Encantadora y feroz, Artemisa del bosque era la diosa virgen del panteón olímpico, la protectora de la caza, guardiana de los salvajes indómitos y campeona de las madres, doncellas y comadronas.

La encantadora Artemisa del bosque, la diosa virgen del panteón olímpico, era la protectora de la caza, guardiana de los bosques vírgenes y campeona de las madres y las doncellas.

La hermana gemela de Apolo, el dios de la razón y portador del orden, “Artemisa tiradora de flechas” era representada a menudo con su arco y flecha, significando los aspectos salvajes e indómitos de la vida humana.

Donde el gregario Apolo se deleitaba con el discurso y buscaba el dominio de las artes civilizadas, Artemisa acechaba en los bosques y colinas, confraternizando con los animales y generalmente evitando la compañía de las otras deidades griegas.

Al igual que su hermano, Artemisa tenía una combinación única de características que la hicieron muy popular entre los griegos.

Adorada en todo el mundo helénico, con importantes centros en Delos, Esparta, Éfeso en Anatolia (actual Turquía) y Brauron en Ática, Artemisa se celebraba en una serie de festivales repartidos a lo largo del calendario sagrado.

También fue conmemorada en la arquitectura monumental, como el famoso Templo de Artemisa en Éfeso.

Apelando a aquellos que buscaban algo salvaje o pastoral, Artemisa ofrecía algo para todos.

Entre los cazadores y los rústicos, Artemisa fue la fuente del crecimiento cíclico.

Fue ella quien controló los ritmos de la naturaleza sin trabas y explicó los caprichos de las criaturas en ella.

Para las doncellas y los jóvenes, era un faro de inocencia y castidad; para las madres, era un símbolo de fecundidad y salud, así como (como la diosa Eileithyia) una partera para sus bebés.

Etimología

En el Cratylus , Platón rastreó la etimología del nombre “Artemisa” hasta la palabra griega artemḗs , que significa “puro” o “sin mancha”.

Aunque esta era una teoría tentadora -con la similitud de las palabras y la calidad de la pureza que tan bien captaba la naturaleza de Artemis- probablemente no era correcta, ya que el nombre “Artemisa” probablemente tenía raíces en los orígenes pregriegos y por lo tanto era anterior al primer uso conocido de artemḗs.

Si bien no hubo un amplio acuerdo sobre la etimología de “Artemisa”, varias teorías ganaron popularidad.

Una teoría sugería que el nombre era de origen persa, descendiendo del prefijo -arta que significa “grande”, “magnífico” e incluso “santo”.

Otra sostenía que “Artemisa” estaba relacionado, aunque probablemente no descendiera de la palabra griega árktos , que significa “oso”. Artemisa estaba estrechamente asociada con un culto al oso en Ática, y a menudo se la representaba junto a los osos (así como a otros animales, como ciervos, jabalíes y perros de caza).

Familia

Por razones obvias, la historia familiar de la diosa virgen era más simple que la de sus homólogos. Artemisa era la hija de Zeus y del Titán Leto.

Ser hija de Zeus significaba que Artemisa tenía docenas de medio hermanos, aunque su único hermano completo era su hermano gemelo Apolo. Aunque a veces se la asociaba con la inocencia, Artemisa no tuvo hijos.

Artemisa diosa griega

Mitología

El nacimiento y la mayoría de edad de Artemisa

El origen de Artemisa y Apolo estuvo lleno del drama que caracterizó a la mitología griega. La madre de Artemisa, Leto, hija de los titanes Coleo y Febe, fue la sexta esposa de Zeus. Su matrimonio duró poco, ya que el siempre inquieto Zeus pronto encontró otra esposa, su hermana, la diosa Hera.

Aunque no lo sabía en ese momento, Zeus había embarazado a Leto antes de dejarla. La condición de Leto despertó la furia de Hera, que siempre estaba celosa de los amantes de su marido y sus muchos hijos por ellos.

En su furia, Hera amenazó a cualquier grupo que albergara a Leto, y le prohibió al Titán tener los niños en el continente.

Hera también engendró una serpiente marina llamada Pitón para perseguir a Leto mientras saltaba de isla en isla en busca de refugio.

Abandonada por los dioses, Leto vagó hasta que el sabio Apolo, susurrándole desde el interior del útero, le sugirió que se refugiara en una isla llamada Delos, un lugar pequeño y en su mayoría deshabitado.

Allí Leto se preparó para tener sus gemelos, pero Hera aún no había terminado con ella.

Cuando Leto se puso de parto, Hera impidió que Eileithyia, su hija y la diosa de la partería, atendiera a Leto. El Titán persistió en el dolor y pronto dio a luz al primero de sus gemelos: Artemisa.

