del poderoso Zeus

La paz ganada por Zeus fue de corta duración, ya que los Titanes, deseosos como siempre de tomar el control del cosmos para ellos mismos, rechazaron el gobierno de Zeus y desencadenaron el conflicto conocido como la Titanomacía.

Durante diez años, los Titanes lucharon contra Zeus y los olímpicos (así como contra Prometeo y Epimeteo, los únicos Titanes que no se rebelaron).

Esforzándose hasta sus límites, Zeus finalmente ganó el conflicto no a través de la fuerza, sino a través de la estrategia. En lugar de abrumar a los Titanes, Zeus recurrió a una medida desesperada y extrema, liberando a Kottos, Briareos y Gyges, los Hecatoncheires, bestias primordiales con cien manos cada una.

Concebidos como los Titanes por Urano y Gaia, los Hecatoncheires eran tan monstruosos que cuando nacieron Urano trató de meterlos de nuevo en el vientre de Gaia (este fue el desaire que indujo a Gaia a empujar a Cronos a conspirar contra Urano).

Eventualmente, Urano decidió desterrarlos al Tártaro, el oscuro y brumoso reino del inframundo donde los malvados eran arrojados en castigo.

La apuesta de Zeus cambió la marea a favor de los olímpicos. Ahora, con toda su fuerza reunida, Zeus desató su furia. Hesíodo representa esta escena con un detalle dramático:

Entonces Zeus ya no detuvo su poderío, sino que su corazón se llenó de furia y mostró toda su fuerza.

Desde el Cielo y desde el Olimpo vino inmediatamente, lanzando su rayo: los rayos volaron gruesos y rápidos de su fuerte mano junto con los truenos y relámpagos, girando una llama impresionante. La tierra vivificante se estrelló en llamas, y el vasto bosque crujió con fuego por todas partes. Toda la tierra se quemó, y los arroyos del océano y el mar sin frutos.

El vapor caliente rodeó a los Titanes nacidos en la tierra: una llama indescriptible se elevó al aire brillante de arriba: el resplandor de la piedra de trueno y el rayo cegó sus ojos por todo lo que había de fuerte.

El calor asombroso se apoderó del Caos: y al ver con los ojos y oír el sonido con los oídos parecía como si la Tierra y el amplio Cielo de arriba se unieran; porque un choque tan poderoso habría surgido si la Tierra se lanzara a la ruina, y el Cielo de arriba la arrojara abajo; tan grande fue el choque mientras los dioses se reunían en la lucha.

En su victoria, Zeus desterró a los Titanes al Tártaro y puso a los Hecatoncheires a vigilarlos eternamente.

Una vez más, el poderoso Zeus impuso el orden sobre sus díscolos compañeros, aunque una vez más la paz duradera resultó esquiva.

Ahora era el turno de Gaia de revolver la olla. Enfurecida por la derrota y el encarcelamiento de sus titánicos hijos e hijas, Gaia concibió un último hijo con el Tártaro (otra de las deidades primordiales y la personificación del reino del inframundo), un monstruoso vástago llamado Tifeo.

De sus hombros salieron cien cabezas de serpiente, un dragón temible, con lenguas oscuras y parpadeantes, y de debajo de las cejas de sus ojos en sus maravillosas cabezas destellaba fuego, y el fuego ardía de sus cabezas mientras miraba.

Zeus buscó la ayuda de los cíclopes para luchar contra este nuevo monstruo, y con su ayuda pronto derrotó a Tifeo, lanzándolo al Tártaro junto con el resto de los Titanes.

Zeus y las historias de la creación

Como dios supremo, Zeus tuvo un papel en la creación de la humanidad, aunque las fuentes contradicen a cada uno en cuanto a cómo exactamente se produjeron los humanos. Hay dos historias de creación bien conocidas, y no está del todo claro cómo se relacionan entre sí.

La primera se caracteriza por muchas creaciones separadas, cada una inaugurando una edad distintiva de la humanidad.

Según Ovidio hay cuatro edades: la Edad de Oro, la Edad de Plata, la Edad de Bronce y la Edad de Hierro. A estas cuatro, Hesíodo añadió una quinta, la Edad Heroica, que se sitúa entre la Edad de Bronce y la de Hierro.

En cada época, Zeus tuvo un papel decisivo. Zeus nació durante la Edad de Oro, y también la puso fin al desencadenar el conflicto cataclísmico conocido como la Titanomacía. Aunque no comenzó la Edad de Plata, también la terminó destruyendo a los tontos mortales que la poblaron, ya que se negaron a honrar a los dioses.

El propio Zeus creó la tercera raza: los humanos fuertes y belicosos de la Edad de Bronce, que eran tan fuertes y belicosos que se destruyeron a sí mismos.

También creó los héroes de la cuarta edad, pero la mayoría de ellos murieron durante la Guerra de Troya y la guerra conocida como los Siete contra Tebas, un conflicto mítico con Edipo y que se hizo famoso por la obra de teatro del siglo V a.C., con el mismo título, de Esquilo. Zeus también creó a la gente de la edad final, la Edad de Hierro, la era de las ciudades-estado clásicas y la época en la que vivió el propio Hesíodo.

Esta fue una época marcada por perpetuos conflictos, locura y la pérdida de la moralidad común.

El segundo mito de la creación, el más conocido de los dos, involucraba al antiguo aliado de Zeus, el Titán Prometeo. Un día Zeus instruyó a Prometeo para crear los primeros humanos. Prometeo los moldeó en arcilla, y la hija de Zeus, Atenea, les insufló vida.

Todo estaba bien hasta que Prometeo engañó a Zeus sobre un complicado asunto que involucraba el sacrificio de animales, asegurando que los dioses fueran privados para siempre de la carne de sacrificio de los animales.

