El dios azteca Huitzilopochtli era muchas cosas para el pueblo mexicano. Mientras que Huitzilopochtli los llevó a Tenochtitlan y a un éxito sin igual, también estaba estrechamente ligado a la eventual caída del imperio.

El famoso dios azteca de la guerra, Huītzilōpōchtli (se pronuncia Weet-zee-lo-pocht’-lee) era el dios patrono del pueblo mexica y una figura clave en la creación de la cosmogonía azteca.

Huitzilopochtli condujo al pueblo azteca a Tenochtitlan, un hecho que no fue fácilmente olvidado: la mitad del Templo Mayor de la ciudad estaba dedicado a él.

Se pensaba que los guerreros caídos y las mujeres que morían en el parto formaban parte de su séquito. Después de acompañar a Huitzilopochtli por un período de cuatro años, los guerreros caídos renacerían como colibríes.

Etimología

Traducido literalmente, el nombre de Huītzilōpōchtli significaba “La izquierda del colibrí” o “Colibrí a la izquierda”. Durante un tiempo, los estudiosos sugirieron que esto debería ser tomado como “colibrí zurdo”.

Sin embargo, la mayoría de los eruditos modernos cuestionaron esta traducción, señalando que en la tradición cartográfica azteca el sur se representaba a la izquierda.

Como se pensaba que los colibríes eran guerreros reencarnados, el significado implícito del nombre se ajustó a “Dios guerrero reencarnado del sur”.

Atributos

Como corresponde a su estatus de dios de la guerra, se creía que Huitzilopochtli era un guerrero inmensamente poderoso. Blandió un escudo, dardos de guerra y Xiuhcoatl (una serpiente de fuego como un rayo) como una lanza.

A pesar de su impresionante destreza marcial, los aztecas creían que Huitzilopochtli podía ser derrotado. Las leyendas sostenían que el dios de la guerra un día se encontraría con su rival, y que su caída marcaría el fin del imperio azteca.

Familia

Como muchos dioses aztecas, Huitzilopochtli tenía múltiples historias de origen. Todos estos orígenes eran igualmente válidos, ya que la mitología azteca no había requerido jerarquías ni estructuras familiares rígidas.

La primera historia presentaba a los dos dioses creadores Ometecuhtli y Omecihuatl como padre y madre de Huitzilopochtli, respectivamente.

En este relato, Huitzilopochtli fue el último de sus cuatro hijos. Sus hermanos mayores incluían a Xipe Totec (dios de la agricultura, el renacimiento y los orfebres), Tezcatlipoca (dios omnipresente del cielo nocturno y conocedor de todos los pensamientos) y Quetzalcoatl (dios del viento, dador del maíz e inventor de libros y calendarios).

Huitzilopochtli ––∈ El dios azteca del éxito y el fracaso

En la segunda historia, Huitzilopochtli nació de Coatlicue, una diosa de la tierra primordial. Fue concebido cuando su madre puso una bola de plumas de colibríes bajo sus pechos.

Como los colibríes representaban a los guerreros reencarnados, la implicación era que Huitzilopochtli había sido engendrado por un guerrero anónimo.

Así fue como los otros 400 niños de Coatlicue tomaron la noticia. Ofendidos por la naturaleza del embarazo de su madre, la mataron, intentaron matarla o intentaron matar al no nacido Huitzilopochtli, dependiendo de la versión del mito que se estuviera contando.

En cualquier caso, un Huitzilopochtli completamente armado salió del útero y derrotó rápidamente a sus hermanos atacantes.

Mitología

Huitzilopochtli desempeñó muchos papeles dentro del panteón azteca. Llevó a los mexicas a Tenochtitlan, la sede eventual del poder del Imperio Azteca, y fue venerado como el principal dios de la guerra.

Se le hacían sacrificios después de cada victoria y derrota, y el amanecer de la creación incluso se detuvo y esperó su llegada. Se predijo que Huitzilopochtli sería finalmente derrotado, y que el Imperio Azteca caería con él.

Aunque Huitzilopochtli era una deidad innegablemente significativa dentro de la mitología azteca, algunos estudiosos han argumentado que los españoles le atribuyeron una mayor importancia que la que le atribuyeron los aztecas.

El texto seminal de Bernardino de Sahagún, Historia general de las cosas de la Nueva España, trazó paralelos entre los dioses aztecas y sus antiguos homólogos mediterráneos, haciendo creer a ciertos dioses que encajan mejor en los arquetipos europeos.

El nacimiento virginal de Huitzilopochtli, además de su posición como dios de la guerra (similar a Marte), lo colocó perfectamente para ser recibido por los europeos como un dios de importancia preeminente.

Mito de origen: Hijo de Ometecuhtli y Omecihuatl

El primer mito de origen de Huitzilopochtli lo ubicó como el cuarto y último hijo de Ometecuhtli y Omecihuatl.

Huitzilopochtli “nació sin carne (nacio sin carne), pero sólo huesos”, y permaneció sin carne durante 600 años.

Después de esos 600 años, Huitzilopochtli y sus hermanos comenzaron el proceso de creación del mundo y sus leyes.

Mito de origen: Hijo de Coatlicue

El mito del segundo origen de Huitzilopochtli se asemejaba a la concepción de Jesús. No está claro cuántos de estos paralelismos fueron coincidentes y cuántos fueron el resultado directo de que los españoles injertaran el cristianismo en la mitología azteca.

La historia comenzó con el pueblo Mexica saliendo de su hogar ancestral de Aztlan en busca de una ciudad profetizada que se convertiría en la sede de un gran imperio.