Ya crecida y bastante capaz para cuando nació, Artemisa sirvió como partera de su madre y dio a luz al niño Apolo, que salió del útero agarrando una espada de bronce en su mano. Como escribió Hesíodo:

Y Leto se unió en el amor con Zeus que tiene la égida, y dio a luz a Apolo y Artemisa deleitándose con flechas, niños encantadores sobre todos los hijos del Cielo.

En Delos y el Olimpo, la joven Artemisa alcanzó la mayoría de edad a la sombra de Hera. Sin embargo, todavía tenía el amor de su padre Zeus, y formó en su compañía muchos de los rasgos que la definirían como adulta. Un poema de Calímaco del siglo III a.C. presentaba a una joven Artemisa en las rodillas de Zeus contándole sus objetivos, entre ellos la virginidad eterna, la soledad y la acción:

“Dame para mantener mi virginidad, Padre, para siempre, y dame muchos nombres, para que Febo no compita conmigo. Y dame flechas y un arco. No te pido que te estremezcas ni que tengas un gran arco. Los cíclopes me darán flechas y un arco bien doblado. Pero dame un portador de luz y dame una túnica con un borde bordado que llegue hasta la rodilla, para que pueda matar a las bestias salvajes. Y dame sesenta hijas de Océano para mi coro, todas de nueve años, todas doncellas aún no nacidas; y dame como siervas veinte ninfas de Amnisus que me cuiden los pellejos, y que cuando no dispare más al lince o al ciervo, me cuiden los perros. Y dame todos los montes, y para la ciudad, dame cualquiera que quieras, porque rara vez Artemisa baja a la ciudad. En los montes habitaré y visitaré las ciudades de los hombres sólo cuando las mujeres, atormentadas por la punzada del parto, me llamen en su ayuda, incluso en la hora en que nací, el Destino ordenó que yo fuera su ayudante, ya que mi madre no sufrió ningún dolor ni cuando me dio a luz ni cuando me llevó en su vientre, pero sin dolores me sacó de su cuerpo”.

La ira de Artemisa-Orión

Aunque era conocida por su inocencia y pureza, Artemisa tenía una gran capacidad para la violencia y la crueldad. Ella guardó ferozmente su virginidad y defendió su reputación como la más grande de los cazadores contra todos los vencedores.

Su potencial destructivo estaba en pleno despliegue en las historias que rodeaban el destino de Orión.

Aunque había muchas variantes de este mito, la mayoría estaba de acuerdo en que Artemisa mató a su compañero y posible interés amoroso.

Orión era un gran cazador que a menudo merodeaba por el bosque con Artemisa y -la mayoría de las variantes coinciden- se enamoró de la apresurada cazadora. En algunas versiones, Orión intentó seducir a Artemisa, que no estaba dispuesta a renunciar a su castidad y en su lugar le disparó con sus flechas.

En otras, Orión atacó físicamente a Artemisa, quien defendió los intentos del cazador mortal y lo mató.

Otras versiones afirmaban que Artemisa convocó a una criatura mítica llamada Escorpión, una bestia gigante con una enorme cola urticante, que mató a Orión por una de las transgresiones anteriores.

(Añadiendo a la confusión, otros cuentos cuentan que el Escorpión fue creado por Hera o Gaia para probar las jactancias de Orión de que podía matar a cualquier criatura viviente).

Una variante más matizada tenía a Apolo incitando el choque entre Artemisa y Orión. En esta versión, a Apolo le preocupaba que el incipiente amor de Artemisa por Orión superara su voluntad de preservar su castidad. Cuando Orión fue a nadar a un gran lago y había nadado tan lejos que su cabeza era una mera mota en el horizonte, Apolo desafió a Artemisa.

Cuestionando su habilidad con la proa, afirmó que probablemente no podría ni siquiera golpear la mota que flotaba a gran distancia en la longitud.

Mordiendo el anzuelo, Artemisa inmediatamente desenvainó el arco y consiguió un tiro perfecto, matando a su amante en el proceso.

Tan grande era su angustia que Artemisa imploró a Zeus que lo recordara con una constelación en las estrellas.

Los Aloadae, Actaeon y Niobe

Como los otros dioses, Artemisa no dudaría en castigar las jactancias arrogantes y los desaires dirigidos a ella y a su familia. Otos y Efialtes, conocidos como los Aloadae, aprendieron esta lección de la manera más dura.

Los Aloadae eran los hijos gemelos de Poseidón y de Ifidemia. Brutales y malvados, Otos y Efialtes eran gigantes y cazadores que nunca dejaron de crecer. Alardeando de que pronto crecerían lo suficiente para llegar a la cima del Olimpo, prometieron secuestrar a Hera y Artemisa y tomarlas como sus esposas.

Artemisa, que era una cazadora inteligente, se convirtió en una hermosa cierva y saltó entre los hermanos, haciendo que le lanzaran sus lanzas con entusiasmo.

Sin embargo, Artemisa evitó hábilmente las lanzas, y en su lugar se lanzaron sobre cada uno de los hermanos, matándolos.

