La sagaz Atenea, la diosa griega de la sabiduría, la artesanía y las artes de la guerra, era una incesante campeona de los héroes mortales y una fuente constante de buenos consejos.

La sagaz Atenea era una de las doce principales deidades olímpicas y la diosa asociada con la sabiduría, la artesanía y la guerra. En las guerras, donde era más comúnmente representada, Atenea encarnaba una fría racionalidad, táctica y estrategia.

La fría lógica de Atenea contrastaba directamente con la rabia, la violencia y la impulsividad de su hermano Ares.

Athena se llamaba de muchas maneras: Pallas (“chica”), Parthenos (“virgen”), Promachos (“de la guerra”), Ergane (“de los oficios”), y Athena Nike (“Atenea victoriosa”). En la literatura, se la describía como “la de los ojos brillantes”, “la diosa del botín” y “la diosa de los cabellos bonitos”.

En arte, a menudo se la representaba con armadura completa y en compañía de aceitunas y búhos.

Mientras que Atenea era ampliamente adorada en todo el mundo griego, su culto era particularmente fuerte en Atenas, el centro intelectual de los griegos.

Allí se conmemoraba a la diosa mediante la construcción de varios edificios públicos, incluyendo el famoso Partenón.

Su prominencia en Atenas y en otros lugares sugiere que las características de la sabiduría, la previsión y la racionalidad eran muy valoradas entre el pueblo griego.

Etimología

Los eruditos han debatido el origen del nombre “Atenea” desde los tiempos de Platón; su diálogo Cratylus contenía una rara y larga discusión sobre la historia del nombre. Hablando a través de la figura de Sócrates, Platón atribuyó el origen del nombre a Homero, que había empedrado el nombre a partir de las palabras “mente” ( noũs ) e “inteligencia” ( diánoia ).

Como dijo Platón: “El hacedor de nombres [Homero] parece haber tenido una noción singular sobre ella, y de hecho la llama por un título aún más alto, ‘inteligencia divina’ ( theoũ nóēsis ), como si dijera: Esta es la que tiene la mente de Dios ( a theonóa )”.

Aunque la discusión de Platón sobre Homero proporcionó algunas ideas sobre la estimada reputación de Atenea, este origen de su nombre era casi seguro incorrecto.

De acuerdo con la mejor evidencia disponible, el nombre “Atenea” se derivó de Athênai , el nombre griego de la ciudad de Atenas.

Tal esquema de denominación no era poco común entre los antiguos politeístas. Por el contrario, frecuentemente nombraban a las deidades según los lugares con los que se asociaban más comúnmente.

Desafortunadamente, los orígenes de la palabra Athênai estaban envueltos en misterio ya que la raíz no era ni griega ni indoeuropea. Por lo tanto, el significado del nombre “Atenea” ha permanecido poco claro.

Familia

Según las mitologías populares que la rodean, Atenea nació (o, quizás más exactamente, surgió) de la unión de Zeus y su primera esposa Metis. Ella era su única hija.

Poco después de que Metis quedara embarazada, Zeus, que había tomado el control del universo derrocando a su padre Cronos, escuchó una profecía que predijo su caída a manos de su propio hijo.

Temeroso de su inminente perdición, Zeus se tragó a Metis y a su hijo, así como Crono se había tragado a los hermanos y hermanas de Zeus, las futuras deidades olímpicas Deméter, Hades, Hera, Hestia y Poseidón.

El niño dentro de Metis, sin embargo, no sería negado. Un día, Atenea estalló repentinamente en la frente de Zeus. Estaba completamente crecida, armada con una lanza, y vestida con su armadura de batalla.

Algunos relatos mostraban a Hefesto sirviendo como una especie de partera al abrir la cabeza de Zeus con un hacha. Este momento fue comúnmente representado en el arte antiguo, y también ha sido objeto de piezas más recientes.

A pesar del duro comienzo de su relación con Zeus, Atenea pronto se convirtió en su hija favorita.

A menudo le daba a su padre sabios consejos y consejos que ayudaban al Olimpo a superar muchas dificultades.

Diosa Griega Atenea

Mitología

La mitología griega, especialmente la tradición que rodea la fundación y la historia de Atenas, era rica en historias de Atenea. Mientras que ciertas figuras de la era micénica eran paralelas a Atenea en sus atributos esenciales, las concepciones tradicionales de Atenea evolucionaron durante el período clásico griego.

Más tarde fue adorada por los romanos como la deidad Minerva. Su longevidad entre los griegos y los pueblos helenizados sugería que admiraban mucho las cualidades de sabiduría, perspicacia y previsión con las que se asociaba a Atenea.

Atenea y la fundación de Atenas

Un hilo común en la mitología de Atenas era cómo llegó a ser la patrona de la ciudad de Atenas. Un mito afirmaba que ella y su hermanastro Poseidón compitieron por el honor en los primeros días del polis .

