El maestro de la vid, Dionisio era el dios griego del vino y la intoxicación que trajo claridad, sabiduría y libertad al mundo a través de la música, la danza y el drama.

El dios del vino y de la elaboración del vino, la pasión y la fertilidad, la música y la danza, Dionisio representaba los aspectos espontáneos y desenfrenados de la experiencia humana.

Conocido como Eleutherios (el “libertador”), Dionisio produjo estados eufóricos que liberaron a sus seguidores tanto de las limitaciones de la sociedad como de sus propias inhibiciones.

Dondequiera que la música inspirara la danza, donde el vino llevara al jolgorio, donde la religión provocara el éxtasis, se pensaba que Dionisio estaba trabajando.

Aunque a menudo se le muestra con las simbólicas uvas o el vino, los símbolos de Dionisio también incluyen la serpiente y el falo.

Dionisio fue adaptado de las tradiciones religiosas de los pueblos no griegos del gran mundo mediterráneo. Aunque fue reconocido como extranjero gracias a sus orígenes, Dionisio, todavía era muy venerado en la sociedad griega.

Quizás mejor que cualquier otra deidad del panteón olímpico, Dionisio y su estatus indican las profundidades del sincretismo religioso en la antigua Grecia.

Vivió en el mundo romano bajo el nombre de Baco, y aspectos de él han sobrevivido en otras religiones del Cercano Oriente también, incluyendo el cristianismo.

Etimología

El nombre de Dionisio, escrito en la línea B a “di-wo-nu-so”, se registró por primera vez en las tablillas micénicas del siglo XII o XIII a.C. No hay consenso en cuanto al significado exacto, pero la mayoría de los filólogos creen que la palabra tiene sus raíces en dio- , la forma posesiva del nombre “Zeus”.

La última parte de su nombre puede derivar del Monte Nysa, donde se cree que el niño Dionisio fue criado por ninfas conocidas como las Nysiads. Cuando se juntaron, “Dionisio” probablemente significaba algo así como “el Zeus de Nysa” o “de Zeus y Nysa”.

Familia

Al igual que el dios egipcio Osiris, del que se inspiró, Dionisio nació dos veces. Su primera madre fue Perséfone, la hija de Deméter y consorte de Hades, que vivió la mitad de su vida en el Inframundo. Su segunda madre fue Sémele, princesa de Tebas e hija de la diosa Harmonia y del mortal Cadmus.

Aunque Dionisio tenía dos madres diferentes, Zeus era su padre en ambos casos.

Dionisio tuvo hijos con muchas mujeres, tanto mortales como divinas. Sus relaciones más productivas fueron con Afrodita, diosa del amor sensual y la belleza, y Ariadna, princesa de Creta e hija del legendario rey Minos.

Otras consortes notables incluyen a Circe, la diosa de la magia y el encanto con la que Dionisio tenía a Comus, una deidad menor que se pensaba que supervisaba las citas de medianoche, y Aura, diosa de la brisa e hija de Lelantos, con la que tenía a Iaco, un dios del ritual.

Dios griego del Vino, Dionisio

Mitología

Los dos nacimientos de Dionisio

El mito de Dionisio se centra en sus dos nacimientos, aunque las historias que describen esos nacimientos están escritas en diferentes tradiciones y dispersas a lo largo de muchos siglos. En el relato más amplio, el dios que se convertiría en Dionisio nació de Zeus y Perséfone del inframundo.

Según la tradición Órfica, Perséfone tuvo un hijo con Zeus, que se deslizó en el Inframundo bajo la apariencia de una serpiente.

Las fuentes literarias se refirieron a este niño como Zagreus, y a veces como Liber.

Sin embargo, Zagreus no viviría mucho tiempo. Durante la Titanomacía, la catastrófica lucha entre los olímpicos y los Titanes por el control del cosmos, Zagreus fue asesinado por los Titanes y cortado en pedazos.

Según el escritor latino Cayo Julio Higinio, después de que Zeus se proclamara vencedor de los Titanes, volvió a montar los pedazos de su hijo sin vida. Zeus entonces puso el corazón desgarrado de Zagreus en una poción y le dio a Sémele, una sacerdotisa mortal de su culto con la que se había encaprichado. Semele bebió el brebaje y quedó embarazada.

Cuando Hera se enteró del asunto, buscó venganza. Se le apareció a Semele en forma de una vieja arpía y le dijo a la sacerdotisa que su amante era en secreto el poderoso Zeus disfrazado. Curioso, Semele se acercó al Zeus disfrazado y le pidió que le concediera un deseo.

Ignorante de las sospechas de Semele, Zeus accedió a concederle cualquier deseo que estuviera en su poder para cumplir, y ella le pidió que se acercara a ella en su verdadera forma.

A regañadientes, Zeus accedió y Semele pereció inmediatamente, pues la muerte cayó sobre cualquier mortal que viera a un dios o diosa en su verdadera forma.

Zeus rescató al niño del vientre de Semele y lo cosió en su muslo. Como Nonnus escribe en el Dionysiaca (un poema épico dedicado al mito de Dionisio):

Zeus el Padre recibió a Dionisio después de que se había escapado del regazo ardiente de su madre y saltó a través de los truenos de parto a medio formar; lo cosió en su muslo varonil, mientras esperaba la luz de la luna que lo iba a traer al mundo.

Entonces la mano de Cronides guiando el nacimiento fue su propia comadrona para el niño cosido, cortando los hilos de trabajo en su muslo preñado.

Así que el muslo redondeado en el trabajo de parto se convirtió en femenino, y el niño que nació demasiado pronto fue dado a luz, pero no a la manera de una madre, habiendo pasado del vientre de una madre al de un padre.