Otro gran cazador, Actaeon, tuvo un destino similar por razones similares. Al igual que Orión, Actaeon fue un compañero de caza de Artemisa. Un día, Actaeon la vio desnuda en los baños. De repente, hechizado por los encantos de la diosa, trató de forzarla (en algunas variantes, el simple hecho de verla desnuda era suficiente violación).

En respuesta, Artemisa lo convirtió en un ciervo. Algunas versiones del mito afirmaban que los perros de caza de Artemisa atrapaban a Actaeon en forma de ciervo y lo devoraban; otras afirmaban que los propios perros de Actaeon, al no reconocer ya a su amo, realizaban el acto.

Tal vez el destino más cruel de todos estaba reservado para Niobe, la Reina de Tebas y esposa de Amphion.

Niobe era una madre fructífera que tuvo siete hijos y siete hijas. En su orgullo, Niobe afirmaba que era más fértil que Leto, que sólo tenía un niño y una niña.

Artemisa y Apolo amaban mucho a su madre, y su ira era fuerte. Usando flechas envenenadas, Artemisa mató a sus siete hijas mientras Apolo reclamaba a sus hijos.

En algunas versiones, las deidades gemelas perdonaron a uno de cada sexo mientras Artemisa convertía a Niobe en piedra. Devastada, Amphion se suicidó.

Artemisa en la Ilíada

En la Ilíada , Artemisa hizo breves pero importantes apariciones. Como su hermano Apolo, que era el patrón de la ciudad, Artemisa apoyó a los troyanos. Inicialmente fue arrastrada al conflicto por el Rey Agamenón, quien se jactaba de que su habilidad como cazador era mayor que la suya (algunos nunca aprenden).

Cuando Agamenón condujo a la poderosa hueste de Aqueos a Troya, Artemisa calmó los mares y dejó que las flotas ociosas se pudrieran en castigo por su arrogancia.

Artemisa exigió entonces a Agamenón lo que era más valioso para él. En esta demanda, Agamenón ofreció a su hija, Ifigenia, como sacrificio. Elogiando el coraje de su joven hija, Artemisa en el último momento reemplazó a Ifigenia por un ciervo, tomando a la niña como su asistente.

Más tarde en el conflicto, Artemisa disparó flechas al campamento de Aqueos junto a su hermano. Luego, en su quizás más notable intervención durante el conflicto, Artemisa voló para curar a Eneas, que había sido herido en combate con el gran guerrero Diomedes.

Apolo llevó a Eneas a uno de sus templos en Pérgamo, y “Allí Leto y la arquera Artemisa lo curaron en el gran santuario y lo glorificaron”.

Cultura pop

Artemisa hizo apariciones regulares en los medios de cultura popular que representaban la mitología griega, como la serie Percy Jackson & the Olympians de Rick Riordan y la serie de videojuegos God of War . También apareció en Hércules: los viajes increíbles .

En la cultura popular se recordaba a menudo a Artemisa como un arquero y un solitario, y como tal simbolizaba la rapidez y la precisión (por ejemplo, Artemis Racing fue un equipo de navegación profesional que ha competido en la Copa América), así como la fuerza interior.

El arquetipo de Artemis -una joven, a menudo retirada de la vida, que valientemente transgrede los límites físicos y morales y que, partiendo de un fondo de resistencia interior, lucha ferozmente por lo que es correcto- se hizo popular en los medios de comunicación en el último decenio, y quizás el mejor ejemplo fue el personaje de Katniss Everdeen, la heroína de las novelas de Suzanne Collins Juegos del Hambre .

Como su inspiración, Katniss incluso empuñó un arco en su búsqueda de justicia.

Artemis también prestó su nombre a la Artemisia , un género de plantas cuyos miembros se utilizaban en diversos preparados herbarios y medicinales.

El género fue llamado así porque los analgésicos hechos de las plantas eran usados por las parteras, y Artemis era una diosa de la partería.

Además de los analgésicos, las plantas de Artemisia constituían el ajenjo que se utilizaba en la absenta, así como Artemisinina , un compuesto que se utilizaba en el tratamiento del paludismo.

Referencias

Bibliografía

  1. Callimachus. Himnos y epigramas . Traducido por Mair, A. W. y G. R. Biblioteca de Textos Clásicos de Theoi. https://www.theoi.com/Text/CallimachusHymns1.html.
  2. Hesíodo. Teogonía . Traducido por Hugh G. Evelyn-White. Archivo de textos sagrados de Internet. https://www.sacred-texts.com/cla/hesiod/theogony.htm.
  3. Homero. La Ilíada . Traducido por A. T. Murray. Biblioteca de Textos Clásicos de Theoi. https://www.theoi.com/Text/HomerIliad5.html.
  4. Colaboradores de Wikipedia. “Artemisa”. Wikipedia . https://es.wikipedia.org/wiki/Artemis.