En su ira, Zeus tomó el fuego de los humanos, sólo para que Prometeo lo robara y se lo devolviera poco después.

Zeus ahora buscaba venganza, e ideó un castigo particularmente macabro para su antiguo aliado… …sujetó a Prometeo a una roca e hizo que un águila comiera su hígado inmortal todos los días. El hígado de Prometeo crecía cada noche, asegurando que este castigo continuaría por toda la eternidad.

Para vengarse de los humanos, Zeus hizo que sus hijos Hefesto y Atenea formaran una mujer llamada Pandora. Antes de ser enviada a la tierra, Pandora fue agasajada por los dioses y se le dieron regalos de valor incalculable, que incluían un frasco sellado que se le dijo que nunca abriera.

Con el tiempo, la curiosidad se apoderó de ella, como Zeus sabía que sucedería, y Pandora abrió el frasco, liberando una serie de males sobre los humanos, incluyendo la muerte (nótese que en ese momento los humanos eran inmortales), la guerra, la hambruna, la enfermedad y un sinnúmero de otros males.

Para cuando Pandora cubrió el frasco sólo quedaba la esperanza, dejando a los humanos vagar en un mundo caído y sin esperanza.

Leda y el Cisne

Las numerosas infidelidades de Zeus son parte importante y consecuente de su leyenda. En una famosa historia, Zeus se enamoró de una hermosa princesa de Etolia llamada Leda.

Para seducirla, Zeus asumió la forma de un cisne. En la forma de una criatura tan vulnerable, Zeus fue perseguido por un águila y perseguido directamente a los brazos de Leda.

Habiendo ganado su simpatía, Zeus procedió a seducir a la joven princesa y copular con ella en la misma noche que se había acostado con su marido, Tyndareus.

De los dos óvulos que fueron fertilizados esa noche, uno por Zeus y el otro por Tyndareus, nacieron cuatro niños de paternidad incierta: Helen, Clytemnestra, Castor y Pollax. Cuando Zeus eligió más tarde a París, el príncipe de Troya, para juzgar un concurso de belleza entre Atenea, Afrodita y Hera, Helena fue premiada al príncipe por sus servicios.

El secuestro de Helena por parte de París continuaría para desencadenar la guerra de Troya.

La historia de Leda y el Cisne fue un motivo común en la literatura y el arte del Renacimiento, y más tarde fue relatada por William Butler Yeats en su famoso poema “Leda y el Cisne”:

Un golpe repentino: las grandes alas batiendo todavía

Por encima de la chica tambaleante, sus muslos acariciaban

Por las telarañas oscuras, su nuca atrapada en su pico,

Sostiene su indefenso pecho sobre su pecho.

Otros mitos

Dos historias muy similares muestran a Zeus enamorándose de mujeres mortales. En la primera historia, Zeus codiciaba a la hija de un pastor llamado Europa. Para no despertar sospechas, Zeus se transformó en un toro blanco y se mezcló discretamente en los rebaños de ganado. Cuando se presentó la oportunidad, tomó por la fuerza su presa y la llevó a la isla de Creta.

Europa seguiría gobernando la isla como su primera reina y daría a luz a Minos, creador del Minotauro.

En el segundo cuento, Zeus se enamoró de Io, una sacerdotisa de Hera, y vino a la tierra para violarla. Cuando Hera se enteró del asunto y se movió para castigar a Io, Zeus disfrazó a su amante como una novilla.

Hera fue inteligente, sin embargo, y apeló a Argos, un gigante con cien ojos para espiar a la novilla. Para no ser superado, Zeus contrarrestó con un plan propio, enviando a Hermes para adormecer a Argos y rescatar a la doncella.

Enfurecida por el fracaso de Argos, Hera mató al gigante y puso sus ojos en las plumas de la cola del pavo real.

También puso moscas monstruosas para atormentar a la ternera. Finalmente, Zeus salió triunfante, ya que continuaría liberando a Io de su forma animal y concibiendo muchos hijos con ella; uno de sus más notables descendientes fue Epafus, antepasado del poderoso Hércules.

Zeus y los griegos

Las hazañas y triunfos de Zeus revelan mucho sobre los griegos que lo adoraban. Siendo a la vez poderoso y justo, Zeus encarnaba el espíritu de los helenos en sus mejores poetas guerreros, cuyo vigor marcial sólo era igualado por su dedicación a la ley y el orden de la polis (ciudad-estado).

En sus intentos de mantener la paz entre sus compañeros de complot, Zeus expresó el anhelo de unidad y claridad moral presente entre las ciudades-estado amargamente divididas que formaban el mundo griego.

Incluso las muchas hazañas sexuales de Zeus, a menudo nada más que violaciones e intentos de violación, mostraban la cultura profundamente misógina de los griegos.

Zeus no era simplemente el poderoso dios al que los griegos miraban cuando miraban al cielo; era su reflejo idealizado de sí mismos.

Cultura pop

Aunque ya no se le adora como antes, la imagen de Zeus persistió en la cultura popular. Apareció a menudo en las historias de Hércules, como el clásico de culto de 1970 Hércules en Nueva York , con Arnold Schwarzenegger (¡un desaire al Oscar si alguna vez hubo uno!) y la película animada de Disney Hércules (1997). También apareció en la aclamada serie de videojuegos God of War, donde apareció como el padre del héroe Kratos.

En todas sus apariciones, la personalidad de Zeus era notablemente consistente: una figura paterna sabia y bondadosa con una voz estridente y una risa sincera.

En la cultura popular, Zeus era a menudo distante y retirado de las acciones de Hércules y otros mortales. En tales representaciones, su comportamiento era más parecido al de los dioses monoteístas modernos que al de una figura defectuosa íntimamente involucrada en los asuntos terrenales.