El akh fue representado como un ibis crestado. Sin embargo, es probable que sólo haya una relación fonética entre el ave y el símbolo.

Significado egipcio del Akh (efectividad o eficacia)

En el mundo de los vivos, el akh se refería más comúnmente a la “eficacia” de los reyes o funcionarios, que operaban en nombre de sus dioses o reyes (respectivamente).

Sin embargo, cualquiera podía ser akh-eficaz o realizar actos akhu-efectivos.

Estos actos no tenían que ser gloriosos o útiles, sino simplemente actos concretos que afectaban a la eternidad y ayudaban a mantener el ma’at.

Por ejemplo, cuando el Faraón Senwosret I en su papel de Horus, el hijo de Osiris, construyó monumentos a su padre divino e hizo ofrendas.

Escribió que estaba “haciendo lo que es akh-efectivo”. Oudjahorresne realizaba actos de akhu para sus habitantes defendiendo a los débiles, salvando a los problemáticos y protegiéndolos como protegería a sus hijos.

En el reino del más allá, akh era el difunto que se convertía en un ser efectivo al recibir todas las ofrendas necesarias y que conocía los hechizos necesarios.

Uno se convertía en akh a través de un ritual apropiadamente titulado, “Hacer que uno se convierta en akh”.

Este ritual era realizado por un sacerdote llamado “akh-seeker” (skhen-akh). Los difuntos que se han convertido en akh pueden seguir actuando a favor o en contra de los vivos, y existir con ellos en una relación recíproca.

Si los vivos cuidan y mantienen al difunto, éste puede cuidar y proteger a los vivos.

Give a Comment