Su éxodo de Aztlán y su posterior viaje les llevó muchos años. Periódicamente, los mexicas se detenían para erigir templos a Huitzilopochtli con la esperanza de que él los guiara.

Según el Códice Ramírez, durante una escala cerca de un lugar llamado Coatepec (Cerro de la Serpiente) “Quatlique [la diosa Coatlicue], que era virgen, tomó una pequeña cantidad de plumas blancas y las colocó en su seno, de las cuales concibió sin haber conocido al hombre, y allí nació de sus Vchilogos [un nombre alternativo para Huitzilopochtli]”.

Indignada por la naturaleza del embarazo de su madre, Coyolxauhqui lideró a 400 de sus hermanos en un ataque a Coatlicue.

En medio de este ataque, Huitzilopochtli emergió del vientre de su madre “con todo el equipo de guerra” y destruyó a sus hermanos y hermanas.

Tenochtitlan

Antes de la fundación de Tenochtitlan, el pueblo azteca vivía en la ciudad de la que derivaron su nombre: Aztlan. Alrededor del 1064 AC, los aztecas dejaron Aztlán, tal vez impulsados por la supernova que creó la Nebulosa del Cangrejo.

Durante los siguientes 270 años, el pueblo azteca fue seminómada, asentándose de vez en cuando antes de finalmente avanzar.

En 1325 llegaron a un lago donde un águila se comía una serpiente mientras estaba posada sobre un cactus. Esta era una señal que había sido profetizada por Huitzilopochtli e identificaba a Tenochtitlan como el lugar que se convertiría en la sede del imperio azteca.

Algunos han argumentado que el mito de la fundación de Tenochtitlán ofrecía una visión del estatus de Huitzilopochtli como miembro más reciente del panteón azteca.

Read y González señalaron que “un cuento lo describe primero como una imagen llevada en un fardo en la espalda de los primeros ancestros mexicas que vagaban por la tierra.

Este bulto parecía como el paquete en el que estaban envueltos los gobernantes muertos… esta persona puede haber sido un jefe llamado por el dios, o un gran jefe que más tarde murió y se convirtió en el dios.”

El Templo Mayor erigido en el centro de Tenochtitlan estaba dedicado tanto a Huitzilopochtli como a Tlaloc, el dios de la lluvia. Read y González tomaron este espacio compartido del templo como otra indicación del origen relativamente reciente de Huitzilopochtli entre los dioses aztecas.

El templo servía como el altar central de sacrificio de Huitzilopochtli, y los rituales que involucraban esculturas ceremoniales y sacrificios humanos se llevaban a cabo generalmente en el sitio.

La caída de Huitzilopochtli y el Imperio Azteca

Los aztecas atribuyeron gran parte de su dominio en el centro de México a Huitzilopochtli. Fue su guía la que los instruyó para dejar Aztlán y su profecía la que los dirigió a Tenochtitlán. Como dios azteca de la guerra, Huitzilopochtli fue instrumental en su conquista de los grupos vecinos.

Aunque los aztecas creían que Huitzilopochtli era bastante poderoso, no lo consideraban invencible. Reconocieron que el dios de la guerra acabaría cayendo. La caída de Huitzilopochtli traería a su vez el fin del Imperio Azteca.

Durante el reinado de Moctezuma I, uno de los templos de Huitzilopochtli se quemó. El fuego era “incontrolable… arrojar agua sobre las llamas sólo las empeoraba”. Este incidente fue tomado como un mal augurio y una señal de lo que vendrá.

Estas predicciones se demostraron correctas durante el reinado de Moctezuma II.

El primer ataque español contra los aztecas llegó cuando el conquistador Pedro de Alvarado atacó la ciudad de Tenochtitlan durante Toxcatl, un día de fiesta dedicado a Huitzilopochtli.

Cultura pop

Huitzilopochtli hace una aparición en el juego de cartas comerciales Vampiro: La lucha eterna como… como no es de extrañar, un vampiro. En la tradición del juego, Huitzilopochtli “usaba a los… aztecas como herramientas para expulsar a las bestias lobo que habitaban las tierras”.

Referencias

Bibliografía

  1. Cartwright, Mark. “Huitzilopochtli”. Enciclopedia de Historia Antigua . Modificado por última vez el 27 de agosto de 2013. https://www.ancient.eu/Huitzilopochtli/.
  2. Los editores de la Enciclopedia Británica. “Huitzilopochtli”. Enciclopedia Británica . Accedido el 24 de junio de 2019. https://www.britannica.com/topic/Huitzilopochtli.
  3. Phillips, Henry Jr. “Notas sobre el Códice Ramírez, con una traducción del mismo”. Actas de la Sociedad Filosófica Americana 21:116 (Junio 1884): 616-651. Accedido el 19 de junio de 2019. https://www.jstor.org/stable/982343.
  4. Pohl, John M. D. y Claire L. Lyons. El Panteón Azteca y el Arte del Imperio . Los Angeles: Getty Publishing, 2010.
  5. Lee, Kay Almere y Jason J. González. Manual de Mitología Mesoamericana . Oxford: ABC-CLIO, 2000.
  6. Colaboradores de Wikipedia. “Huītzilōpōchtli”. Wikipedia . Accedido el 24 de junio de 2019. https://es.wikipedia.org/wiki/Hu%C4%ABtzil%C5%8Dp%C5%8Dchtli.
  7. Colaboradores de Wikipedia. “Templo Mayor”. Wikipedia . Accedido el 24 de junio de 2019. https://es.wikipedia.org/wiki/Templo_Mayor.