La generosa Deméter, la de “pelo dorado”, era la diosa griega de la fertilidad y la agricultura, presidía la cosecha anual y era un ejemplo de amor maternal.

La generosa Deméter era una de las principales deidades olímpicas y la diosa de la fertilidad, especialmente en lo que se refiere a la agricultura.

Descrita como “de pelo dorado” por Homero, y “bien garlandada”, “sagrada”, “reverenda” y “generosa” por Hesíodo, Deméter tenía en sus manos el destino de las cosechas y los cultivos.

Rara vez se entrometía en asuntos humanos o divinos, Deméter era quizás la más querida y menos controvertida de todas las deidades griegas.

Mientras que la mayoría de las deidades principales del panteón griego evolucionaron o fueron reinventadas en el curso de la historia griega, Deméter fue venerada continuamente desde los tiempos micénicos hasta el período helenístico.

También fue la pieza central de los Misterios Eleusinos – ritos anuales realizados por los votantes del culto a Deméter y Perséfone.

Su longevidad hablaba del papel de la agricultura en los cimientos de la riqueza y el poder griego en el mundo mediterráneo.

Etimología

El nombre “Deméter” representaba la mezcla de dos palabras. Una era māter , la palabra griega para “madre”. La otra palabra, mucho más misteriosa, es da- .

  1. Una teoría sostiene que esta es la forma dórica de la palabra , que significa “tierra”, lo que haría de Deméter la “madre tierra”, un encapsulado ordenado de su naturaleza divina.
  2. Otra interpretación sostenía que da- evolucionó de las palabras griegas dais y dēia , que significaban “cebada”.

Eso convertiría a Deméter en la “diosa de la cebada”, una traducción que también encaja bien con su papel en la generación de cultivos de cereales.

Familia

Aunque Deméter nunca se casó, tuvo varios hijos, incluyendo dos con su hermano Zeus. Iacchus, un daimon (una deidad o espíritu menor, la raíz de la palabra “demonio” en inglés), sirvió como asistente de su madre y supervisó los ritos de los Misterios Eleusinos.

Perséfone (también conocida como Kore) era una diosa que, al igual que su madre, estaba muy asociada con la agricultura.

Perséfone era representada a menudo junto a Deméter en el arte y la iconografía griegos, y las dos eran adoradas en pareja en todo el mundo griego.

Deméter tuvo hijos con un hombre mortal y otro dios también. Con Iasion, un hombre mortal que era hijo de Zeus y la ninfa Electra (una de las Pléyades), tuvo a Philomelus y Plutón, dios de la riqueza. Con Poseidón, tenía a Arión, un caballo que podía hablar y volar.

Demeter ––∈ La diosa griega de la Fertilidad

Mitología

Aunque Hera era la reina de las deidades olímpicas y una figura estrechamente asociada con la maternidad y el matrimonio, Deméter era una encarnación más precisa de las cualidades de amor, cuidado y crianza de la maternidad.

Así, las historias de su progenie formaban la base de su mitología.

Orígenes

Deméter era uno de los seis hijos de los Titanes Cronos y Rea. Al igual que sus hermanos, Hades, Hestia, Hera y Poseidón, Deméter fue tragada por Cronos, que temía una insurrección entre sus hijos (Cronos había derrocado a su propio padre y desconfiaba de la usurpación).

Residió en el vientre del Titán hasta que Zeus obligó a Cronos a regurgitar a los niños.

Una vez liberada, Deméter unió fuerzas con Zeus y sus aliados en la Titanomacía, o guerra de los Titanes, y reinó junto a los demás olímpicos tras su victoria.

Según los mitos canónicos, sus hermanos victoriosos le asignaron a Deméter el papel de diosa de la agricultura; sin embargo, históricamente se la adoraba como diosa de la agricultura mucho antes de que Zeus, Hades y Poseidón hubieran surgido como entidades distintas en el pensamiento griego.

La reimaginación de Deméter por los griegos de la era clásica representó la apropiación de los antiguos cultos a la diosa madre por una sociedad dominada por los hombres y profundamente misógina, un patrón que se repitió una y otra vez en el mundo antiguo.