Cada una de las dos deidades decidió otorgar un regalo a los atenienses, y acordaron dejar que el rey, Cecrops, seleccionara el mejor.

Poseidón arrojó su tridente al suelo, desatando un torrente de agua salada como regalo. En otras versiones, trajo los primeros caballos a los atenienses. Atenea ofreció el primer olivo. Las aceitunas se convirtieron rápidamente en un alimento básico de la dieta ateniense, y el árbol en sí mismo se convirtió en la base del éxito económico de la ciudad en forma de lucrativas exportaciones de aceite.

Los cultivos eligieron con entusiasmo el regalo de Atenea, inaugurando así una relación duradera entre la deidad y la ciudad.

Conocida como Atenea Partenos (“virgen”), Atenea evitó los enredos eróticos y las controversias sexuales que atrapaban a los otros dioses y diosas. Sin embargo, había una importante excepción a esta regla, la que se basa en la reputación de Atenea como fundadora y protectora de Atenas.

Había dos versiones amplias de este mito:

  1. En una, Hefesto intentó violar a Atenea, pero ella se alejó de su agresor, causando que él eyaculara en su muslo. Atenea limpió su semilla con un mechón de lana y la arrojó al suelo. Esta acción a su vez, impregnó a Gea, la diosa madre, y dio vida a Erichthonius, uno de los primeros y legendarios gobernantes de Atenas. Erichtonio también se convertiría en una de las figuras centrales de los festivales atenienses que celebraban los orígenes de la ciudad.
  2. En otra versión de esta historia, Hefesto, reclamando su privilegio como partero de Atenea, persuadió a Zeus para que consintiera su matrimonio. Aunque estaban casados, Atenea robó de la cama matrimonial y dejó a Hefesto para eyacular en el suelo.

Como en la otra versión de este mito, su semilla impregnó a Gea y llevó a la concepción de Erichthonius.

Desde aquí, la historia serpenteó en direcciones inesperadas. Una vez que Erichthonius nació, Atenea lo puso en un cofre y se lo confió a las tres hijas de Cecrops-Herse, Pandrosos y Aglauros, diciéndoles que no lo abrieran. Cuando la curiosidad se apoderó de ellas, las hermanas abrieron el contenedor sólo para encontrar una serpiente enroscada.

Otras historias afirmaban que el niño estaba custodiado por una serpiente, o que sus piernas se habían transformado en la cola de una serpiente.

Enloquecidas por este horrible espectáculo, las hermanas se lanzaron de la Acrópolis.

En las representaciones artísticas, Atenea fue representada a veces junto a la serpiente. La leyenda pronto estableció a esta serpiente como protectora de Atenas.

Atenea, la Benefactora de los Héroes

Atenea apareció a menudo en la mitología griega como campeona de héroes como Argos, Perseo y Hércules. Estas historias celebraban la amable consideración de Atenea por los mortales que luchaban y a menudo mostraban su astucia e ingenio.

Por ejemplo, Atenea aconsejó a Argos sobre cómo construir el Argo , el barco que llevó a Jasón y a los argonautas a buscar el Vellocino de Oro.

Atenea también ayudó a Perseo en su búsqueda para matar a Medusa, la Gorgona con pelo hecho de serpientes cuya mirada se convertía en piedra. Cuando comenzó su búsqueda, Atenea apareció ante él y le dio un escudo de bronce, pulido para reflejar la vista de Medusa para que Perseo no tuviera que mirarla a los ojos.

Cuando Perseo golpeó a Medusa con una guadaña que le regaló Hermes, Atenea guió el golpe para asegurarse de que le cortaría la cabeza.

Hércules también se benefició de la intervención de Atenea. Cuando fue acusado de robar las manzanas doradas del jardín secreto de Hera, que era supervisado por las hijas de Atlas, Hércules se ofreció a sostener el cielo mientras Atlas suplicaba a sus hijas que recogieran las manzanas (Atlas, un titán, se había visto obligado a sostener el cielo celeste después de perder contra Zeus en el Titanomachy).

Cuando el cielo resultó demasiado pesado para el poderoso Hércules, Atenea entró en acción y levantó el cielo para que no fuera aplastado por su peso.

Cuando sus Doce Trabajos estuvieron completos y Hércules cabalgó triunfante hasta el Olimpo para su deificación, fue Atenea quien lo llevó en su carro de guerra.

Atenea en la Ilíada y Odisea

Atenea jugó papeles centrales en los poemas épicos de Homero. Apareció por primera vez en la Ilíada como participante en el juicio consecuente de París.

Afirmando ser la más bella de todas las diosas (y por lo tanto reclamando la propiedad de la manzana de oro inscrita con la frase “a la más bella”), Hera, Afrodita y Atenea encargaron a París, príncipe de Troya, que juzgara cuál de ellas era realmente la más bella.