Tan pronto como se asomó por este parto divino, las estaciones de parto lo coronaron con una guirnalda de hiedra en presagio de las cosas que vendrían; enroscaron la cabeza cornuda de un Dionisio con forma de toro con serpientes de cuernos retorcidos bajo las flores.

Así, Dionisio vino al mundo. Sin embargo, Hera despreció al niño y se negó a permitirle vivir en el Olimpo.

Zeus tomó medidas, y confió al niño Dionisio a las ninfas y sátiros del Monte Nysa, una montaña remota más allá de las tierras de los helenos. También nombró al anciano Sileno para que tutorara al joven.

La crianza de Dionisio en una tierra lejana, su ausencia del Monte Olimpo, y su estatus como la única deidad mayor que tiene una madre mortal, todo ello lo convirtió en un extranjero a los ojos de los dioses.

Dionisio, el frenético Dios del vino

Fue en el Monte Olimpo donde Dionisio dominó por primera vez el cultivo de la vid y la elaboración del vino.

Hera lo recompensó golpeándolo con locura y dejándolo vagar por el mundo mortal. Durante sus viajes, fue a Frigia y difundió el cultivo del vino a todos los que encontró.

No es sorprendente que el vino y la embriaguez figuren prominentemente en el mito de Dionisio. En una famosa historia, el mentor de Dionisio, Sileno, se embriagó y se alejó, sólo para encontrarse en el jardín del gran Rey Midas.

El rey le dio la bienvenida a Silenus a su corte, donde se le dio vino y cena durante días.

Cuando Midas finalmente regresó a Silenus, Dionisio le ofreció cualquier cosa que su corazón deseara como recompensa. Midas deseaba que todo lo que tocara se convirtiera en oro; así, el rey adquirió su famoso toque de Midas por las gracias de Dionisio.

Cuando todo lo demás fallaba, Dionisio usaba el vino para persuadir a los que no estaban dispuestos, como hizo con Hefesto.

Poco después del nacimiento de Hefesto, el herrero había sido expulsado del Monte Olimpo por su propia madre, Hera, a quien le repugnaba su pie malformado (en otras versiones, su pie malformado fue causado por haber sido arrojado del Monte Olimpo).

Buscando venganza, Hefesto ideó una trampa para su madre: una silla con un mecanismo oculto que atrapó a Hera cuando se sentó en ella.

Ansiosos por liberarla y restaurar el orden entre las deidades olímpicas, los dioses enviaron a Dionisio a buscar a Hefesto. Cuando Dionisio encontró al marginado, bebieron vino y se divirtieron.

Cuando Hefesto estaba bueno y borracho, Dionisio lo llevó de vuelta al Monte Olimpo a lomos de una mula.

Dionisio ganó su amor, Ariadna de Creta, con la ayuda del vino y un espíritu intrépido. Un día, Dionisio caminaba por la orilla cuando fue secuestrado por piratas, que lo creían un príncipe.

Esperando su momento, Dionisio permitió que el barco zarpara, sólo para transformar los mástiles de la nave en parras rastreras que chorreaban vino dulce, embriagando a la tripulación. Luego se transformó en un león y devoró a toda la tripulación, excepto al timonel, que llevó a Dionisio a la isla de Naxos.

Allí descubrió a Ariadna, que había sido llevada a la isla por su secuestrador, el héroe mortal Teseo, después de haber matado al Minotauro.

Dionisio se enamoró de Ariadna inmediatamente y pronto se casó con ella. Cuando ella murió, puso su corona en los cielos, creando la constelación de la Corona en su memoria.

Dionisio y la religión popular

La mitología de Dionisio se formó no sólo a través de mitos e historias estáticas, sino también a través de las experiencias religiosas vividas por sus muchos adoradores en el mundo griego y más allá. Adorar a Dionisio era experimentar a Dionisio.

Dionisio era una de las deidades griegas más populares, y su culto se observaba a través de una variedad de festivales.

Entre ellos estaban los Misterios Eleusinos, los rituales de decadencia y renovación celebrados en honor a Perséfone y Deméter, y la Dionisia, un festival con representaciones dramáticas donde los participantes se daban el gusto de comer pan y vino y llevaban falos de madera.

Donde el culto al dios del vino realmente prosperó, sin embargo, fue en los festivales conocidos como los Misterios Báquicos o Dionisíacos (Bacchanalia, en el mundo romano). Alimentados por el vino, la música y la danza, los Misterios Dionisíacos reunían a los adoradores en frenéticas celebraciones orgiásticas que los liberaban de las inhibiciones sociales.

Muchos juerguistas llevaban máscaras para disfrazarse, y se decía que el propio Dionisio aparecía a menudo entre la multitud. A través de una combinación de una fuerte intoxicación y la agonía del éxtasis religioso, los adoradores sentirían la verdadera naturaleza de Dionisio.

Cultura pop

Dionisio hace apariciones regulares en toda la cultura pop, a menudo junto al resto del panteón olímpico.

Ha aparecido en innumerables relatos y reimaginaciones, desde la serie de televisión de Disney Hércules hasta los libros y películas de Hércules y Xena: La princesa guerrera , pasando por los libros y películas de Rick Riordan Percy Jackson & The Olympians.

Dionisio es casi siempre representado como un buscador de placer con una botella de vino.

El vino está muy asociado con Dionisio, y el dios ha prestado su nombre a innumerables bodegas de Grecia al Valle de Napa.

Referencias

Bibliografía

  1. Nonnus. Dionysiaca . Traducido por W. H. D. Rouse. Biblioteca de Textos Clásicos de Theoi. https://www.theoi.com/Text/NonnusDionysiaca9.html.
  2. Colaboradores de Wikipedia. “Dionisio”. Wikipedia . https://es.wikipedia.org/wiki/Dionysus.