Deméter y Iasion

La historia de la unión de Deméter con Iasion constituyó un elemento importante de su leyenda. Iasion llamó la atención de Deméter por el matrimonio de Cadmo, el legendario fundador y primer rey de Tebas, y Harmonia, diosa de la armonía y la amistad. Mientras los juerguistas celebraban, Deméter atrajo a Iasion y los dos tuvieron relaciones con Deméter en un surco recién arado.

Cuando los dos volvieron a la fiesta, Zeus notó el barro en la espalda de Deméter y se dio cuenta de lo que habían hecho.

Según Homero y Hesíodo, Zeus se enfureció por los celos (Deméter era la consorte de Zeus y Iasion su hijo) y lanzó un rayo hacia Iasion, matando a su propio hijo.

Sin embargo, Deméter seguía embarazada y más tarde dio a luz a sus hermanos gemelos: Plutón -el dios del dinero y la riqueza, que se hizo fantásticamente rico pero no quiso compartir tal riqueza con su hermano- y Filomelus (también conocido como Philomenus), el dios de la labranza y el arado que se vio obligado a trabajar para ganarse la vida.

Afortunadamente, Philomelus era inventivo, y usó sus habilidades para crear el primer arado. Inicialmente, usó su invento para ganarse la vida; más tarde, se lo dio a los humanos para facilitar sus labores. Una historia similar cuenta que Deméter adoptó a Triptólemo, príncipe de Eleusis, que pasó a dar el arado a la humanidad.

La diosa de la agricultura también tuvo un hijo con Poseidón, el dios del mar que también estaba asociado con los caballos y la equitación. En las historias de su unión, Poseidón se aficionó a Deméter y la persiguió.

Temiendo la implacable persecución de Poseidón, Deméter huyó lo mejor que pudo, incluso asumiendo la forma de un caballo para escapar de sus avances.

Familiarizado con la forma de un caballo, Poseidón se transformó en un semental y la atrapó. La violación de Deméter por parte de Poseidón produjo a Arión, un caballo macho inmortal con alas y la habilidad de hablar. Heracles más tarde montaría a Arión mientras completaba sus legendarias labores.

Deméter, Perséfone y los Misterios de Eleusis

La mitología de Deméter se centraba en gran medida en el secuestro y la liberación de su hija, Perséfone. La historia comenzó cuando Hades, el dios del inframundo, vio por primera vez a la bella Perséfone y se enamoró de ella.

Se precipitó hacia ella en su carroza (esta acción suele tener lugar en Sicilia) y se robó con ella a su dominio.

Devastada por la pérdida de su hija, e inconsciente del papel de Hades en su desaparición, Deméter partió en busca de la niña desaparecida. Mientras buscaba a lo largo y ancho, visitó a Eleusis disfrazada de anciana.

Diosa Griega Demeter

En Eleusis, fue recibida calurosamente y le dieron refugio por la Reina Metaneira y el Rey Keleos.

A cambio, cuidó a su hijo enfermo, Triptólemo (también conocido como Demofonte). Su divina leche materna convirtió instantáneamente a Triptólemo en adulto; para proteger aún más al niño, un Deméter todavía disfrazado intentó quemar su alma mortal en la chimenea familiar. Fracasó, pero sólo porque Metaneira la pilló en el acto.

En este punto, Deméter se reveló a los eleusinos y exigió que construyeran un gran templo en su honor. Según el himno homérico 2, “A Deméter:”

Soy ese Deméter que tiene una parte de honor y es la mayor ayuda y causa de alegría para los dioses y los hombres mortales.

Pero ahora, que todo el pueblo me construya un gran templo y un altar debajo de él y bajo la ciudad y su muralla en una colina que se eleva sobre Calixto. Y yo mismo enseñaré mis ritos, para que de ahora en adelante puedan realizarlos con reverencia y así ganarse el favor de mi corazón.