Cada una de las diosas trató de sobornarlo – había prometido poder político, Atenea ofreció las glorias del triunfo militar, y Afrodita aceptó permitir que París se casara con la mujer más bella del mundo. París eligió este último regalo, que resultó ser Helena, esposa de Menelao, el rey de Esparta. Fue el secuestro de Helena lo que desencadenó la Guerra de Troya.

A principios de la Ilíada , Atenea emergió como la aliada más comprometida y consistente de los aqueos, los griegos que asaltaron y finalmente conquistaron Troya.

A menudo su ayuda tomó la forma de sabiduría susurrada suavemente a los mortales temerarios. Prestó especial atención a Aquiles, cuya furia contra el codicioso Agamenón (que había reclamado a una de las mujeres que Aquiles había secuestrado en combate) amenazó con deshacer prematuramente la tenue alianza griega. Cuando Aquiles se preparó para desenvainar su espada y matar a Agamenón, apareció Atenea:

Sus ojos grises claros, la diosa Atenea respondió,

“Abajo de los cielos vengo a comprobar tu rabia…
Si tan sólo cedieras…
La diosa de brazos blancos Hera me aceleró:

Ella los ama a ambos, se preocupa por ambos por igual.
Dejen de pelear, ahora. No le pongas la mano a la espada.
Azótelo con amenazas del precio que enfrentará.

Y te digo esto, y sé que es la verdad…
Un día, brillantes regalos estarán ante ti.
Tres veces más para pagar por toda su indignación.
Reténgase ahora. Obedécenos a los dos”.

Más tarde en la guerra, los dos bandos decidieron que el conflicto podría determinarse mejor a través de un único combate entre Menelao y París. Sin embargo, Atenea estaba ansiosa por reanudar la lucha y se disfrazó como un soldado troyano llamado Laodocus.

Con este disfraz, convenció a un general y aliado troyano llamado Pandaros para que disparara una flecha a Menelao, prometiendo que la muerte del rey espartano pondría fin al conflicto.

Cuando Pandaros disparó, Atenea alteró la trayectoria del proyectil, asegurándose de que sólo heriría a Menelao.

La traicionera violación de la tregua fue motivo suficiente para cancelarla. Así, la guerra continuó.

Atenea volvería a ejercer una influencia decisiva en el conflicto cuando, en ausencia de Aquiles, defendió al guerrero Diómedes, otorgándole fuerza y valor para dirigir la batalla.

Cuando Atenea se enfrentó al nefasto Ares, que estaba lleno de rabia y sed de sangre, guió a Diomedes mientras clavaba su lanza en el dios, dejándolo herido e incapacitado en el campo de batalla.

En la Odisea , Atenea ofreció sabiduría y ayuda a la combatida Odiseo y a su hijo Telémaco.

Mientras Odiseo comenzaba su largo viaje a casa tras la conclusión de la guerra de Troya, Atenea inspiró pensamientos sabios en su mente. En Ítaca, el hogar de Odiseo, ella aconsejó a Telémaco, instando al joven a buscar información sobre su padre.

Sólo más tarde Atenea se le apareció a Odiseo en persona. Cuando Odiseo finalmente regresó a Ítaca, Atenea se le apareció disfrazada de pastor. Para avivar su furia, le dijo que Penélope se había mudado… …asumió que Odiseo había muerto y había tomado otro esposo.

Confiando en la fidelidad de su esposa, Odiseo se negó a creer al embaucador. Cuando Atenea vio que no podía engañar al astuto Odiseo, le reveló su verdadera identidad. Atenea le dijo la verdad: Penélope fue asediada por pretendientes que esperaban reclamar lo que era legítimamente de Odiseo, pero permaneció fiel mientras esperaba su regreso.

Atenea entonces disfrazó a Odiseo como un mendigo. Así disfrazado, Odiseo mató a los pretendientes y reclamó su esposa y su hogar.

Cultura pop

Atenea ha figurado en la cultura, las historias y los personajes de la mitología antigua. En la serie de televisión Xena: Princesa Guerrera , Atenea fue un personaje importante retratado por Paris Jefferson.

Atenea también fue prominente en la serie de videojuegos El Dios de la Guerra donde ella jugó el papel de asesora, ayudando al protagonista principal, Kratos, en sus búsquedas.

Athena también apareció en el sello del estado de California. En esta representación, se la mostró usando una armadura y llevando su lanza y su escudo mientras miraba sobre un cuerpo de agua que se presume es la bahía de San Francisco.

Referencias

Bibliografía

  1. Homero. La Ilíada . Traducido por Robert Fagles. Nueva York: Vikingo, 1990.
  2. Platón. Cratylus . Traducido por Benjamin Jowett. El Archivo de Clásicos de Internet. http://classics.mit.edu/Plato/cratylus.html.
  3. Colaboradores de Wikipedia. “Athena”. Wikipedia . https://es.wikipedia.org/wiki/Athena.