La diosa azteca Coatlicue era la madre con falda de serpiente del dios de la guerra, Huitzilopochtli, que la salvó de sus hermanos enfurecidos.

Coatlicue era una diosa que jugaba varios papeles en el panteón azteca. Famosa por llevar una falda de serpientes, era la madre de Huitzilopochtli, el dios azteca de la guerra, y servía como una deidad de la fertilidad agrícola.

Ella también profetizó la caída del Imperio Azteca.

Etimología

En náhuatl, el nombre de Cōātlīcue significa literalmente “Serpientes-Su-Falda”. Mientras que muchos estudiosos han traducido el nombre menos literalmente como “La que tiene una falda de serpientes”, algunos historiadores han sugerido que la falda misma era el tema del nombre, en lugar de la mujer que llevaba la falda.

Como era práctica común en el panteón azteca, Coatlicue tenía múltiples nombres y cada uno representaba un aspecto diferente de su divinidad.

Uno de estos aspectos era Toci (“Nuestra abuela”), una figura asociada con la curación y la guerra. Otro fue Cihuacoatl (“Mujer Serpiente”), una diosa de la fertilidad conectada a los baños de sudor, parteras y mujeres que morían en el parto.

Atributos

Coatlicue era tradicionalmente retratado con una falda de serpientes retorcidas. De hecho, una de las esculturas aztecas más famosas la representaba con una falda hecha de serpientes de cascabel.

Además de su falda, Coatlicue también llevaba un collar de manos y corazones humanos alternados. Era comúnmente retratada con un rostro de serpientes en lugar de una cabeza humana, y sus manos eran igualmente reemplazadas por serpientes.

Este uso de la iconografía azteca sugería que Coatlicue había sido desmembrada, con las serpientes de cabeza gemela posiblemente representando brotes de sangre.

Familia

Aunque Coatlicue tuvo muchos hijos, los dos más ilustres fueron Huitzilopochtli, el dios azteca de la guerra, y su hermana Coyolxauhqui, que fue famosa por intentar asesinar a Coatlicue. Sus otros 400 hijos, los Centzonhuitznahua, eran los dioses de las estrellas del sur.

Mitología

La mitología de Coatlicue estaba entrelazada con la de su hijo. Huitzilopochtli fue central en la historia de Coatlicue, desde su embarazo virginal hasta la subsiguiente batalla entre sus hijos. Al final,

Coatlicue era simplemente una madre solitaria que anhelaba ver a su hijo de nuevo. En un extraño giro del destino, sólo la caída del Imperio Azteca podría reunirlos.

El nacimiento virginal de Huitzilopochtli

Una historia relatada en el Códice Ramírez relató el éxodo de los mexicas de su hogar ancestral de Aztlán. Durante este viaje, los mexicas (que un día se convertirían en los fundadores del Imperio Azteca) construyeron templos a su dios patrón Huitzilopochtli. En una parada cerca de un lugar llamado Coatepec,

Quatlique [la diosa Coatlicue], que era virgen, tomó una pequeña cantidad de plumas blancas y las colocó en su seno, del que concibió sin haber conocido al hombre, y allí nació de su Vchilogos [un nombre alternativo para Huitzilopochtli].

Cuando la hija de Coatlicue, Coyolxauhqui, se enteró del inusual embarazo de su madre, se puso furiosa. Coyoloxauhqui reunió a sus 400 hermanos, los Centzonhuitznahua, y lanzó un ataque contra su madre.

Hay varias interpretaciones sobre lo que pasó después. Coyolxauhqui y sus hermanos mataron a Coatlicue, o estaban a punto de hacerlo cuando Huitzilopochtli salió del útero “con todo el equipo de guerra”. En esta última interpretación, el armado y blindado Huitzilopochtli derrotó a sus hermanos rivales y salvó a su madre.

Un elemento importante del simbolismo oculto en este mito era que se decía que los guerreros muertos se convertían en colibríes. La implicación de que Coatlicue se embarazó de un ovillo de plumas (descrito en algunas fuentes como plumas de colibrí) era que había sido impregnada por un soldado anónimo.

Prediciendo la Caída del Imperio Azteca

No todos los mitos aztecas eran cuentos antiguos, la religión azteca era dinámica y viva hasta la llegada de los españoles. Durante el gobierno de Moctezuma I (circa 1440-1469CE), sesenta magos portadores de regalos fueron enviados a visitar Coatlicue en Aztlán.

Cuando los magos llegaron a Aztlán, el tutor de Coatlicue accedió a guiarlos hasta ella. Sin embargo, los magos no pudieron llegar a ella, ya que estaban cargados con pesados regalos y ella estaba en la cima de una colina empinada y arenosa.

El tutor de Coatlicue cogió los regalos de los magos y los llevó a la colina “como si no llevara más que unas pocas pajitas”.

Cuando los magos finalmente alcanzaron la cima de la colina, encontraron a Coatlicue llorando por su hijo Huitzilopochtli, ya fallecido hace tiempo. Les advirtió a los magos que no podían llevarle los regalos a la cima de la colina, advirtiéndoles que “se habían vuelto demasiado pesados por sus ricos alimentos y sus bellas ropas”.

Profetizó que las ciudades conquistadas por Huitzilopochtli caerían algún día, y que su hijo finalmente volvería a ella cuando lo hicieran.

Cultura pop

En la novela de Neil Gaiman “Dioses Americanos”, el personaje “Sombra” sueña con Coatlicue:

Él [Sombra] estaba de pie junto a una estatua de una cosa parecida a una mujer: sus pechos desnudos colgaban, planos y colgantes de su pecho, alrededor de su cintura había una cadena de manos cortadas, ambas manos sostenían cuchillos afilados, y en lugar de una cabeza, levantándose de su cuello había serpientes gemelas, sus cuerpos arqueados, enfrentados, listos para atacar.

La película de terror de 1978 de Jack Weis Mardi Gras Massacre presentaba al antagonista sacrificando prostitutas a un dios azteca llamado “Coatl”.

La palabra náhuatl coatl significa serpiente, y la deidad que aparece en la película fue aparentemente inspirada por Coatlicue.

Referencias

Bibliografía

  1. Gaiman, Neil. Dioses Americanos: Edición del 10º Aniversario . William Morrow: 2011.
  2. Klein, Cecelia. “Una nueva interpretación de la estatua azteca llamada Coatlicue, ‘Serpientes-Su-Falda’.” Etnohistoria 55, no. 2 (Primavera 2008): 229-250. https://doi.org/10.1215/00141801-2007-062.
  3. Phillips, Henry Jr. “Notas sobre el Códice Ramírez, con una traducción del mismo”. Actas de la Sociedad Filosófica Americana 21, no. 116 (Junio 1884): 616-651. Accedido el 29 de junio de 2019. https://www.jstor.org/stable/982343.
  4. Lee, Kay Almere y Jason J. González. Manual de Mitología Mesoamericana . Oxford: ABC-CLIO, 2000.
  5. Colaboradores de Wikipedia. “Cihuacōātl.” Wikipedia . Accedido el 1 de agosto de 2019. https://es.wikipedia.org/wiki/Cihuacōātl.
  6. Colaboradores de Wikipedia. “Toci”. Wikipedia . Accedido el 1 de agosto de 2019. https://es.wikipedia.org/wiki/Toci.