Metaneira y Keleos cumplieron su deseo, y pronto Deméter vino a residir en el templo que habían construido para ella. En lugar de alegrar su corazón roto, Deméter se volvió amargada y retraída en el templo. Su enorme desesperación hizo que las lluvias cesaran y los cultivos murieran en los campos.

Rápidamente se hizo evidente para los otros olímpicos que el dolor de Deméter debía ser aliviado para que la sequía continuara y la vida humana estuviera en peligro.

Para lidiar con esta situación, Zeus envió a Hermes al Hades y le ordenó que regresara a Perséfone.

Aunque Hades se opuso, finalmente cedió, aceptando liberar a Perséfone si no había comido nada en el inframundo. Perséfone había comido unas pocas semillas de granada, sin embargo, y se vio obligada a regresar al inframundo anualmente por un tercio o la mitad del año, dependiendo de la versión de la historia que se cuenta.

Algunas versiones populares del mito afirmaban que la época de la ausencia de Perséfone de Deméter coincidía con los momentos más difíciles y peligrosos de la estación – ya fuera el caluroso y seco verano mediterráneo, cuando la vida vegetal estaba en peligro, o el otoño/invierno cuando las temperaturas frías y las heladas detenían temporalmente el crecimiento agrícola.

En cualquier caso, la estacionalidad de la ausencia y el regreso de Perséfone a Deméter se convirtió en el centro de los Misterios de Eleusis, ya que simbolizaba los ciclos de vida y muerte que eran parte integral no sólo de la agricultura, sino de toda la vida.

Deméter y los griegos

Deméter no sólo era el parangón del cuidado maternal, sino también la deidad más estable y consistente dentro del panteón olímpico.

La consistencia de su carácter dentro de sus mitos testificó la estabilidad de la agricultura griega, que prosperó en el clima templado del Mediterráneo.

Si el Mediterráneo hubiera sido menos propenso a una agricultura estable, Deméter habría sido probablemente más volátil y más parecido a Inanna, la diosa mesopotámica de la fertilidad que era tan turbulenta como las duras condiciones de la tierra entre los ríos Tigris y Éufrates.

La adoración de Deméter y Perséfone en el mundo griego, y en particular en los Misterios de Eleusina, sugería además la abundancia de la agricultura griega.

Las granjas griegas no sólo producían los alimentos esenciales para la supervivencia, sino también una gran cantidad de cultivos de productos básicos como aceitunas, higos y uvas que producían una enorme riqueza para los griegos, los maestros de la economía mediterránea.

Cultura pop

Aunque Deméter carecía del atractivo de las poderosas figuras masculinas del panteón griego como Zeus y Poseidón, su imagen y aura aún persistían en asociación con la agricultura.

La Gran Foca de Carolina del Norte representó a Deméter y Perséfone en un escenario pastoral con el mar al fondo.

Se mostró a Deméter sosteniendo tres granos de trigo y sentada sobre una cornucopia, una imagen que implica abundancia. Demeter Internacional era también el nombre de la mayor organización de certificación de “agricultura biodinámica”, un tipo de agricultura con exigentes normas de “pureza”.

También había una Biblioteca de Fragancias Demeter, una compañía que ofrecía cosméticos diseñados para oler a flores, hierbas y otras fragancias asociadas con la agricultura, como “Tomate”, “Hierba” y “Suciedad”.

Referencias

Bibliografía

  1. “Demeter”. Enciclopedia Mítica . Modificada por última vez el 3 de mayo de 1997. https://pantheon.org/articles/d/demeter.html.
  2. “Demeter”. Diccionario de Etimología en línea . https://www.etymonline.com/word/demeter.
  3. Cartwright, Mark. “Demeter”. Enciclopedia de Historia Antigua . Última modificación 27 de agosto de 2012 https://www.ancient.eu/demeter/.
  4. Homero. “Himno homérico II, a Deméter”. Hesíodo, los Himnos Homéricos, y Homérica . Traducido por G. Hugh Evelyn-White. Proyecto Gutenberg. Modificado por última vez el 4 de febrero de 2013. https://www.gutenberg.org/files/348/348-h/348-h.htm#link2H_4_0035.